Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2015

ELN, el camino hacia la paz

Dairo Ruiz
Rebelin


En contrava a la paz del Estado Colombiano, las mayoras populares asisten a la construccin de los diferentes caminos y rutas para construir una paz, que camine ms lejos que el sometimiento de un pueblo digno a las decisiones de una paz neoliberal.

Si persiste la feroz arremetida del capital contra los trabajadores, la guerra contra el pueblo y la injerencia descarada del imperialismo norteamericano, entonces qu paz espera el sistema?

No bastan entonces la voluntad y la determinacin de las insurgencias populares para dialogar, se requiere, s, de una importante y decidida movilizacin social nacional e internacional de los pueblos, para evidenciar la gran responsabilidad con la que el pueblo Colombiano se ha manifestado para construir un nuevo pas, que tiene en la soberana, la dignidad y la emancipacin los instrumentos para edificar la nueva Colombia, y en la cual el pueblo contina actuando y pronuncindose, pero sobre los asuntos de fondo, adems de preparar sus fuerzas y resistencias organizadas para lograr claro-, un gobierno de mayoras, soberano, democrtico y popular.

Los corazones y las mentes de las mayoras populares hoy exigen mayor unidad en la construccin de la paz, y mientras ms manos se unan ms corto ser el camino, hay mucho trabajo por delante, hay que fortalecerse en todos los aspectos, y la paz ser el fruto de la vinculacin y la movilizacin activa de las mayoras, efectivamente hay que transitar a la paz, y de la resistencia al poder popular.

Ser entonces el protagonismo popular, el real artfice de la consecucin de paz, y de la transformacin social, su participacin y liderazgo aunque ha crecido, debe llegar con mayor unidad, capacidad y empuje prctico.

Est claro entonces, que nuestro pueblo est acosado por la pobreza, por la negacin de sus ms elementales derechos, por el paramilitarismo, la represin, la corrupcin y la dominacin yanqui.

El gobierno de Santos dice trabajar para la paz, pero sin embargo el pueblo an no puede expresar su verdadera voluntad poltica, o su conviccin de paz, de nuevo se mueven las cartas ms nefastas para la paz de nuestro pas, alentadas desde la derecha ms cavernaria de Uribe Vlez y Estados Unidos, lo cual significara la imposicin de una noche an ms oscura para nuestro pueblo.

El nico camino que nos queda a los pueblos para derribar este orden explotador y opresor, es luchar por derribarlo, por lo que hay que sentirse muy orgullosos de ser con otros, y avanzar con otras fuerzas, para avanzar incesantemente por los caminos de la unidad del pueblo Colombiano, que debe sortear diariamente la ofensiva del rgimen, su naturaleza criminal, su descomposicin y las contradicciones en su interior inspiradas en la extrema derecha guerrerista, siempre enemiga de la paz -, de las mayoras en lucha contra el saqueo,y el despojo de nuestras riquezas, contra el neoliberalismo, y por una paz que reclama bienestar laboral, y mejores condiciones de vida, que rechazan la corrupcin , y levantan la defensa de la soberana nacional, exigen respeto a la vida y a los derechos humanos, y en sntesis una paz digna, con espacios reales para el dilogo con todo el movimiento guerrillero y con el protagonismo de la clase popular.

Efectivamente, hay que hacer crecer la lucha, movilizar al pueblo, pero no para perpetuar la inequidad o la opresin, sino para conquistar la paz, y abrir caminos de bienestar, soberana y democracia.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter