Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2014

Manipulaciones y mentiras en La Noche en 24 horas de TVE contra el documento preparado a propuesta de "Podemos" y sus autores

Vicen Navarro
Rebelin


Uno de los sntomas de la enorme pobreza y baja calidad de la democracia en Espaa es la mezquindad y bajeza que caracterizan gran nmero de tertulias en las que, en lugar de debate, lo que tiene lugar es un constante intercambio de insultos, groseras y manipulaciones que quedan, muchas de ellas, impunes al no poder responderse por parte de las personas afectadas, mostrando su falsedad. Y aun cuando estas prcticas estn generalizadas, se dan con particular frecuencia entre los tertulianos de derechas y tambin entre algunos que se consideran de izquierdas. Existe as un enorme deterioro (dira yo, corrupcin) de las prcticas periodsticas, que en lugar de debatir intentan destruir al que consideran su adversario.

El ltimo ejemplo son las intervenciones en el programa La noche en 24 horas, de Televisin Espaola (TVE) pagada por todos los espaoles-, en el que dos de los tertulianos se refirieron a mi persona intentando desacreditarme, mintiendo y manipulando mis escritos. Uno fue Antonio Papell, que se defini como socialdemcrata y que indic que me conoca mucho. No conozco a tal personaje, pero podra creerse que su conocimiento de mi persona deriva de su lectura de mis trabajos. Pero es obvio, por sus crticas, que tampoco es as. Durante su intervencin asegur que yo he propuesto que en Espaa, en la prxima legislatura del gobierno Podemos, se aadan 3,5 millones de funcionarios ms a los ya existentes. Y para reafirmarse en que as lo he dicho y escrito, remarc que dicha proposicin aparece no solo en el documento Democratizar la economa para salir de la crisis mejorando la equidad, el bienestar y la calidad de vida. Una propuesta de debate para solucionar los problemas de la economa espaola (que el Profesor Juan Torres y yo hemos escrito en respuesta a la peticin de Podemos, que lo ha distribuido bajo el nombre de Un proyecto econmico para la gente), sino incluso en mi blog. Dice textualmente que Vicen Navarro est proponiendo esto. No lo digo yo, lo dice l. No me lo estoy inventando yo. Lo ha dicho adems en su blog.

Con esta contundencia y estas pruebas, la mayora de las personas que oyeron el programa concluirn, lgicamente, que yo estoy proponiendo lo que se presenta como una barbaridad, tal como indicaron tambin el Sr. Manuel de la Rocha Vzquez, Secretario de Economa del PSOE (en Radio Nacional de Espaa), y el Sr. Antonio Miguel Carmona, que representa al PSOE en el programa La Sexta Noche, que se refirieron a nuestra supuesta propuesta en tales trminos. Por lo visto, todos ellos han recibido instrucciones de la direccin del PSOE de intentar desacreditar el documento, subrayando que se est proponiendo algo que ellos consideran a todas luces indeseable e irrealizable. Por desgracia esta ha sido una situacin muy generalizada por parte de muchos autores que, obviamente, no se han ledo ni el documento ni nuestros escritos, y que han intentado rellenar este vaco con su propia imaginacin.

Invito al lector a que lea tanto el documento escrito por el Profesor Torres y yo, como mi blog, y ver que en ninguna parte (repito, en ninguna parte) hemos dicho, ni yo he dicho, que en la primera legislatura un gobierno progresista debera crear 3,5 millones de puestos de trabajo, y todava menos que fueran funcionarios. Ni en el documento ni en mi blog ha aparecido esta propuesta! Los Sres. Antonio Papell, Manuel de la Rocha Vzquez y Antonio Miguel Carmona se lo estn inventando, manipulando groseramente nuestro texto y mis escritos. Lo que hemos dicho (vase pgina 38 del documento) y yo he escrito en mi blog es que los servicios pblicos del Estado del Bienestar en Espaa (que incluyen la sanidad, la educacin, los servicios sociales, las escuelas de infancia, los servicios domiciliarios a personas con dependencia, los servicios de ayuda al desempleado, las intervenciones para prevenir la exclusin social, los servicios de vivienda pblica, los servicios y transferencias para prevenir la pobreza, y un largo etctera) estn muy poco desarrollados y financiados, y para mostrar este escaso desarrollo hemos y he indicado que mientras que en Espaa solo un adulto de cada diez trabaja en los servicios pblicos (de los cuales los ms importantes son los del Estado del Bienestar), en Suecia hay casi uno de cada cuatro, aadiendo que si el porcentaje en Espaa fuera el de Suecia habra 3,5 millones ms de puestos de trabajo. En otras palabras, lo que estamos diciendo es que si quisiramos alcanzar el nivel de desarrollo de los servicios pblicos que tienen los pases nrdicos de Europa (donde la socialdemocracia ha gobernado ms tiempo), tendramos que crear 3,5 millones ms de puestos de trabajo en estos servicios. Me sorprende que personas que se definen como socialdemcratas estn en contra de tal objetivo. El hecho de que el Sr. Antonio Papell me defina como un economista anticuado parece transmitir el mensaje de que la socialdemocracia moderna ha abandonado dicho compromiso.

Otra falsedad (en realidad mentira) es atribuirnos que estemos proponiendo que estos 3,5 millones de puestos de trabajo se creen en una legislatura. Nuestra intencin al escribir el documento era establecer las lneas estratgicas de un gobierno progresista, subrayando que el Estado debera facilitar y estimular inversiones en la infraestructura no solo fsica, sino tambin social, muy abandonada hoy en Espaa, a la cual los grandes recortes del gasto social estn incluso empobreciendo ms. Hoy, un gobierno progresista debera revertir esta situacin. Que lo haga depende de su voluntad y coraje polticos para enfrentarse con aquellos grupos sociales y grandes empresas financieras y econmicas, sumamente poderosos, que no contribuyen al Estado en las cantidades que deberan. Consecuencia de ello es que el Estado espaol sea pobre, con escasa sensibilidad social y muy poco redistributivo. La evidencia de que ello es as es abrumadora, y esto se debe a causas polticas. Si Espaa tuviera las mismas polticas de empleo y fiscales que Suecia ha tenido histricamente, podra conseguir que su gasto pblico por habitante fuera ms del doble (2.4) del que hoy existe en Espaa. Espaa podra conseguirlo si hubiera voluntad poltica para hacerlo. Naturalmente que no puede hacerse todo inmediatamente. Pero en polticas pblicas lo que es ms importante no es la velocidad del cambio, sino la direccin de ese cambio. Y lo que es obvio es que las polticas de recortes del gasto pblico que se han ido desarrollando en los ltimos gobiernos durante la crisis van en direccin contraria a la que deberan realizarse. Tales recortes y las bajadas de salarios, resultado de las reformas laborales, estn creando un enorme problema de falta de demanda domstica, una de las razones de que estemos casi en recesin.

Ni que decir tiene que cada pas tiene que buscar sus propias vas de desarrollo. Y en contra de lo que se nos ha acusado, no es nuestra intencin copiar el modelo sueco en Espaa. Lo que estamos acentuando es la necesidad de que se recuperen los principios bsicos de la socialdemocracia, abandonados hoy por la mayora de partidos que as se definen. Y ha sido en los pases escandinavos donde tales polticas pblicas se han desarrollado ms.

Una de ellas es creer que el Estado debe crear empleo, considerando al sector social como fuente de empleo. El Estado puede y debe crear empleo, bien sea privado, bien sea pblico, y dentro de este, el empleo pblico puede ser de tipo funcionarial o no. No es cierto, y es una enorme mentira, que estemos diciendo en el documento, o yo en mi blog, que haya que crear 3,5 millones ms de funcionarios. Esto es tambin una manipulacin y una mentira de los Sres. Antonio Papell, Manuel de la Rocha Vzquez y Antonio Miguel Carmona. Es bien conocido en los crculos acadmicos que analizan el sector pblico que ni el profesor Juan Torres ni yo favorecemos el tipo de contrato funcionarial. De ah que nunca (repito, nunca) utilice el trmino en mi blog de que necesitamos 3,5 millones ms de funcionarios. He y hemos dicho (vean mis escritos y tambin el redactado del documento) que el Estado debera crear estos puestos de trabajo, lo cual puede hacerse de muchas maneras, de las cuales crear funcionarios es la medida que explcitamente he y hemos desalentado.

La modernizacin de la socialdemocracia: su conversin al liberalismo

Una de las polticas pblicas que propuse hace aos de la que estoy ms orgulloso es la de que se estableciera el Cuarto Pilar del Bienestar en Espaa, que consiste en el derecho de las familias a acceder a los servicios domiciliarios para las personas con dependencia. Lo hice cuando asesor al candidato del PSOE a la Presidencia del gobierno, el Sr. Josep Borrell, uno de los polticos con mayor sensibilidad social en tal partido. Ese candidato hizo suya dicha propuesta. Y desde entonces el trmino ha hecho fortuna. Esta medida ha creado empleo, pero no predominantemente a travs del funcionariado. Y ahora, el Profesor Juan Torres y yo proponemos que se establezca como Cuarto Pilar del Estado del Bienestar el derecho de acceso a las escuelas de infancia y que se ample el derecho al permiso de paternidad, medidas que son enormemente importantes para el desarrollo emotivo, psicolgico e intelectual del infante, as como para ayudar a la mujer a integrarse en el mercado de trabajo. En realidad, la inversin pblica en estos servicios es ms importante que la hecha en la expansin del AVE. Lamento que personas que se autodefinen como socialdemcratas consideren tales medidas como anticuadas. Puede que ello explique el gran desencanto que existe entre las bases del PSOE. Hoy, millones de ciudadanos que han sido votantes socialistas parecen desear mayores cambios de los que ofrece su modernizada direccin.

La manipulacin del Sr. Alfonso Rojo y los silencios en sus citas

Pero el programa de la televisin pblica incluy otro intento de desacreditarme cuando el Sr. Alfonso Rojo me defini como pro sovitico por haber escrito cosas favorables a la Unin Sovitica, indicando que ello refleja mi escaso conocimiento de lo que fue aquella dictadura o mi incapacidad, incluso hoy, de ser crtico con tal pas, cuestionando el rigor de mis anlisis. Entiendo que en su visin simplista de la realidad de aquel pas, todo lo que aquel pas ha hecho histricamente es negativo, y no hay nada que haya sido positivo. Para aquellos que, por nuestra labor cientfica, necesitamos mantener un rigor en nuestros estudios, la evolucin de la URSS es mucho ms compleja que una mera condena a rajatabla, sin ms.

Alfonso Rojo dijo que yo haba escrito que el sistema socialista de produccin mostr claramente su superioridad, deduciendo de mi cita que no conoca la URSS, o que careca de actitud crtica hacia dicho pas. Deliberadamente no cit ni el prrafo anterior ni el posterior a tal frase que yo escrib, ni dijo nada del contexto donde utilic dicha frase, que no fue otro que la discusin del conflicto entre la Alemania nazi y la URSS durante la II Guerra Mundial. Permtanme que copie todo el prrafo, en el que comenzaba diciendo, en la seccin donde hablaba de tal conflicto, que el nivel de desarrollo de la Unin Sovitica haba sido al inicio de la Revolucin Sovitica mucho ms bajo que el de Alemania. De ah que indicara que en realidad, en los primeros treinta aos (1917-1947), su evolucin econmica, fue un gran xito, como lo demuestra que fuera capaz de derrotar a Alemania en la II Guerra Mundial. Incluso Winston Churchill reconoci que la que derrot a la Alemania nazi en Europa fue la Unin Sovitica. El sistema socialista de produccin mostr claramente su superioridad sobre el alemn. Fue la evolucin posterior la que disminuy el gran potencial de aquella revolucin, como escrib en mi libro Social Security and Medicine in the USSR, cuya distribucin fue prohibida en la Unin Sovitica. Esto es muy distinto a lo que tal personaje me atribuye.

En realidad, en contra de lo que Alfonso Rojo indica, conoc la URSS muy bien. Y mi libro, que como indico en el texto fue prohibido en la URSS, fue uno de los ms crticos que se hayan escrito en ingls de aquella experiencia, lo que caus que fuera declarado persona non grata en aquel pas durante el gobierno Brezhnev. La evolucin posterior de aquel rgimen reforz, como mostr en mi libro, la dictadura de un partido que control todo el Estado a beneficio de sus dirigentes. Pero ello no quita que fuera la URSS la que derrotara a la Alemania nazi debido, entre otros factores, a que su sistema de produccin fue mejor que el de la Alemania nazi, lo cual debe reconocerse, por mucho que les cueste a personajes como Alfonso Rojo.

Una ltima observacin. Tengo que pedir a todos los lectores con sensibilidad democrtica que nos ayuden a deshacer tales entuertos y a defendernos ante tanta manipulacin y mezquindad. Les agradeceramos que llamaran a los medios y a los tertulianos que hicieron esas acusaciones, y que les enviaran la evidencia que mostramos de su falsedad. Ellos tienen unas enormes cajas de resonancia que nosotros no tenemos. Solo una movilizacin popular puede ayudar a desacreditar dicha campaa mostrando lo que es: una campaa orientada a destruir al que el establishment poltico y meditico espaol considera su adversario.

Nuestra intencin, como lo era la de Podemos, era comenzar un debate muy necesario para romper con la sabidura convencional que domina el pensamiento econmico del pas. Ni que decir tiene que en un debate, la crtica debe ser bienvenida, pero lo que hemos visto hasta ahora no puede definirse como tal. Y ello se debe a que no se desea, por los que controlan los medios de informacin, que son tambin de persuasin, que la sabidura convencional se cuestione. Y as va Espaa.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter