Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2015

Yo soy Ahmed Merabet. Yo soy "Charlie"

Saad Chedid
Rebelin


La violencia no es la partera de la historia como siguen sosteniendo algunas teoras trasnochadas. Ni nunca ha resuelto los problemas sino que los ha aumentado generando ms violencia. Ese ha sido y sigue siendo el camino elegido por aquellos que adoran a dioses guerreros y genocidas.

Aunque pretendan hablarnos del humanismo y la tradicin humanista de algunos de sus exponentes ms clebres. Ningn exponente clebre por ms premios Nobel que tenga es representativo de ninguna comunidad, sea esta cual sea. Es tan slo su propia representacin.

Ha sido as y lo seguir siendo si no aprendemos de las enseanzas que la historia humana nos ofrece cotidianamente.

Y tampoco es correcto levantar banderas unilaterales porque todos somos seres humanos y si se pretende levantar el estandarte de Charlie, estamos poniendo el acento en un lado del espectro, porque Ahmed Merabet tambin fue asesinado y no podemos olvidarlo porque es negro y musulmn.

De ese modo seguiremos generando violencia, ya que slo estamos considerando al blanco y al europeo, y esa es una forma de afirmar la discriminacin y la violencia, aunque quieran aparecer como solidarios con el gnero humano, en verdad estn acumulando ms violencia y por ello aparecen los que sostienen que no son Charlie. Que se equivocan tambin. Porque de lo que se trata es de invalidar la violencia.

Otros nos estn avisando, como el papa Francisco, cul debe ser nuestra mirada y nuestra actitud frente al atentado.

No se puede mirar slo la foto y retratar slo a una de las vctimas.

Por ello trataremos de ver el contexto histrico y aprender de la historia de la regin por la cual todo esto est ocurriendo.

Si no hacemos este recorrido se estarn escribiendo textos inventados sobre una foto y entonces los relatos podrn alcanzar dimensiones de la Torah, el Corn, y cuanta fantasa se le ocurra al escritor o al periodista que pretenden ofrecernos explicaciones causales del atentado.

El director del diario Perfil, Jorge Fontevecchia, realiza unas aclaraciones que voy a tomar como mas y las reitero modificando algunas palabras que l refiere slo a nuestro pas y yo quiero hacerlas ms universales y agregando otras: Que en la tapa de los diarios y en los canales de noticias no aparezca lo esencial sino el repiqueteo aturdidor de cuestiones secundarias aunque inmediatas me hizo reflexionar: realmente resulta creble que un grupo de fanticos ejecute semejante atentatdo tan slo para sentirse salvando lo ms profundo de su creencia, o es una forma ms que tiene lo urgente de engaarnos con lo aparente y ruidoso para distraernos de lo real y ocultar la verdad?

Y si adems, los asesinos son asesinados por la polica para que no quede la posibilidad de que sean interrogados y se sepa la verdad, qu hacer?

Podremos as comprender mejor lo acontecido? O lo que escriba ser tambin incorporado al frrago de escritos innumerables con los que hoy llenan pginas y pginas de diarios y revistas, y adems nos abruman con interpretaciones cada vez ms inslitas, a travs de las radios y las televisiones, cuyo objetivo pareciera ms bien un intento de evitar que se conozca la verdad, y con ello los verdaderos responsables del atentado.

Como ocurri con la muerte de John F. Kennedy, de la que luego de muchos aos comenzamos a conocer los verdaderos motivos de su asesinato y, como seala el papa Francisco, el terrorismo de Estado cobr otra vctima y slo cuando se ha perdido inters por el hecho, aparecen algunos rostros de los instigadores, quienes, adems, ya han muerto y por eso no vale ni tiene sentido seguir con la investigacin, que queda reducida a la publicacin de uno o varios libros para la historia.

Y que unos pocos investigadores conoceremos aunque carezca ya de importancia, porque nada podemos hacer.

Veamos.

Dos hechos ocurridos das antes de estos horribles atentados, llaman la atencin de quienes seguimos los acontecimientos en Palestina y las reacciones de los gobernantes del Estado terrorista de Israel, o de quienes son sus mandantes diseminados por el mundo: lobbies, banqueros, fabricantes de armas, financistas, etc.

A los que debo agregar las declaraciones del papa Francisco al referirse casi tangencialmente a la existencia de dos categoras de terrorismo: el individual y el estatal. Y, sin extenderse, nos dej una seal para el tratamiento de los horribles crmenes cometidos por los terroristas contra el polica y tambin contra los periodistas, todos franceses, aunque del polica, negro y musulmn, casi nadie se ocupa.

Nos hizo recordar los anlisis realizados por los expertos de Naciones Unidas hace muchos aos, al dividir el accionar terrorista en tres categoras: 1) el terrorismo individual, 2) el terrorismo grupal y 3) el terrorismo de Estado.

Porque para comprender cabalmente lo acontecido debemos tener un marco conceptual referencial que nos permita analizar y abarcar todo el panorama. Esa es la intencin del papa Franciaso, sino para qu dijo lo que dijo, porque no se puede decir cualquier cosa desde esa investidura.

Vayamos a los dos hechos con los que inicio este breve intento de comprensin, desde una perspectiva que acompaa las sugerencias del papa Francisco:

a) El ataque se produce una semana despus que Francia haba votado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que el Estado de Israel deba terminar la ocupacin de esa parte del territorio palestino que invadiera desde 1967, y que, segn la Resolucin 181/47, le corresponde al Estado Palestino.

Por primera vez en su historia, Francia asuma semejante determinacin, ya que siendo uno de los cinco miembros componentes del Consejo de Seguridad, el que elimina la democracia dentro de la ONU, puesto que es el nico que puede tomar decisiones por encima de la Asamblea General, y stas deben ser acatadas y ejecutadas inexorablemente.

Francia, si su gobierno reconoce al Estado Palestino con sus fronteras de 1967, esa decisin debe ser acatada porque es uno de los cinco miembros del selecto grupo del Consejo de Seguridad, excepto que EE.UU., como ha ocurrido hasta ahora, oponga su veto, que lo hizo.

Tal ocurri cuando el primer ministro David Ben Gurion solicit a EE.UU. y a la antigua Unin Sovitica el reconocimiento del Estado de Israel, lo que se produjo de inmediato y por ser miembros del Consejo de Seguridad, qued por lo tanto constituido de hecho y de derecho dicho Estado. Aunque sin legitimarlo, slo legalizarlo.

b) El ataque se produce justo luego que el gobierno del Estado de Israel informaba que el mayor nmero de inmigrantes en 2014 haba provenido de Francia y que era conveniente que ese pas aportara ms colonos.

El doctor Mazin Qumsiyeh en sus newsletters diarios nos recuerda estos hechos y agrega para una mejor comprensin de los mismos, argumentos que nos permiten pensar ms all de las insistentes declaraciones de periodistas y analistas polticos que reducen los atentados y las muertes a una supuesta pretensin de suprimir la libre expresin y la libertad de prensa.

O aquellos que no encuentran mejores argumentos que descargar las culpas sobre el colonialismo francs y que estos nefastos hechos son consecuencia de la larga historia del imperialismo europeo, representado en este caso por Francia, y deben comprenderse dentro de la lgica de la lucha antiimperialista.

Debemos recordar --la historia es maestra para la comprensin de acontecimientos aparentemente confusos, como puede ser interpretado, y se hace, el horrible atentado terrorista en Pars--, que muchos aos antes, en 1948, cuando recin se implantaba el Estado de Israel, necesitado de colonos, Ben Gurion, mandaba a la Haganah y al Mossad a perpetrar atentados terroristas contra sinagogas y centros comunitarios judos de Bagdad, para que los iraques judos emigraran hacia el Estado de Israel. [1]

Actualmente las declaraciones de todo el espectro poltico israel solicitndoles a los franceses judos algunos no slo a ellos sino a todos los europeos judos- rogndoles que vayan a Israel, nos hace recordar a lo acontecido en 1948 en Bagdad.

Y por qu decimos esto? Porque todos ellos les dicen que el nico lugar seguro es el Estado de Israel y para ello ponen el acento no en los crmenes del polica y los periodistas sino en los 4 franceses judos que estaban en el mercado y que fueran asesinados.

Asimismo, y es francamente sorprendente que se lo equipara al setiembre estadounidense, recordando el 11 de setiembre de 2001, con los atentados a las torres gemelas de New York.

Es muy posible que sea correcta esta interpretacin si tomamos en cuenta, y no slo a l, las informaciones que el periodista espaol, Bruno Cardeosa, nos da en su libro 11-S. Historia de una infamia, las mentiras de la versin oficial. [2]

En este libro Cardeosa se fotografa en cada pas rabe con cada uno uno de los supuestos terroristas que obligaron a los pilotos de los aviones a que se estrellaran contra las torres gemelas, blandiendo como armas homicidas alicates. Y que murieron en los atentados.

Ninguno de esos terroristas haba pisado jams el suelo de ese pas llamado EE.UU. de Amrica, segn se constata por sus declaraciones y las fotografas que Cardeosa incluye en el libro, sentado al lado de cada uno de los supuestos terroristas rabes y musulmanes, vivos y hablando con l sobre sus supuestas actividades delictivas.

Asimismo recordamos que el diario The Gardian, de Londres, [3] dos das despus del atentado, esto es el 13 de setiembre de 2001, public la lista completa de los comandantes, azafatas y pasajeros de los 4 aviones, y en ninguno de ellos figuraba un solo nombre rabe, con lo cual se demostraba la falacia de la versin oficial, que acusaba a supuestos terroristas rabes como los ejecutores de los atentados.

Luego vino el inicio de la guerra contra el terrorismo, anunciada el mismo da en el Estado de Israel, por el primer ministro, Ariel Sharon, [4] y publicada al da siguiente en la edicin del matutino diario Clarin,   y repetidas posteriormente por Tony Blair y George W. Bush (h), ambos lacayos declarados e incondicionales admiradores de ese mismo Ariel Sharon, quien fuera condenado por un tribunal belga por genocida. [5]

Extrao hecho ste del que fuera protagonista el primer ministro israel, Ariel Sharon, al anunciar el mismo da del atentado a las torres gemelas, que con ello haba dado comienzo a la guerra contra el terrorismo internacional, como si esta guerra contra el terrorismo estuviera ya preparada y Sharon daba la orden del inicio.

Y fue el atentado a las torres gemelas el acontecimiento esperado para que Ariel Sharon, con esa declaracin, hecha en el mismo momento en que se produca, diera la orden del inicio de la guerra contra el terrorismo internacional?

No es de extraar ya que muchos aos despus el entonces presidente de EE.UU. de Amrica, George W. Bush (h), lo ponderaba diciendo que era su maestro y de quien haba aprendido ms sobre la poltica y la guerra.

Y si hay algo que siempre se le adjudic al Estado de Israel, fue el de enviar a sus servicios de inteligencia a realizar atentados terroristas sin dejar huella alguna.

En tal sentido vale recordar el reportaje que le hiciera el periodista Laurent Dispot, del diario Le Matin, al canciller autraco Bruno Kreisky, luego de la invasin israel al Lbano, all por 1982, quien consideraba al Estado de Israel un Estado semi-fascista, y terminaba su reportaje con la siguiente declaracin:

Con respecto a los atentados en Europa, considero a los servicios secretos israeles totalmente capaces de haberlos arreglado ellos mismos. Todos los servicios secretos del mundo son capaces de ello. Pero muy particularmente, los servicios israeles.

El asunto del automvil cargado con explosivos en Pars, en la calle Cardinet, me parece especialmente oscuro desde este punto de vista.

Y para terminar decir que de los tres terrorismos, y siguiendo el consejo papal, tanto el individual como el grupal, deben ser descartados porque si no seramos muy ingenuos para suponer que los terroristas abatidos por la polica francesa para que no quedaran testigos peligrosos, fueron los responsables ideolgicos de los atentados.

Nos queda entonces el terrorismo de Estado, y de ellos hay dos pases que han demostrado ser maestros en su ejecucin, y evitar aparecer como los responsables: EE.UU. de Amrica y el Estado de Israel.


Notas

[1] Naeim Giladi. Ben Gurions Scandals. How the Haganah and the Mossad Eliminated Jews. A Sandellon Books Publication. Tempe, Arizona, 2003.

[2] Bruno Cardeosa. 11-S, Historia de una infamia, las mentiras de la versin oficial. Ediciones Corona Borealis. Madrid. 2003.

[3] Buscar en internet www.theguardian. Y encontrar en la fecha del 13 de setiembre de 2001, la lista de comandantes, azafatas y pasajeros, si es que luego de tanto tiempo no han sido borradas. Yo tengo impresas esas pginas de las listas de los 4 aviones.

[4] Diario Clarn, 12 de setiembre de 2001.

[5] http://www.nodo50.org/csca.   Demanda presentada ante la Juez de Instruccin, Sophie Huguet, de Blgica, por 23 personas, 15 de nacionalidad palestina y ocho libanesas, constituidas como parte civil demandante, contra Ariel Sharon (actual primer Ministro de Israel), Amos Yaron (en la actualidad, cargo en el ministerio de Defensa de Israel) y otros responsables israeles y libaneses de las masacres, torturas, violaciones y desapariciones de entre 1.000 y 3.500 civiles nios, ancianos y mujeres, en su mayora que tuvieron lugar entre el 16 y el 18 de septiembre de 1982 en los campamentos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila, situados en la periferia sur de Beirut (Lbano).

La demanda fue presentada el pasado 18 de junio y ha sido admitida a trmite por el Juzgado de Instruccin belga, que ha ordenado la puesta en marcha de una investigacin. Los abogados defensores son Luc Walleyn, Michal Verhaeghe (de nacionalidad belga ) y Chibi Mallat (de nacionalidad libanesa.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter