Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2015

Hay motivos para la sospecha

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


Hay lugar para la conmocin. Un grupo de hombres armados ingresa a las oficinas en Pars de una revista muy conocida por su tratamiento poco comedido de los temas del islam, y con rifles automticos AK 47 asesina a once periodistas y a varias personas ms. En muy breve plazo, la polica francesa afirma tener identificados a los matones. Incluso proporciona los nombres de los tres criminales, a los que sin mayor averiguacin llama terroristas. En el lugar de los hechos se apersona el presidente de Francia y dice, frase cohete, que los asesinos sern perseguidos sin descanso y llevados ante la justicia.

A las pocas horas, la polica informa que ya tiene localizados a los responsables del mltiple homicidio. Un poco despus, los gendarmes afirman que los asesinos han sido muertos durante un enfrentamiento con las fuerzas del orden. Ya se sabe que los muertos no hablan.

Tambin en brevsimo tiempo llegan a Pars un montn de jefes de Estado para encabezar una multitudinaria marcha condenatoria del terrorismo. Y llama la atencin que en la vanguardia de la manifestacin se encuentra un clebre practicante del ms cruel terrorismo: el primer ministro de Israel.

Acto seguido, como en un film de accin vertiginosa, ese montn de jefes de Estado, junto con el presidente de Estados Unidos, convocan a una conferencia internacional sobre seguridad para hacer frente, de manera conjunta y coordinada, al flagelo del terrorismo. Pero, ojo, no cualquier terrorismo, sino el terrorismo islmico. Y ms concretamente el terrorismo islmico yihadista, al que sin mayor evidencia y del modo ms categrico posible se atribuye el atentado contra la revista parisina.

Al calor del conocimiento de estos hechos vertiginosos, no puede uno evitar que venga a la memoria el incendio del Reichstag, atribuido por los nazis a los comunistas, atentado que produjo casi automticamente, la llegada de Adolfo Hitler al poder absoluto.

Y cmo no recordar el hundimiento en la baha de La Habana, en 1898, del Maine, buque de la armada estadounidense, atribuido por Washington al ejrcito espaol y que sirvi de perfecta excusa para el ingreso de Estados Unidos en la guerra de independencia de Cuba contra el dominio colonial espaol, y que tras la derrota de Espaa permiti a Estados Unidos apoderarse militarmente de Cuba y ejercer sobre la isla un dominio neocolonialista que slo termin con el triunfo de la revolucin de la Sierra Maestra.

Ya se olvid el celebrrimo incidente del golfo de Tonkn en que, nos dijeron, unas lanchas torpederas de Vietnam del Norte haban caoneado a un barco gringo, lo que ms tarde se comprob fue un hecho inexistente, una rotunda falsedad, pero que sirvi de pretexto para iniciar los bombardeos masivos de Vietnam del Norte, ocultados, por cierto, a la prensa y a la opinin pblica estadounidenses?

Y las Torres Gemelas? Tambin se responsabiliz a unos fanticos musulmanes de ese feroz hecho. Pero hasta ahora nadie ha podido probar que, en efecto, las cosas ocurrieron como dice la versin oficial. Ni en Nueva York ni en Washington ni en Maryland, donde nos dijeron que, quin sabe cmo, un avin lleno de pasajeros se vino a tierra. En la literatura poltica mundial, a este tipo de acciones se les llama atentados con bandera falsa.

Aquel montn de mandatarios y sus servicios secretos y sus aparatos de inteligencia y espionaje y la polica parisina, habrn siquiera considerado la hiptesis de un atentado con bandera falsa? O slo siguieron puntualmente y con cara de circunstancias el libreto preescrito para aumentar y justificar la islamofobia occidental y nuevas guerras coloniales contra los pases musulmanes, Irn en primer trmino? De modo que si hay motivos para la conmocin, tambin los hay para la sospecha.

Blog del autor: www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter