Portada :: Iraq :: El Imperio recurre al Califato: el Estado Islmico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2014

Quin liberar Mosul?

Mushreq Abbas
Al-Monitor

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn.


Athil al-Nuyaifi, gobernador de la provincia de Nnive, no parece preocupado por las crticas ni por las voces que pidieron su destitucin tras la cada de Mosul bajo el control del Estado Islmico (EI) a principios de ao. Por el contrario, Nuyaifi parece tratar de imponerse a s mismo como un actor esencial para liberar la ciudad. Actualmente se encuentra de visita en Washington para promover su visin de lo que hay que hacer. La liberacin de Mosul, sin embargo, no puede dejarse exclusivamente en manos de las iniciativas de Nuyaifi. Exigir el concurso de todas las comunidades tnicas, religiosas y sectarias de la ciudad.

Los puntos de vista de Nuyaifi sobre Mosul coinciden con los de Turqua, de la que el gobernador piensa debe desempear un papel clave en la expulsin de EI dada su ubicacin geogrfica y las histricas relaciones. Nuyaifi acompa al primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, en una visita el 21 de noviembre a un campamento de peshmergas kurdos supervisado por el ejrcito turco en Diana, en el norte de Erbil.

Ese mismo da, tras la visita, Nuyaifi public en Facebook que haba acordado con Davutoglu que Turqua entrenase voluntarios de Nnive para combatir al EI al igual que est entrenando a peshmergas. Tambin escribi: [...] estamos esperando que la regin del Kurdistn site el campamento y empezaremos a registrar los nombres de los voluntarios. El 27 de noviembre, Nuyaifi public: [...] Despus de obtener la aprobacin de la regin del Kurdistn para abrir un campamento para voluntarios civiles de Nnive, incluyendo a las tribus, a los residentes de las ciudades de la provincia y a todos los partidos polticos que estn dispuestos a declarar la guerra contra el EI, pondremos en marcha las medidas prcticas y registraremos los nombres de los voluntarios en Dahuk y de Erbil. Esta iniciativa se centrar principalmente en las sociedades rabes, que deben tener un papel claro en la liberacin de sus regiones.

Segn Nuyaifi, ya se han establecido dos campamentos para entrenar a los combatientes: la Fuerza de Liberacin de Mosul y la Fuerza de Mosul Occidental. Ha afirmado que los preparativos anunciados para la liberacin de la ciudad representan slo el 10% de los pasos reales que se estn adoptando sobre el terreno entre l y responsables iraques y extranjeros. La realidad, sin embargo, no parece reflejar las palabras de Nuyaifi.

Hay testigos que sealan a Al-Monitor que el gobernador ha intentado reunir a algunos oficiales de polica de los campamentos de refugiados que huyeron de Mosul, pero que no ha establecido una fuerza fiable. Las mismas fuentes indican asimismo que l est a la espera de que el gobierno iraqu, Turqua o Estados Unidos le provean de armas.

El problema de Mosul es que su composicin demogrfica no puede producir fcilmente dirigentes locales capaces de convencer a la gente de que se organice e inicie la ofensiva de la liberacin. Al contrario que en la provincia de Anbar, el elemento tribal no es un impulso eficaz en Mosul, y casi nadie presta mucha atencin a las palabras de los clrigos que huyeron de la ciudad.

Mahmud Hamadani, profesor de Historia, seala que no hay slo una Mosul. Afirma que la ciudad donde se atrinchera el EI es el hogar de antiguas familias establecidas desde hace generaciones. La gente de all no conserva linajes de clan sino familiares. Hamadani explica a Al-Monitor que [...] Tambin existe una Mosul rural y perifrica habitada por tribus. Esta Mosul est lejos de verse afectada por el entorno de la ciudad. Por eso el EI lo tuvo fcil para atraer a muchos de sus residentes perifricos frente a la mayora de los desplazados de Mosul que son del centro de la ciudad. Hay una Mosul que es kurda, cristiana, chi y turcomana, que es la que el IS ha intentado eliminar desde los primeros das asesinando y provocando el desplazamiento de turcomanos, shabakes chies, cristianos y yazides.

La provincia de Nnive, cuya riqueza cultural e histrica est representada por Mosul, presenta una divisin geogrfica y demogrfica. Los turcomanos y los chies viven en el norte de Mosul, en Tal Afar; los yazides residen en el oeste; los cristianos, los shabakes y los kurdos comparten el este; y los rabes musulmanes ocupan el centro de la ciudad, y en un menor grado sus provincias y pueblos del sur, as como los pueblos y ciudades donde tambin se asentaron otras confesiones y grupos tnicos.

El pensamiento actual entre los sunes de Iraq es que la liberacin de las reas sunes slo se llevar a cabo mediante la iniciativa de los propios sunes. Esa es tambin la posicin de Estados Unidos y de sus partidarios en la regin. Las negociaciones en curso entre dirigentes sunes en Washington incluyen a lderes tribales, funcionarios gubernamentales y representantes de las facciones armadas y giran en torno a la formacin de un ejrcito sun posiblemente armado por Bagdad.

La perspectiva del gobierno iraqu de liberar reas sunes sigue sin estar clara pero cada vez depende ms de las Fuerzas de Movilizacin Popular, que consisten en facciones chies cuyo papel est en entredicho entre los residentes de las zonas en cuestin. El EI est explotando los abusos cometidos por elementos de las facciones chies con el fin de asustar a los sunes con que pueden acabar asesinados o intimidados en caso de que las fuerzas chies entren en sus reas. En este sentido, el EI se presenta como la mejor alternativa: el protector y el vengador de los sunes.

En medio de la confusin y la ambigedad que rodea a la bsqueda de representantes sunes capaces de liderar la batalla contra el EI, Washington espera ir tanteando el terreno para unificar a los partidos sunes bajo un paraguas lgicamente aceptable, en el convencimiento de que el final del EI se alcanzar cuando el entorno social y cultural sun favorable a esa organizacin deje de serlo.

Todo esto es comprensible en el contexto de la guerra y de la bsqueda de aliados, pero el eslabn perdido es el de las diferencias entre las reas sunes. El modelo de liberacin de Anbar, en particular el de la ciudad de Faluya, cuya restauracin marcara el comienzo de la derrota del EI, debe ser distinto del modelo de liberacin de Salahuddin, y el de Mosul, debido a su complejidad demogrfica, diferente de los de esas dos ciudades.

No es razonable esperar que la Mosul anterior al EI pueda volver en un futuro inmediato. El desafo que representa el EI y los crmenes cometidos bajo su gida han infundido enormes dudas y han generado un montn de acusaciones entre los residentes de Mosul, no solo en los mbitos tnico, sectario y religioso, sino tambin entre los rabes de la ciudad y los de la periferia. Excluida la intervencin militar estadounidense y la rehabilitacin del ejrcito iraqu en breve plazo, la misin de liberar Mosul requiere la participacin de todos los habitantes de la ciudad independientemente de sus diferencias tnicas, religiosas e ideolgicas. Esto podra ocurrir en el marco de un acuerdo militar especial que permitiera a todos los sectores controlar sus reas y gestionarlas y protegerlas en el futuro.

 

Fuente original: http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2014/12/liberation-mosul-iraq-nineveh-negotiations.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter