Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2014

El Informe del Senado sobre drones de 2019
El Sistema de Seguridad Nacional funciona, aunque nada ms funcione

Tom Engelhardt
TomDispatch

Traducido del ingls para Rebelin por Carlos Riba Garca


Una mirada retrospectiva sobre la guerra contra el terror de Washington

Era el 6 de diciembre de 2019, iban tres aos de una decada presidencia de Clinton y un Congreso amargamente dividido. Ese da, el resumen ejecutivo de 500 pginas de la Comisin de Inteligencia del Senado, el tan largamente discutido como demorado y de densa redaccin informe sobre las operaciones secretas de la CIA realizadas con drones o por la fuerza area convencional durante los 18 aos de guerra de EEUU contra el terror cobr por fin estado pblico. Ese da, el presidente de la Comisin Ron Wyden (D-OR), se present ante el Senado, en medio de la preocupacin de sus colegas republicanos de que la publicacin del informe pudiera enardecer a los enemigos de Estados Unidos y provocar violencia en todo Oriente Medio, y dijo:

En las dos ltimas semanas, estuve reflexionando mucho acerca de la posibilidad de dejar la publicacin de este informe para otro momento. Est claro que vivimos tiempos de agitacin e inestabilidad en muchos sitios del mundo. Desgraciadamente, esta situacin va a continuar en el futuro previsible, ms all de que este informe se publique o no. Es posible que nunca llegue el momento apropiado para su publicacin. La inestabilidad que vemos hoy no se resolver ni en meses ni en aos. Sin embargo, este informe es demasiado importante como para dejarlo indefinidamente en un cajn. El hecho es que las campaas areas y de drones que se lanzaron y se mantuvieron durante los ltimos 18 aos han demostrado que son un estigma para nuestros valores y nuestra historia.

A pesar de que esto suceda un viernes por la tarde, que normalmente es un tiempo muerto en la atencin de los medios, la respuesta fue instantnea y clamorosa. Tal como haba pasado cinco aos antes con el igualmente controvertido informe de la Comisin sobre la tortura, se convirti en un acontecimiento meditico absoluto. Las revelaciones del informe se derramaron sobre una poblacin estupefacta. Ah estaban las propias cifras de la CIA que daban cuenta de los centenares de nios de zonas rurales de Pakistn y Yemen muertos como consecuencia de ataques con drones a terroristas y militantes. Ah estaban los ataques de ida y vuelta, en los que los aviones no tripulados regresan despus de haber atacado para lanzar un par de proyectiles ms contra los que est rescatando a las vctimas de entre los escombros o contra los asistentes al funeral de los asesinados antes. Ah estaban las propias estadsticas de la CIA de la sorprendente cantidad de aldeanos desconocidos por cada blanco significativo y conocido finalmente eliminado (en Pakistn, 1.147 muertos por 41 hombres a quienes realmente se quera matar). Ah estaban las inesperadas discusiones internas en la Agencia sobre lo impreciso de las armas robticas, siempre saludadas como de precisin quirrgica (e incluso sobre la debilidad de gran parte del trabajo de inteligencia que les haba llevado hasta los blancos). Ah estaban las bromas y el uso de un lenguaje deshumanizado y banal (cucaracha aplastada, para un asesinado) por los equipos que dirigen los drones. Ah estaban los ataques firmados, o la seleccin como objetivo de grupos de jvenes en edad militar de quienes nada se saba. Y, por supuesto, ah estaban los frenticos artculos en los medios acerca de la eficacia de todo aquello (incluyendo varios correos electrnicos de funcionarios de la CIA que admitan que las campaas de drones en Pakistn, Afganistn y Yemen haban demostrado ser una herramienta que creaba ms nuevos terroristas que los que eliminaba).

Ah estaban los nuevos chismes que hablaban de las listas de asesinatos del presidente y de las rdenes de los martes del terror en relacin con la muerte de personas especficas en cualquier lugar del mundo. Ah estaban las discusiones internas de decisiones en curso para el asesinato de ciudadanos estadounidenses en el extranjero mediante drones sin el debido proceso legal y la revelacin de correos electrnicos con los que participantes hasta el nivel de asesor presidencial discutan cmo fabricar documentos legales para exculpar ante el Departamento de Justicia a los implicados en esas acciones.

Por encima de todo para una nacin que no sospechaba nada de nada, ah estaba la horrible revelacin de que durante esos aos la fuerza area de Estados Unidos haba destruido, total o parcialmente, por lo menos nueve fiestas de casamiento, incluyendo novia, novio, familiares y amigos de la juerga; esto implicaba la muerte de cientos de asistentes a bodas en al menos tres pases del Gran Oriente Medio. Esta revelacin sacudi a todo el pas y dio lugar a titulares de prensa que iban desde Reveladas las cuentas de la boda, del sobrio Washington Post, hasta La novia y Boom!, del New York Post.

Pero al mismo tiempo que todo esto produca titulares, el principal tema en debate era la eficacia de las campaas de drones de Washington y la CIA. El senador Wyden insisti as ese da:

Si leis los muchos casos analizados en el resumen ejecutivo de nuestro informe, saltar a la vista no solo la falta de eficacia de la fuerza area estadounidense en estos aos sino tambin que por cada mal tipo eliminado las incursiones con drones han sido, en ltima instancia, el mecanismo ms eficiente de creacin de terroristas y la herramienta de reclutamiento ms potente y continua para los yihadistas y las organizaciones vinculadas con al-Qaeda en todo el Gran Oriente Medio y frica. Si dudis de m, no tenis ms que contar los yihadistas que haba en el mundo el 10 de septiembre de 2001 y los que hay hoy en esas zonas de Pakistn, Yemen, Libia y Somalia donde hemos realizado el mayor nmero de ataques con drones, por supuesto, tambin en Iraq y Afganistn. Despus me diris seriamente si esas campaas han funcionado.

Tal como pas con el Informe sobre la Tortura de 2014 , las respuesta de quienes estaban profundamente involucrados en los asesinatos con drones y el empleo de la fuerza area de EEUU generalmente en zonas rurales del mundo pusieron el acento en la fortaleza total de la seguridad nacional de Estados Unidos. Esto no fue nada sorprendente, por supuesto, cuando el director de la CIA David Petraeus (en su segundo servicio al frente de la agencia) mantuvo la acostumbrada conferencia de prensa en Langley, Virginia, un acontecimiento desconocido hasta que el entonces director John Brennan lo hizo por vez primera en diciembre de 2014 para discutir el informe senatorial sobre la tortura. Aqu, tal como lo describi el New York Times, Petraeus critic el informe por considerar que est viciado, es parcial y frustrante, y seal numerosos puntos con los que discrepaba en sus condenadas conclusiones sobre el programa de drones de la CIA.

Sin embargo, los reproches ms intensos fueron los provenientes de antiguos funcionarios del ms alto nivel de la CIA, incluyendo ex directores como George Tenet (Vosotros lo sabis, la imagen que surge de ah es la de que estamos sentados alrededor de la hoguera y decimos, Oye, chico, ahora tenemos que asesinar a unas personas. Nosotros no asesinamos. Dejadme que os lo diga otra vez: nosotros no asesinamos, vale?.); o como Mike Hayden (Si el mundo hubiera actuado como lo ha hecho la fuerza area estadounidense, muchas personas que no deban haberse casado no se habran casado y el mundo sera un lugar ms cuerdo para casarse.); y el mismo Brennan (Sea cual sea vuestro punto de vista sobre nuestro programa de drones, nuestro pas y en particular esta agencia hacen un montn de cosas bien hechas en unos tiempos difciles para mantener la fortaleza y la seguridad de esta nacin; vosotros deberais estarles agradecidos en lugar de debilitar su trabajo.). Hayden, Brennan, la seguridad nacional, la inteligencia y los funcionarios del Pentgono tambin cubrieron los informativos y las tertulias del domingo por la maana en la TV. El ex director de Relaciones Pblicas de la CIA Bill Harlow, que haba puesto en marcha el sitio web ciasavedlives.com para defender el honor patritico de la Agencia en el momento de la publicacin del informe del Senado sobre la tortura, volvi a hacer lo mismo cinco aos ms tarde con el sitio web dontdronethecia.com.

El ex director de la CIA Leon Panetta repiti sus clsicas declaraciones de 2009, insistiendo ante unos cuantos entrevistadores de medios que la campaa de drones no haba sido del todo eficaz, pero aun as haba sido la nica accin posible para enfrentar o perturbar el liderazgo de al-Qaeda. El ex presidente Barack Obama fue entrevistado por NBC News en su nueva biblioteca presidencial, que contina construyndose en Chicago. Esto es una parte de lo que dijo: Asesinamos a alguna gente, pero quienes lo hicieron eran unos patriotas estadounidenses que trabajaban en tiempos de mucha tensin y mucho miedo. El asesinato puede haber sido necesario y comprensible en ese momento, pero nosotros no somos asesinos. El ex vicepresidente Dick Cheney, de 78 aos, que apareci en la pantalla de Fox News desde su rancho en el estado de Wioming, insisti en que el nuevo informe del Senado, al igual que el anterior, era un montn de insensateces antipatrticas. La presidente Hillary Clinton, entrevistada por BozzFed, dijo del informe: Una de las cosas que nos diferencian de los dems pases es que cuando cometemos errores, nosotros lo admitimos. Sin embargo, no fue ms all como para admitir que el programa de drones todava vigente o incluso los ataques areos a bodas fueran errores.

El 11 de diciembre, como todo el mundo sabe, fue el gran tiroteo en el instituto para jvenes de Wisconsin; es bastante comprensible que la atencin de los medios se desplazara all masivamente. El 13 de diciembre, Reuters inform de que una operacin con un avin no tripulado en una zona fronteriza de Pakistn, en la que se sospechaba que haban muerto siete militantes, entre ellos posiblemente un subcomandante de al-Qaeda residentes locales informaron de que dos nios y un anciano de 70 aos estaban entre los muertos, haba sido el ataque con drones nmero 1.000 en las guerras secretas de la CIA contra Pakistn, Yemen y Somalia.

Una iniciativa criminal con direccin en Washington

Por supuesto, no estamos en 2019. No sabemos si Hillary Clinton ser elegida presidente ni si Ron Wyden ser reelegido en el Senado, menos an si l llegar a ser el presidente de la Comisin de Inteligencia de un Senado controlado otra vez por los demcratas, ni siquiera si alguna vez habr un informe al estilo del de la tortura de las campaas secretas de asesinato con drones que la Casa Blanca, la CIA y el poder militar de Estados Unidos est llevando a cabo en innumerables zonas rurales del planeta.

Aun as, podis estar seguros de que yo sera uno de los sorprendidos si, en 2019, una o varias partes del estado de seguridad nacional y la Casa Blanca no estuvieran todava realizando ataques fuera de las fronteras nacionales con total impunidad, matando a aquellos elegidos en Washington en sus reuniones de los martes del terror, eliminando a ciudadanos estadounidenses si eso satisface a la Casa Blanca y, en general, continuando en una carrera que no es otra cosa que la guerra mundial del terror, no contra el terror.

Tratndose de todo ese comportamiento tan secreto y al mismo tiempo tan bien publicitado, al igual que con la tortura de la CIA, Estados Unidos ha estado dando forma a las futuras reglas del juego para el resto del mundo. Ha creado una regla de oro para el asesinato y la tortura dando luz verde, por ejemplo, a la rehidratacin rectal (una forma eufemstica de nombrar la violacin anal), y a otros actos horrendos. En esa sentido, tambin ha fabricado explicaciones y justificaciones para actos que habran indignado al Washington oficial y al pblico en general si los hubiese cometido cualquier otro pas.

En realidad, este trabajo por supuesto no se ocupa del futuro sino del pasado y de lo que ya deberamos saber sobre l. Lo ms sorprendente del informe del Senado sobre la tortura es que aparte del penoso y siniestro detalle de la rehidratacin rectal nunca lo hemos necesitado. Los lugares clandestinos, las tcnicas de tortura, el maltrato de inocentes; la informacin esencial sobre la injusticia de ese Tringulo de las Bermudas de pesadilla que la administracin Bush puso en pie despus del 11-S ha estado disponible para el pblico, en muchos casos durante aos.

Esas revelaciones de 2019 acerca de los asesinatos con drones y otros nefastos aspectos del relajamiento moral de la Fuerza Area de EEUU en el Gran Oriente Medio tambin han sido de dominio pblico durante aos. La verdad es que no deberamos tener ninguna duda en relacin con la mayor parte de lo que se clasifica como secreto en nuestro mundo estadounidense. La leccin que debemos sacar de tanto secretismo debera ser bastante obvia sin necesidad de gastar otros 40 millones de dlares y estudiar otros millones de documentos clasificados durante aos.

Aqu van tres conclusiones que hoy deberan ser suficientemente obvias cuando el tema es la interminable guerra de Washington contra el terror y el crecimiento del estado de seguridad nacional.

1. Cualesquiera sean las nefastas acciones que hoy estn en el centro del debate, dad por descontado que no funcionan porque nada de lo vinculado con la guerra contra el terror ha funcionado: La cobertura meditica del informe del Senado sobre la tortura se ha centrado en si esas tcnicas reforzadas de interrogacin (EIT, por sus siglas en ingls) haban funcionado en los aos posteriores al 11-S (como en 2019, la cobertura sin duda se centrara en si las campaas de asesinatos con drones haba funcionado). El resumen ejecutivo del informe del Senado ya haba trado a colacin numerosos casos en los que la informacin obtenida mediante la tortura no haba producido datos tiles ni detenido actos terroristas ni salvado vidas, aunque es posible que la informacin errnea obtenida envalentonara a la administracin Bush en su invasin de Iraq.

Los funcionarios de la administracin Bush, los ex directores de la CIA y en general la comunidad de la inteligencia insistieron a viva voz en lo contrario. Seis antiguos funcionarios de primera lnea de la CIA, entre los cuales haba tres ex directores, reivindicaron pblicamente esas tcnicas de tortura por haber salvado miles de vidas. Sin embargo, la verdad es que no deberamos haber tenido una discusin seria sobre esta cuestin. Nosotros sabemos la respuesta. La sabamos mucho antes de que el resumen ejecutivo del Senado fuera publicado. La tortura no funciona; 13 aos de guerra contra el terror ya nos haban dejado una leccin bastante sencilla: nada funcion.

Nombrad cualquier cosa: fue un fracaso. Da lo mismo que hablemos de invasiones, ocupaciones, intervenciones, conflictos localizados, incursiones, bombardeos, operaciones secretas, prisiones clandestinas o vaya dios a saber qu otra cosa; ninguna de ellas se acerc mnimamente al xito, ni siquiera con los estndares mnimos establecidos por Washington. En este periodo se han hecho muchas cosas desastrosas, y la mayor parte de ellas fueron contraproducentes: crearon ms enemigos, ms movimientos islmicos extremistas, e incluso un miniestado yihadista en el corazn de Oriente Medio, como corresponde, fundado esencialmente en Camp Bucca, una prisin militar estadounidense en Iraq. Permitidme que lo diga una vez ms: si Washington lo hizo en cualquier momento de los ltimos 13 aos, fuera lo que fuera, no funcion. Punto.

2. En trminos de seguridad nacional y guerra, solo una cosa ha funcionado en estos aos: el estado de seguridad nacional en s mismo. Cada error garrafal, cada desastre, cada acto extremado tenido por un horror en el mundo, reforzaba el estado de seguridad nacional. En otras palabras, el equipo que no fue capaz de hacer nada bien tampoco poda hacer nada bien cuando se trataba de sus propias agencias y carreras profesionales.

No importa lo que los agentes, operativos, combatientes, contratistas y altos oficiales hicieron u ordenaron hacer ni lo mezquino, malo, estpido o canalla que cada uno de ellos puede haber sido; cada desastre acaecido durante este periodo fue como una dosis de refuerzo en la carrera de cada uno, man cado del cielo, para una estructura que devoraba los dlares del contribuyente y creca en una forma que no tena precedentes, a pesar de la ostensible falta de enemigos importantes. En estos aos, el estado de seguridad nacional de Washington y sus mtodos se consolidaron para un largo recorrido. El Departamento de Seguridad Interior se expandi; se dispar el crecimiento de las 17 agencias de seguridad ntimamente entrelazadas que conforman la comunidad de inteligencia; el Pentgono creci exponencialmente; los complejos corporativos que les rodean y se engranan en un crecientemente privatizado aparato de seguridad nacional tuvieron su da ms glorioso. Y los muchos funcionarios que supervisaban cada operacin y misin chapucera en todo el mundo, incluyendo el rgimen de tortura instituido por Bush, se convirtieron casi en modelos, y fueron honrados de distintas maneras; y una vez retirados, se vieron an ms honrados y beneficiados. La nica leccin que un funcionario poda extraer de este estado de cosas fue: hagas lo que hagas; por ms imprudente, extremado o tonto que seas; por ms incumplidor que seas; por ms dao que hayas hecho a quienquiera que sea, t ests engordando el estado de seguridad nacional, y eso es algo bueno.

3. Nada de lo que haga Washington podr nunca ser calificado como crimen de guerra ni crimen a secas porque, en trminos de la seguridad nacional, nuestra capital en tiempos de guerra se ha convertido en una zona libre de crimen. Una vez ms, este es un hecho incuestionable de nuestra poca. No puede haber responsabilidad (de ah las promociones) y sobre todo responsabilidad criminal en el seno del estado de seguridad nacional. Mientras el resto de los estadounidenses estamos todava en el EEUU legal, sus funcionarios estn en lo que yo vengo llamando desde hace mucho tiempo el EEUU post-legal; en ese estado, ni la tortura (incluso hasta la muerte), ni el secuestro, ni el asesinato, ni la destruccin de pruebas de actividades criminales, ni el perjurio, ni la construccin de un sistema carcelario extralegal, son delitos. El nico crimen posible en la seguridad nacional de Washington es la denuncia. En esto, tambin, la evidencia y los resultados hablan por s mismos. La era posterior al 11-S ha demostrado ser un salvoconducto eterno del que gozan los funcionarios de dos administraciones y el estado de seguridad nacional.

Desgraciadamente, los puntos ms innegables, la conclusiones ms sencillas que se pueden extraer de los ltimos 13 aos han pasado desapercibidos en un Washington en el que, segn parece, nada se puede aprender. Como consecuencia de ello, con todo el ruido y la furia que provoca este momento de la tortura, el estado de la seguridad nacional saldr reforzado, ms organizado y ms preparado para defenderse con agresividad, y liberarse de los ltimos vestigios de supervisin y control democrticos.

En la guerra contra el terror no hay ms que un ganador, y es el mismsimo estado de la seguridad nacional. Entonces, seamos claros: a pesar de los seguidores que saludan regularmente el patriotismo de semejantes funcionarios y a pesar de un mundo cada da ms deprimente por la proliferacin de tipos malos, esos funcionarios no son los buenos muchachos que estn llevando eso que, segn criterios normales, debera considerarse una empresa criminal.

Nos vemos en 2019.

[Nota sobre las bodas. Acerca de las fiestas de casamiento arrasadas por la fuerza area estadounidense, una cuestin que TomDispatch viene cubriendo desde hace aos, leyendo nuevos informes sobre siete de ellas me enter de un octavo, una fiesta de boda en Yemen que fue bombardeada en diciembre de 2013. Despus, un corresponsal me inform de un noveno caso, una boda la segunda en Iraq podra haber sido alcanzada por la fuerza area el 8 de octubre de 2004, en al ciudad de Falluyah, con el resultado del novio muerto y la novia herida.]

Tom Engelhardt es cofundador del American Empire Project y autor de The United States of Fear as como de una historia de la Guerra Fra, The End of Victory Culture. Dirige TomDispatch.com del Nation Institute. Su nuevo libro es Shadow Government: Surveillance, Secret Wars, and a Global Security State in a Single-Superpower World (Haymarket Books).

Fuente: http://www.tomdispatch.com/post/175936/tomgram%3A_engelhardt%2C_the_national_security_state_%22works%2C%22_even_if_nothing_it_does_works/#more



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter