Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2015

Declaracin poltica del 2 Seminario Nacional para la defensa de prisioneros polticos en Colombia

Organizaciones defensoras de derechos humanos
Agencia Prensa Rural


Durante los das 14 y 15 de diciembre de 2014, en la ciudad de Bogot D.C., nos dimos cita abogados y abogadas, estudiantes de derecho, activistas de derechos humanos, defensores y defensoras de prisioneras y prisioneros polticos en Colombia, integrantes de las organizaciones abajo firmantes, miembros de la Coalicin Larga Vida a las Mariposas, quienes realizamos el 2 Seminario Nacional para la Defensa de Prisioneras y Prisioneros Polticos en Colombia EDWIN ALBERTO RUZ CHAPARRO, llamado as en homenaje a nuestro compaero fallecido en un accidente de trnsito el 28 de junio de 2014 a sus 53 aos de edad. EDWIN ALBERTO RUZ CHAPARRO, reconocido abogado defensor de derechos humanos e integrante de la Corporacin Colectivo de Abogados Suyana, desde muy joven y hasta el ltimo instante de su vida se entreg a la lucha social y popular, especialmente a la defensa de las y los prisioneros polticos, ejercicio en el que se caracteriz por una entereza y conviccin ejemplar, siendo ste su legado para las generaciones que desde la defensa de los derechos humanos hacemos parte de la construccin de un pas con justicia social.

El 2 Seminario Nacional para la Defensa de Prisioneras y Prisioneros Polticos en Colombia EDWIN ALBERTO RUZ CHAPARRO se concentr en analizar con enfoque acadmico, jurdico y poltico el Delito Poltico, la Amnista y el Indulto, la Justicia Transicional, la Jurisdiccin Especial Indgena, las Dificultades y Estrategias para Ejercer la Defensa de las y los Prisioneros Polticos, y la Situacin de las y los Prisioneros Polticos en el contexto de los actuales y futuros Dilogos de Paz, concluyendo y declarando que:

1. Identificamos el sistema capitalista, el modelo neoliberal y su doctrina de seguridad global, como la causa del conflicto social y armado en Colombia, que durante dcadas ha despojado y baado en sangre a nuestro pas, constituyendo actualmente un obstculo para nuestra libre determinacin como pueblo y la integracin latinoamericana.

2. La prisin en Colombia es una institucin al servicio del neoliberalismo y la acumulacin de capital, enfocada en el control y represin contra los pobres y quienes optan por el ejercicio del derecho a la resistencia y/o el recurso a la rebelin ante la tirana y la opresin.

3. Reconocemos la existencia de prisioneras y prisioneros polticos como producto del conflicto poltico, social y armado. Son hombres y mujeres que se encuentran en prisiones de Colombia y Estados Unidos como sancin estatal por:

a) Ejercer desde la vida civil la oposicin poltica de manera altruista, el pensamiento crtico, la libertad de expresin, la libertad de organizacin, el derecho a la protesta social y la movilizacin contra el rgimen vigente, a quienes identificamos como Prisioneros Polticos de Conciencia.

b) Ejercer la resistencia insurreccional y/o levantamiento armado -considerado por el Estado como delito poltico- contra el rgimen vigente bajo la bandera de transformar el sistema econmico y poltico colombiano por otro que mejore las formas polticas y las condiciones de las mayoras, a quienes identificamos como Prisioneros Polticos de Guerra.

c) Vivir en zonas altamente afectadas por la confrontacin armada y en razn a ello padecer el sealamiento y acusacin de colaborar y pertenecer a organizaciones insurgentes, a quienes identificamos como Prisioneros Polticos Vctimas de Montajes Judiciales.

4. Reiteramos nuestros respaldo a los Dilogos de Paz en La Habana entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC- EP y la necesidad de reconocer la condicin de vctima de los prisioneros y las prisioneras polticas colombianas, quienes han padecido las torturas y, tratos crueles, inhumanos y degradantes de la vida en prisin. Hacemos un llamado a las partes en dilogo a acordar un CESE AL FUEGO BILATERAL como un paso decisivo en la culminacin exitosa de esta etapa del proceso de paz.

5. Colombia necesita ABOLIR la legislacin que criminaliza la protesta social y RECUPERAR la nocin clsica del DELITO POLTICO que alcanz su desarrollo jurisprudencial entre 1950 y 1995, que comprende y da un tratamiento diferencial a quien de manera altruista ejerce violencia contra el Estado, as sean errados o desproporcionados los mecanismos usados. Se deben erradicar los desaciertos de la Sentencia C-456 de 1997 que dej sin cuerpo el delito poltico y limit la conexidad al caprichoso del congreso de turno, para recuperar el mvil altruista del delito poltico y aplicar de manera eficaz las instituciones constitucionales de AMNISTIAS e INDULTOS, conforme a la realidad y necesidad social vigente.

6. Colombia ha acudido a las instituciones constitucionales de AMNISTAS e INDULTOS en mltiples oportunidades para iniciar o finalizar procesos de paz entre el Estado y organizaciones insurgentes. Desde el ao 1820 hasta el 2014, la Repblica de Colombia ha ofrecido 25 AMNISTAS y 63 INDULTOS, bajo la condicin de no repeticin, en los cuales no slo se han perdonado delitos polticos sino tambin comunes, como sucedi con la amnista general en 1863 y la Amnista amplia de 1954, entre otras. As mismo, estas figuran no han dependido del derecho transicional ni de la justicia transicional, se han ofrecido de acuerdo a la coyuntura, algunas veces con fines de mejorar las relaciones sociales, bajar la intensidad a la confrontacin o simplemente como estrategia poltica, como sucedi en el ao 2007 con la liberacin incondicional de RODRIGO GRANDA, insurgente de las FARC-EP, en el segundo periodo presidencial de lvaro Uribe Vlez bajo el argumento de razones reservadas de Estado.

Bajo la actual coyuntura, la paz es ms que una razn de Estado, es una necesidad, por lo que rechazamos dilapidar los esfuerzos realizados en La Habana, que abren campo a los futuros Dilogos de Paz, y exigimos al ESTADO Y AL CONGRESO DE LA REPBLICA que libere a todas y todos los prisioneros polticos en Colombia mediante una AMNISTA AMPLIA Y GENERAL, como mecanismo central que permita avanzar hacia la solucin poltica del conflicto y abra puertas a la identificacin de los mecanismos de derecho transicional a aplicar con la firma del Aacuerdo Ffinal para la Terminacin del Conflicto y la Construccin de una Paz Estable y Duradera. de la Habana.

7. No estamos en un Estado de Justicia Transicional, sino en un momento de aplicacin del DERECHO TRANSICIONAL, con el propsito de poner fin a la confrontacin armada entre el Estado y una de las insurgencias existentes en Colombia. La justicia transicional depender de los resultados del cumplimiento de los acuerdos que se pacten en La Habana y de los Dilogos de Paz que se desarrollen entre el Estado colombiano, el ELN y el EPL. Es competencia de las comisiones de paz en dilogo considerar si el modelo de justicia transicional es adecuado o no para solucionar el complejo conflicto que ha atraviesa nuestro pas. Ms all de esto, un verdadero gesto de paz sera la aplicacin de la amnista y el indulto para las y los prisioneros polticos.

8. Es indispensable que la ciudadana en su conjunto sea incluida en las formas de participacin para propiciar una verdadera transformacin social. ; Nuestra apuesta de construccin de un pas nuevo, incluyente, democrtico y respetuoso de los derechos humanos es la ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE. Es all donde iniciaremos otros estndares de justicia y donde viviremos una verdadera transicin a un pas mejor, un pas con Paz y Justicia Social.

9. Entendemos la Jurisdiccin Especial Indgena como un elemento importante en la lucha de los pueblos por su reconocimiento, sin embargo rechazamos radicalmente el mal manejo que se le est dando por parte de algunas autoridades indgenas, que guiadas por sus intereses individuales distorsionan el propsito real de la jurisdiccin especial, en contra de las comunidades que dicen representar.

10. Dentro del pas por construir se hace necesario romper con el actual MODELO IMPERIALISTA DE LAS PRISIONES mal llamado Nueva Cultura Penitenciaria y ajustar la institucin de la prisin a los estndares de respeto a la dignidad humana y los Derechos Humanos, por tanto exigimos al Estado colombiano y su gobierno no engaar ms al pueblo colombiano con la calificacin de crisis carcelaria para disfrazar la poltica de prolongacin del Estado de Cosas Inconstitucionales con fines de profundizar y expandir este modelo de prisiones al servicio del capital privado. Rechazamos la reciente reforma al Cdigo Penitenciario y Carcelario como proyecto que obedece a los intereses del modelo neoliberal, que copia y pega el modelo estadounidense de represin e industrializacin de las prisiones, poniendo el sistema carcelario en funcin de la ganancia y rentabilidad por encima de la dignidad humana. Garantizar plenamente el derecho a la defensa con todos los mecanismos que ello implica sigue siendo una deuda del sistema judicial colombiano que es urgente saldar.

11. Hacemos un llamado a fortalecer el MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO, empezando con la necesidad urgente de la instalacin de la MESA NACIONAL DE CONCERTACIN como primer paso a la solucin de los graves problemas carcelarios y penitenciarios en el pas.

12. La Coalicin por el Trato Digno y la Libertad de las y los Prisioneros Polticos LARGA VIDA A LAS MARIPOSAS realizar su Segundo Encuentro Nacional e Internacional durante los das 20, 21 y 22 de marzo de 2015. Por ello invitamos a las dems organizaciones solidarias y defensoras de prisioneros y prisioneras polticas para que se articulen a la Coalicin y tracemos un accionar colectivo por el trato digno y la libertad de todas y todos los prisioneros polticos.

Aprovechamos esta oportunidad para enviar nuestro ms fraterno saludo de reconocimiento y admiracin para los prisioneros y prisioneras polticas en todo el territorio colombiano y en las prisiones de los Estados Unidos. Ratificamos nuestro compromiso y solidaridad, porque no estamos todos, faltan ustedes, los estamos esperando, nuestra lucha es por la dignidad y la libertad.

Firman la declaracin:

Corporacin Jurdica Libertad

Corporacin Semilla y Memoria

Corporacin Solidaridad Jurdica

Corporacin Colectivo de Abogados Suyana

Fundacin Lazos de Dignidad

Fundacin Solidaridad y Defensa con la Poblacin Carcelaria Juan David Pineda

La lucha social no es un delito, es un paso hacia la libertad!

Libertad a las y los Prisioneros Polticos!


Fuente: http://prensarural.org/spip/spip.php?article15841



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter