Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2015

Atentado de Paris
Mucha hipocresa y tres hiptesis

Nazann Armanian
Pblico


En vano esperbamos que la Corte Penal Internacional abriese un expediente contra los dirigentes de EEUU y sus cmplices despus del informe del Senado sobre las torturas de la CIA. Por supuesto que la excepcionalidad de EEUU y por ende de la OTAN la de tener el monopolio de cometer atrocidades, presumir del terrorismo de Estado y presumir de democracia, descarta que el castigo colectivo a millones de iraques y afganos (lanzndoles durante ms de dos dcadas, no pequeas granadas y cuatro balas, sino toneladas de bombas) algn da sea juzgado.

La misma impunidad que ha llevado a Hillary Clinton a admitir que ha sido su pas occidental- cristiano el representante de la civilizacin judeo-cristiana -, el que reclut, arm y entren a miles de delincuentes, lumpen proletariado y extremistas de unos 40 pases creando la organizacin de Muyahedines afganos (luego con otros alias: Al Qaeda, Rebeldes iraques-libios-sirios, Estado Islmico, Khorasan, etc.), autores de asesinatos en masa. Nunca hubo ni un solo cartel que pusiera yo soy iraqu, afgano y paquistan, ni un minuto de silencio en memoria de sus vctimas. Tampoco han sido rehabilitados los difamados por divulgar teoras conspirativas.

Muchos de los que hoy, tras el vil atentado contra Charlie Hebdo, se desgarran las vestiduras por la Libertad de Expresin, se callaron cuando los soldados de EEUU mataron al cmara Jos Couso en Irak, o bombardearon las estaciones de la TV pblica en Bagdad, Belgrado y Trpoli; ni tampoco protestaron por el despido del dibujante Maurice Sinet en 2008 de esta misma revista por haber comentado la relacin interesada del hijo de Sarkozy, sin estudios ni oficio, con una mujer empresaria juda. Fue acusado de antisemitismo al conectar el ascenso social con la influencia del lobby judo. Mucha libertad de expresin pero algo o alguien encubre las noticas sobre, por ejemplo, las decapitaciones y latigazos en Arabia Saud amigo del alma de Occidente y el principal valedor del terrorismo sunnita, segn H. Clinton, con reportajes sobre sus osadas conductoras o los millones que gasta el pas en la cosmtica. Alguien ha odo el nombre de Raif Baddawi?

Detrs del atentado

1. La versin oficial, llena de agujeros, ha dado lugar a que incluso personalidades como Paul Craig Roberts, ex subsecretario del Tesoro de EEUU, atribuyeran la autora del sangriento asalto al DGSE, los servicios de inteligencia franceses. La sospecha est justificada no slo por el timo y mentiras de las recientes guerras, sino tambin porque los gobernantes han perdido su credibilidad por falsear realidades de forma tan burda e insultante como que en Espaa, por ejemplo, se diga que millones de nios que viven con menos de dos euros al da sufren de sobrepeso, que no de hambre, o si la padecen es porque sus madres no saben o no quieren cocinar.

2. Las petromonarquas del Golfo Prsico, cuyos intereses chocan con la agenda de sus aliados occidentales, titubean sobre si acabar con el Gobierno de Bashar al Asad, aliado de Irn y de Rusia (a los que estn ahogando al bajar el precio del petrleo). Estn invirtiendo miles de millones de dlares financiando el terror para cambiar el equilibrio de fuerzas en la regin en su favor, y puede que as hayan pretendido acelerar la invasin de la OTAN a la regin. Sera una guerra no religiosa: por los pozos y rutas de gas y de petrleo.

3. Que estos terroristas solo y llanamente eran como el noruego Anders Breivik, que mat a 77 chavales de un partido socialdemcrata. Ambos representan una ideologa totalitaria uniformadora que no soporta ver la pluralidad ni en el pensamiento y discurso, ni en el color de piel, ni siquiera en la vestimenta, con la ardua necesidad de crear un mundo de espejos donde pueda ver en los dems su propia proyeccin. El fundamentalismo religioso, que avanza sin parar por Oriente Prximo, es la versin surea del totalitarismo norteo, y est unido estrechamente con l: comparten no slo el mundo de los smbolos y representaciones sino tambin la esfera de lo tangible, la de la financiacin y la que mueve sus hilos. Si se pide la expulsin de los yihadistas franceses de Francia, se debe pedir tambin la expulsin de los neonazis noruegos de Noruega!

Este tipo de actos no son de venganza por las invasiones imperialistas que han destrozado la vida de al menos de 100 millones de personas (y se dice pronto) en siete pases en los ltimos aos. El asesinato de occidentales atribuido a la omnipresente superorganizacin de Al Qaeda no slo est muy lejos de guardar proporcin con la matanza cometida por la OTAN, sino que extraamente el 99,9% de las bombas que coloca Al Qaeda han tenido como objetivos a los civiles musulmanes en bodas, mezquitas o escuelas. Durante la ltima masacre israel, el Estado Islmico en vez de ayudar a los palestinos se dedic a venderle a Israel, va los Hermanos Musulmanes turcos, el petrleo que robaba de Irak.

Unas preguntas y algunas dudas

Sorprende que la poderosa Al Qaeda haya tardado tres aos en matar a los caricaturistas de Mahoma. Por qu no ha mencionado en su nota explicativa el papel actual de Francia en el desastre y drama que sufre el oriente musulmn?

El fundamentalismo es ciego, no tonto. Si los cerebros de Al Qaeda son capaces de desafiar a la OTAN, aun estando su jefe en el fondo de algn mar, no han pensado que el 7-E puede tener la misma consecuencia que el 11-S: nuevo asalto de la Alianza a la regin, y la masacre de sus gentes, a cambio de, encima, ms Guantnamos?

A ver, diseccionemos la noticia oficial sobre el atentado: varios musulmanes franceses de origen inmigrante han matado a 12 empleados de una revista de humor de izquierdistas, y a clientes de una tienda juda en Pars:

a. Insinan que la barbarie est en los genes y en la religin tercermundista de estos brbaros, a pesar de haber nacido y vivido en la tierra de las luces. O es que los 5 millones de nacidos musulmanes estn dedicndose en Francia a matar y asaltar a otros 60 millones de compatriotas? Las ideas teocntricas versin fina del racismo, no slo impulsan los fascismos, sino que son alimentadas por visiones pseudo-cientficas que recurren a la informacin alojada en los ADN para explicar la conducta humana, con el objetivo de desacreditar el enfoque marxista de apuntar como determinantes los factores de entorno, y por ende para conservar el sistema.

b. Por qu en vez de atacar a la sede de la ultraderecha enemiga frrea de los inmigrantes y de los musulmanes, se asalt a una revista izquierdista, siendo la izquierda la nica fuerza que defiende a las minoras tnico-religiosas? Divide y vencers?

c. Por qu los terroristas llevaban kalashnikov en vez de FAMA, el fusil de asalto francs? Para que nadie sospeche que las armas que Francia enva a los terroristas en Siria pueden volver para matar a los franceses?

d. El factor supermercado judo ha sido la guinda: semanas antes, la Asamblea Nacional francesa pidi al Gobierno reconocer el Estado palestino. Israel ha sido el principal beneficiario de la guerra contra el terrorismo islmico.

e. El humor y la stira tambin forman parte la literatura del oriente musulmn, a pesar de la imagen de estreidos que se les da en Occidente. El sexo y la religin han sido los dos temas recurrentes justamente por ser tabs, en la fina poesa persa, con grandes autores como Omar Jayn, el exquisito Hafez Saadi, o el rey de los poetas obscenos Obeyd Zakani. La bufa y los bufones aparecen cuando el sistema impide la crtica constructiva: Un da en que el monarca suba por la escalera del palacio su bufn le toc el trasero. La furia del soberano por tal atrevimiento fue tal que le mand matar. Clemencia seor! pidi el bufn, yo pensaba que era la reina. As de intocables eran y son los mandatarios, en Persia, en Washington, Pars o Madrid.

*El renacimiento en el Oriente musulmn, donde lo mgico y la ilusin se fusionan con la razn, tiene sus rasgos aunque no detectables para ojos poco entrenados: all, nada es como parece y, al contrario que en Occidente, lo nuevo se disfraza de viejo, para engaar a los mil demonios; unos estn alojados en sus imaginarios y otros muchos andan sueltos.

Yihadistas propios

La profunda crisis multidimensional del capitalismo, que no tuvo reparo en desmantelar el escaparate del Estado de bienestar nada ms desaparecer la Unin Sovitica, y la ausencia de una izquierda poderosa capaz de organizar a los trabajadores en torno a un programa viable y generador de entusiasmo, ha llevado a la desesperacin a miles de excluidos sociales sin perspectiva: si no se convierten en emprendedores es que no valen para nada como deca una jefa de empresarios espaoles, y por ende no tendrn derecho de acceso a alimentos, vivienda, y sanidad. La crisis econmica, sin embargo, les deja una puerta abierta: ir a la guerra, en las filas de la OTAN o en la del yihadismo. Cobrarn entre 250 a 1000 euros mensuales, adems de lo que arranquen a otros con el fusil en el hombro.

Parece increble, pero es Europa quien exporta yihadistas al Sur y no al revs. All habr mucho curro: Turqua y EEUU acaban de llegar a un acuerdo para entrenar y equipar a 15.000 mercenarios, durante tres aos, para conquistar Siria y algo ms. Recibirn, si sobreviven, parte del beneficio del gran negocio de armas-seguridad, petrleo y droga que hay detrs de este tinglado.

Cierto que algunos chavales parten hacia Siria desde la confusin: Si Qatar y Arabia financian el terrorismo sunita, que es algo malo, cmo los dolos deportivos lucen los nombres de estos pases en sus camisetas? Por qu los wahabitas disponen no de un piso franco, sino de decenas de edificios oficiales y son dueos de los medios de comunicacin e incluso de las deudas de los estados europeos? Manda dinero!

Que vuelvan a sus pases si no aceptan nuestros valores occidentales, se oye a menudo. Lo cierto es que los 8 millones de afganos, o los 6 millones de iraques refugiados vctimas de parte de esos valores, no slo no han recibido ninguna indemnizacin, sino que en vez de ser acogidos en los pases de la OTAN (responsables de su drama, de la destruccin de sus casas, de sus negocios, escuelas y universidades) estn esparcidos por los pases vecinos que tampoco los quieren. En qu escaln de esos valores se coloca el envo de miles de mercenarios sin papeles y armados hasta los dientes, para aduearse de pases enteros en el Sur?

No es islamofobia, es xenofobia

Tras el atentado, se est advirtiendo sobre el peligro de islamofobia; algunos para proteger al sector ms vulnerable de la sociedad que son los inmigrantes y otros, desde el rechazo a la presencia poltica de la Iglesia, han encontrado en el apoyo al Islam (que no hay que identificarlo con los inmigrantes musulmanes) un contrapeso, ignorando que las lites religiosas suelen unirse ante el enemigo laico, ateo, y su lucha por mayores cuotas del poder es ajena a los intereses de los desheredados. A la religin, al igual que la nacin, no le interesan las brechas entre los ricos y los pobres, entre los gneros ni entre los grupos tnico-religiosos.

Cierto, el odio hacia el Islam es para los fanticos como el antisemitismo para la ultraderecha israel: el agua bendita, la razn de su ser. Pero igual de peligroso es subrayar la afiliacin religiosa de los inmigrantes, y tratarles como comunidad musulmana.

Adems de ser un atentado contra la intimidad y los datos personales de los ciudadanos, conlleva otras implicaciones en estos tiempos de crisis:

*Separa la poblacin nacional de la intrusa por su fe, y luego divide a los propios intrusos por su credo.

*Oculta el problema comn de todos los inmigrantes, que es su estatus legal y real de inferiores.

*Echa a perder todo el intento de las fuerzas progresistas de los pases musulmanes para que la religin se separe del poder poltico.

*Obama y Hollande dicen la verdad al firmar que no luchan contra el Islam. Tienen magnficas relaciones con los representantes de esta fe. Son conscientes de que en las sociedades laicas las guerras religiosas no tienen cabida y la islamofobia no producir conversiones hacia otros credos, sino el rechazo al trabajador inmigrante de Oriente Prximo, aunque no sea practicante. Pasan as el trabajo sucio de negar la igualdad de derechos, a la sociedad, manteniendo el control sobre ella.

Y ahora qu? 

Franois Hollande, que estaba viviendo los momentos de ms baja popularidad de su presidencia, respira. La nacin se ha unido contra el enemigo de fuera, que encima se ha infiltrado dentro.

Su fracaso en Mali y en Siria, los escndalos de corrupcin, la desobediencia de sus ministros y las tensiones sociales han sido las causas de que perdiera las elecciones municipales. Con el mega plan de Obama para una larga guerra en Oriente Prximo, pretende ocupar el lugar de EEUU, firmar contratos de armas y echar fuera los balones de la crisis interna: como Napolen, el Rey Sol. El portaaviones De Gaulle est listo para partir hacia el golfo Prsico.

Trabajadores de todo el mundo unos, es la nica salida a esta locura y amenaza global. No son suficientes los debates pequeo-burgueses de sof sobre cuntos ngeles se pueden sentar sobre la punta de una aguja, camarada?


Fuente original: http://blogs.publico.es/puntoyseguido/2307/atentado-de-paris-mucha-hipocresia-y-tres-hipotesis/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter