Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2014

Hay un lugar para Israel en la identidad juda?

Mya Guarnieri
972mag

Traducido del ingles para Rebelin por J. M.


La propuesta de Ley de Estado-nacin y la ola de violencia sealan la urgencia de cuestionar el lugar de Israel en la identidad juda. El ltimo libro de Shlomo Sand, Cmo dej de ser judo?, ofrece un punto de partida para el debate .

Illustrative photo of a man wearing an Israeli flag at the Western Wall. (By Shutterstock.com / Robert Hoetink)

Foto ilustrativa de un hombre llevando una bandera israel en el Muro Occidental. (Shutterstock.com / Robert Hoetink)

Cuando me fui de Palestina este verano, me sent aliviada de dejar la bandera israel atrs. No ms colores azul y blanco para todo el que pasa los controles militares. No ms la estrella de Daviden lo alto de las bases del ejrcito. Decir adis a la bandera israel, o eso crea yo, tambin significara el final de mi ambivalencia al respecto.

Ver la bandera era siempre un momento de reconocimiento, de familiaridad. Despus de todo lleva la estrella de David y yo crec con este smbolo en mi casa. Crec con el smbolo de la estrella hebrea colgando de mi cuello transmitido por mi bisabuela y que mi madre me hizo usar desde que era nia.

Pero al igual que me traa una fraccin de segundo de comodidad, tambin me enfureca. Cmo se atreve el sionismo a apropiarse de mi religin, mi cultura, mi familia y la lengua hebrea? El idioma hebreo no es slo de ellos. Tambin perteneca a otra de mis bisabuelas, que viva en Europa del Este, y en ese idioma se registraron todas las muertes y nacimientos de la familia, no en yiddish sino en un potico hebreo. (Las frases que describan la muerte, incluida la desus propios hijos, comienzan: "estoy llorando, estoy llorando, las lgrimas gotean de mi cara". Los nacimientos comienzan con la frase "buenaventura, buenaventura, felicidad buenaventura!") Ella anot todos estos eventos en un pedazo de papel que dobl y se trajo al Nuevo Mundo, en hebreo, apretado contra su pecho mientras cruzaba un ocano. La lengua le perteneca a ella, perteneca a todos nosotros.

Cmo se atreve el sionismo a poner la estrella de David -que exista mucho antes y durar ms que su proyecto- en su bandera? Cmo se atreve, bajo el falso pretexto de garantizar la seguridad de mi pueblo, a ocupar a otro?

No sloPalestina ocup el sionismo, tambin ha ocupado la identidad juda.

El ltimo libro de Shlomo Sand, How I Stopped Being a Jew podra entenderse como una reaccin a esas dos ocupaciones.

Sand, profesor israel en la Universidad de Tel Aviv, es historiador y autor de La invencin del pueblo judo. En How I Stopped Being a Jew, que no es tan narrativo ni tan personal como el ttulo sugiere, Sand destaca una serie de momentos que le hicieron cuestionarse su identidad juda laica, as como el privilegio que viene con esa identidad. Dos experiencias particulares se destacan.

La primera: preguntas inteligentes y difciles de su hija sobre una festividad juda que celebra, entre otras cosas, la muerte de los no judos y la lucha de Sand para responderle.

Segunda: ser testigo de la discriminacin en el aeropuerto Ben Gurion de Israel. Mientras Sand atraviesa fcilmente los puestos de seguridad, ve cmo Israel margina a un ciudadano palestino.Un no judo es automticamente sospechoso.

En las pginas que siguen a este recuerdo, Sand escribe: "Cul es el significado, entonces, de ser judo en el Estado de Israel? No hay duda: ser judo en Israel significa, ante todo, ser un ciudadano privilegiado que goza de prerrogativas que se niegan a los que no son judos, y en particular a los rabes".

Este parece ser el corazn del libro. Tambin es una descripcin acertada del conflicto. Pero no se llega a ella hasta el captulo 10. En lugar de utilizar sus experiencias personales para desentraar la contradiccin inherente al Estado "judo y democrtico" -que parece ser la forma ms poderosa para cuestionar el status quo- pasa la mayor parte del libro dedicado a un intento extrao y contraproducente para demostrar que no hay tal cosa como una identidad juda laica.

Entiendo su razonamiento. Sand golpea en la base misma del proyecto sionista. Los primeros sionistas -que haban interiorizado posiblemente estereotipos antisemitas que prevalecan en Europa en ese momento- queran sacudirse el yugo de la dispora juda. La imagen del juda de la dispora erauna figura frgil, plida y dbil, inclinada sobre sus libros, estremecindose cuando lo amenazaban. En Eretz Israel, la tierra de Israel, el nuevo judo podra ser fuerte, bronceado, musculoso y no estara conectado a sus libros religiosos, sino ms bien a la tierra. Y sera laico.

La lgica que sustenta el argumento de Sand es esta: el sionismo y su judasmo secular dieron lugar a Israel. Israel da derechos judos que no se dan a la poblacin nativa, los palestinos. El judasmo secular en s mismo debe ser cuestionado.

Yo sera una venta fcil para el argumento de Sand. La ms fcil. Soy una antisionista (o no sionista, lo que usted prefiera) que ense en una universidad palestina, dej Israel para vivir en Beln y tengo un compaero palestino. Y si algn da somos bendecidos con la llegada de nios, vamos a hacer nuestro mayor esfuerzo paraque sean palestinos orgullosos.

Sand, sin embargo, no logra convencer -tampoco a m- de que no existe el judasmo secular. En parte porque, como l mismo reconoce, la identidad juda secular es amorfa y difcil de definir, por lo que es igualmente difcil de refutar. Atraviesa una lista de cuestiones que se podran considerar judasmo secular, derribndolas todas, una por una. Sin embargo, la lista no es de ninguna manera exhaustiva y, debido a que la identidad de hoy es a menudo autodefinida y muy personal, Sand no puede anticipar las muchas maneras en que los individuos construyen su forma de ser judos seculares.

En algunos momentos, en lugar de elaborar un argumento slido, Sand recurre a las afirmaciones que se ven como: puedes pensar que encender algunas velas de Januc te convierte enjuda, pero eso no califica. Aquellos que se autodefinenjudos seculares no se contentarn con simplemente decir: "Oh, est bien, gracias por aclararme eso, Shlomo. De aqu en ms renuncio a mi identidad. Estn ms propensos a decir algo as como: "Qu te da a ti el derecho? Lo ms probable es que reaccionen al libro de Sand como yo reacciono a la bandera israel.

Sin querer, Sand es funcional al sionismo. A pesar de que se encarga de decir que no confunde judasmo con sionismo, su rechazo del judasmo secular deriva, en parte, de su reaccin al sionismo, y reconoce tcitamente la demanda del sionismo en la identidad juda. No sera mucho ms potente presentarse como judo y rechazar las polticas de Israel simplemente porque son inhumanas, discriminatorias, antidemocrticas y no tienen cabida en la actualidad?

La reaccin de Sandes, en una palabra, reaccionaria.

El libro llega a su punto ms confuso -y ms honesto, ms personal y ms potente- en las dos ltimas pginas cuando Sand describe su apego a Tel Aviv y al idioma hebreo. "Habito una contradiccin profunda", admite Sand. "Mi profundo apego al lugar slo sirve para alimentar el pesimismo que siento por l. Y por el que a menudo me sumerjo en una melancola y abatimiento por el presente y temor por el futuro".

Pero me atrevo a decir que muchos lectores no llegarn al final de su libro porque pasa los primeros 11 captulos apartando a las personas que ms necesitan ser parte de esta exposicin: los judos que se definenseculares.

Algunos judos seculares, que consideran el judasmo ilustrado y humanista, estn cada vez ms preocupados por el tratamiento que Israel da a los palestinos. Por supuesto, Sand ya les ha facilitado la tarea, precisamente sealando que el judasmo en s no es en realidad ni ilustrado ni humanista. Pero la mayora de los judos ya sean seculares o parecidos- de todos modos no siguen la religin al pie de la letra. Este es el caso de la mayora de los practicantes de cualquier tradicin. Cuntos musulmanes siguen el Corn al pie de la letra? Cuntos cristianos viven sus vidas de acuerdo a una interpretacin literal de la Biblia? Para que ocurra un cambio significativo en Israel/Palestina no es necesario decir a los judos que el judasmo no es lo que ellos piensan y que, dando un paso ms, ellos en realidad no son judos. Ms bien, es ms probable un cambio si se persuade a la gente a aferrarse ms fuertemente a sus identidades.

Lo que hay que cuestionar es es el reclamo de Israel sobre nuestra identidad y los continuos intentos de confundir nuestra identidad con un pedazo de tierra que en realidad no nos pertenece. Nosotros, los judos, tuvimos una gran variedad de identidades mucho antes de que existiera el Estado de Israel. No necesitamos tierra para reforzar nuestro sentido de nosotros mismos.

Pero si confundimos nuestro sentido del yo con un pedazo de tierra -administrado actualmente por un rgimen peligroso, racista- corremos el riesgo de perder nuestra identidad. Porque finalmente vamos a perder esa tierra como les ocurri a los cruzados, otomanos y britnicos. En lugar de rechazar el judasmo secular y engancharse a la contraproducente empresa de intentar deslegitimar la identidad de otros, la identidad juda laica debe seepararse de Israel, revitalizada y entendida como algo que tiene y puede trascender el tiempo y el lugar.

Fuente: http://972mag.com/does-israel-have-a-place-in-jewish-identity/99450



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter