Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2015

Qu nos ensea 2014?

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


1. El estudio crtico de la historia ofrece lecciones que no debemos despreciar. Si bien hay que dejar transcurrir un tiempo para que la historia pueda desplegarse ante nosotros con toda su pedagoga, lo cierto es que en determinados contextos largos s podemos analizar el pasado inmediato, como es el caso de 2014, un ao que se inserta dentro de la larga crisis desatada definitivamente en 2007 pero hunde muchas de sus races en decenios anteriores. Ms an, preguntarnos por lo que nos ensea 2014, a pesar de ser ayer, es tanto ms importante cuanto que sentimos en nuestras propias carnes cmo se agudizan las contradicciones extremas del capitalismo segundo a segundo. Despreciar la historia, como se la desprecia incluso en entornos prximos, slo nos acerca a la derrota.

2. Analizaremos slo seis acontecimientos recientes para explicar qu est sucediendo. Empezando por el presente ms inmediato, retrocederemos en el tiempo y bucearemos en las contradicciones del imperialismo y en el caos geopoltico que se ha intensificado desde el verano de 2014. El primero son los atentados, choques armados y detenciones de islamistas acaecidas recientemente en Europa; el segundo es la cada de los precios del crudo; el tercero es Ucrania; el cuarto son Venezuela y Cuba; el quinto es el bola; el sexto es el dlar; y el sptimo y ltimo, es el estancamiento capitalista mundial. Como se aprecia, recurrimos slo a algunas de las muchas expresiones directas e inmediatas, visibles a simple vista, de problemas estructurales y de largo alcance.

3. Comprender el atentado contra la revista Charlie Hebdo, as como los acontecimientos posteriores en el Estado francs, Blgica y Alemania, nos exige preguntarnos sobre el papel subterrneo que han podido jugar los servicios secretos a tenor de algunas informaciones con visos de realidad. Pero este papel nos lleva al problema del odio antioccidental de sectores musulmanes provocado por las atrocidades previas del colonialismo e imperialismo capitalista: sin estas sistemticas agresiones y sin la planificada creacin imperialista de un fundamentalismo islmico ultrarreaccionario para luchar contra el socialismo y contra la URSS en esos pases, sin todo ello ahora el llamado terrorismo islmico apenas existira, siendo por tanto una creacin del imperialismo occidental. Pero esto no es todo.

4. La progresa se limita a criticar superficialmente esta realidad no profundizando en cuatro cuestiones necesarias: una, no basta con constatar que apenas ha habido intentos de revoluciones burguesas en la cultura islmica, sino que, fundamentalmente, no se puede combatir el opio religioso en general y su misoginia y homofobia con la soez, zafia y burda stira precapitalista, filo racista y prooccidental de muchos de los chistes de la revista Charlie Hebdo; otra, que hay que conocer las fuertes contradicciones internas en las religiones, tambin en el Isln y en el Corn, para poder realizar una lucha filosfica atea, tica e histrica sabia, perseverante y efectiva a largo plazo; adems, que es necesario leer los valientes y coherentes posicionamientos marxistas anteriores cuyos autores hoy seran encarcelados directamente por apologa del terrorismo; y ltimo, que sin una masiva y sistemtica lucha internacionalista y antiimperialista en la que los colectivos emigrantes tengan una participacin decisiva, es imposible contrarrestar la creciente campaa neofascista y racista.

5. Las movilizaciones activadas por el euroimperialismo han sido bajo la bandera de la democracia occidental, que no tanto del racismo neofascista, precisamente para reforzar una legitimacin internacional diferente a la que podra obtener con el neofascismo racista e islamfobo. La extrema derecha neofascista est y crece, y es mantenida como reserva estratgica por el euroimperialismo para cuando vengan momentos ms duros de la crisis, pero ahora mismo y de cara a medio plazo en el panorama internacional le es ms efectiva la legitimidad democrtica, la de los derechos humanos inherentes a la civilizacin occidental, como reclamo para atraerse la colaboracin de algunas burguesas del mal llamado tercer mundo en un contexto de creciente competitividad por el crudo, materias primas estratgicas y enclaves militares.

6. Por ahora, interna y externamente la legitimidad democrtica es ms rentable que la neofascista, aunque en la prctica cada una cumple su funcin. De hecho, la primera, la democrtica le permite ocultar muy bien los recortes de la democracia real que se vienen imponiendo desde hace tiempo, y que se incrementarn con la excusa de los atentados islamistas: aumentar el control cotidiano, la invisibilidad de la represin se har ms perceptible y se reducirn derechos cotidianos tenidos como bsicos hasta ahora, retroceso justificado con la mentira de que hay que equilibrar la seguridad con la libertad. Sern las clases trabajadoras y sus franjas ms explotadas, las migrantes, las ms golpeadas por estas agresiones que se harn estructurales y permanentes.

7. Precisamente es esta masiva campaa institucional a favor del occidentalismo la que nos enlaza con la segunda cuestin que debemos tocar, la cada del precio del crudo. Segn la propaganda oficial no habra conexin alguna, en la realidad mundial y europea esta conexin es directa. Los procesos sociales son complejos y responden a varias causas interrelacionadas a diversos niveles de importancia. La razn bsica del descenso de los precios del crudo es la mezcla de crisis econmica de muchos Estados en medio de un estancamiento del capitalismo mundial que se acerca a una nueva recesin. La competencia interimperialista y las dinmicas contra el dlar inciden en la crisis general, as como otros factores que iremos viendo. EEUU intenta recuperar parte de su independencia energtica y de su poder mediante el fracking y otros mtodos, lo que a su vez propicia la respuesta de Arabia Saud y otros productores de la OPEP que aumentan su produccin de crudo reduciendo su precio, pero no slo en respuesta a EEUU sino tambin como preparacin de posibles alianzas futuras con otros pases.

8. Simultneamente, las contradicciones secundarias entre las muy reaccionarias familias saudes y otros poderes petroleros y EEUU desaparecen cuando se trata de asfixiar a Rusia, a Venezuela y a otros competidores en el mercado de crudo, as como demostrar a la UE que debe obedecerles. La cada del crudo no est reactivando la economa mundial, pero s est reforzando, por ahora, la hegemona de las potencias ms reaccionarias, y obligando al resto a ir a la zaga excepto, como veremos, al bloque euroasitico. En la UE hay contradicciones secundarias entre dos lneas: la que mira al TTIP yanqui como un ejemplo de la alternativa de futuro, y la que mira al mercado euroasitico, pero en lo decisivo saben que dependen de la OTAN, por esto se pliegan fervientemente a las exigencias de EEUU.

9. Desde su origen, el capitalismo funciona interrelacionando sus diversos componentes polticos, militares, culturales pero bajo las presiones directrices en ltima instancia de la necesidad ciega e implacable del mximo beneficio. Los altibajos del precio del crudo vienen forzados por necesidades polticas y militares que evolucionan con cierta autonoma siempre controlada ms o menos de cerca, o directamente durante las crisis, por la economa. Ahora, el descenso del crudo se explica por esa interaccin de fuerzas sujetas a las exigencias econmicas agudizadas por el caos geopoltico mundial, agudizado desde 2014, precisamente cuando la OTAN aumentaba sus presiones expansionistas en Ucrania, que era una de las agresiones que bullan en ese verano, siendo las otras ms importantes las masacres en Siria y a Palestina, y el caos local provocado por el llamado Estado Islmico en la zona, adems de otras decenas de guerras y conflictos armados.

10. Ucrania ha sido siempre un objetivo para potencias europeas occidentales, sobre todo desde la revolucin bolchevique de 1917, por su ubicacin geoestratgica y produccin cerealstica. Desde 1945 la OTAN ha intentado provocar guerras reaccionarias en Ucrania y en todo el Este, y desde mediados de la dcada del 2000 ha multiplicado esos esfuerzos en la zona con las llamadas revoluciones naranjas. Amparndose en la corrupcin burocrtica y mediante adaptaciones tcticas de la doctrina contrainsurgente de cuarta generacin, ha movilizado desde el pacifismo hasta el fascismo, pasando por la ecologa y la religin, para tomar en poder en Ucrania e integrarla en la estructura militar de la OTAN, imponiendo un gobierno ttere de la derecha ms neoliberal y parafascista. La antropologa imperialista ha usado el complejo mosaico de culturas, lenguas y tradiciones religiosas del rea para sus proyectos de imponer el austericidio neoliberal exigido por la UE aceptado y aplicado por el podrido gobierno de Ucrania.

11. La expansin militarista de la OTAN hacia Eurasia responde a tres grandes razones: una, nueva ofensiva de liquidacin de Rusia, despus del fracaso de la primera iniciada en 1991; otra, acercar con ello las bases militares de la OTAN a China Popular y el extenso norte de las cordilleras del Hind Kush, Pamir, Karakrum e Himalaya; y ltima, crear la pinza norte de la tenaza que asegure el orden explotador y saqueador de la vital Caucasia, siendo Turqua la pinza sur de la tenaza imperialista. Controlada y expoliada Caucasia, el imperialismo cercara an ms a Irn y acortara las distancias al norte de Afganistn y Pakistn, fronteras de India y China Popular. Sin hacer una traslacin mecnica del Gran Juego entre Rusia y Gran Bretaa en el siglo XIX por el control de esta rea explosiva, s podemos ver cmo el imperialismo actual incluye a Ucrania en una basta estrategia de expropiacin de recursos imprescindibles cada da ms escasos.

12. Frente a esta estrategia econmico-militar y poltico-cultural de largo alcance, los valores democrticos de la UE slo sirven de opiceo y de mentira propagandstica para justificar atrocidades inhumanas, como ya sucede en el presente y ha sucedido en el pasado inmediato con la reaccionaria tesis de la guerra humanitaria. Exactamente esto es lo que sucede ahora mismo con la nueva tctica de guerra econmica que el imperialismo aplica contra Venezuela desde 2014, y que tuvo en la violencia fascista de comienzos de ese ao una prueba fallida: a partir de esa derrota la burguesa venezolana pas abiertamente a la guerra econmica de boicoteo sistemtico en la distribucin de bienes de primera necesidad, en la compra programada y masiva de bienes para revenderlos en Colombia, de su acaparamiento en grandes almacenes para subir su precio y crear malestar, de acuerdos con lneas areas internacionales para encarecer los precios, etc. Si a esto le unimos la gran cada de ingresos y divisas en dlares por el desplome del precio del crudo, viendo esto, vemos que el panorama es duro.

13. El imperialismo ha aprendido de su guerra econmica contra el gobierno de Allende en Chile de 1972-73 que se expres en las huelgas de las empresas de transporte para desabastecer las tiendas de los bienes bsicos provocando la ira reaccionaria de las masas no concienciadas. El imperialismo tambin ha aprendido de los sucesivos fracasos de sus tcticas reaccionarias anteriores, especialmente de la 2002, y tras la derrota de la violencia fascista de inicios de 2014. Una tctica de toda guerra econmica est siendo hoy aplicada masivamente contra el pueblo griego: la fuga de capitales, unida a la pedagoga del miedo y de la amenaza aplicada diariamente para condicionar el resultado de las prximas elecciones: recurdese lo mismo sobre el referndum escocs y la consulta catalana del pasado 9 de noviembre. Venezuela est sufriendo lo ms fuerte, desarrollado y actualizado de la estrategia clsica de guerra econmica que incide sobre una economa en retroceso con una inflacin incontrolada.

14. Cuba super con mucho sacrificio y dignidad la larga lista de restricciones, prohibiciones y castigos que EEUU aada a su permanente guerra econmica desde 1960 hasta ahora mismo ha sido minimizada como bloqueo norteamericano. Verdadera guerra econmica reforzada por ataques armados, qumicos y biolgicos, terroristas en suma. Ha sido esta victoriosa resistencia heroica la que en parte explica las negociaciones actuales sobre cmo acabar con el llamado bloqueo. Pero la victoria ha sido costosa y agotadora, sobre todo desde finales de la dcada de 1980 hasta hace pocos aos, tan agotadora que sectores de la poblacin se han debilitado en su conciencia social, no en su conciencia nacional cubana.

15. EEUU conoce esta situacin e intenta incidir en ella mediante el caramelo envenenado de la nueva riqueza, reabriendo un clsico debate en el marxismo sobre el efecto deshumanizador y aburguesador inherente al fetichismo de la mercanca, que es lo que busca el capitalismo yanqui: destruir la conciencia nacional de clase del pueblo cubano mediante la cultura del dlar yanqui, dando aire a la desprestigiada y aislada oposicin cubana. La muerte prxima de Fidel Castro y el cambio generacional inevitable sern utilizados para propagar la ideologa capitalista occidental intentando contener el ascenso de China en Cuba con sus convenios econmicos y culturales, y acabar con la memoria popular cubana sobre las ayudas rusas que se ha fortalecido de nuevo con el gesto de Putin de anular prcticamente la vieja deuda cubana a la extinta URSS.

16. Pero adems la Administracin Obama busca crear nuevos negocios yanquis para fortalecer una economa que va debilitndose en la escala mundial; busca recuperar votos latinos y sudamericanos para su decadente partido demcrata; busca desviar las crticas a su poltica imperialista, humanizndola a la vez que refuerza as su prestigio democrtico en la creciente economa del Caribe que mira ms a los BRICS que a EEUU. No estamos, por tanto, ante un arrepentimiento de Obama por su sangriento imperialismo, sino de oportunismo tctico tomado al final de su vida poltica, que le viene muy bien para redituarse en medio de las conversaciones de paz entre el gobierno y las FARC-EO en Colombia, que, si fructifican como todo lo indica, puede que abran un perodo de recuperacin econmica que EEUU no quiere perderse

17. De igual modo, la ayuda humanitaria estadounidense a la erradicacin del bola slo responde, por un lado, a las urgencias de su farmaindustria para recuperar su prestigio en un momento en el que se agudiza la pugna entre la reivindicacin de soberana sanitaria de los pueblos y la presin creciente por la privatizacin de la salud; y por otro lado, responde tambin a su urgencia por establecer bases militares disfrazadas de hospitales --como lo hicieron los servicios secretos de Alemania Federal durante la presencia sovitica en Afganistn-- en las zonas explotables del continente para contrarrestar la influencia china en aumento y competir con la europea ya establecida. frica, continente rico empobrecido por el capitalismo, sufre la voracidad omnvora del capital, que necesita de su puo de acero, la OTAN, para proteger sus negocios.

18. Debemos saber que las grandes corporaciones farmacuticas son una de las industrias ms rentables del capitalismo, estrechamente relacionadas con la biotecnologa, la qumica y la guerra, as como el trfico ilegal de miembros humanos de modo, as que se ha extendido el trmino de farmacia para dar cuenta de las zonas obscuras de esta poderosa industria que a la vez en un arma imperialista. En el caso del bola la farmafia opera en estrecha colaboracin con sectores de la OMS, tambin conocida como OTAN mdica, para multiplicar sus beneficios mediante el negocio de las vacunas de necesidad urgente, como est sucediendo, por ejemplo, con la vacuna contra la Hepatitis C, o la lucha contra el VIH, la malaria, etctera.

19. Uno de los minerales estratgicos ms buscados por el imperialismo en frica es el oro, metal bsico para entender el papel del dinero en el capitalismo, especialmente durante las crisis estructurales. Ahora mismo aumenta el valor y el precio del oro no slo porque el dlar est debilitndose al son del retroceso relativo yanqui, sino porque tambin las potencias subimperialistas y emergentes del BRIC y otras, estn haciendo grandes compras de oro como reserva estratgica. China Popular destaca en este esfuerzo. Las razones del acaparamiento del oro son varias destacando que es una de las pocas garanta de la independencia econmica de los grandes Estados en caso de una debacle financiera, o del desplome sbito del dlar y otras monedas de referencia. Tambin el que es la garanta para superar relativamente bien la crisis subsiguiente a la llamada derrota del dlar y el establecimiento de otras monedas en un nuevo contexto.

20. China Popular y el resto de BRICS as como Alemania, Japn, etctera y los propios EEUU buscan desesperadamente acumular ms y ms oro para que cuando ese momento llegue el desastre financiero no sea absoluto para ellos, aunque s para el resto de la humanidad. No se puede decir que esta crisis llegar de manera ineluctable y que ser un cataclismo financiero sino que hay que decir que se est exacerbando el choque entre el imperialismo occidental liderado por EEUU y las llamadas potencias emergentes en esta cuestin y en otras igualmente decisivas para el futuro humano. El resultado depender de la evolucin de la lucha entre el imperialismo y esas potencias que le disputan su dominio y buscan alianzas con los Estados y pueblos empobrecidos.

21. La segunda mitad de 2014 ha sido la del avance del yuan chino como el contrincante del dlar amparado por una fuerza en ascenso que son los acuerdos estratgicos entre China Popular y Rusia en aspectos claves como energa y materias estratgicas, cooperacin cientfico-militar, cooperacin financiera y monetaria, cooperacin diplomtica internacional para frenar a EEUU y la UE. De inmediato, Japn ha respondido con un rearme intenso desconocido desde 1945. Alemania no se queda a la zaga militarizando su poltica interna y externa. La yuanizacin de la economa avanza enfrentndose al dlar con el apoyo los pactos euroasiticos y los acuerdos preferenciales con muchos Estados y pueblos que, por fin, creen que pueden distanciarse de EEUU. Dentro de esta dinmica, crece la tendencia a sustituir el petrodlar por otras monedas, incluso por monedas virtuales, electrnicas, reguladas por convenios.

22. La supremaca yanqui se mantiene ms que todo sobre una fbrica especial que produce dlares y armas. Una buena parte del funcionamiento de esta fbrica depende de los petrodlares, de que el dlar es la moneda de compra-venta del crudo, y tambin de que es la principal moneda de referencia mundial; adems, y por ello mismo, es la moneda bsica que soporta al capital ficticio gigantesco y a la impagable deuda mundial y norteamericana en concreto. Esa fbrica es la que produce las armas imperialistas, por ahora invencibles en una guerra convencional pero no es guerras irregulares, populares, guerrilleras y multifocales.

23. Por tanto, si el dlar se debilita como moneda de referencia, de cambio y de reserva, ms temprano que tarde de debilitar su ejrcito. Con un dlar y un ejrcito debilitados, el dominio imperialista empezar a desplomarse y la lucha de clases mundial y en el interior de EEUU y del imperialismo occidental empezar a girar ms rpidamente a la izquierda, o a un reformismo si las potencias subimperialistas, las burguesas BRICS, controlan esas luchas frenando su avance a la izquierda mediante una mezcla de reformas, promesas irrealizables y represiones. Estas burguesas ascendentes, ahora mismo en crisis, odian ms al socialismo que a EEUU-UE.

24. Lo visto nos remite a una crisis sistmica sin parangn con las anteriores crisis capitalistas. Las crisis sistmicas estallan al confluir sinrgicamente diversas sub-crisis parciales en una nica cualitativamente superior a la suma de las sub-crisis. La base ltima, subterrnea, slo perceptible tras un buceo riguroso en las contradicciones bsicas del sistema, esta base es la lenta cada tendencial de la tasa media de ganancia. Es una cada tendencial que por ello mismo puede retrasarse, detenerse durante un tiempo y hasta revertirse mediante la aplicacin por el Estado burgus de contramedidas que la ralentizan: por tanto, llega un momento que la evolucin y el desenlace de la crisis sistmica depende de la lucha poltica de clases entre el capital y el trabajo.

25. Las burguesas ms poderosas se enriquecen an ms con las crisis a costa del empobrecimiento masivo y del cierre de los negocios no rentables. Japn este en recesin; la UE en una recesin con signos deflacionarios; EEUU en un crecimiento dbil que oculta un retroceso relativo; los BRICS con fuertes desaceleraciones que indican serias debilidades estructurales, etctera. En la segunda mitad de 2014 los informes de las instituciones burguesas sealan que el estancamiento econmico mundial ser largo, y la OIT aade ms datos al respecto. Pues aunque es as, no por ello la gran burguesa deja de enriquecerse a costa de la humanidad trabajadora.

26. En 2014, segn Oxfam International el 1% ms rico del planeta dispona en 2009 del 44% de la riqueza mundial, llegando al 48% en 2014, estimndose que superar el 50% en 2016. En 2014, cada adulto de este 1% dispona de una media de 2,7 millones de dlares, En 2014, los miembros de esta lite internacional posean de media 2,7 millones de dlares por adulto. El resto de la quinta parte ms rica de la poblacin (20 %) posee el 46 % del patrimonio mundial, mientras el 80 % de la poblacin mundial se reparte tan slo el 5,5 % restante. Esta asesina minora har lo imposible no slo para mantener su gigantesca propiedad privada, sino para aumentarla an ms.

27. 2014 confirma tres dinmicas: una, las fuerzas productivas son tan grandes que no existe suficiente capacidad de consumo de modo que la burguesa dedica los capitales excedentarios a la ingeniera financiera, al capital ficticio y a la especulacin suicida, y as el globo financiero equivale ya a veinte veces el PIB mundial, siendo obviamente impagable. Dos, ha sido el ao ms caluroso desde que se tienen registros fiables, lo que es estremecedor; y adems ha confirmado todas las investigaciones sobre el progresivo agotamiento de los recursos vitales y de la capacidad de carga del planeta. Y tres, es el ao en el que se ms crece la militarizacin represiva a la vez que aumentan los conflictos violentos, las luchas y movilizaciones de signos opuestos, acelerndose la dinmica de transformacin de la crisis socioeconmica en contexto de caos geopoltico.

28. 2014 muestra el peligroso error que cometen quienes con total ligereza creen que no son necesarios debates peridicos sobre los cambios en el contexto y en la coyuntura mundial. Estos colectivos elaboran sus lneas polticas limitndose a reflexionar sobre las partes ms externas y conocidas de una realidad compleja, contradictoria y cambiante. Desde esa superficialidad, elaboran programas electorales y parlamentarios que desconocen las feroces e irracionales fuerzas profundas que, al ser ignoradas, determinan el futuro de los pueblos segn las necesidades imperialista.

29. Un ejemplo es el debate sobre la supuesta deuda legtima que debera pagar al capital financiero transnacional un pueblo oprimido tras realizarse una supuesta auditora neutral que designara cual es la llamada deuda ilegtima que el pueblo explotado no debe pagar. Podemos citar tantos ejemplos como problemas acuciantes existen: soberana alimentaria y sanitaria, servicios pblicos y sociales, conocimiento libre y no mercantilizado, propiedad colectiva y bienes comunes, comercio justo y economa social no mercantilizada, trabajar todos para trabajar menos, recuperacin de empresas y autogestin popular, democracia directa y poder de base, etctera.

30. Adems de otras discusiones imprescindibles sobre estas y otras necesidades urgentes --qu democracia es posible en semejante contexto?, por ejemplo--, el debate sobre el caos mundial es decisivo para marcar las grandes lneas tendenciales que determinan a todos ellos. Sin estas reflexiones seguiremos caminando a ciegas agarrados a ciegos.

 


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter