Portada :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2015

Los presupuestos del machismo

Lidia Falcn
Pblico.es


Es un axioma que los presupuestos de un Estado son la radiografa de las relaciones de clase en el pas y de la ideologa que detenta el partido gobernante. De la ideologa del partido gobernante en Espaa no habra mucho que comentar, dado que sus actuaciones bien la definen. Pero respecto a las relaciones econmicas de clase, y como voy a explicar tambin de sexo, el mejor tratado econmico son los presupuestos del Estado.

El que corresponde al Estado espaol para 2015 ha sido analizado por varias organizaciones feministas: Frum de Poltica Feminista, Comisin de Malos Tratos, PIINA, Coordinadora COMPI, y ha sido aprobado y ratificado por 120 asociaciones de mujeres y feministas de toda Espaa. Durante varias semanas las compaeras se han dedicado a un trabajo solitario, penoso y annimo para analizar la cuanta y distribucin del gasto pblico y de los ingresos que lo alimentan, y la repercusin que esos presupuestos van a tener en el reparto de la riqueza entre hombres y mujeres y en el papel que se les atribuye a ambos sexos en la sociedad espaola.

Las grandes cifras del Presupuesto 2015 estn condicionadas por el lastre de la deuda pblica y maquilladas por artificios como la elevacin del PIB por incluir los ingresos derivados del consumo de prostitucin y de drogas y la presuncin de que habr un aumento del empleo y del consumo general, que a su vez producirn un aumento de los ingresos pblicos.

La prostitucin y el trfico de drogas elevan un 0,85% el Producto Interior Bruto de Espaa, ms de 9.000 millones de euros, y sumadas a otras mejoras estadsticas aumentan artificiosamente el 3,3% el PIB de la zona euro y de Espaa, maquillando su estancamiento. Pero a la vez que nuestro gobierno se vanagloria de la elevacin del PIB por la comisin de actividades delictivas e indignas de ser consideradas trabajo productivo, sigue estando ausentes de la contabilidad institucional los bienes y servicios de cuidados a la familia, la infancia y las personas dependientes, que son necesarios y producidos mayoritariamente por mujeres mediante trabajo domstico no pagado, en incumplimiento de la exigencia estipulada en la medida 206 de la Plataforma de Accin de Beijing 1995.

La reforma tributaria que debate ahora el Senado no aborda el fraude fiscal, mantiene en el IRPF la tributacin conjunta de cnyuges que desincentiva el empleo de las mujeres, establece deducciones y desgravaciones de casi el 20%, que distorsionan que cada persona contribuya segn su capacidad y que sean las polticas de gasto social las que ayuden a cada persona segn sus necesidades, y reduce la progresividad, al integrar los cinco tramos de ingresos superiores a 35.000 /ao -con gravamen gradual del 40% para los de ms de 33.000, al 52% para los de ms de 300.000- en dos tramos, gravando con el 39% los ingresos superiores a 35.200 y el 47% los superiores a 60.000. En el 2 gran impuesto, el IVA, se mantienen los tipos (general del 21% y reducido del 10%), y el presupuesto incluye una previsin de aumento de la recaudacin del 9,9% por aumento del consumo. En el tercer gran impuesto, sociedades, que grava los beneficios empresariales, el gravamen baja del 30% al 28%. En conjunto, baja la progresividad y por tanto la distribucin de la riqueza hacia los colectivos ms desfavorecidos, la mayora femeninos. Ser imposible que tales rebajas permitan financiar el gasto social.

El empleo femenino seguir siendo eventual, a tiempo parcial y sin poder acceder a jubilacin ni subsidio de desempleo. La Encuesta de Poblacin Activa (EPA) registra que 172.800 mujeres han abandonado la bsqueda de empleo desde 2013, quebrando la resistencia anterior al desnimo, pese a tener una tasa de paro superior a la masculina. En el aumento del paro femenino influyen las polticas que se han implantado en el sector pblico, que, lejos de dinamizar el empleo, emplea a 17.700 personas menos en el ltimo ao. De los 273.900 empleos recuperados en el ltimo ao, slo 1 de cada 5 han sido para mujeres, discriminacin que se acenta en el III trimestre de 2104, en que se han generado 164.900 empleos de hombres y destruido 13.900 empleos de mujeres. A ese ritmo, la recuperacin del volumen de empleo de 2008 exigira 10,9 aos para los hombres y 13,4 aos para las mujeres:

Adems, el empleo de las mujeres es ms precario: somos el 72,9% de las 2.624.400 personas empleadas a tiempo parcial, cuyo salario por hora es un 33% inferior al de tiempo completo, contribuyendo a que la remuneracin media anual sea de 25.682 para los hombres y 19.537 euros para las mujeres. Esto, unido a que regmenes muy feminizados como el de empleo de hogar excluyen este derecho, hace que las prestaciones por desempleo cubran slo al 42,4% de los 2,6 millones de paradas y al 45,8% de los 2,8 millones de parados, y que la prestacin contributiva media sea de 871 /mes para los hombres y 706 para las mujeres. Mientras, los Presupuestos 2015 recortan un 14,9% las prestaciones por desempleo, (de 29.727 a 25.300 millones) pese a que la recuperacin del empleo ha sido slo del 8,8%, lo que puede empujar a la pobreza y la exclusin social a 350.000 paradas y parados. Y a pesar de que se afirma que el Fomento de la insercin laboral crecer un 17%, es sorprendente que siendo ms de 124.893 las mujeres que cada ao denuncian violencia de gnero, slo 674, es decir el 0,5%, hayan tenido un contrato bonificado.

A pesar de la generosidad con que parece dotarse el Programa de igualdad de oportunidades para mujeres y hombres, con ms de veinte millones de euros, un anlisis detallado nos sume en el desnimo. Esa cifra significa nicamente el 55% del presupuesto del ao 2009 pese a recibir un 20% de su financiacin de la Unin Europea y 15% de los Fondos Noruegos. Con ellos el Instituto de la Mujer gestionar el 1,98% de los 3.127 millones de euros que se destinarn al Plan Estratgico de Igualdad de Oportunidades y el 0,005% del Presupuesto del Estado. El Instituto de la Mujer divide su presupuesto a tercios entre gastos de personal, contratacin de bienes y servicios y subvenciones. Estas cuentan con 6,3 millones, de los que destina dos terceras partes al empresariado, en gran medida a travs de las Cmaras de Comercio y la CEOE, una guinda a lo que reciben va Ministerio de Empleo; 6,3% a convenios con Cruz Roja, Secretariado Gitano, CEPAIM y FEUP; 24% a asociaciones de mujeres y todo lo dems. Destaca la nfima cooperacin con las Comunidades Autnomas, dotada solo con 75.000 euros. Y choca el 3,2%, 200 millones financiados por Noruega, destinados a actuaciones municipales de igualdad de gnero, contradiciendo la eliminacin de la promocin de la igualdad de las mujeres, en las polticas de los Ayuntamientos.

En una situacin de mayor paro, pobreza en aumento, desempleo, desahucios de familias, la mayora dirigidas por una mujer, el presupuesto del Plan Concertado de Servicios Sociales Bsicos sufre un nuevo recorte y se dota con 27,4 millones de euros (27,6% de su dotacin en 2009). Y aunque la Secretaria de Estado de Igualdad y Servicios Sociales anunci en el Congreso que transferirn 32 millones de euros ms a los ayuntamientos para un nuevo programa de apoyo a las familias y la infancia, esa cantidad que quiz a algn ingenuo le parezca fabulosa supondrn 7 euros/ao por persona atendida. As se sustituye el modelo social llamado del bienestar por el de beneficencia. La caridad que siempre es tan grata a las clases dirigentes.

Y siguen aumentando las solicitudes de rentas mnimas de insercin para personas sin recursos (el 61% de los beneficiarios de estas rentas en 2012 eran mujeres), a pesar de que su cuanta media, que vara segn la regulacin de cada comunidad, no alcanza para vivir.

En un pas donde el reparto de la riqueza es del 82% para los hombres y el 18% para las mujeres, no pueden sorprender estas cifras, aunque es evidente que las actuaciones del gobierno popular han hundido an ms a las mujeres en la pobreza, la marginacin y la invisibilidad. Y en la victimizacin.

As el programa para la prevencin integral de la violencia de gnero se dota con 23,7 millones de euros (otro 0,005% del Presupuesto). Sube un 8,6% respecto a 2014, pero slo alcanza el 77% de lo que tena en 2009. Lo gestiona la Delegacin del Gobierno contra la Violencia de Gnero, que gasta un 13% en personal y gasto corriente, 37,5% en inversin (8,9 millones) y 49% en subvenciones (11,7 millones). De ellos, 7,6 millones contribuyen minoritariamente a sostener los puntos de prevencin y atencin jurdica, social y psicolgica a las vctimas establecidos por el artculo 19 de la Ley integral contra la violencia de 2004, teleasistencia y servicio de Atencin y Proteccin, mediante convenios con Comunidades Autnomas y ayuntamientos. Convenios que no se firmarn segn la nueva poltica impuesta por el gobierno de eliminar la colaboracin con esas instituciones en materia de asistencia social. No hay previsiones para la aplicacin del Convenio de Estambul vigente desde agosto 2014, que trata de imponer medidas protectoras a las vctimas de violencia machista. Y la implantacin del 2 Plan contra el trfico de mujeres con fines de explotacin sexual solo cuenta con 2 millones de . En esta propina que se otorga a la persecucin de las mafias de la prostitucin queda resumida la poltica y la ideologa de un gobierno que considera la prostitucin una fuente de ingresos.

Ni una mencin a las polticas necesarias para alcanzar la igualdad de salarios entre hombres y mujeres querida reivindicacin feminista que tiene ms de doscientos aos-, ni a la insercin de mujeres en los puestos de decisin en la economa, la poltica, la cultura. Nadie ha pensado an en aplicar una poltica estatal para erradicar el machismo en la escuela, en los institutos, en la Universidad, en la televisin, en los medios de comunicacin. Ni se mencionan las partidas que deberan destinarse a la formacin en feminismo de maestros y maestras, profesoras y profesores, jueces y juezas, fiscales y fiscalas, policas, forenses, trabajadoras sociales. Ninguno de estos objetivos merece una partida presupuestaria.

Por ello, de cuando en cuando, con escndalo y sorpresa, se publican estudios y encuestas que sealan el aumento del machismo en la sociedad espaola y especialmente entre las generaciones ms jvenes. Y los que lo denuncian dicen que no saben por qu se produce.

Fuente:http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2014/11/19/los-presupuestos-del-machismo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter