Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2014

El fantasma que recorre Estados Unidos y Europa

Alberto Rabilotta
El Correo


Ante las reacciones viscerales de los polticos en Washington y las capitales de la Unin Europea, y de sus escribas [1], hoy podemos afirmar sin la sombra de una duda, parafraseando el Manifiesto Comunista, que un fantasma recorre Estados Unidos y Europa: el fantasma de Vladimir Putin.

La escalada de amenazas militares, de sanciones comerciales, econmicas, financieras y la virulenta propaganda poltica e ideolgica contra la Rusia de Putin, se incrementa cotidianamente. La Cmara de Representantes del Congreso de Estados Unidos (EE.UU.) acaba de adoptar, en una votacin de 411 a favor (y 10 en contra), una resolucin que ha sido ya calificada como la primera fase de una declaracin de guerra contra Rusia, condenando a ese pas por la continuacin de la agresin poltica, econmica y militar (y) la continua violacin de la soberana, independencia e integridad territorial de Ucrania, Georgia y Moldavia.

El Representante patrocinador de esta resolucin, Adam Kinzinger, exhort a que EE.UU., Europa y nuestros aliados mantengan agresivamente la presin sobre el seor Putin para que cambie su comportamiento [2].

El ex primer ministro Mijail Fradkov, actual jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, declar a la agencia Bloomberg que el gobierno ruso est consciente de las acciones de EE.UU. para sacar a Putin del poder: Hemos notado ese deseo, no tan secreto. Nadie quiere ver una Rusia fuerte e independiente (Russian Spy Chief Blames U.S., EU for Ruble, Oil Price Collapse. By Ilya Arkhipov. Blomberg, 4 dcembre 2014).

Es ms que evidente, como el mismo Putin dijo el 4 de diciembre pasado en su discurso ante la Asamblea Federal, al hablar de las sanciones que los pases de la OTAN aplican a su pas, que estas no son solamente un reflejo pavloviano (knee-jerk) en apoyo de EE.UU. o sus aliados hacia nuestra posicin frente a los sucesos del golpe (de Estado) en Ucrania, o incluso hacia la llamada Primavera de Crimea. Estoy seguro que si esos hechos nunca hubiesen sucedido yo quiero especficamente apuntar esto para Ustedes en tanto que polticos asistentes en este auditorio-, si nada de eso nunca hubiera sucedido, entonces habran salido con alguna otra excusa para tratar de contener las crecientes capacidades de Rusia, afectando a nuestro pas de alguna manera, e incluso tratando de sacar ventaja de ello. [3]

Por qu Putin ?

La primera parte de una respuesta es porque Putin es el Jefe de Estado de la nica superpotencia en armas nucleares y convencionales que puede frenar, y llegado el caso responder en los hechos, a la poltica de agresiones militares, econmicas y polticas del imperialismo estadounidense y de la OTAN para completar la hegemona neoliberal.

Complemento necesario a esta respuesta es que Putin da muestras de un gran realismo y de fuertes convicciones polticas, lo que explica la popularidad de que goza en su pas y en un gran nmero de otros pases, y eso porque dice franca y claramente, pero sin agresividad y mostrando que hay vas de negociacin para solucionar los conflictos, lo que piensa sobre quienes buscan someter a Rusia, y toma rpidamente las medidas que se necesitan para asegurar la defensa de su pas.

Y lo que piensa el Presidente de Rusia articula de manera clara y precisa las aspiraciones de su pas (y de muchsimos otros), como el no tener que someterse al diktat de Washington y sus aliados so pena de todo tipo de sanciones, y poder ejercer su soberana nacional y popular en beneficio de la proteccin de la sociedad, del desarrollo social, econmico y cultural [4].

Las aspiraciones del dirigente ruso son las de poder contribuir a terminar con el caos en las relaciones internacionales y regionales que trajo la unipolaridad que el mundo vive desde el derrumbe de la Unin Sovitica, y de negociar la creacin de un orden internacional que permita a Rusia y a los dems pases mantener relaciones en pie de igualdad, en un clima de paz, de cooperacin y dilogo constructivo.

Si de por s es imperdonable que el Jefe de Estado de Rusia se declare antiimperialista en los hechos, y cada vez ms en las palabras, peor an es que la articulacin de su posicin en los asuntos polticos, econmicos y sociales refleje, en sentido amplio, las legtimas aspiraciones nacionales de la mayora de los pueblos, incluyendo a varios de los que componen la Unin Europea (UE): Si para algunos pases europeos el orgullo nacional es un concepto olvidado hace mucho tiempo y la soberana es demasiado lujo, una verdadera soberana es absolutamente necesaria para la supervivencia de Rusia [5].

Y por si fuera poco el Presidente ruso ha dotado a su pas con los medios de prensa, como Russia Today (RT), para dar a conocer al mundo la verdadera poltica del imperialismo y las alternativas polticas de su pas, algo imperdonable, como sabemos desde hace muchas dcadas quienes trabajamos en los medios que denuncian las agresivas polticas imperialistas que EE.UU. aplica desde hace ms de medio siglo contra Cuba y otros pases [6].

Porque afecta a los intereses y planes de hegemona imperial!

En una nota separada puse a disposicin de los lectores las traducciones que hice del ingls al espaol de importantes prrafos de dos discursos de Putin (Putin en directo), para mostrar las iniciativas y hechos de la realidad que son ocultados por la propaganda occidental.

Pero es evidente, para explicar tanto la posicin de Rusia como la situacin general del mundo, que debemos partir de la constatacin siguiente: el neoliberalismo, como los liberalismos anteriores, intentan implantar formas puras de capitalismo, un capitalismo no contaminado con las polticas de intervencin estatal (desde las medidas sociales de Otto von Bismarck en 1883 a las del Estado de bienestar del New Deal de los aos 30), y totalmente descontaminado de las ideas y polticas sociales de los demcratas, fueran burgueses, cristianos, socialistas o comunistas.

Las experiencias de las fases liberales del capitalismo en los siglos 19 y 20 mostraron sus consecuencias desastrosas en las esferas de la economa, las instituciones y las sociedades de los pases donde fue implantado, incluyendo las de los propios pases imperialistas. En ese sentido hay que recordar que el fascismo fue y sigue siendo una consecuencia del liberalismo, como seal el historiador de la economa Karl Polanyi en 1944, y actualmente enfatiza Putin [7].

La hegemona que desesperada y agresivamente busca el imperio neoliberal dirigido por EE.UU. y la UE la utopa de un capitalismo puro y universal-, no podr concretarse y mucho menos sostenerse si existen y prosperan alternativas socioeconmicas nacionales y regionales que den respuestas democrticas a los males que experimentan las sociedades, incluyendo las de los pases ms avanzados del imperio.

El imperialismo neoliberal no puede aceptar coexistir con alternativas de desarrollo socioeconmico de tipo capitalista o mixto que muestren resultados positivos para las sociedades, porque su naturaleza lo lleva a beneficiar exclusivamente a los oligarcas de los monopolios y el Gran Capital financiero, destruyendo as hasta la libre competencia que tericamente es el credo del capitalismo y sentando las bases de un rgimen francamente antisocial y antidemocrtico.

La realidad concreta en los pases del capitalismo avanzado son las polticas de austeridad para favorecer a los monopolios y a la oligarqua dominante que provocan el desempleo crnico y masivo, que cierran a los jvenes las puertas del trabajo y la integracin social, o sea del futuro.

Son polticas de disolucin social y empobrecimiento de las masas, para concentrar la riqueza en el uno por ciento (o menos) de la pirmide social. Es la privatizacin de los servicios pblicos y disminucin o cierre de los programas sociales de acceso gratuito, entre muchos otros factores que definen las polticas neoliberales.

Esto explica el fuerte rechazo y las agresivas reacciones del imperio frente a las alternativas socioeconmicas como en pases de Amrica latina, de Asia y en Rusia, entre otros-, donde los Estados intervienen en las economas, regulando y a veces planificando el sector industrial privado con fines de desarrollo, buscando evitar que los monopolios extractivos del sector de los recursos naturales nacionales estrangulen las finanzas pblicas desviando, y por lo tanto impidiendo, el ingreso de divisas proveniente de las exportaciones, para atesorarlas en sus cuentas de los parasos fiscales, o ingresarlas a la especulacin financiera global.

Sin esos controles y recursos no hay posibilidad de recaudacin fiscal ni ingreso de divisas para los planes nacionales de desarrollo econmico, la creacin, mantenimiento o ampliacin de los programas sociales (en lugar de eliminarlos), ni para el desarrollo de los planes de educacin y de salud pblica, el apoyo a las familias y el mejoramiento de las jubilaciones de los retirados, polticas esenciales para generar empleos, en lugar del desempleo, la integracin social y el fortalecimiento de la democracia.

La mayora de estas alternativas socioeconmicas no rebasan el marco de un sistema capitalista mixto, y sin embargo constituyen una grave amenaza al sistema neoliberal, porque estn adquiriendo importancia regional en el desarrollo de proyectos de cooperacin econmica, financiera y monetaria, como es el caso con el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudfrica), en Amrica latina con Caricom, Mercosur, ALBA, Unasur y CELAC, sin hablar del proceso regional de escala monumental que implican los acuerdos de cooperacin y planificacin entre Rusia y China.

Objetivamente, como me deca recientemente la economista canadiense Kari Polanyi Levitt, mientras que en los pases centrales del capitalismo donde se aplica el neoliberalismo el panorama social, econmico y poltico se ensombrece casi cotidianamente, en muchos pases de la (antigua) periferia en Eurasia y Amrica Latina hay economas que se desarrollan, se reduce la pobreza y aumentan los niveles de desarrollo socioeconmico con la intervencin estatal y la promocin de la propiedad social. La planificacin regional de esas integraciones pueden permitir que se mantenga esta tendencia en momentos en que se avizora una nueva crisis financiera y econmica de alcance global.(ver Estancamiento con deflacin redoux, Oscar Ugarteche, ALAI).

Es evidente que Putin plantea y acta, cada vez con mayor decisin, para concretar el fin del catico mundo unipolar que implica la hegemona neoliberal, lo que constituye una poltica antiimperialista, y por su parte el imperialismo no olvida que si tuvo que hacer las concesiones que permitieron crear las sociedades del Estado benefactor, o sea una redistribucin de las riquezas que va desde finales de la Segunda guerra mundial hasta comienzos de los aos 70, eso se debi a la correlacin de fuerzas en el plano interior -sindicatos fuertes y activos, partidos comunistas y otras fuerzas de izquierda-, y la representada en lo internacional por una Unin Sovitica que haba ganado la guerra contra el nazismo, y era una superpotencia militar con un proyecto socioeconmico alternativo.

La cada de la Unin Sovitica y el fin de la Guerra Fra, como recuerda Putin, puso fin a esa competencia entre sistemas y EE.UU. se declar el vencedor. De ah en adelante es fcil entender las razones por las cuales el imperialismo trata de desestabilizar, de cercar y aislar para derrocar cuando sea posible a los gobiernos que participan en la creacin de las alternativas socioeconmicas nacionales y regionales, como Rusia, China, Venezuela, Cuba, Bolivia, Argentina, Ecuador, etctera.

Lo nico que puede poner fin a este demencial proyecto imperial es proseguir y ampliar el movimiento de alternativas socioeconmicas regionales para establecer en los hechos un orden multipolar que ponga a todas las naciones en un plano de igualdad y proteja el derecho de los pueblos a escoger el sistema socioeconmico de su conveniencia, y que excluya el uso unilateral o multilateral de la fuerza para la solucin de los conflictos internos y externos, y solo contemple resolverlos mediante la negociacin poltica y diplomtica, entre otros aspectos de importancia.

Este es, en grandes lneas, el programa del gobierno de Vladimir Putin. Por eso vale la pena leer sus declaraciones y discursos, que a veces tardan demasiado en ser traducidos al espaol, como adecuadamente seal Atilio Boron [Un discurso histrico, El Correo, 27 de noviembre de 2014]


Alberto Rabilotta. Periodista argentino-canadiense desde 1967, en Mxico para la Milenio Diario de Mxico . Corresponsal de Prensa Latina en Canad (1974) Director de Prensa Latina Canad, cobertura Amrica del Norte (1975-1986). Corresponsal de la Agencia de Servicios Especiales de Informacin, ALASEI, (1987-1990). Corresponsal de la Agencia de Noticias de Mxico, NOTIMEX, en Canad (1990-2009 Columnista bajo seudnimos (Rodolfo Ara y Rocco Marotta) de Milenio Diario de Mxico (2000-2010). Colaborador de ALAI, PL, El Correo, El Independiente y otros medios desde el 2009.

El Correo. Pars, 11 de diciembre de 2014.


Notas

[1] What comes after Putin could be worse, Editorial del 3 de diciembre 2014 de la agencia Bloomberg :

[2] House of Representatives passes resolution against Russia. RT, Mosc, 4 de diciembre de 2014.

[3] Discurso presidencial de Vladimir Putin ante la Onceava Asamblea de la Federacin de Rusia (en ingls). Discurso en el Club de Discusiones Internacionales Vaidal, Sochi, (24 de octubre de 2014, en ingls)

[4] Ver el excelente anlisis de Atilio Boron, Un discurso histrico )

[5] Discurso presidencial de Vladimir Putin ante la Onceava Asamblea de la Federacin de Rusia

[6] EE.UU. y sus aliados han regresado a la epoca de la Guerra Fria en que trataban de silenciar con todos los medios posibles, incluyendo las acciones para silenciar a agencias de prensa, medios de prensa progresistas y periodistas que denunciaban las polticas y acciones del imperialismo. Ahora tratan de silenciar a RT : Theyll try to shut you down : Meeting Assange & the non-stop War on RT, por Margarita Simonyan, jefa editorial de RT

[7] En el captulo titulado La historia en el engranaje del cambio social, de su libro La Grande Transformation, el intelectual hngaro Karl Polanyi escriba en 1944 que si jams un movimiento poltico respondi a las necesidades de una situacin objetiva, en lugar de ser la consecuencia de causas fortuitas, ese es bien el fascismo. Al mismo tiempo, el carcter destructor de la solucin fascista era evidente. Ella propona una manera de escapar a una situacin institucional que no tena salida y era, en lo esencial, la misma en un gran nmero de pases, y sin embargo, ensayar ese remedio era esparcir por todos lados una enfermedad mortal. As perecen las civilizaciones () La solucin fascista al callejn sin salida en el cual se haba metido el capitalismo liberal puede ser descrita como una reforma de la economa de mercado realizada al costo de la extirpacin de todas las instituciones democrticas, a la vez en el terreno de las relaciones industriales (disolucin o sumisin de los sindicatos y anulacin de las conquistas laborales, nota del traductor) y en el campo de la poltica. El sistema econmico que amenazaba con quebrarse deba as revivir, mientras que las poblaciones seran ellas mismas sometidas a una reeducacin destinada a desnaturalizar el individuo y a convertirlo en incapaz de funcionar como unidad responsable del cuerpo poltico.


Fuente original: http://www.elcorreo.eu.org/El-fantasma-que-recorre-Estados-Unidos-y-Europa?lang=fr



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter