Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2015

Reflexiones energticas en torno a la tragedia de Pars

Martn
Rebelin


Los atentados y ataques en Pars han causado conmocin, por lo inesperado, por su brutalidad y por el nmero de vctimas. En los noticiarios han copado el contenido y han causado una gran reaccin. La primera la veamos ayer, muy interesante, por tratarse el peridico atacado Charlie Hebdo de una publicacin satrica, con cientos de ilustraciones de distintos ilustradores de todo el mundo, condenando el ataque (ver interesante artculo a este respecto: Yo NO soy Charlie de Jos Antonio Gutirrez Danton). Hoy en Pars con esa manifestacin multitudinaria. Y maana al parecer con otra a la que van a acudir incluso dignatarios de distintos pases, incluido Rajoy. Obviamente la situacin es trgica pero la reaccin me hace cuestionar lo que pasa y como se utilizar.

Una mujer estadounidense entrevistada traza el paralelismo con el ataque de 11 de Septiembre de 2001 en las Torres gemelas. Y hacemos el mismo con el ocurrido el 11M en Madrid 2004. As que cuando pareca que todo aquel conflicto con los denominados fundamentalistas musulmanes se haba calmado, nos damos cuenta que no... Cuando ya se haba descabezado a la supuesta red... cuando ya ejecutaron a Bin Laden, y otros como Gadafi, Sadam Hussein... Pero si reflexionamos sobre la situacin nos damos cuenta que mientras aqu nos duele tanto (comprensiblemente) asesinatos como los de estos das, estos ocurren a diario en otros pases sin que parezca importarnos tanto. Casi se nos informa a diario de atentados en Pakistn, en Afghanistn, en Irak, en Egipto, o la castigada Siria o a Palestina, Lbano, Chechenia, etc., o conflictos ms alejados en el mapa como Nigeria. Lo explican sobre todo por la irrupcin de ISIS (Estado Islmico) pero quizs deberamos preguntarnos tambin el por qu de ese ascenso, cuales fueron las consecuencias de las guerras, de gobiernos tteres, de injerencia poltica, de presencia transnacional, etc.

Irak sigue desangrndose mientras la explotacin petrolera aumenta

Nos hemos anestesiado ante incesantes atentados sin ofrecerles mucha reflexin. Mientras esto ocurre aqu con el consabido (comprensible) revuelo, en Irak donde la segunda invasin se inici en el 2003 (una anterior ocurri en 1991), el conflicto ha vuelto a escalar a los lmites de la guerra (si es que alguna vez dej de serlo). Por ejemplo, este 8 de enero eran asesinadas 41 personas, 22 de ellas en 3 atentados suicidas, otras en ataques con morteros, otras ejecutadas; otras 53 el 7 de enero. En Irak slo el ao pasado (2014) murieron 17.049 civiles. Desde que se iniciara la guerra en 2013 son 1.455.590 los muertos ( www.Irakbodycount.org ). Claro que lo ocurrido en Francia es trgico y no debemos minusvalorarlo. Pero somos consciente de lo que pasa en el mundo? o qu lejos nos queda!!

Ms an: somos consciente de nuestra responsabilidad? O la responsabilidad de esos gobernantes que ahora se rasgan las vestiduras? La reflexin que debemos hacer es por qu toda esa franja que coincide con pases islmicos se encuentra de esa forma y la respuesta es clara: son conflictos que se basan en ciertas diferencias (de carcter religioso algunas, o histrico, o poltico, o cultural) pero que han sido utilizadas o han surgido al alterar la poltica de esos pases para garantizar el control, sobre todo en materia energtica (petrleo y gas). Todos esos muertos en Irak son provocados primero por una guerra y despus por la escalada del conflicto resultante, con el petrleo como razn, pero en el que se crean otras diferenciaciones: nacionalidad, religin, etc.

Tenemos entonces que toda esta escalada de conflicto correspondiente al control energtico a veces nos salpica. En esos casos tenemos que son los Estados Unidos los principales instigadores de esa poltica internacional con la inestimable colaboracin europea. En el atentado del 11-M del 2004 la conexin entre lo ocurrido y el apoyo de Aznar a la guerra era clara, o por lo menos as lo entendi tambin una mayora que desbanc a Aznar del poder. Esa situacin (guerras, control de recursos, desplazamientos, ejecuciones, injerencia poltica) provoca tambin a su vez otras reacciones.

Irak posee las 5s mayores reservas de petrleo probadas del mundo. Pese a su situacin de conflicto (de baja, alta y altsima intensidad) Irak es el 6 mayor exportador de petrleo del mundo (2012) exportando principalmente a los Estados Unidos y Asia. Si bien la produccin descendi algo en 2003 (ao de la invasin) (sin llegar a interrumpirse), en 2004 ya se haban alcanzado casi los niveles de 2002 y para 2008 ya se superaron. El ao pasado alcanz los mayores niveles de produccin de su historia con 3,6 millones de barriles por da, pese a la situacin de conflicto (en abril de 2013 parte de Irak fue declarada como Estado Islmico de Irak y el Levante).

Repsol y Cepsa tambin actuaron en Iraq antes, despus y durante el conflicto. En 1997 el gobierno espaol ya intercedi ante Sadam para conseguir un contrato para Repsol. Durante el embargo a Iraq, las empresas espaolas facturaron en ese pas ms de 600 millones de euros.

Nada ms terminar la guerra se adjudicaron el primer lote de petrleo (10 millones de barriles. Junio 2003) y ms en agosto de ese ao (ao en que termin la guerra) de la iraqu Somo. Desde 2011 Repsol opera en dos bloques (Piramagrun y Qala) en Kurdistn de los que renunci una parte en enero de 2014. Paradjicamente, tropas espaolas volvieron a ser enviadas a Irak, en octubre de 2014. Lo hicieron nada ms y nada menos que a la zona donde Repsol tiene sus pozos de petrleo, en Nasiriyah. Con la compra de Talisman Energy por Repsol el pasado diciembre, Repsol aade ms activos iraques a su lista, pues est posea el 40% del bloque Kurdamir en Kurdistn.

Dependencia energtica francesa

Y en este caso? Supongo que la intervencin francesa en 2013 en pases como Mali y Repblica Centroafricana no quedaran muy lejos a muchos, o su participacin en la de Libia junto a Estados Unidos y Reino Unido (2011). La intervencin en Mali tena como pretexto el desarticular clulas yihadistas. Sin embargo para muchos estaba claro que era el controlar el uranio del Sahel. Las tropas francesas incluso incursionaron el vecino Nger donde se hallan las mayores minas. Francia produce casi el 80% de su electricidad en sus 59 plantas atmicas, pero se abastece de uranio del exterior, 30% de Nger. El uranio supone el 70% de las exportaciones de Nger, pero slo contribuye solo al 5% de su economa.

Libia es el pas con mayores reservas de Africa y el dcimo del mundo (46,4 mil millones de barriles - en octubre de 2014). Su produccin alcanz el milln de barriles en octubre de 2014. Exporta entre el 70% y el 80% de su petrleo a Europa, as que Francia y los dems pases europeos (Italia, Espaa, etc) y Estados Unidos tenan intereses cuando participaron en la guerra de 2011. No en vano, una vez terminada la guerra en 2011, la primera discusin fue que pas controlaba el petrleo, planteando Francia el que fuera Total. As Alain Jupp (Ministro de medio Ambiente y Desarrollo Sostenible) plante que era justo y lgico que las empresas francesas se beneficiaran.

Tenemos entonces que habr gente en esos pases o en otros pero que hacen una conexin por sentirse identificados o parte de ese sector, que tambin se sienten afectados por esas polticas, se sientan vctimas y quieran hacer justicia (Mali y Libia son pases islmicos). S, nuevamente, no planteado adecuadamente, nuevamente pagando justos por perdedores, pero as ocurre cuando el grande se parapeta.

A las polticas internacionales tenemos que aadir las nacionales y locales: en el estado francs (como en toda Europa) existe una gran desigualdad econmica y social, y que si bien sta afecta a distintos sectores, las minoras africanas y las que procesan religin islmica, se encuentran en la parte baja de esa pirmide. Tanto la sociedad como el estado y las instituciones francesas han hecho gala de racismo as como de polticas y posiciones todava colonialistas y muy centralistas. Ilustrativos los disturbios ocurridos por meses en 2005 en los barrios perifricos (banlieue) de Pars y muchas localidades francesas y que tuvieron a los jvenes desencantados de esa procedencia como principales artfices, pero tambin los comentarios y represin que hacen patentes esas posturas. Causalidad, la chispa que provoc esa situacin fue la muerte por la polica de dos jvenes musulmanes de origen africano (como ahora en Ferguson y Berkeley (Missouri, EE.UU.)).

Y dependencia energtica espaola

Repsol y Espaa se reincorporaron tambin a la explotacin petrolera tras la guerra libia. En 2012 fueron 3.268 kilotoneladas (kt). En agosto 2013 Espaa era el quinto importador mundial de petrleo libio con 2.600 kt. En 2012 fueron 3.268 (kt). En diciembre del 2014 tuvo que cerrar sus pozos y evacuar a su personal por ataques de los turegs. Este hecho le supuso a Repsol prdidas de un milln de euros al da. Por lo que se puede deducir que desde que se restableci el orden en Libia, Repsol ha obtenido pinges beneficios (25 millones al mes!)

(Una) conclusion

Est claro que la dependencia energtica y otros aspectos unidos a ella como la especulacin y los millonarios que se nutren de ella, provocar cada vez ms conflictos pues los recursos en que se fundamenta (petrleo/gas, uranio, etc) han entrado en sus picos y a partir de ahora escasearn. Por ello y por cuestiones de ndole ambiental, econmico, etc, urge buscar alternativas o apostar en ellas (energas renovables) y reducir nuestro consumo. Pero de seguir as (dependencia, guerras) no pensemos que esos conflictos no nos van a tocar. Dentro de los conflictos hay muchos elementos, pero no minimicemos lo ocurrido en Pars ni como un hecho aislado, ni como obra de unos chalados, ni de meros fundamentalistas islmicos. Estos tristes sucesos son resultado de polticas internacionales que han sembrado la muerte, el desplazamiento, la miseria y el dolor de millones de personas de forma constante y durante aos, mayoritariamente para mantener el control energtico y de recursos.

Los sucesos de estos das son un descerebre. Las polticas internacionales (sin entrar en teoras conspirativas y otras sospechas e indicios) que los han provocado y nuestra dependencia energtica, por sus mltiples y diversas consecuencias, no tienen nombre.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter