Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2014

Derroteros

Ezequiel Beer
Rebelin


A menos de un ao para las elecciones presidenciales generales en la Argentina la sensacin mundana de la sociedad se trama entre un cierto escepticismo de lo que vendr y la continua reiteracin de los adversarios opositores.

El Frente para la Victoria se haya enraizado en una larga lista interna de candidatos donde sobresale el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, cuyo origen menemista neoliberal no afecta en sus mediciones sobre intencin de voto ni que afirmar de las falencias polticas y administrativas de su gestin.

De larga tensin con los ncleos duros del Kirchnerismo y de idas y venidas con la presidenta Cristina Fernndez parece que asistimos a un momento de pax poltica entre ambos y de mucho rumor de acuerdo para que por lo bajo sea el consagrado presidencialista del Frente.

En trminos de purismo estara lejos de conformar a las legiones del palo pero existe un extrao secreto o pacto con amplios sectores medios que afirman su voluntad de voto sobre el Ex Motonauta como el continuador del Proyecto.

As tambin con la llamada Legin de Gobernadores que ven en su versatilidad peronista una posibilidad certera de continuar en el poder en los distintos terruos provinciales.

La pregunta que ronda es por que si su investidura poltica nunca fue del agrado del Kircherismo este en definitiva y en decurso de ms de 10 aos de gestin no promovi otros actores capaces de ser leales continuadores o profundizadores del proyecto en vez de resumir su voluntad en un candidato conservador del peronismo.

La repentina muerte del Ex Presidente Nestor Kirchner y el stress gubernamental pudieron haber incidido en esta razn pero conociendo la raigambre poltica resulta extrao que no sea claro cual es el heredero.

Dijo Juan Domingo Pern mi nico heredero es el pueblo y pareciera ser cierto para los tiempos que corren donde se habla ms de empoderamiento que de personas.

Mientras tanto la agenda cotidiana no deja de apremiar en lo concerniente a la situacin econmica donde el corrimiento de la inflacin y la necesidad de relanzamiento dominan la arena.

En el plano externo el conflicto con los fondos buitres ha logrado malograr las expectativas generales a tal punto de ser la espada en contra de una recomposicin general abrindose posibles instancias de re estructuraciones regulares de la deuda externa.

Los grandes centros geoeconomicos occidentales continan con esquemas macroeconmicos de austeridad restringiendo la demanda efectiva y no atendiendo a sus negativos ndices sociales que son por sobre manera inditos en los ltimos 100 aos de historia econmica.

Brasil, nuestro socio estratgico, se ve detenido en materia de crecimiento por dos factores, el primero es su dependencia sobre los EEUU en materia de demanda de materias primas y en segundo lugar la aplicacin aun bajo un gobierno progresista de una poltica macroeconmica ortodoxa.

La necesidad de la recomposicin poltica que abandone la tecnocracia, o lo que Oscar Varsasky bien llamaba cientificismo de la arena poltica, es una tarea que llevara varios aos pero donde la realidad efectiva de los pueblos surgir de manera vehemente.

Una prueba de ello es el fenmeno de la juventud que milita tanto en los espacios barriales como en los secundarios y universitarios pues sin duda el quiebre del Neoliberalismo ha sido las movilizaciones del 2001 y la aparicin del Kirchnerismo como fenmeno poltico.

Que el rbol no tape el bosque.

 

Ezequiel Beer es Geografo UBA / Analista Politico

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter