Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2015

Sobre islamofobia y racismo en Francia y Europa
Houellebecq no es Badiou

Ignazio Aiestaran
Noticias de Navarra


El ejrcito de Israel mat a 17 personas e hiri a 160 en Gaza, el 30 de julio del 2014, despus de bombardear el mercado de Shayaa. Entre las vctimas mortales estaba Rami Rayan, fotgrafo y cmara de Palestine Network for Press and Media, asesinado cuando grababa el trabajo de las ambulancias, a pesar de vestir peto y casco de periodista. Aunque en el ataque de 51 das que el gobierno de Israel hizo contra Palestina en el 2014 murieron 16 periodistas, Europa y los Estados Unidos de Amrica no apreciaron una gran amenaza contra los derechos humanos y la libertad de expresin.

En Pars, el 7 de enero del 2015, asesinaron a 12 personas en la sede de la revista Charlie Hebdo, incluidos varios dibujantes y columnistas de esta publicacin. En esta ocasin Europa y todo Occidente vieron la mayor amenaza contra la libertad de expresin, desde la Francia republicana laica y lepenista hasta la Espaa borbnica de Santiago Matamoros, pasando por el presidente de Israel. El teatro de la solidaridad que represent despus la Europa oficial de los Estados ha sido un paso ms de la sociedad del espectculo con su nuevo clima antiterrorista.

La Fortaleza Europa vuelve a un debate viejo, mientras aflora ese racismo de marca blanca tan mesocrtico y meditico, ese racismo que presume de no ser racista como Michel Houellebecq, quien se atreve a asegurar que la islamofobia no es un tipo de racismo. Frente a esa sumisin, tenemos aquella reflexin atinada que argument Alain Badiou hace tiempo: democracia quiere decir que inmigrante, francs, rabe, judo no pueden ser, sin desastre, palabras de la poltica, porque estas palabras remiten la poltica al Estado, y el Estado mismo a su funcin ms baja, a saber, el recuento desigualitario de los seres humanos.

Jacques Rancire ha dejado escrito que a la extrema derecha de Marine Le Pen no le hace falta desplegar ninguna estrategia xenfoba predeterminada, porque las propias medidas del Estado y ciertas campaas de intelectuales le facilitan y adelantan la labor. Al final, la maquinaria del miedo y la factora del consenso han dado la razn a Jean-Luc Godard, quien recomendaba al presidente Hollande que nombrara ministra a Marine Le Pen, en lugar de andarse con rodeos. Europa est en peligro.

Publicado en: http://www.noticiasdenavarra.com/2015/01/18/sociedad/houellebecq-no-es-badiou



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter