Portada :: Feminismos :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2005

Derribando las paredes del patriarcado

Mariana Pessah
Rebelin


"...Y con la aparicin de los rebaos y la dems riquezas nuevas, se produjo una revolucin en la familia. La industria haba sido siempre asunto del hombre; los medios necesarios para ella eran producidos por l y propiedad suya. Los rebaos constituan la nueva industria; su domesticacin al principio y cuidado despus, eran obra del hombre. Por eso el ganado le perteneca, as como las mercancas y los esclavos que obtena a cambio de l. Todo el excedente que dejaba ahora la produccin perteneca al hombre; la mujer participaba en su consumo, pero no tena ninguna participacin en su propiedad. El salvaje, guerrero y cazador, se haba conformado con ocupar en la casa el segundo lugar, despus de la mujer; el pastor, ms dulce, engredo de su riqueza, se puso en el primer lugar y releg al segundo a la mujer. Y ella no poda quejarse. La divisin del trabajo en la familia haba sido la base para distribuir la propiedad entre el hombre y la mujer.
F. Engels 2

En ese momento, 10.000 aos atrs, estaba naciendo el patriarcado. El ms cruel fundamentalismo y la mayor fbrica de esclavas/os de todas las pocas. Servira como caldo de cultivo para terribles opresiones de las diferentes iglesias, regmenes econmicos y diferentes pueblos sobre las mujeres. No se acab como muchos dicen, lo padecemos hasta la actualidad.

Por poner un ejemplo, cuando decimos que Bush es un fundamentalista, l representa solo la puntita del iceberg del cuerpo de hielo que es el propio patriarcado, o sea el hbitat de la lgica de dominio3.

Con esa nueva divisin del trabajo en la familia, los hombres se atribuyeron la propiedad privada de los bienes, siguieron con el excedente de mercadera y la compra de esclavos as comenzaban las diferencias de clases y ms adelante el racismo-. Todo esto vena aparejado con el casamiento monogmico, que consiste en un contrato firmado ante el Estado, por el cual una mujer puede estar nicamente con un hombre, a diferencia del amor libre y de las propiedades colectivas que eran lo instituido socialmente hasta el momento. Siguieron pensando y muy astutos, resignificaron los cuentos orales. Empezaran a ser cuentos de hadas con imgenes de mujeres romnticas para invertir los valores de sufrimiento por amor y responsabilidad de mujer. Todo parte de una ideologa construida en base de una opresin carcelaria en papel de regalo. Como si no fuera suficiente horror con esto, continuaron por prohibir el aborto, -apropindose del cuerpo de las mujeres- y se arrogaron el control sobre la ciencia y los anticonceptivos.

En el momento que instituan el casamiento monogmico, estaban creando tambin dos nuevas sorpresas para la sociedad:

-la prostitucin. Para garantizar el placer masculinista.

-la heterosexualidad obligatoria para poder esclavizar a la mujer dentro del matrimonio y garantizar la reproduccin de la especie humana y la herencia continuidad de la propiedad privada, preceptos y mandatos-.

Quiero caminar por las paredes del patriarcado, dejando las huellas de la existencia lesbiana.

El feminismo de los inicios de los ochenta contaba con genealoga conocida, con saberes tericos y prcticos orientados a la destruccin del patriarcado y a la reconstruccin de otro orden. La autonoma, la autoconciencia y lo personal como poltico vertan luces para la revolucin de la vida cotidiana. Y con matices en sus expresiones, el carcter transgresor caracterizaba la epopeya de las mujeres. Eran an tiempos de esperanza y de certidumbres que se traducan en el hacer (1996) Elizabeth Alvarez

Las mujeres representamos la posibilidad de otro orden pero no porque tengamos vagina, ovarios y cltoris, no por esencia, sino por nuestra posicin social de otredad, por la posibilidad de alter-ar, alter, hacer salir a otro, otro modo de pensar y pensarse, otro modo de hacer y hacerse, otra civilizacin, otra macro cultura. Por eso el feminismo que yo aprend, el que me da sentido, en el que me leo ms entera no es el que busca espacios dentro de los mismos significantes y de los mismos significados, sino el que busca resignificar todo y resignificarnos en todo lo que toquemos; no es el de las reivindicaciones de derechos y espacios en este sistema... (1996) Ximena Bedregal

Quise hacer algunas introducciones para dejar claro el lugar desde el cual pienso y acto.

Ahora, me gustara hacer algunas reflexiones:

-Porqu el movimiento LGBT lucha por la ley de matrimonio, el casamiento?

El llamado movimiento cada vez radicaliza ms su lugar en el sistema patriarcal y neoliberal, es comn leer que gays y lesbianas piden aceptacin. Desde ah construyen y modifican leyes.

Para pedir aceptacin, estn reconociendo una superioridad en la sociedad heterosexual con lo cual habra, inevitablemente, una inferioridad en el hecho de ser gay o lesbiana. Desde ese lugar, no se estn proponiendo transformar la sociedad, sino fusionarse en la ya existente. Podramos concluir que en ese movimiento no hay feministas ya que el principio ideolgico-filosfico de este pensamiento es la subversin del orden patriarcal.

-Puede un grupo que se considera feminista luchar por la ley del matrimonio?

Sabiendo que en muchas ciudades como es el caso de Brasil y en muchos pases del mundo, ya hay sentada jurisprudencia, es necesario crear una nueva ley que reproduzca las caractersticas y valores arriba mencionadas/os?

Las lesbianas y mujeres4 que realizan una lucha continuista de la opresiva sociedad heterosexual, siguen cuidando los intereses del patrn - sistema pater - patriarcado. El contrato de casamiento, es un papel firmado ante el estado de propiedad privada. Siguen siendo/teniendo esposas en las manos y en la libertad.

No es mejor poner las energas en desarmar este sistema que no es nuestro, no nos pertenece ni nunca nos perteneci, que cuidarle las propiedades al amo y seguir alimentando su ganado?

Combatiendo el capital

Si no tomamos nuestra lucha como poltica, el sistema se re de nosotras y nos coopta con buenos dineros. De esta manera sigue la premisa de divide y reinars.

Si no somos claras y radicales al hablar de rebelda, se transforma en una Rebelda Controlada5 por el sistema que soluciona buena parte del cambio ONGuinificando el movimiento social, controlndolo, ponindole nmero de expediente y dndole dinero a lxs buenxs alumnxs.

Hay una frase muy escuchada que dice: merecemos derechos porque pagamos nuestros impuestos. Esta frase me preocupa mucho. Esto es como entregarle nuestro cuerpo al capitalismo y ponernos a su servicio. Como si esto no bastara, nos arrodillamos y le pedimos aceptacin. Inclusin en su perverso sistema6.

Porque un/a ciudadano/a paga impuestos es que puede tener derechos? Y no por el simple hecho de existir? Y si no los paga? Vamos a mezclar, a generar elites, gays, buenos pagantes y lesbianas malas clientas, o viceversa? Y quin los va a juzgar? El Movimiento Social o el presidente? Quin va a separar a las personas para otorgarle derechos, se inventarn nuevas categoras? La de clientes y la de deudoras?

Le daremos ms trabajo a la polica para que nos separe entre buenxs y malxs o empezaremos a pensar que estamos totalmente tomados por el sistema imperante?

O tal vez sea el mejor momento de tomar conciencia que este sistema no lo creamos, no nos pertenece, y no lo queremos!

Ser lesbiana es una reivindicacin poltica y de lucha, no es igual decir mujer gay que lesbiana y tener orgullo de serlo. La palabra nos pertenece y la rebelda que le ponemos dentro, tambin.

Quiero caminar por las paredes del patriarcado, dejando las huellas de la existencia lesbiana.

A partir de ese momento, nosotras no seremos las mismas, nacer el nos-otras las que luchemos por otra realidad, la nuestra, la soada.

La lucha consiste en abandonar la resistencia pasiva, para llegar a la resistencia activa y finalmente a la accin.

Qu es el patriarcado? Sintetizando lo expuesto anteriormente, es una lgica de dominacin y de exclusin. Para decirlo de una manera coloquial, es quien te cuenta la historia y desde dnde lo hace, quien impone las imgenes del hombre todopoderoso y de la mujer sumisa, servicial y sexual, quien se arroga el derecho de la voz y del vocabulario inventando la trampa del gnero, el cual invisibiliza y excluye a las mujeres de las palabras, de los verbos, de las acciones. Hombre es sinnimo de humanidad, cunta soberbia!!!

Qu entiendo por resistencia pasiva? Cuando una mujer nace, desde el primer momento va sufriendo las consecuencias de la dictadura patriarcal. Para ello, va resistiendo pasivamente, silenciosamente. Algunas de ellas van a tomar conciencia de esa opresin y van a pasar a la resistencia activa, otras, quedarn para siempre sumergidas en la catacumbas de la pasividad.

Qu entiendo por resistencia activa? Es el momento en que la mujer toma conciencia del acto de resistir, de aguantar la opresin patriarcal. Ahora ella es conciente de la resistencia que ejerce a un sistema opresor. Algunas mujeres pasarn a la accin, otras estarn apenas asomando la cabeza.

Qu entiendo por accin? Es el acto de subvertir los valores impuestos, dejando de acatar las rdenes masculinistas y generando nuevas relaciones sin la lgica del dominio patriarcal. La accin envuelve muchos desafos como: pensar, crear, inventar nuevas lgicas no opresoras ni dominadoras sino de construccin colectiva. La accin es el opuesto de la sumisin, es inteligencia en libertad.

Radicalizar el lenguaje, para radicalizar la accin:

Utilizar el lenguaje como herramienta de visibilidad y empoderarnos con/y a travs de ella, es una de nuestras luchas cotidianas.

Si las mujeres empezamos a hablar siempre en femenino, vamos a estar subvirtiendo una de las primeras leyes del patriarcado, la de exclusin e invisibilidad y vamos a estar actuando a favor de nuestra existencia mujeril y lesbiana.

Por qu en una reunin en la que hay tres mujeres y un varn, se habla en masculino? Porque el gnero inventado por ellos as lo decide? Le debemos lealtad y sumisin al pater? Vale ms un hombre que tres mujeres; que dos, que una?

Si acatamos y continuamos esa decisin masculinista del lenguaje, estaremos aceptando la lgica de superioridad entablada por los hombres, en la que un sexo es superior al otro y le debemos respeto, sumisin y visibilidad.

La Accin debe consistir en cambios cotidianos y visibles, es una tarea lenta, ardua y muy profunda. Como dice Victoria Sendn de Leon, a m me interesa ms ir a las entraas de la bestia que a limarle las garras.

Creo que la mujeres tenemos que hablar siempre en femenino y en algunos casos, puede ser el femenino y masculino. Pero nunca una mujer activa, puede hablar nicamente en masculino, estara volviendo al lugar de la resistencia.

Las palabras tienen que ser nuestras, debemos inventar un nuevo vocabulario en un acto necesario y urgente para nos-otras, al mismo tiempo que radicalizar el lenguaje. No podemos hablar de patriarcado, debemos explicitar que las mujeres vivimos bajo la dictadura patriarcal, desde el momento que nos apropiemos de nuestro lenguaje, nuestra inteligencia activa, va a ser visible todo el tiempo.

Si nosotras no nos concientizamos de la urgencia del cambio, quedaremos en la resistencia pasiva y en el mejor de los casos en la activa.

La idea es no negociar con el patriarcado, es trabajar para desconstruirlo y construir otras realidades. La propuesta de desmontar el patriarcado tiene, en primer lugar, una afirmacin: que el patriarcado existe, que est vivo y coleando, que hay que conocerlo y reconocerlo muy bien para poder desmontarlo, y que es posible otra cultura. Si declaramos que para nosotras esta cultura es inaceptable, nuestro objetivo ser lograr un cambio civilizatorio cultural y estructural. Margarita Pisano (1996)

De esta forma estamos creando una nueva sociedad con relaciones humanas igualitarias, tambin estamos ayudando a los hombres que no tienen esa lgica de dominio, a que se den cuenta cada vez que son opresores inconscientes, o sea, que no es su deseo conciente la opresin a la mujeres y puedan cambiar y construir en conjunto esta nueva sociedad que queremos y soamos.

Qu lugar ocupa el ser lesbiana?

Desde el lugar en el que me posiciono, ser lesbiana no es solamente elegir una mujer a quien amar, es tambin una lucha y una prctica poltica. Comienza con la resistencia activa de no acatar la heterosexualidad obligatoria y pasa rpidamente a la accin desde el momento que se transforma en una causa poltica, en conciencia y necesidad de cambio de las relaciones humanas.

Las lesbianas particularmente molestamos al patriarcado porque dejamos el falo fuera de casa y hacemos el amor por placer y no para reproducir. Creamos un hbitat en el cual las relaciones no son parte del poder y dominio de un sexo por sobre el otro. Generamos las condiciones bsicas para crear nuevas lgicas de relaciones.

Voy a citar aqu una parte del texto de Adrienne Rich, La heterosexualidad obligatoria y la existencia lesbiana, en forma de homenaje y reconocimiento por sus ideas libertarias. He escogido usar las expresiones de existencia lesbiana y continuo lesbiano porque la palabra lesbianismo tiene resonancias clnicas y limitantes. La expresin existencia lesbiana sugiere tanto el hecho de la presencia histrica de las lesbianas como de la creacin continua del significado de esa existencia. Con el trmino de continuo lesbiano me propongo incluir una gama de experiencias identificadas con la mujer a travs de la vida de cada mujer y a travs de la historia y no simplemente el hecho de que una mujer haya tenido o deseado conscientemente experiencia sexual genital con otra mujer. Si lo expandimos para que incluya muchas ms formas de intensidad primaria entre mujeres, como el compartir una vida interna rica, la asociacin contra la tirana masculina, el dar y recibir apoyo prctico y polticos y tambin podemos detectarlo en tales asociaciones como resistencia al matrimonio (...) empezamos a captar dimensiones de la historia y la psicologa femeninas que han quedado fuera de nuestra comprensin como consecuencia de definiciones limitadas, casi todas clnicas del lesbianismo.

La existencia lesbiana comprende tanto la ruptura de un tab como el rechazo de un modo de vida obligatorio. Tambin es un ataque directo e indirecto al derecho masculino de acceso a las mujeres

Podemos decir que hay un contenido poltico naciente en el acto de elegir a una amante o a una compaera de vida mujer frente a la heterosexualidad institucionalizada. Pero para que la existencia lesbiana consume este contenido poltico en una forma liberadora hasta las ltimas consecuencias, la decisin ertica debe profundizarse y expandirse en una identificacin femenina consciente: en un feminismo lesbiano. La obra que queda por delante, la de desenterrar y describir lo que aqu llamo existencia lesbiana es potencialmente liberadora para todas las mujeres. (...)

Quiero caminar por las paredes del patriarcado, dejando las huellas de la existencia lesbiana. Despus, nada ser igual.

Quiero que los tambores de la rebelda despierten nuestras danzas y juntas bailemos al son de nuestros conocimientos ancestrales que los patriarcas han intentado aplastar, dominar, matar y vencer, pero que solamente han podido adormecer.

Mientras estn vivos nuestros tambores de rebelda, las danzas ancestrales de la libertad del pensamiento bailarn al ritmo de nuestra autonoma. Veremos claramente qu queremos y qu deseamos, ser las rebeldes de este sistema y las constructoras, arquitectas, ingenieras, actoras y pensadoras de otro sistema de vida y de relaciones humanas, uno que sea nuestro, que hable de y con nos-otras.

El 29 e Agosto, en Brasil es el Da Nacional de la Visibilidad Lesbiana, quiero en este da, celebrar nuestra existencia lesbiana y continuar dejando nuestras huellas por las paredes patriarcales que estn cambiando de color y dejando de tener dueos, para pertenecer a la humanidad.

________________________________________________

Bibliografa consultada

1-Engels, Friederich. El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado.

Editorial Progreso, Mosc.

2-Pisano, Margarita. El Triunfo de la Masculinidad, www.mpisano.cl/tmasc/tcap3.htm

3-Alvarez, Elizabeth. (1997) Conversando entre nosotras. Permanencia voluntaria en la utopa, Coleccin Feminismos Cmplices. Ediciones del Taller Editorial La Correa Feminista.

4-Bedregal, Ximena. Pensar de un modo nuevo. Idem nota 3.

5-Pessah, Mariana. Algunas reflexiones sobre el movimiento LGBT. http://www.creatividadfeminista.org/articulos/2005/lesb_05_mariana.htm

5-Pisano, Margarita. Desde mi otra esquina. Idem nota 3.

6-Rich, Adrianne http://www.rebelion.org/mujer/030524rich.htm

________________________________________________

Notas

1 Mariana Pessah. Fotgrafa y aktuante lesbiana-feminista autnoma. Integra el grupo Mulheres Rebeldes en Porto Alegre - Brasil. [email protected]

2 F. Engels El origen de la familia, la propiedad privada y el estado.

3 Lo que el patriarcado trajo como esencia desde su lgica de dominacin -la conquista, la lucha, el sometimiento por la fuerza-, hoy se ha modernizado en una masculinidad neoliberal y globalizada que controla, vigila y sanciona igual que siempre. Pero esta vez a travs de un discurso retorcido, menos desentraable y en aparente dilogo con la sociedad en su conjunto, donde va recuperando, funcionalizando, fraccionando, absorbiendo e invisibilizando a sus oponentes y que trae consigo una misoginia ms profunda, escondida y devastadora que la del viejo sistema patriarcal. Margarita Pisano

4 Al hablar de las lesbianas y de las mujeres, estoy usando el concepto de Monique Witing que siempre que exista una clase hombre, existir una clase mujer. De ah que llega a su famosa frase de que las lesbianas no son mujeres.

5 Concepto que he desarrollado ampliamente en Algunas reflexiones sobre el movimiento LGBT (2004)

6 El mismo que esclaviza a las mujeres en el casamiento bajo el nombre de amas de casa. Las hace lavar, limpiar, ordenar, procrear, fornicar, mantener gratuitamente el orden econmico y ellas son vilmente explotadas. Recordemos tambin que en muchos casos que trabajan fuera del hogar, por igual trabajo, reciben menor salario.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter