Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2015

Se iniciaron las hostilidades

Arturo Balderas Rodrguez
La Jornada


La semana pasada el Senado estadunidense inaugur sus trabajos bajo los auspicios de la mayora republicana en esa institucin. Los legisladores republicanos son ahora mayora en ambas cmaras. De esa manera podrn determinar la agenda legislativa de acuerdo a sus convicciones y conveniencias.

Como lo prometido es deuda, lo primero que hicieron fue declarar su propsito de atacar dos de las ms recientes decisiones del presidente Barack Obama. Aprobaron en ambas cmaras la construccin del oleoducto conocido como Keystone, que proveer de crudo procedente de Canad a las refineras texanas instaladas en el Golfo de Mxico, e iniciaron el proceso para revertir la orden ejecutiva para que 5 millones de indocumentados pudieran vivir y trabajar en Estados Unidos. En ambos casos ha prometido vetar las decisiones del Congreso si llegan a su escritorio.

Obama orden suspender la construccin del oleoducto con base en el reclamo que diversas organizaciones relacionadas con la proteccin del medio ambiente han hecho debido al dao que el ducto pudiera causar al medio ambiente de las zonas por las que pasar. El presidente tambin bas su decisin en lo que consider como una exageracin de quienes aseguran que la construccin del oleoducto dar empleo a miles de personas. Si acaso, dar trabajo a unos cuantos cientos temporalmente, lo que no justifica los riesgos de contaminacin al medio ambiente, concluy.

En torno al asunto de la orden ejecutiva que favorece a 5 millones de indocumentados, los republicanos han iniciado un procedimiento en la Cmara de Representantes para revocarla, e incluso han avanzado una propuesta para tambin revertir el decreto que autoriza a quienes llegaron a Estados Unidos siendo nios conocidos como dreamers a regularizar su situacin migratoria. Con esas medidas pretenden que millones de personas sean deportadas.

A los republicanos les ser difcil revertir dichas rdenes ejecutivas. Independientemente de que en la Cmara de Representantes lo hayan aprobado, necesitaran que en el Senado dos terceras partes de sus integrantes estuvieran de acuerdo en revocarlas; esto no parece viable, a menos que por lo menos una decena de senadores demcratas se sumaran a la decisin.

Se inaugura as un ao de gobierno que parece estar lleno de espinas. Conforme avance el ao crecern las expectativas sobre la sucesin presidencial y se ve difcil que haya acuerdos relevantes entre el Congreso, de mayora republicana y el Ejecutivo encabezado por un Presidente demcrata. Ambos frentes estn conscientes de que la sucesin presidencial depender de sus aciertos o errores en la conduccin del pas. Por lo pronto hay buenas noticias para los demcratas: el presidente se apunt sendas victorias con la reduccin del desempleo a 5.6 por ciento y el crecimiento de 5.5 por ciento de la economa en el ltimo trimestre de 2014. Habr que ver si es "la economa" lo que sigue determinando la conducta de los electores.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/01/12/opinion/020a1pol


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter