Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2014

Rusia, Venezuela, Cuba: Estados Unidos avanza y el Mercosur lo sabe

Norberto Emmerich
Rebelin


Siempre apegados a la dictadura de lo fctico, atentos a cmo se mueve el mundo para moverse en la misma direccin y practicar la versin subordinada de la real politik, los pases del Mercosur realizaron hace pocos das su Cumbre N 47 en la ciudad de Paran, Repblica Argentina.

Varios medios calificaron la Cumbre como insustantiva, incapaz de adoptar resoluciones de trascendencia. La inclusin de Bolivia como miembro pleno, considerada un hecho, no pudo concretarse por la oposicin de Paraguay, que la previa reunin de Cancilleres no pudo doblegar. Tampoco Brasil ha logrado todava la aprobacin parlamentaria para dicha incorporacin.

Claramente, a no ser que se comprenda la lgica subyacente al comportamiento poltico de nuestros pases, la reunin no tuvo mayor trascendencia.

Para entenderla hay que dilucidar el desenvolvimiento actual del sistema internacional. Estados Unidos ha girado la metodologa de su poltica exterior desde el smart power delineado por Hillary Clinton, pasando por un hard power ensayado en Ucrania, hasta un presente soft power desptico que est resultado mucho ms efectivo. Practicado con Rusia, Cuba y Venezuela al mismo tiempo, implica una economa de recursos acorde a sus posibilidades actuales y una rpida ganancia estratgica.

Con Rusia el sistema de sanciones comerciales ha provocado el desplome del rublo y el anuncio de Putin de dos aos de crisis econmica. El ataque a Ucrania y la guerra en la puerta de Mosc fueron el cerco previo dentro del cual el actual bloqueo se desempea exitosamente. China ha comprendido el mensaje (ofrece ayuda econmica pero no ayuda poltica), Estados Unidos detiene una alianza que se postulaba antihegemnica y sigue presionando a China (con una mayor ventana estrtegica) en su Mar Meridional. El golpe a Rusia tiene como destino a China.

La poltica de reanudacin de relaciones diplomticas con Cuba, lo que incluye en un futuro prximo el fin del bloqueo a la isla, es la mejor jugada del gobierno demcrata en este tiempo. Los inversionistas y las multinacionales estadounidenses han aplaudido la medida, con la solitaria oposicin de los gusanos de Florida, conscientes de su prdida de protagonismo en la poltica interior americana, reemplazados por el lobby latino de raz mexicana.

La presin importadora va bienes de uso, la diferencia de escala, el boom de inversiones y el ascenso de una clase media potencialmente numerosa convertirn a Cuba en la gran noticia econmica de los prximos aos. El rgimen, en la intencin de ambos actores, sufrir algunos cambios cosmticos: la mutacin a un rgimen controlado de partidos, la convocatoria a elecciones generales y la legitimacin liberal del Partido Comunista como garante de la apertura. La Iglesia y su papa argentino garantizan riendas tensas para la derecha anticastrista de la isla. Todos alabarn el crecimiento de los indicadores macroeconmicos, el desarrollo tecnolgico, los derechos humanos, las libertades democrticas y el alza de ingresos. Pocos advertirn el nacimiento de la desigualdad y la pobreza, las etiquetas clsicas del capitalismo.

En Venezuela qued claro que Estados Unidos no buscaba el derrocamiento del rgimen poltico sino la adecuacin de ese rgimen a las reglas de juego del sistema internacional, va Unasur. La actual ronda de sanciones slo mereci una declaracin escueta al final de la Cumbre del Mercosur. El presidente Maduro reclam la condena a la injerencia americana en el subcontinente, pero Uruguay y Brasil prefirieron el silencio, en aras de una relacin madura con la potencia mundial.

Los acuerdos comerciales con la Unin Europea y con China quedaron en la va muerta de la espera de respuesta de la otra parte. Es predecible que el foro China-Celac, a realizarse en febrero de 2015, no traiga muchas novedades positivas. La economa china ha entrado en franco declive y Europa no se recupera.

En este contexto no debera llamar la atencin que lo ms concreto de la Cumbre haya sido la firma de acuerdos comerciales con el Lbano, Tnez y la Unin Euroasitica (Rusia, Kazakstn y Belars). El Mercosur busca acuerdos con naciones y regiones fuera del centro mundial: alternativas, menos ambiciosas, ms estables y en bloque. Convoc a relaciones con la Alianza del Pacfico, en una clara ratificacin modificada de la lgica chavista: nos unimos (con quien sea) o nos hundimos.

El comercio intra Mercosur ha cado entre 13 y 16% en el ltimo ao, en una regin latinoamericana con una cada interanual del 1.4% en sus exportaciones. Brasil, Argentina y Venezuela son los pases con mayor cada en el nivel de exportaciones. Mxico, pas presente en la cumbre, experiment el mayor crecimiento de exportaciones, reflejo de la mejora de la economa americana.

La cada del precio del petrleo por debajo de los 50 dlares por barril, con pronsticos que lo aplanan a 20 dlares por barril, certifica el fin del boom de los commodities y el nacimiento de la dutch disease (enfermedad holandesa), coronacin de la conocida maldicin de los recursos.

En este contexto se posiciona la poltica exterior de Estados Unidos y se comprende la conducta de los pases del Mercosur, que responden al resurgir de la potencia americana con mecanismos de adaptacin en bloque, en virtud de las crisis presupuestarias que golpean la puerta. En el perodo de auge, aunque formaron acuerdos de integracin, no supieron crecer conjuntamente. Quizs sepan ahora negociar la rendicin en forma conjunta.

Dr. Norberto Emmerich, Instituto de Altos Estudios Nacionales, Quito, Ecuador

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter