Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2014

Secesionismo verde en Vermont

Andy Robinson
La Vanguardia


Casa derrumbada en el North Country de Vermont

Casa derrumbada en el North Country de Vermont

Vermont - Jams haba mantenido una entrevista mientras flotaba en un ro de agua cristalina, y menos un rio que se llama Mad River. Pero en Vermont, el inconformismo, a veces, la locura, es la norma. Un da caluroso de verano, Rob Williams, uno de los activistas del grupo secesionista, la Segunda Repblica de Vermont, me la propuso tras pasar la maana vendiendo hamburguesas de carne de yak en un puesto del farmers market en Waitsfield, un pueblo muy pintoresco en el Mad River Valley. Pese a no tener grabadora resistente al agua, cmo iba a decir que no?

Tras sendos viajes a Escocia y Catalunya, result, cuando menos, sorprendente comprobar que el pueblo ms preparado para la creacin de un nuevo estado nacin en el siglo XXI parece ser el pequeo estado de Vermont en el nordeste de Estados Unidos. Mucho de esa preparacin, dicho sea de paso, se debe a la labor incansable de Thomas Naylor, uno de los fundadores de la Segunda Repblica de Vermont. Thomas defenda con pasin la salida de pequeo Vermont del imperio estadounidense. En una ocasion durante los aos ms oscuros de George W Bush, me llev a la capital de Monpelier para ver a un independentista disfrazado del Ethan Allen , el clebre lider de los revolucionarios Green mountain boys que lucharon contra los ingleses y crearon un pas independiente en la decada de los 1770. El amigo de Thomas entr en la capital montado en caballo y le un manifiesto en defensa de la independencia.

Thomas muri hace dos aos pero los activistas del movimiento secesionista en este estado principalmente rural de solo 650.000 habitantes siguen ondeando la bandera verde de un secesionismo interesante fundamentado en un ecologismo utopico y radical. Han elaborado detallados programas para una economa sostenible e igualitaria basado en la independencia alimentaria y energtica y un sistema financiero vertebrado por la banca pblica. Sus inspiraciones: la filosofa de economa medioambientalista en Lo pequeo es hermoso de Fritz Schumacher, y el libro Human Scale (escala humana, 1980) de Kirkpatrick Sale, pionero de teoras de decrecimiento y defensor del derecho a seceder del imperio

Hay varios movimientos secesionistas en Estados Unidos desde Texas a Alaska, Colorado a New Hampshire. La mayora pertenece a la misma corriente ultra conservadora de angry white guys (hombres blancos muy enfadados ) que el Tea Party, solo que tan recelosos ante al poder del Gran Gobierno federal que quieren desacoplarse del todo. Pero la Segunda Republica de Vermont es muy diferente. Estos son white guys, eso si, la mayoria, al menos. Pero no estn enfadados sino muy entusiasmados, tal y como se puede comprobar en el farmers market de productos ecolgicos e integrales en Waitsfield. O en una actuacin del grupo contracultural de teatro de tteres Bread and Puppet , simpatizantes del mvimiento independentista, en el noroeste de Vermont donde el veterano Peter Schuman todavia hace pan despus de cada actuacion al aire libre para dar de comer a la gente. No s si podrn seguir sin Thomas pero Obama no ha hecho nada para quitar las ganas de salir de este monstruo, me dijo Peter que cre Bread and Puppet en el Lower East Side de Nueva York cuando Bob Dylan llegaba desde Minesota.

Para nosotros, las claves de la independencia son autosuficiencia en alimentos y energa, y adems, una banca pblica para eliminar la dependencia de Wall Street, me explic Rob mientras flotbamos ro abajo rodeado del campo buclico de Vermont.

Yo soy secesionista porque no puedes reformar este lo imperial ; puedes hacer de avestruz; puedes coger armas pero te van a aplastar; asi que por que no simplemente paciblemetne ausentarse del imperio; y animar a otros estados a hacerlo , continu. No vamos a esperar a que rompa; estamos ya creando la economa alternativa

Si esto parece utpico, pues, seguramente lo es. La independencia para mi no deja de ser un thought experiment (ejercicio intelectual), dijo Gwendolyn Hallsmith, fundadora de la organizacin Vermont por una economa nueva que ha esbozado las lneas principales de la nueva economa de Vermont. Pero es un experimento muy til. Muy til porque la economa alternativa que se idea para un Vermont independiente y alternativo ya empieza a crecer dentro de la vieja sociedad.

Vermont tiene ms huertas ecolgicas per capita que ningn otro estado de EEUU. Es el estado en el que se consumen ms alimentos producidos localmente gracias a iniciativas de apoyo a pequeos granjeros y una red de cooperativas de consumo (agricultura apoyada por la comunidad) que permite que los granjeros ingresen dinero al principio de la temporada. Miles de jvenes han optado por crear granjas y dedicarse a produciro alimentos en el estado. El pequeo estado , en la frontera de Canada, acaba de levantar ampollas en la sede corporativa de la gigante del agribusiness, Monsanto, tras aprobar una ley que obliga a poner etiquetas en sus productos si tiene ingredientes transgnicos. Monsanto cuenta con 3.000 abogados , 9.000 lobistas y acaba de comprar Blackwater asi que si protestas te pueden matar, dijo Dave Hartshorn, que tiene una granja ecolgica en las afueras de waitsfield ecologico. Somos el estado que ms posibilidades tiene de alimentarse a si mismo, aade.

En Burlington ,la ciudad ms grande, en la orilla del enorme lago Champlain, el ltimo McDonalds cerr hace dos aos y fue sustituido por el Farmhouse Tap and grill, un restaurante ecolgico que se abastece mayoritariamente de granjas locales. Otra pequea cadena de restaurantes ecolgicos, la creperia, Skinny Pancake Creperia, que se abastece principalmente a partir de productores de alimentos locales, acaba de hacerse con el contrato de servicios de catering en el pequeo aeropuerto de Burlington donde puedes comer un sndwich de tomate, queso y organo ecolgicos todo producido en granjas situadas en el mismo municipio. Ganamos a Dunkin Donuts , dijo Benjy Adle, el joven dueo de Skinny que ya tiene tres restaurantes en Burlington tras empezar vendiendo. Hemos ido mas lejos en Vermont que ningun otro estado en el uso de productos locales, y, gracias a ello, hemos sorteado los problemas de la gran recesin: el paro no ha rebasado el 4% a lo largo de la recesin .

Habr que decirlo . No es todo un jardin de rosas ecolgicas o un tarro de jarabe de arce en Vermont. Hay una epidemia en ciernes de heroina en la poblacin juvenil. Hay focos de pobreza rural y urbana. Y Ben & Jerrys, la pequea fabricante de helados que se identificaba con la imagen pastoral de Vermont, fue adquirida por la a gigante del Big Food, Unilver. Pero lo que llama la atencion en Vermont y en algun otro estado del interior , es que los recelos respecto al Big Government del tea Parrty parecen estar juntandose con un odio al Big Business. Nuestro gobierno federal esta a sueldo de Monsanto, dijo Dave que se define como conservador. Estamos viendo una convergencia entre lso libertarios conservadores y getne como yo, que somos m de izquerdas, dijo Rob.

Mientras, crece cada vez mas apoyo a la creacin de un banco pblico. En estos momentos creamos un ciclo de dinero que solo beneficia a Wall Street, dice Hallsmith. Depositamos los ingresos tributarios en un banco canadiense que los invierte en activos financieros en Wall Street; luego, para financiar el gasto del estado, emitimos bonos y pagamos intereses a los mismos bancos, dice Hallsmith. hay que usar un banco publico para crear el corto circuito. 19 municipios en Vermont (de unos 200) han votado a favor de establecer un nuevo banco publico en los ltimos meses. El gobierno del estado ha respondido. Ya trasfiere el 10% de la recaudacin tributaria a un fondo para inversiones. Solo hace falta darle una licencia bancaria y tendramos el banco pblico, dice Hallsmith.

Fuente: http://blogs.lavanguardia.com/diario-itinerante/?p=3642



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter