Portada :: frica :: Thomas Sankara, El Che Guevara negro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2015

Movimientos y levantamientos, como los de Burkina Faso, no aparecen del aire

Bill Fletcher Jr.
Telesur


La emocin y el optimismo que surgi al presenciar el levantamiento democrtico en Burkina Faso contra la tirana de Blaise Compaor, debe fomentar tanto la celebracin como la reflexin. Literalmente millones de personas, aparentemente de la nada, se sublevaron contra un rgimen represivo que haba estado en existencia por 27 aos. Compaore, que traicion a su amigo de mucho tiempo y camarada, el lder revolucionario de Burkina Faso, Thomas Sankara, no slo mat a Sankara, sino se dedic a matar el experimento revolucionario del que Sankara fue lder.

El Capitn Thomas Sankara tom el poder como parte de un grupo de Izquierda dentro de los militares de la que entonces era conocida como Alto Volta. A travs de su liderazgo de Estado emprendieron un esfuerzo de transformacin social y econmica del pas, incluyendo el cambio del nombre de la nacin-estado a "Burkina Faso", que significa: "Tierra de la gente honesta", el rgimen de Sankara tambin trat de cambiar Burkina Faso fuera de la rbita de su antiguo colonizador, Francia y colocarlo en el reino de las naciones no alineadas, incluso con aquellos estados que haban labrado una posicin anti-imperialista.

Sankara fue muy respetado, no slo en Burkina Faso, sino en otras partes de frica y en el Sur global. Su rgimen se embarc en los esfuerzos para hacer frente a la supremaca masculina, desarrollar la produccin nacional, y cre comits locales para la Defensa de la Revolucin como aparatos para la dominacin poltica. Al mismo tiempo, l y su rgimen entraron en conflicto con algunas de las fuerzas sociales del pas que, por lo menos inicialmente, apoyaron la revolucin, incluyendo pero no limitado al movimiento sindical, debilitando as partes de la base del proyecto.

En 1987 Sankara fue derrocado en un golpe de Estado liderado por Compaor. A pesar de que Compaore originalmente era identificado como un hombre de izquierda, ms bien movi rpidamente Burkina Faso de nuevo a la rbita de Francia y los EE.UU. Las reformas instituidas por Sankara se deshicieron y una tirana fue puesta en su lugar.

El levantamiento de octubre del 2014 no slo sacudi Burkina Faso, sacudi igualmente frica. Con reminiscencias de la "Primavera rabe", millones salieron a las calles no slo de la capital, Ouagadougou, sino en otras ciudades de Burkina Faso, exigiendo el fin del rgimen de Compaor despus de que intent extender su mandato.

Cules son algunas de las preguntas para reflexionar sobre como el movimiento democrtico de Burkina Faso contina desarrollndose? Yo dira que son los siguientes:

1.- Masivos levantamientos democrticos no salen de la nada; no hay cosas tales como "Revoluciones de Facebook". Los movimientos y levantamientos, como el de Burkina Faso, no aparecen de la nada. Tampoco se inician debido a los intercambios en Twitter o Facebook. Una operacin organizada y prolongada ha tenido lugar, pero no necesariamente en forma pblica. En la Revolucin de Tnez, por ejemplo, mientras que el levantamiento fue provocado por una respuesta a la auto-inmolacin de Mohamed Bouazizi, un trabajador informal, no slo haban estado organizando su lucha desde hace aos, sino tuvieron el apoyo de la UGTT (Unin General de Trabajadores Tunecinos), que desempe un papel fundamental en el xito de la Revolucin. Medios de comunicacin social, sin embargo, jugaron un papel importante en la conexin de los que haban estado en la lucha y, con ello, contribuyeron a acelerar el crecimiento del movimiento.

2.- Siempre hay liderazgo, pero puede no haber organizacin formal: Uno de los errores cometidos con frecuencia cuando se mira un levantamiento democrtico de masas es el supuesto de la no existencia de liderazgo. Esto es un gran error. Como Antonio Gramsci seal hace dcadas, siempre existe el liderazgo, aunque el liderazgo no puede ser reconocido y puede que no sea hegemnico. Los movimientos de masas tienen lderes con una "l" pequea, es decir, personas que tienen seguidores. En algunos casos, los seguidores pueden ser significativos, en otros casos pueden ser limitados a un pequeo crculo, pero estos lderes hacen posible que los levantamientos democrticos de masas surjan y se desarrollen. Estos lderes, sin embargo, no pueden estar vinculados a la organizacin, no pueden ser capaces de reproducirse a s mismos, y, como resultado, pueden no tener nada que se acerque una estrategia colectiva.

3.- A falta de organizacin progresista, otra forma de organizacin es hacerse con el control: el ejemplo de Egipto, en este sentido, es muy elocuente y una advertencia para el Movimiento Democrtico de Burkina Faso. La naturaleza, como se dice, aborrece el vaco. Aunque puede surgir un levantamiento democrtico de masas ante la ausencia de organizacin formal, si tiene xito en el derrocamiento del viejo, algo inevitablemente se mueve para reemplazarlo. En el caso de Egipto, el xito de Sadat y Mubarak en el aplastamiento de la izquierda poltica significaba que la fuerza ms organizada fue la Hermandad Musulmana. Aunque la Hermandad Musulmana ciertamente no inicia o dirige el levantamiento contra Mubarak, estaban bien situados para cosechar las recompensas. Contrario a las esperanzas de los muchos activistas radicales que jugaron un papel principal en la sublevacin, la organizada, Hermandad Musulmana coherente y bien dotada de recursos se posicion para ganar poder. En el 2013 el levantamiento contra el rgimen de la Hermandad Musulmana de Morsi, el vaco de organizacin fue ocupado por el ejrcito egipcio que, en efecto, se aprovech del movimiento de masas con el fin de insertarse. La historia est repleta de ejemplos similares.

4.- Las revoluciones son ms que el derrocamiento de un rgimen, implican un proceso de transformacin social: Es por esta razn que yo era cauteloso en la descripcin de la primavera rabe y suger que se trataba de un levantamiento democrtico rabe. Fue y sigue siendo poco claro en qu medida se puede describir cada proceso para ser revolucionario, ya sea exitosa o no en su derrocamiento de los regmenes existentes. El Movimiento Democrtico Burkina Faso, en ese sentido, puede ser evaluado como exitoso en derrocar un dspota, pero lo que realmente constituye el primer acto de una revolucin tendr que ser determinado a lo largo del tiempo. No hay prisa para el juicio, pero el tiempo ha demostrado en repetidas ocasiones que el levantamiento ms honesto puede ser apropiado por fuerzas nefastas.

5.- Los militares nunca pueden sustituir a la organizacin popular revolucionaria. Hay muchos ejemplos de revueltas militares, a veces progresistas, aunque la mayora de las veces bastante reaccionarios. En cualquiera de los casos, los militares como institucin estn capacitados y se moldean en la cultura y la poltica del antiguo rgimen. Elementos y costumbres del antiguo rgimen pueden resurgir fcilmente dentro, incluso, de un grupo de militares progresistas, independientemente de que progresista el liderazgo del grupo pasa a ser. Los militares, despus de todo, funcionan sobre la base de mando, control y jerarqua. Normalmente no estn entrenados, desde luego no en el capitalismo, a responder a las necesidades, ideas y preocupaciones de las masas. Incluso en el caso del rgimen de Sankara, aunque las instituciones de control popular se estn poniendo en su lugar, no haba ningn instrumento poltico para avanzar en el proceso de transformacin social.

6.- Los levantamientos en un pas pueden inspirar a los movimientos en otros pases, pero si tales movimientos emergen o no se basar en las condiciones nacionales especficas. En el caso de la primavera rabe, los levantamientos en un pas, por ejemplo, Tnez, son revueltas inspiradas en otra parte, la aparicin de este tipo de revueltas-y ciertamente su xito o fracaso, se determin en ltima instancia, por las condiciones en esos pases. En el caso de Burkina Faso, el xito de la insurreccin puede inspirar tales revueltas similares en frica Occidental y Central, pero lo que debe examinarse son las condiciones en cada uno de esos pases. Un error histrico de muchos radicales bienintencionados ha sido el supuesto de que las acciones en un solo lugar se pueden replicar en otro sin tener en cuenta las diferencias en las condiciones. El Movimiento Democrtico Burkina Faso puede ser un faro para otros movimientos, pero sern ellos, por su cuenta, los que tengan que nadar hasta la orilla.

Con todo esto dicho, hay pocas cosas tan buenas como ver a un tirano corriendo con el rabo entre las piernas. Viva el Movimiento Democrtico Burkina Faso! Viva el Espritu de Thomas Sankara!

Fuente: http://www.telesurtv.net/opinion/Reflexionando-sobre-el-Levantamiento-de-Burkina-Faso-20141218-0025.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter