Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2015

No somos todos Charlie Hebdo, ni tenemos por qu serlo

Ben Hayes
Open Democracy


Tal repliegue de la razn se acompaa inevitablemente de los ataques hacia aquellos que lo buscan. Despus del 11 de septiembre, la mera sugestin de que los ataques podran haber tenido algo que ver con la poltica exterior de los Estados Unidos se tachaba de traicin; hoy es Charlie Hebdo lo que no se puede recriminar. Ahora como entonces, estas coacciones deberan ser motivo de inquietud.

Es un hecho que entre las razones por las que unos manacos asesinaran a algunos miembros de la revista es por su predileccin por cebarse con los musulmanes; esto no es una justificacin, una excusa o una defensa, sino un elemento importante de los antecedentes histricos. Pero igual que en septiembre de 2001 se hara mal en mencionarlo si no se quiere que le acusen a uno de culpabilizar a las vctimas, de ser un rata que disculpa el asesinato o algo mucho peor.

He dedicado gran parte de mi vida profesional a la defensa de los derechos humanos frente a respuestas indebidamente represivas tras actos terroristas. Recuerdo el ambiente despus del 11 de septiembre como si fuera ayer. Los que no envolvimos la solidaridad en la bandera de los Estados Unidos podemos al menos encontrar consuelo y justificacin en la aceptacin gradual de que la guerra contra el terror es contraproducente y que el terrorismo se contrarresta mejor con la justicia, a pesar de la retrica abrumadora del con nosotros o contra nosotros del momento.

La narrativa grandilocuente del momento actual es muy similar: no se trata de asesinatos cuidadosamente calculados, semejantes a muchos otros golpes premeditados y cualitativamente diferentes de otros actos recientes de terrorismo; fue un ataque sobre los valores occidentales, la libertad europea, la gente decente, etc. Ahora como entonces, o ests con Charlie Hebdo o ests con los terroristas. La solidaridad significa nada menos que ser Charlie. No reproducir dibujos ofensivos es un acto de cobarda o autocensura, no una eleccin personal o profesional. Y si algo de esto te hace sentir incmodo, es que tampoco comprendes lo siguiente: cmo defender la libertad de expresin, de qu trata Charlie Hebdo, la stira, el laicismo francs o los cimientos de la civilizacin europea. Ergo debes cuidar tu lengua o irte a vivir a otra parte.

La defensa de la libertad de expresin significa tambin defender el derecho de expresin de las opiniones que no compartes; no hay necesidad de citar incorrectamente a Voltaire en este sentido. Pero afirmar la inviolabilidad de la prensa libre a la vez que se exige que el cuarto poder publique los dibujos de Charlie es una flagrante hipocresa. Respeto el derecho de mostrar solidaridad con las vctimas de este horrible crimen mediante la reproduccin de los dibujos, pero solo si se respeta el mo de no hacerlo porque me parecen intolerantes e incendiarios.

Para ser sincero, respetara mucho ms el inters repentino por la libertad de expresin si, por ejemplo, se hubiera defendido junto con otros muchos a Samina Malik, la terrorista lrica aficionada al hip-hop y tambin cajera de los almacenes WHSmith cuando se la encarcel por escribir canciones infantiles sobre la yihad o si se hubiera defendido con tanta resolucin a los dos de Nottingham cuando fueron detenidos por descargar material terrorista cuando investigaban el islam militante como parte de su carrera universitaria. Y ya que la libertad de expresin es tan importante, podramos todos condenar la Convencin del Consejo de Europa y la Decisin marco de la Unin Europea que proscribe la incitacin pblica al terrorismo. Es decir, no el crimen de incitar realmente delitos terroristas, sino el discurso que crea el peligro de que tales delitos puedan cometerse. La ley europea se redact solo con los lmites sobre la libertad de expresin musulmana en mente.

Tiene que ser un mito que la libertad de expresin de la mayora est bajo amenaza cuando #KillAllMuslims es trending topic en Twitter y la extrema derecha en Europa se fortalece. La verdad mucho menos conveniente es que para muchos miembros de las comunidades minoritarias que observan todo esto, nada ilustra mejor el privilegio de los blancos que la exaltacin visceral de la islamofobia en nombre de los valores europeos. Nos engaamos si pensamos que decir a las comunidades musulmanas que vuestras sensibilidades son estpidas e irrelevantes y ahora poned algo de vuestra parte para contrarrestar la radicalizacin nos va a mantener seguros.

Ahora viene la parte en la que se me dice que Charlie Hebdo no es racista ni intolerante porque, adems de desvivirse por insultar a los musulmanes, ofende a todas las partes por igual. Debo reconocer que nunca he ledo la revista y no me preocupa que mis conocimientos limitados de la cultura y lengua francesas signifiquen que tampoco entender por qu tantas personas la consideren de repente la cspide de la literatura subversiva y sin importar cunta gente me comenta que como suscriptor de Private Eye debera entenderlo. Supongo que la grandeza satrica depende del color del cristal con que se mira.

Tampoco me convencer nadie de que la intensa reificacin de Charlie Hebdo la comparacin del New Yorkers de su libertad de expresin pionera con la de Gandhi y Martin Luther King sirva para otra cosa que no sea hacer el juego a los racistas y fascistas cuyo entusiasmo por la libertad de expresin solo abarca su deseo de utilizarla para destruir los derechos humanos. Igual que con el 11 de septiembre, caemos en la trampa que nos tienden los terroristas. Tragedia, farsa, repeticin de la jugada.

Una vez ms, y para no dejar lugar a dudas, entiendo por qu se quiere ser Charlie y lo respeto, sobre todo si se es francs o periodista. Pero rechazo con vehemencia la imposicin de una monocultura que quiere convencerme de que oponerse al terrorismo y ridiculizar el islam son dos caras de la misma moneda. Cuando pase la tormenta, espero que otros tambin se unan a ese rechazo.


Traduccin: Christine Lewis Carroll

Tomado de http://www.tni.org/es/node/73057



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter