Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2015

Francia, y ahora?

Akram Belkaid
akram-belkaid.blogspot

Traducido del francs para rebelin por Susana Merino


Fue hermoso. S, hay que decirlo y detenerse un poco. Las manifestaciones del 11 de enero en Pars y en otras ciudades, fueron bellas e impresionantes. Es hermoso ver a un pueblo que se descubre, que muestra, repite y clama que el amor y la paz deberan ser ms fuertes que el odio y la violencia. Es hermoso que la gente fraternice, que se converse entre desconocidos, ver los rostros que rien despus de los llantos y la angustia, las manos que se estrechan, el intercambio de abrazos. Es tn raro encontrar tanta comunin. S, es hermoso a pesar de los riesgos, a pesar de la presencia de los jefes de Estado o de Gobierno, de los ministros, de los ex funcionarios y de los ex dirigentes que hipcritas y calculadores han participado a pesar de sus conocidos crmenes contra la libertad de expresin.

Pero y ahora? Qu quedar de toda esa fraternidad, muy (demasiado) pronto llamada el espritu del 11 de enero? La respuesta depender de cmo se resuelva o no esa ecuacin con muchas incgnitas que, desde hace tiempo, caracteriza a Francia. Resultaba ya poco fcil imaginar como evolucionara este pas, luego de los atentados del 7 y del 9 de enero lo ser an ms difcil por que la ecuacin se ha complicado. Hace ya algunos aos que el filsofo Nassim Nicholas Taleb, el pensador de lo improbable haba desarrollado en estas mismas columnas la famosa teora del cisne negro segn la cual un raro acontecimiento o juzgado poco probable puede producir importantes consecuencias en el largo plazo (1). Es lo que realmente acaba de ocurrir.

Para enfrentar el porvenir, sera necesario identificar y analizar claramente las causas estructurales de estos actos criminales. No se trata de remover temas que fastidian pero no es posible imaginar que se retacee el anlisis de este tipo de problemas, para mejor siendo colectivos y sobre todo que se dejen abandonados solo a los polticos. Por qu se han producido estos atentados en Francia y llevado a cabo por jvenes que han nacido en su territorio, que han crecido y que han sido educados aqu? No existe ciertamente una sola explicacin, y esta palabra, recordmoslo, no implica ninguna excusa.

Comencemos por el contexto internacional. A pesar de lo sucedido el 7 y el 9 de enero, muchos franceses no han tomado conciencia de que su pas est en guerra. No en una guerra interna contra no se sabe qu escondido enemigo o otra quinta columna sino un conflicto que est ms all de las fronteras del Hexgono. O mejor dicho, conflictos. Hoy en da el Sahel e Irak, ayer Afganistn y Libia, maana puede ser Siria y nuevamente Libia. Se trata ciertamente de guerras ya sean lejanas o no. Y por otra parte el concepto de guerra lejana no existe ms en un contexto mundialista en que las imgenes de los daos colaterales causados por un dron pueden ser inmediatamente publicados. Francia est en guerra, algo de lo que no est consciente demasiada gente, que piensa tontamente que su pas es un refugio hermtico. Se podr seguir discutiendo si las intervenciones en el extranjero son o no legtimas. El hecho es que est exponiendo al Hexgono a ataques y a represalias. Comentando los atentados del 11 de setiembre de 2001 en los EEUU, el general Giap figura emblemtica del combate vietnamita contra la armada estadounidense, hacia esta reflexin: esta gente (hablando de Al Qaeda) ha llevado su lucha al territorio del enemigo algo que no hubiramos imaginado o encarado.

A diferencia del Vietmin que era consciente de la necesidad de no alienar a la opinin pblica de EE.UU., los que Francia combate en el Sahel y en Oriente estn dispuestos a devolver golpe por golpe cualesquiera fueren las consecuencias. En tal sentido las caricaturas publicadas por Charlie Hebdo no son ms que un pretexto y los dirigentes franceses parecen ser reticentes a explicrselo a su pueblo.

El otro elemento es ciertamente de orden interno. Cuntas veces tendremos que seguir lamentndonos del fracaso de las diferentes polticas de integracin? En el 2005 y luego en el 2007, luego de los disturbios en la periferie, un unnime coro de voces decretaba esto nunca ms Despus no se hizo casi nada. Barrios enteros han permanecido en el abandono, librados a los caciques de la droga, con malos transportes, olvidados por los servicios pblicos. Las minoras visibles permanecen acantonadas en los mrgenes y no son tenidas en cuenta salvo en caso de problemas. El Islam se ha convertido en un tema permanente de debates negativos, sin la presencia, a menudo, de los involucrados. Y lo que es ms grave todava es que an los aspectos positivos, es decir la integracin silenciosa y exitosa de una buena parte de la comunidad musulmana son silenciados y ocultados. En 2005 luego de los disturbios, escrib diciendo que la integracin debera ser una de las grandes causas nacionales y tal vez la nica causa nacional. Vivienda, des-segregacin espacial, acceso a una buena educacin, empleo: todo eso debera ser la prioridad de las prioridades. Y sin embargo en los programas gubernamentales obsesionados por la reduccin del dficit, sigue siendo la pariente pobre. Estos asesinos no surgieron de la nada. Son producto de la sociedad francesa. Esto tambin sera aventurado ignorarlo y no reflexionar seriamente sobre este tema.

Francia es un pas carente de proyectos nacionales. Sus lites monocromas, ahitas de certezas, de prejuicios y de paternalismo con relacin a las minoras, se rehsan a comprender el increble reajuste que se ha producido en el mundo tanto en lo econmico como en lo religioso y en lo espiritual. Estancadas en el pequeo debate semanal, se obstinan en no tener el coraje de admitir que su pas est perdiendo velocidad porque es incapaz de redefinirse, de podar las ramas muertas y de dejar que florezcan otros pimpollos. Porque es incapaz de admitir que su identidad ha cambiado con la presencia de cinco millones de musulmanes en su tierra. Durante aos en lugar de fortalecerse no ha hecho nada, a causa de sus simples preocupaciones electorales, por considerarlo un problema. A fuerza de tergiversaciones, de falsas promesas y de renunciamientos en cuanto a una verdadera poltica de igualdad de oportunidades, el problema se ha convertido en realidad. Y mientras que el tiempo avanza, que las elecciones presidenciales del 2017 estn ya en todas las cabezas, que el discurso musulmanfobo recupera fuerzas y qu lstima! otros esbirros suean ciertamente con otros ataques, es de temer que el hlito unificador de la manifestacin del 11 de enero pueda perderse entre las brumas del invierno.

Nota:

(1) Le cigne noir: la puissance de limprvisible Les Belles Lettres, 2010, 486 pag. (ISBN 978-2251443959)

Fuente: http://akram-belkaid.blogspot.com.es/2015/01/la-chronique-du-bledard-france-et.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter