Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2005

Mali: Timbukt, la Atenas del desierto

Jos Antonio Doll Prez
Argenpress


Segn l, el origen hay que buscarlo en una simple concentracin de comerciantes que, en verano, acampaban en ese lugar. 'Al principio -dice-, era all donde los viajantes llegados por el ro se encontraban con los que llegaban por las pistas. Hicieron un depsito para sus utensilios y para el grano.'

Pronto el lugar se convirti en encrucijada de viajantes que iban en los dos sentidos. La custodia del lugar se la confiaron a un esclavo llamado Tombuct. Otro autor, en el siglo XIV, confirmaba implcitamente este origen y defina la ciudad como 'punto de encuentro de los que viajan en piragua y de los que caminan en camellos.'

Len el Africano, en su Descripcin de Africa, afirma que 'el nombre de este reino es moderno; es el de una ciudad que fue construida por un rey, llamado Mensa Suleiman, en el ao 610 de la Hgira, aproximadamente a unas 12 millas de una rama del Nger.'

Esta cita nada tiene que ver con el nacimiento de la ciudad, y se refiere al perodo en el que ya estaba sometida al Imperio de Mali. Otras fuentes sealan que fueron los touareg quienes, alrededor del ao 1100, formaron el primer ncleo de poblacin junto a un pozo cuyo cuidado se confi a una esclava anciana llamada Tin Boktu ('la del ombligo').

Los touareg siempre consideraron como suya dicha ciudad, aunque estuviera sometida y gobernada por otras gentes. Por tres veces la conquistaron y su ocupacin fue variable, ya que abarc los perodos 1433-1468, 1780-1826 y 1863-1893. Las otras dominaciones fueron las del Imperio de Mali (1325-1433), la de Songhay (1468-1591), la hispanomarroqu (1591-1780), la peul (1826-1862) y la francesa (1893-1960).

La ciudad conoca ya un prspero desarrollo cultural, poltico y religioso cuando el emperador songhay Sonni Al, conocido como Al Ber (Al el Grande, 1464-1492), conquist la ciudad a los touareg. Fue este emperador el verdadero creador del Imperio Songhay, y durante la conquista de la ciudad mat a muchos maestros e intelectuales musulmanes, opuestos a su dominio.

Timbukt naci as como una exigencia comercial que consolid los intercambios saharianos y los del Africa tropical. Fue en el siglo XIV cuando adquiri una importancia cada vez mayor, y al respecto dijo Sadi:

'All vena gente de todas partes, de todos los lugares. Muchos de estos sabios y comerciantes procedan de la prspera ciudad de Ualata, y se trasladaron a Timbukt llevando consigo a sus familias, riquezas, experiencia comercial y prestigio intelectual.'

La ciudad creci rpidamente y toda esta riqueza origin una abundancia generalizada que hizo posible un florecimiento cultural, superior con creces al bienestar material.

Poltica y administrativamente, Timbukt goz de autonoma y su mxima autoridad era un representante del emperador con el ttulo de koy, que supervisaba la gestin de todos los asuntos corrientes.

Jerrquicamente, el koy era un jefe de rango inferior al farin o gobernador; sin embargo, en Timbukt el koy era una de las dignidades ms grandes del imperio, con muchas prerrogativas.

Haba comerciantes interesados en los intercambios de larga distancia, y en permanente conexin con los mercaderes caravaneros que transportaban los productos europeos a la misma ciudad.

Tambin abundaban los artesanos de todo tipo que abastecan la demanda de productos elaborados. En cuanto a los artculos de primera necesidad, si bien no se producan all mismo, dadas las condiciones semidesrticas del lugar, el abastecimiento estaba asegurado.

El rasgo ms caracterstico de la ciudad y el que ha sobrevivido a lo largo de la historia era este: 'Hay en Timbukt numerosos jueces, doctores y sacerdotes, bien considerados todos', puntualiz Len el Africano.

Ya desde el perodo en que la ciudad estaba sometida a Mali, haba adquirido un notable prestigio y sus maestros tenan un extraordinario nivel intelectual. Los intercambios de profesores entre las universidades de Timbukt, Crdoba, Fez, El Cairo, Bagdad y otras ciudades era constante.

En el siglo XVI, no slo era una metrpoli rica por sus recursos materiales, tal vez la ms prspera de la regin del Sahel, sino tambin era la capital del saber y de la cultura. Era centro indiscutible de religin, de ciencia y de literatura de toda la cuenca del Nger.

Cuando Len el Africano describe las casas en Timbukt, observa: 'En medio de la ciudad se encuentra un templo construido por un arquitecto de la Btica, nacido en la ciudad de Al Mana, mediante piedras unidas con mortero de cal; y hay tambin un gran palacio construido por el mismo maestro donde reside el rey'.

Este arquitecto era el granadino Es-Saheli, que el emperador malink Kankan Mussa se llev a la vuelta de su peregrinacin. El Palacio aqu mencionado, que en algunas crnicas se le llama Madugu, desapareci.

Adems de esta mezquita, el granadino construy las de Gao, Dir, Gudam y otras. Probablemente fue Es-Saheli quien sistematiz la forma tradicional de construir, resultando de su enfoque lo que hoy conocemos como estilo sudans.

El clebre historiador Ibn Khaldoun, en su obra Historia de los Bereberes, nos narra la construccin de la obra cumbre de este arquitecto:

'Mansa Mussa quiso construir una sala de audiencias slida y revestida de yeso: tales edificios eran an desconocidos en su pas. Abu Isaaq (Es-Saheli), muy hbil en varios oficios, levant una sala cuadrada rematada con una cpula. En esta construccin despleg todos los resortes de su ingenio y, habindola recubierto de yeso y adornado en arabescos de relumbrantes colores, hizo de esta sala un admirable monumento. El Sultn qued encantado con ella y dio a Es-Saheli 12 mil meticales de oro en polvo como smbolo de su satisfaccin.'

Esa somera descripcin nos recuerda el arte nazar de Granada, donde el empleo del yeso y la combinacin de falsos mozrabes, laceras y atauriques, suponen el culmen decorativo del arte musulmn.

Espaoles fueron los que, a las rdenes del Sultn de Marruecos, acabaron con el Imperio Songhay y se establecieron en Timbukt. Se ha dicho que el ejrcito marroqu se compona, en su seccin derecha, de los llamados renegados (con 500 espahis con su kahia o jefe), y en su seccin izquierda por los andaluces.

Despus de la victoria sobre los Songhay (1591), los hispanomarroques levantaron el campamento en las inmediaciones de donde se desarroll el combate, Tondibi. Luego pasaron a Gao, donde permanecieron durante 15 das y, finalmente, se dirigieron a Timbukt.

Desde este momento, se puede decir que Timbukt se convirti en la capital de un nuevo reino cuya influencia llegara desde Gao a Macina.

Este nuevo reino, dominado por los hispanomarroques, pudo ser el boceto de lo que algn autor piensa que fue el intento de la formacin de un reino morisco, de mayora hispana, en la curva del Nger.

A poco de instalarse en Timbukt, lleg otro renegado espaol, Ben Zergun, con un squito de 80 personas y con el nombramiento de Pash. Las fuerzas fueron repartidas en lugares diferentes, pero fuera de Timbukt dejaron una guarnicin.

Esta fue masacrada y cuando Zergun se diriga a la ciudad para tomar represalias, el cad El Turki trat de frenar sus intenciones.

Pero otro suceso ensombreci este panorama: en octubre de 1593, Mahmoud se present en Timbukt y arrest a la gente principal y a letrados; muchos de los que quedaron libres se exiliaron con parte de sus familias.

En 1594 muri Zergun y lleg otro contingente de tres mil hombres a las rdenes de otro renegado espaol.

Despus lleg Ammar, con el nombramiento de pash. Sucesivas expediciones, hasta 1623, fueron aumentando los efectivos hispanomarroques, que tomaban mujeres autctonas.

El mestizaje dio origen al pueblo Arma, cuyo nombre le fue aplicado, segn unos, por el grito al arma que, entre la tropa, se lanzaba en los enfrentamientos blicos; segn otros, por las armas de fuego que emplearon, y no faltaron quienes hicieron derivar este nombre de la palabra rabe rami (lanzador de proyectiles).

En 1632 se rompi el vnculo poltico con Marruecos y el ejrcito nombr a su antojo a los pashs.

En el nombramiento se procur mantener la alternancia entre renegados y moriscos, pero la corrupcin y los conflictos fueron tan frecuentes que muchos de ellos apenas si tuvieron tiempo de llevar a cabo sus funciones con normalidad: desde 1660 hasta 1750 pasaron por el cargo nada menos que 120 pashs.

Al contacto con la organizacin social de otros pueblos y el emparentamiento con ellos, apareci la 'clanificacin' de los Arma y el dominio de unas familias sobre otras. Esto rompi su unidad original y propici la aparicin de conflictos que favorecieron el dominio de los touareg.

El declive progresivo que experiment la ciudad fue hacindose cada vez ms consistente a medida que aumentaba su aislamiento. El cosmopolitismo de antao degener en un fanatismo tan grande que no se permiti la llegada de extranjeros y, menos an, de cristianos.

Pero el recuerdo de su pasado fascinaba a los estudiosos de Africa y atraa considerablemente a los exploradores. Un individuo, que logr entrar disfrazado en 1828, expuso as sus sentimientos: ' Penetrando en la ciudad misteriosa, objeto de curiosidad y de bsqueda por todas las naciones civilizadas de Europa, yo senta una satisfaccin indescriptible'.

Enseguida tuvo que cambiar de opinin, porque Timbukt no era lo que haba sido: 'Mir alrededor y me di cuenta de que lo que vea no corresponda a mis esperanzas, pues yo me haba hecho otra idea distinta de su grandeza y poder'.

En 1880, el espaol Cristbal Bentez entr en Timbukt acompaando a Oscar Lenz: aunque ste se llev los lauros en Europa, fue el espaol el verdadero artfice del viaje.

No nos habla de la disposicin fsica de la ciudad, pero s nos descubre un aspecto importante: 'Los erms dicen ser descendientes de los antiguos rabes que, desterrados de Espaa, se refugiaron en Fez, Tetun y Rabat, y acompaaron al Sultn maghrebino Moulay Ahmed ed-Dahabi a la conquista del Sudn, los cuales, culminada sta, se establecieron en Timbouctou'.

Cuando los franceses se aduearon de la ciudad, en 1893, implantando la ocupacin colonial, hicieron desaparecer casi todos los smbolos y objetos que quedaban de los antiguos pobladores hispanos. Sin embargo, despus de tres siglos, los Arma no haban perdido la conciencia de su origen y en nuestros das siguen proclamando su ascendencia hispana.

Hoy, Timbukt constituye un centro mercantil dedicado a la comercializacin de la sal y otros productos bsicos. En 1998 tena una poblacin de 36 mil habitantes.

* Jos Antonio Doll Prez es especialista del Centro de Estudios de Africa y Medio Oriente (CEAMO) de Cuba.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter