Portada :: Europa :: Europa lucha contra la revolucin neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2014

Italia
RiMaflow: sueos y expectativas de una fbrica recuperada

Giorgio Trucchi
Opera Mundi

Trabajadores reaccionaron ante el anuncio de cierre ocupando y recuperando la fbrica. Cooperativa RiMaflow quiere ser ejemplo de autogestin


La sacudida de la crisis econmica y financiera ha acarreado impactos sociales devastadores y una progresiva prdida de millones de empleos en todo el mundo. Hasta el momento, las respuestas se han enfocado ms en beneficiar al gran capital financiero -en gran parte responsable de lo sucedido- que en generar cambios estructurales e impactos significativos en la economa real de personas y familias.

La historia reciente de la empresa transnacional de capital italiano Maflow, lder del mercado de la produccin de tuberas flexibles reforzadas para aire acondicionado automotriz, con ms de 20 sucursales en todo el mundo, nos relata de dudosas y temerarias operaciones financieras que, en 2009, la llevaron al borde de la quiebra y al cierre de sus principales divisiones italianas, entre ellas la fbrica de Trezzano sul Naviglio, cerca de Miln, que empleaba a unos 330 trabajadores.

En 2010, Maflow fue puesta a subasta pblica y fue adquirida por la sociedad polaca Boryszew, que impuso una reduccin drstica del personal, quedando con solamente 80 trabajadores. Dos aos ms tarde, el nuevo propietario anunci el cierre definitivo de la fbrica de Trezzano y el traslado de las maquinarias y la actividad productiva a Polonia. Esta decisin desencaden la reaccin de los obreros, que no se dieron por vencidos.

Lea tambin:
- Trabajadores italianos reaccionan ante propuesta de reforma laboral del gobierno Renzi
- Libera: Sociedad civil se organiza para combatir mafia y corrupcin


Inspirados por la experiencia de las fbricas recuperadas en Argentina y del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST) de Brasil, unos 20 trabajadores decidieron ocupar el inmueble. Pocos meses despus, crearon la cooperativa RiMaflow y la asociacin Occupy Maflow. Ocupar, resistir y producir se convirti en el lema de esta nueva apuesta.

No fue fcil, pero la gente estaba decidida. Estamos hablando de unos 30 mil metros cuadros de terreno que incluyen cuatro naves industriales y un edificio de dos pisos. Desde el comienzo la idea fue de reapropiarse del espacio y echar a andar un nuevo proyecto productivo basado en la autogestin y la democracia interna, explica Gigi Malabarba, socio de RiMaflow, a Opera Mundi.

Poco a poco, nuevas personas se fueron sumando al proyecto, entre ex trabajadores y trabajadoras de Maflow, ciudadanos solidarios, desempleados, personas migrantes. La apuesta era y contina siendo, convertir este espacio en un lugar de intercambio entre las actividades productivas y sociales y las fuerzas vivas del territorio, con un enfoque y una lgica solidaria y de ayuda mutua, donde prevalecen los principios de cooperacin, reciprocidad e integracin.

Reconstruccin


En menos de dos aos se limpiaron, acondicionaron y readecuaron los espacios de las cuatro naves -casi 15 mil metros cuadros-, se reactiv el sistema elctrico industrial y comenzaron a desarrollarse varias actividades que, a diario, animan la vida de la RiMaflow.

Se garantizaron las condiciones y el espacio necesario para que tomara vida un mercadito de segunda mano, que ha venido creciendo y que rene a ms de 100 vendedores, y se constituy el grupo de consumo ecolgico Fuori Mercato, que valoriza el consumo de alimentos de proximidad -kilmetro cero- y la autodeterminacin alimentaria.

De igual manera, se inici una actividad de autoproduccin y distribucin de productos alimenticios biolgicos, en colaboracin con redes de organizaciones y movimientos que promueven prcticas y alternativas concretas al modelo agroalimentario capitalista, como SOS Rosarno, productores del Parque Agrcola Sur de Miln y Genuino Clandestino, organizacin que rene a grupos que promueven la autodeterminacin alimentaria en toda Italia.

Asimismo, los socios de la cooperativa y los miembros de la asociacin Occupy Maflow abrieron un gimnasio, un bar y un comedor popular, un servicio de almacenaje de mercaderas y muebles en general, y promovieron cursos, talleres, eventos culturales y musicales.

Tambin comenzaron a remodelar el edificio de dos pisos para hospedar personas migrantes en dificultad y personas sin hogar, y ya estn preparando las condiciones para que funcione una pequea posada bed & breakfast.

Ejemplo repetible y sostenible


Todos estos esfuerzos para crear una ciudadela de la otra economa apuntan a alcanzar lo que es el verdadero objetivo de la RiMaflow: crear un plan industrial para la reutilizacin y el reciclaje de aparatos elctricos y electrnicos, que permita garantizar un salario digno al ncleo originario de socios de la cooperativa. Han planteado el 2015 como fecha lmite para lograrlo.

Queremos demostrar que una fbrica recuperada y autogestionada, sin patrones y sin dinmicas explotadoras, no solo es posible, sino que puede ser un ejemplo repetible y un modelo alternativo y sostenible, dijo Massimo Lettieri, socio-trabajador de la cooperativa y miembro de Occupy Maflow.

Por eso, el grupo de trabajadores y trabajadoras de RiMaflow ha lanzado una campaa de solidaridad con el fin de recaudar los fondos necesarios para adquirir un sistema de produccin y distribucin de aire comprimido, que es necesario para hacer funcionar las maquinarias.

Entre los primeros firmantes del manifiesto RiMaflow quiere vivir! figuran el presidente boliviano Evo Morales, el dirigente del MST Joao Pedro Stedile, el director de cine Ken Loach, el telogo Frei Betto, el dirigente de la Va Campesina Sudfrica Themba Chauke y el catedrtico argentino Andrs Ruggeri.

Ante este desafo, la alianza con las fuerzas vivas de los territorios se ha vuelto una componente imprescindible del proyecto. De por s sola, la reactivacin productiva no es suficiente para consolidar un proyecto que pretende ser alternativo. Para que otra economa sea posible necesitamos crear un movimiento, y que estas experiencias se reproduzcan en todo el territorio nacional, explic Malabarba.

Segn l, esto permitira, por ejemplo, forzar la reforma o la introduccin de leyes que faciliten la reasignacin de centros de trabajo o inmuebles que han sido abandonados o incautados al crimen organizados.

RiMaflow para rato

Hichem Msabhia es un joven de nacionalidad tunecina que tiene menos de dos aos en Italia. Actualmente es socio-trabajador de la cooperativa y ha puesto un tramo en el mercadito de segunda mano. Tambin vive en el edificio de dos pisos.

Msabhia dice que la experiencia con RiMaflow le ha cambiado la vida. Soy un perseguido poltico y tuve que abandonar mi pas porque mi vida estaba en peligro. Aqu encontr un proyecto poltico, econmico y social, donde pude experimentar, en mi propia piel, el significado verdadero de autogestin. Algn da regresar a Tnez para luchar y lograr un verdadero cambio, pero siempre llevar conmigo esta experiencia que est cambiando mi vida, dijo Msabhia a Opera Mundi.

La RiMaflow no solo quiere vivir, sino que no puede, ni debe morir. Si logramos demostrar que una fbrica recuperada y autogestionada, calada y en sintona con el territorio, puede producir y generar salarios dignos, ya sera una revolucin. Que no les quepe ni la menor duda: Habr RiMaflow para rato!, concluy Stefano Quitadamo, otro de los miembros de la cooperativa y la asociacin.

Fuente original: Opera Mundi


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter