Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2014

Trabajadores italianos reaccionan ante propuesta de reforma laboral del gobierno Renzi

Giorgio Trucchi
Opera Mundi


Los intentos del primer ministro Matteo Renzi de paliar la crisis poltica, econmica y social que asola Italia desde hace ms de cinco aos ha generado fuerte resistencia entre la poblacin. Una posible reforma laboral dio inicio a una serie de protestas, siendo la huelga general del pasado 12 de diciembre el principal ejemplo de la reaccin popular.

Ms de un milln de trabajadoras y trabajadores italianos acudieron, el pasado 25 de octubre, al llamado de la CGIL (Confederacin General Italiana del Trabajo) para protestar contra el proyecto de reforma del mercado laboral, mejor conocido como Jobs Act, promovido contra vientos y mareas por el gobierno de Renzi, una coalicin inusual de partidos de centro-derecha y centro-izquierda.

Unos das antes, los metalmecnicos de la FIOM-CGIL, as como los principales sindicatos de base italianos y miles de estudiantes secundarios, protagonizaron paros de labores y movilizaciones en todo el territorio nacional.

Para entender el porqu de esta reaccin tan amplia hay que remontar a la aprobacin del Estatuto de los Trabajadores (Ley 300 del 20 de mayo de 1970), que marc un parteaguas en la historia de las relaciones industriales italianas, sentando las reglas ms importantes en cuanto a la tutela de las libertades laborales y sindicales.

Adems de perseguir la simplificacin de las ms de 40 formas de contratos precarios que existen en Italia, uno de los puntos ms controvertidos del proyecto de reforma es la abolicin, casi definitiva, del artculo 18 del Estatuto.

Durante ms de 40 aos, el artculo 18 encarn la esencia de la dignidad de los trabajadores ante el poder de la patronal, protegindolos contra los despidos sin justa causa y avalando su derecho a ser indemnizados y reintegrados de inmediato a su puesto de trabajo, explic Massimo Lettieri, obrero y miembro de la Asociacin Occupy Maflow, a Opera Mundi.

Esa disciplina laboral, un verdadero baluarte contra las represalias patronales y los instintos antisindicales que se aplica en las empresas con ms de 15 empleados, ha venido sufriendo repetidos ataques en el marco de una incontrolable expansin del modelo neoliberal, que ha conllevado una creciente flexibilizacin y precarizacin del mercado del trabajo.

Desmantelar derechos

Hace dos aos, por ejemplo, el gobierno del tecncrata Mario Monti llev a cabo una primera reforma laboral -conocida como Ley Fornero- que contribuy a vaciar de contenido el artculo 18, estableciendo diferentes criterios de aplicacin del derecho al reintegro segn la tipificacin del despido.

De hecho, la modificacin del texto rompi el automatismo existente entre despido ilegitimo y reintegro del trabajador, tipificado tres tipos diferentes de despido: discriminatorio, disciplinario y econmico.

Mientras en el primer caso se aplica la normativa anterior, donde el juez ordena el reintegro inmediato y el pago de los salarios cados, en el despido disciplinario -por el comportamiento del trabajador- y en el econmico -por graves dificultades econmicas de la empresa-, el juez puede decidir si ordenar el reintegro del trabajador o el simple pago de una indemnizacin resarcitoria.

Durante los ltimos 20 aos, los gobiernos que se han sucedido han contribuido a desmantelar el artculo 18, flexibilizando el mercado laboral y cercenando los derechos de los trabajadores. Ahora le quieren dar el golpe mortal, dijo Lettieri.

Tutelas crecientes para los trabajadores?

Segn Renzi, que tambin es secretario general del PD (Partido Democrtico), reformar de manera pragmtica el Estatuto de los Trabajadores e impulsar una Ley de Estabilidad es la nica forma de crear nueva ocupacin y contribuir a la reactivacin de la economa nacional.

l prev la implementacin de un mecanismo de tutelas crecientes, donde slo con la antigedad los trabajadores podrn obtener los derechos previstos por el Estatuto, entre ellos el de poder ser reintegrado en caso de despido discriminatorio.

Defender el artculo 18, considerado despectivamente por el gobierno un ttem y un smbolo ideolgico de la izquierda, significara preocuparse solamente de un pequeo grupo de privilegiados -aproximadamente unos 7 millones de trabajadores y trabajadoras-, desinteresndose de todos aquellos que no gozan de contratos por tiempo indeterminado.

No se sale de la crisis penalizando el trabajo, ni cercenando derechos. Aqu no se trata de nivelar los derechos laborales hacia abajo, sino de extenderlos a quienes no gozan de ellos. Y esa no es ideologa, sino algo muy concreto, dijo Susanna Camusso, secretaria general de la CGIL, durante la movilizacin nacional.

Tambin para el jurista Piergiovanni Alleva, el artculo 18 es una norma que sigue garantizando dignidad a los trabajadores, liberndolos del chantaje del despido por represalias. Si solamente la mitad de la poblacin tiene pan, la verdadera solucin es alimentar a toda la nacin y no quitarle el pan a quien ya lo tiene. Tenemos que prepararnos para una gran batalla en defensa de la dignidad del trabajo, escribi el catedrtico en su artculo para el peridico Il Manifesto.

Massimo Lettieri ha pasado 20 aos de su vida trabajando en una fbrica y no oculta el orgullo de ser obrero y delegado sindical. Actualmente es parte del esfuerzo para echar a andar el proyecto de la fbrica recuperada RiMaflow, que se inspira en la experiencia de las empresas recuperadas en Argentina.

Con el Jobs Act se le quita poder de negociacin al trabajador y se fomenta la proliferacin de formas de trabajo desechable. Tenemos que reapropiarnos de los medios y los lugares de produccin, de la renta de trabajo, de nuestra dignidad, concluy.

Fuente original: Opera Mundi (portugus)
Fuente en espaol. http://nicaraguaymasespanol.blogspot.com/2014/12/trabajadores-italianos-reaccionan-ante.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter