Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2014

Publicado por Sare Antifaxista, y editado por DDT
Introduccin a "Psicologa de masas del fascismo" de W. Reich

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


El libro Psicologa de masas del fascismo, fue editado en 1933, justo cuando el nazismo triunfaba en Alemania y el movimiento fascista y militarista llevaba una dcada expandindose por Europa y sumando apoyos muy significativos en la burguesa britnica y norteamericana. El capitalismo imperialista se agitaba en una insoportable crisis global, crisis que en lo sociopoltico se remita al estallido de la revolucin bolchevique de 1917, en lo socioeconmico a la crisis iniciada en 1929, y en lo mundial a la multiplicacin de los conflictos interimperialistas desde finales del siglo XIX y al giro popular de las luchas de los pueblos oprimidos como la revolucin mexicana de 1910. Se trataba de la peor crisis del imperialismo hasta el momento, crisis de la que las burguesas intentaran salir provocando la Segunda Guerra Mundial y las guerras locales anteriores.

El fascismo apareci como un complejo movimiento reaccionario de masas desclasadas sobre todo en los Estados europeos que se haban sumado tarde a la industrializacin y en los que, por eso mismo, sus burguesas no haban podido desarrollar un efectivo sistema de control e integracin de las clases explotadas. Aunque haba burguesas pro fascistas muy potentes en Gran Bretaa, Estados Unidos, Estado francs, Holanda, Blgica, etctera, estos y otros Estados disponan de recursos integradores y cohesin democrtico-burguesa ms efectivos y arraigados que los desarrollados por la burguesa alemana, italiana, espaola, portuguesa, etc. An as, la gravedad extrema de la crisis imperialista arriba descrita explica por qu en todos los Estados capitalistas existan conscientes simpatas y hasta movimientos fascistas, nazis y militaristas. La obra de W. Reich que aqu comentamos tiene la doble virtualidad de explicar el fascismo como, primero, expresin de la crisis alemana en concreto, y, segundo, de la crisis general del orden burgus en s mismo en aquella poca.

W. Reich naci en 1897. Sus inquietudes sociales por un psicoanlisis revolucionario dieron un salto en 1927 a raz de la oleada de lucha de clases en Viena, que lleg a la represin de una manifestacin obrera y popular con ms de 100 muertos y 1.000 heridos en aqul verano. Reich se hizo comunista y multiplic sus esfuerzos tericos y prcticos por unir la revolucin sexual con la revolucin social, la lucha socialista con la lucha por la plena salud mental y fsica del pueblo, con especial atencin a la juventud trabajadora, al papel de la familia burguesa y pequeo burguesa, a los efectos terribles de la represin sexual y genital, a la funcin de la disciplina autoritaria y militarista, etctera.

En un principio, y hasta 1923, sus tesis en formacin y an no plenamente marxistas son bien acogidas por la ortodoxia psicoanaltica, pero desde ese ao van chocando cada vez ms con la versin oficial sobre todo a partir de los aos treinta cuando Reich impulsa el movimiento de la Sex-Pol y del freudo-marxismo como arma revolucionaria antifascista. Como Reich no acata las cada vez ms duras recomendaciones del psicoanlisis ortodoxo y dominante de que se abstuviera de politizar las ideas de Freud, de que no investigase las relaciones esenciales entre sus contenidos crticos y el marxismo, todo lo cual azuzaba la represin conservadora en general y nazi en concreto del movimiento psicoanaltico, por esto fue expulsado en verano de 1934 de las asociaciones psicoanalticas oficiales.

Ocurra que si bien el psicoanlisis contena y contiene una crtica revolucionaria del orden burgus, lo que le supuso un rechazo inmediato y total, sin embargo tal crtica era y es contradictoria y dbil en muchos aspectos, sobre todo en el sociopoltico, como se aprecia con una simple lectura de Freud. Semejante ambigedad interna fue rpidamente explotada por sus miembros conservadores y apolticos, positivistas en lo metodolgico, convirtiendo a esta versin del psicoanlisis en una muy eficaz burocracia disciplinadora y normalizadora del capitalismo. La institucionalizacin burguesa del psicoanlisis no ha impedido, pese a su fuerza incluso dentro de los aparatos de represin contrainsurgente, de tortura especializada, de guerra de baja intensidad y de cuarta generacin, sin extendernos a su papel decisivo en las psicotcnicas de marketing y manipulacin poltica y comercial, no ha impedido, como decimos, que siempre resurja el llamado freudo-marxismo en los momentos de crisis.

De la misma forma en que los contenidos crticos del psicoanlisis son incompatibles con el orden burgus, tambin lo son con el orden burocrtico del marxismo dogmatizado y amputado en su esencia dialctica. Aunque Reich se hizo abiertamente comunista desde la primera mitad de 1927, desarrollando una intensa tarea revolucionaria en lo psicopoltico y en el enriquecimiento de la dialctica entre lo consciente y lo inconsciente, tambin empez a chocar con la versin mecanicista y determinista del marxismo que se estaba imponiendo desde la segunda mitad de la dcada de 1920 en la URSS y bien pronto en la Internacional Comunista. No hace falta decir que el freudo-marxismo era incompatible con el economicismo determinista, y con el retroceso en las libertades sexo-politicas y sociales que empezaba a sufrirse en la URSS, pas que Reich visit en 1929 extrayendo unas lecciones que luego seran vitales para una de sus mejores aportaciones: la crtica de la contrarrevolucin sexual que hace en el libro La revolucin sexual, de lectura obligada.

El rechazo oficial del psicoanlisis por el estalinismo se bas en buena medida en las ideas conservadoras y machistas de Lenin sobre la sexualidad libre, sobre las relaciones personales basadas en una sexualidad y afectividad emancipada, a pesar de que Lenin tuvo una amante, Inessa Ardman, mientras estaba oficialmente casado con N. Krupskaia. En vez de aprender de Engels y del feminismo socialista, la burocracia de la URSS se opuso al psicoanlisis porque, en el fondo, sus contenidos crticos atacaban -y atacan- a toda estructura fsica y mental autoritaria y dogmtica. La miopa sexual de Lenin al respecto coincida con la de Marx y otros socialistas en el mismo tema, pero en modo alguno en la concepcin dialctica y subversiva del materialismo histrico y del marxismo en su conjunto, lo que no hace sino confirmar la necesidad de la revolucin socio-sexual inseparable de la socializacin de las fuerzas productivas. Recordemos que ya en el Manifiesto Comunista de 1848 se denuncia que la mujer es un instrumento de produccin en propiedad de los hombres.

Desde 1932 Reich pugnaba cada vez ms con la prctica oficial del Partido Comunista de Alemania y de la Internacional Comunista: economicismo que no tena en cuenta las miserias cotidianas de las masas, su miseria afectiva y emocional, su miseria sexual, su valores reaccionarios profundos cada vez ms manipulados por la burguesa y por el fascismo, su nacionalismo imperialista reactivado por la propaganda nazi con el mito de la pualada por la espalda, su racismo reforzado, la carga machista de la simbologa nazi y, en sntesis, la despreocupacin por la fuerza reaccionaria de lo irracional que caracterizaba al parlamentarismo legalista del Partido Comunista de Alemania en pleno auge de masas del nazismo. Reich se dedic a estudiar cuestiones del fascismo que apenas haban sido vistas por el marxismo anterior, por el ltimo Lenin, por Gramsci y por Trotsky, pese a sus innegables aportaciones, como el papel de la pequea burguesa en lo poltico tan bien estudiado por Trotsky desarrollando ideas de Marx y Engels, pero que Reich, y otros freudo-marxistas, pudieron analizar con ms detalle.

Desde 1925 la III Internacional subvalor la novedad histrica del fascismo en la sociedad imperialista, incomprensin que se agudiz a partir de 1929 y en 1933. La III Internacional crea que el fascismo era una respuesta transitoria y desesperada de la burguesa, y que era mucho ms peligrosa la socialdemocracia que el fascismo. La III Internacional analizaba lo nuevo en base a lo viejo, intentaba comprender la crisis de la segunda mitad de la dcada de 1920 y sobre todo de los efectos de 1929 en base a los viejos anlisis sobre la traicin de la socialdemocracia en 1914 y sobre todo en 1918-1919 y, luego, en 1923. Por circunstancias que no podemos exponer ahora, los marxistas que s comprendieron la extrema gravedad de lo nuevo, de lo que significaba realmente el fascismo, estaban siendo arrinconados y luego machacados por las purgas estalinistas como Trotsky y otros, o asesinados por el fascismo y el militarismo anterior al nazismo como fue el encarcelamiento de Gramsci hasta su muerte. En cuanto a los textos de Marx y Engels que adelantaban ideas fundamentales para facilitar una urgente y vlida primera aproximacin al autoritarismo bonapartista pre-fascista, a la fuerza reaccionaria de lo irracional en el presente, al papel contrarrevolucionario de los cuerpos armados formados por el lumpemproletariado, al sanguinario terror de masas que era capaz de aplicar la burguesa con el apoyo de los sectores populares alienados, etctera, estos y otros textos fueron relegados a un segundo plano.

Como hemos dicho, en 1932 Reich ya estaba en tensin crtica con el Partido Comunista de Alemania por su incapacidad de entender qu era realmente el fascismo. Su viaje a la URSS de 1929 le haba enseado cmo all se gestaba un retroceso en las libertades socio-sexuales, lecciones que se vieron confirmadas por la creciente oposicin de la III Internacional a la Sex-Pol, a las tesis de la necesidad de la revolucin sexo-poltica especialmente en la juventud obrera para contener el fascismo, a la necesidad de la lucha prctica contra la sexualidad burguesa y pequeo burguesa y a sus respectivos sistemas familiares como fbricas de obediencia, sumisin y reaccionarismo, a la lucha contra el terrorismo moral de las Iglesias, contra el poder castrador de toda burocracia, etc. El Partido Comunista de Alemania pona cada vez ms obstculos a la publicacin de sus textos y al funcionamiento de los colectivos de educacin y liberacin sexo-poltica. En diciembre de 1932 un diario del Partido Comunista de Alemania prohbe la edicin de sus textos entre la juventud del partido y de las bases simpatizantes, pero la respuesta en contra es tan potente que el partido cede y permite las ediciones.

Hasta ese momento Reich y el freudo-marxismo eran rechazados, adems de por la burguesa y la Iglesia, tambin por la ortodoxia psicoanaltica y por el dogmatismo autocalificado de comunista, pero en marzo de 1933 los nazi atacan duramente su libro La lucha sexual de los jvenes: todos los poderes contra el freudo-marxismo. Ataque tan duro que Reich tuvo que esconderse en la clandestinidad incluso dentro mismo de Dinamarca, no solo en Alemania. Ambos partidos comunistas, el dans y el alemn, le expulsaron de sus filas en verano de 1933. El libro Psicologa de masas del fascismo fue la excusa para la expulsin porque cuestionaba la poltica de los partidos comunistas desde un marxismo intachable en lo terico y desde una propuesta de revolucin sexo-poltica inaceptable por sus direcciones. En enero de 1934 el rgano de prensa de la III Internacional -Der Gegenangriff- ataca y desautoriza el texto Psicologa de masas del fascismo como contrario a las tesis de la Internacional Comunista de que el nazismo era menos peligroso que la socialdemocracia y estaba a punto de ser derrotado por la clase trabajadora. Todos conocemos la tragedia que se desencaden despus con la victoria nazi y el terror inmediato, y los gigantescos costos humanos que ella acarre, pero casi nadie sabe que con esa excomunin oficial no solo el freudo-marxismo fue anatematizado sino que tambin lo fue cualquier posibilidad de recuperar un marxismo crtico, dialctico, hasta finales de la dcada de 1960.

El capitalismo actual ha tolerado una cierta liberacin sexual arrancada por las luchas feministas, juveniles, socialistas y de las izquierdas en general, as como por los propios intereses de fracciones burguesas interesadas en no abrir excesivos campos de combate con las mujeres y con el pueblo trabajador. Pero desde que la contraofensiva neoliberal empez a golpearnos en todos los sentidos partir de 1973, poco a poco el sistema patriarco-burgus, las religiones todas, la tendencia objetiva a la militarizacin autoritaria, estas y otras dinmicas represivas se han ido fortaleciendo cada vez ms. La aparicin del VIH y de otras enfermedades de transmisin sexual ha reforzado la tendencia a una nueva represin sexual hasta ahora ms sutil pero que tiende a endurecerse con los ataques a los derechos de la mujer y de la juventud, a los derechos de aborto seguro, libre y gratuito

La crisis global desde 2007 justifica los recortes de las libertades concretas, incluidas las sexuales, porque la clase burguesa vuelve a necesitar fuerza de trabajo alienada, reaccionaria, machista, sumisa, racista e imperialista, y sobre todo una juventud mental y psicolgicamente militarizada, con una obediencia fantica a un lder que dirija los ejrcitos de la OTAN por el mundo entero. La burguesa apoya cada vez ms a los partidos de orden que movilizan votos de las llamadas clases medias empobrecidas, del proletariado desmoralizado y de la juventud precarizada y embrutecida. Los servicios secretos no acaban con los grupos nazis y les dejan actuar como banderines de enganche que en su momento pueden ser masivamente impulsados por la industria poltico-meditica. Salvando todas las distancias, reaparecen las condiciones objetivas y subjetivas que dieron forma al fascismo de entonces pero en el capitalismo presente en el que las izquierdas revolucionarias todava siguen siendo muy reducidas, teniendo que enfrentarse no solo a la burguesa sino tambin a un reformismo que ha aceptado la lgica legalista y pacifista del sistema explotador.

Psicologa de masas del fascismo vuelve as a la primera lnea de combate, como el resto de la vital corriente freudo-marxista, aportando una serie de propuestas que si bien tenemos que estudiar y aplicar en el imperialismo actual, siguen teniendo un valor innegable no solo en lo prctico sino tambin en lo terico y en lo metodolgico como se aprecia leyendo la cita que sigue extrada del libro que comentamos y recomendamos:

La psicologa burguesa tiene por costumbre en estos casos querer explicar mediante la psicologa por qu motivos, llamados irracionales, se ha ido a la huelga o se ha robado, lo que conduce siempre a explicaciones reaccionarias. Para la psicologa materialista dialctica la cuestin es exactamente lo contrario: lo que es necesario explicar no es que el hambriento robe o el que el explotado se declare en huelga, sino por qu la mayora de los hambrientos no roban y por qu la mayora de los explotados no van a la huelga [] La economa ha ignorado hasta el momento que la cuestin esencial no reside en saber que la conciencia de clase existe, y de qu modo, entre los trabajadores (esto es una cuestin evidente) sino en averiguar qu es lo que impide el desarrollo de la conciencia de clase.

La cita que acabamos de leer reaviva una reflexin siempre necesaria en el capitalismo, pero que en el inicio del siglo XXI adquiere una mayor transcendencia si cabe. Vayamos por partes. Para responder a la pregunta que nos hace Reich debemos, antes que nada, estudiar los cambios sociales habidos desde 1933 que explican por qu en las condiciones descritas arriba, las que se han generado sobre todo a partir de la crisis de 2007, est tardando en formarse una radical conciencia antifascista, si bien es innegable su avance. Muy en sntesis y en el tema que tratamos, podemos exponer cuatro grandes cambios:

Primero, si bien en la dcada de 1930 ya existan programas de intervencin estatal para intentar controlar la crisis desatada en 1929 en Italia, Suecia, Alemania, EEUU, etc., programas que seran una de las bases del keynesianismo, sin embargo ahora el poder de intervencin de los grandes Estados es mucho mayor, aunque, como se ha demostrado, no logran domear al monstruo de las crisis, por razones que no podemos explicar aqu. Aquellos planes no salvaron al capitalismo, slo logr salvarlo la II GM desatada en 1940. Ahora, el sistema dispone de medios que, mal que bien, han evitado un estallido de la catstrofe al precio de agravar todas sus contradicciones. Sin embargo, es precisamente esta capacidad de control decreciente la que an atolondra y crea falsas expectativas en las clases y naciones explotadas, a la vez que oculta en buena medida la gravedad del renacimiento del fascismo como tendencia de masas latente a la espera de ser activada cuando la burguesa lo necesite.

Segundo, esta menguante capacidad de posposicin de la crisis es reforzada adems por los avances en las tcnicas de manipulacin psicopoltica, emocional e ideolgica, cultural, etc., que ha desarrollado el marketing propagandstico aplicado intensamente sobre la estructura psquica de masas. Hay que reconocer que la psicotecnia de Goebbels es ya slo una parte de la poderosa maquinaria de la manipulacin del inconsciente. A la vez, el sistema represivo actual es mucho ms perfecto por cuanto ms sibilino e invisible, ms complejo y multifactico que el fascista: recordemos que su tctica del terror aleatorio y fortuito, imprevisible, que golpeaba a cualquiera en cualquier momento sembrando el miedo paralizante y angustiado, esta tctica slo se aplica ahora en situaciones muy peligrosas para el poder. Algunas de sus formas ya se aplican en el presente, como las multas y las identificaciones aleatorias en manifestaciones y actos democrticos, el endurecimiento de la ley represiva, la impunidad de los malos tratos y de la tortura, etc., pero la burguesa actual es ms sabia y astuta que la fascista de entonces y aplicar el terror aleatorio como parte de una estrategia, sistema y doctrina represiva superior.

Tercero, en el capitalismo actual las libertades sexuales burguesas estn sometidas a una presin creciente como hemos dicho arriba, pero an as son todava mayores que las que existan en 1933, lo que ayuda a mantener la ficcin democrtico-abstracta de libertad personal y de debilidad del peligro fascista. Otro tanto sucede con la institucin familiar burguesa que siendo esencialmente la misma que entonces sin embargo ahora se camufla en otras formas familiares formalmente ms libres: familias monoparentales, familias homosexuales y lsbicas, etc. El vigilado derecho al divorcio y al aborto, a los anticonceptivos, la educacin sexual que se ofrece en mucha prensa, el negocio de la erotizacin social realizado por el marketing, la moda y la industria de la culturilla burguesa, as como la industria de la libertad sexual en Internet que produce miles de millones de euros, esta realidad que a la vez oculta el terrible poder represivo subterrneo de la sexualidad patriarcal realmente existente, difumina mucho la sensacin de peligro de la represin de la sexualidad emancipada y libre inherente al fascismo.

Y cuarto, en el presente malvivimos sexual y afectivamente bajo la derrota aplastante de la poltica sexual practicada por la izquierda revolucionaria a finales de los 60 y buena parte de los 70 del siglo pasado. Uno de los objetivos del neoliberalismo es el de anular toda forma de vida no mercantilizada ni subsumida en la acumulacin capitalista, como la de una cotidianeidad crtica y comunalista que ayuda a crear personas revolucionarias. La Sex-Pol de los 30 fue destrozada por la cudruple alianza del fascismo, la burguesa, el psicoanlisis oficial y la burocracia supuestamente marxista; los vitales avances en la revolucin de la vida cotidiana realizados desde finales de los 60 fueron barridos por el neoliberalismo con el apoyo del reformismo y por la miopa de la muy debilitada izquierda. Ahora la juventud obrera y popular, sobre todo las mujeres, topa con incontables dificultades sexo-afectivas aunque creen que su libertad sexual es apreciable. La izquierda no ha (re)iniciado todava la batalla radical por una sexualidad y una afectividad libre dentro de lo posible en el capitalismo, libertad reducida y siempre en peligro, que a pesar de todo prefigura muy tmidamente partes de la sexualidad socialista.

En la medida en que la izquierda revolucionaria no (re)inicia abiertamente la lucha por una sexualidad libre, en esa medida da tiempo a reaccionar al sistema patriarco-burgus. Por ejemplo, a raz de los avances tericos de Marcuse sobre la desublimacin represiva en El hombre unidimensional, y sobre el ocio represivo en Eros y civilizacin, por citar algunos, as como de otras aportaciones radicales feministas de la poca, en 1969 Reimut Reiche La sexualidad y la lucha de clases, Seix Barral, Barcelona 1974-- advirti sobre la aparente liberacin sexual que se oculta bajo una libertad que en realidad oprime con mayor eficacia que la represin pura y dura porque logra ocultarla bajo un manto de tolerancia. Poco despus E. Gonzlez Duro --Represin sexual, dominacin social, Akal, Madrid 1976-- insisti en la misma lnea de crtica de la desublimacin represiva, del ocio represor, del sexo mecanizado, etc., como la solucin adecuada para aumentar la productividad econmica y la integracin sociopoltica de la clase trabajadora.

Aunque el capitalismo est mostrando de nuevo su intolerancia represiva clsica, sin embargo la floreciente industria del sexo refuerza su poder alienador. Pero el problema es ms grave ya que el sistema activa su poderosa institucin psicolgica para reforzar la diferenciacin sexual biologicista de la poca victoriana en la sociedad burguesa actual, castrando as cualquier sexualidad que rompa los estrictos lmites cientficamente establecidos, segn Silvia Garca Dauder en Ingeniera bioconductual al servicio de la normalizacin: vigilando las fronteras del sexo, Antipsychologicum, Virus, Barcelona 2006. Como se aprecia, la necesaria crtica radical de la sexualidad oficial, dominante, siempre tiene que buscar en los orgenes sociales de la opresin, en este caso en la poca victoriana, si bien la izquierda debiera ir hasta el mismo fondo del problema, o sea, hasta las relaciones entre sexualidad, libido, naturaleza y dinero al preguntarse sobre si son posibles relaciones de produccin que no representen una sublimacin exenta de represin, como lo intenta Horst Kurnitzky al aplicar la crtica materialista de El Capital de Marx a la crtica de la economa libidinal, en La estructura libidinal del dinero, Siglo XXI, Mxico 2011.

Rozada muy por arriba la complejidad rica en interacciones de la Sex-Pol, no se puede por menos que afirmar que se equivoca quien reduzca simplonamente el problema actual del fascismo slo a la supuestamente nueva composicin de clase en el capitalismo contemporneo creyendo que es el fundamental o nico obstculo para la lucha antifascista. Las crisis parciales cada vez peores desde mediados de la dcada de 1990 y definitivamente desde su estallido en 2007, han demostrado que la composicin clasista es esencialmente la misma que en 1933; ms an, demuestran que la gran burguesa es cada vez ms reducida a la vez que aumenta la asalarizacin y el empobrecimiento relativo y en parte absoluto la creciente poblacin que vive slo de su salario o del salario indirecto.

Hay que tener en cuenta las cuatro razones expuestas para poder impulsar la conciencia organizada antifascista; como tambin hay que saber que el fascismo de entonces y de ahora se basa en un nacionalismo imperialista extremo, racista, patriarcal y eurocntrico, que justifica y exige la destruccin de las naciones trabajadoras que se resisten a la unidad brutal del imperialismo, y es por este ltimo que el derecho/necesidad a la independencia socialista de los pueblos es una reivindicacin de primer orden.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter