Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2014

Al fin los 5 juntos en Cuba! Qu fin de ao!

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Slo el respeto mutuo y el reconocimiento de las diferencias que han signado la evolucin histrica de ambas naciones, podran conducir al xito en las relaciones futuras entre EE.UU y Cuba.

Pensaba escribir un artculo sobre mis deseos para fin de ao que abarcase aspiraciones soadas que compartiesen individuos, colectividades y hasta la humanidad entera. Pero este da de hoy, 17 de diciembre de 2014, puede ser calificado como un da feliz por su trascendencia y envergadura a nivel personal e internacional, y no puede haber otro tema ms oportuno.

La alta poltica, apoyada por factores diversos surgidos y alimentados durante ms de cincuenta aos, encontr al fin un rumbo certero que ha permitido el reconocimiento del fracaso de las medidas de aislamiento contra Cuba y, con ello, el restablecimiento de relaciones diplomticas entre Estados Unidos y Cuba y la liberacin de la prisin de Gerardo, Antonio y Ramn, patriotas cubanos encarcelados injustamente en territorio norteamericano.

El restablecimiento de las relaciones con Cuba por parte del gobierno de Obama es indudablemente un acto rectificador que entraa valenta. Se logr durante su segundo mandato, lo que quizs se hubiera alcanzado mucho antes, durante el segundo mandato del presidente James Carter, de haber resultado reelecto, ya que este dio el primer paso importante en este terreno con el acuerdo de abrir Oficinas de Intereses en ambos pases. De modo tal que el restablecimiento de las relaciones abre vas para eliminar el bloqueo econmico, comercial y financiero, condenado por la comunidad internacional en todos los foros, que constituye el principal obstculo para la normalizacin definitiva de las mismas.

En cuanto a los cinco Hroes cubanos, la libertad de los 3 que an cumplan condena en Estados Unidos, ms que perdn, tiene un papel reparador de la justicia. Estos hombres no estn cansados a pesar de los 16 aos en prisin. Estn de pie y rectos en su dignidad plena. Antes en las crceles y ahora en libertad continan alzando sus verdades como las banderas victoriosas de la redencin humana y de la paz del mundo. Al infiltrarse en el seno de los grupos terroristas de Miami, a fin de neutralizar sus acciones criminales, estos hombres hicieron una contribucin significativa a la paz entre el pueblo cubano y norteamericano y a la lucha contra el terrorismo.

El pueblo cubano los ha recibido con el amor que merecen y con una enorme alegra, y hombres y mujeres sensibles han derramado lgrimas de felicidad por la emocin desbordada ante la noticia y su presencia en Cubita la Bella.

Especial recuerdo y reconocimiento merecen hoy todos aquellos que durante aos libraron las ms generosas luchas de solidaridad por la liberacin de los 5, hecho que no tiene precedente, por su universalidad y constancia, en la historia contempornea.

En el mundo del maana debe esperarse que prevalezcan los mejores sentimientos, las mejores acciones y las mejores ansias de la humanidad. En ese mundo del maana, bajo el imperio de la paz y la amistad, liberado del miedo y la miseria, esperamos que Cuba pueda realizar plenamente los sueos que hoy atesora, con relaciones plenamente normales con los Estados Unidos.

Mientras esa hora llega, Cuba debe seguir oteando el horizonte, seguir armada de su verdad, seguir alzando su dignidad y rebelda, y continuar forjando su victoria. Estados Unidos debe aprender una leccin, y es que no siempre la fuerza, las amenazas y las agresiones, son instrumentos de la victoria. Pero para ello debe abandonar su papel, y en el caso de Cuba esto es esencial, de perdonavidas ni cambiar de atajos para la preparacin de emboscadas. Tampoco estara bien que pretendiera sermonear a Cuba con la filosofa de la ideologa que sustenta a la nacin estadounidense ni imponer valores que no se corresponden con la naturaleza y vocacin cubanas. Slo el respeto mutuo y el reconocimiento de las diferencias que han signado la evolucin histrica de ambas naciones, podran conducir al xito en las relaciones amistosas y provechosas para los dos pueblos.

En esta hora decisiva y definitoria, Cuba patentiza las palabras de Mart en el sentido de que nada piden los cubanos al mundo, sino el conocimiento y respeto de sus sacrificios, y dan al universo su sangre (..) Y al mundo preguntamos, seguros de la respuesta, si el sacrificio de un pueblo generoso, que se inmola por abrirse a l, hallar indiferente o impa a la humanidad por quien se hace.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter