Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2015

Las Marchas de la Dignidad y la construccin del poder del pueblo

ngeles Maestro
Rebelin

Este artculo est escrito para el n 3 de la revista PIM PAM PUM que edita impresa el ncleo de Vallekas de Red Roja


Los tiempos se estn acelerando. Se producen cambios rpidos en las percepciones de muchas personas acerca de los problemas que les afectan y sus posibles soluciones. Y hay modificaciones importantes tambin en el propio poder, que ya no puede seguir gobernando como antes. Durante el pasado ao 2014 se han producido acontecimientos de gran trascendencia que no ocurran en dcadas. Recuerdo los tres ms importantes.

Los tres acontecimientos reseados expresan aspectos claves del momento poltico. La abdicacin de Juan Carlos es el reflejo ms claro del hundimiento de un Rgimen, heredero de la Dictadura, que no restaur la legalidad democrtica de la Repblica truncada por el levantamiento fascista, ni depur el ejrcito, la polica, ni las dems administraciones pblicas y que se asent sobre la corrupcin y el desfalco de las clases dominantes.

El hundimiento del bipartidismo, que parece arrastrar tambin a IU, y el surgimiento de Podemos, refleja cmo el hartazgo y la rabia de millones de personas que ven como se hunden sus condiciones de vida, sin esperanza de futuro alguna, utiliza el partido de Pablo Iglesias para echarles a todos. El objetivo es poner a personas nuevas en los gobiernos a travs de las urnas para echar a la casta al basurero de la historia. Ese es el objetivo comn fundamental de quines les votaron y les votarn y para ello poco importa el programa.

El problema es que las necesidades de muchos millones de personas son acuciantes y que para resolverlas no es suficiente suprimir la corrupcin o cambiar dineros de partidas presupuestarias. Para cambiar las condiciones de trabajo, crear empelo digno, mejorar los servicios pblicos, etc, hace falta romper con las polticas que la UE, el BCE y el FMI imponen, no Pagar la Deuda y salir del Euro. Es imprescindible expropiar a quienes nos estn saqueando: los bancos y las multinacionales. Es preciso devolver a manos pblicas, la banca, empresas estratgicas y servicios sociales.

Y a cualquiera que est leyendo estas lneas se le ocurre que para hacer todo eso, que es imprescindible y que Podemos no contempla, hace falta mucha fuerza y mucho poder. Mucho ms que el que se tiene cuando se ganan unas elecciones. El poder y la fuerza que determinan que se gane o se pierda cuando se avecina una confrontacin de clases de la envergadura de la que sin duda va a producirse.

Hace falta que una clase obrera y un pueblo organizado exijan que la riqueza que producen cada da que se les roba de su salario, que se transfiere a la banca o que se evade a parasos fiscales, est bajo su control y al servicio de la inmensa mayora.

Para construir esa fuerza de pueblo organizado es para lo que sirven las Marchas de la Dignidad. Las Marchas han roto con la creencia que afirmaba que no se poda convocar una manifestacin grande sin las direcciones de CC.OO. y UGT. Ante el descrdito creciente de las burocracias sindicales, que podra haber dejado al pueblo trabajador sin herramienta de lucha suficientemente fuerte, han surgido las Marchas como un movimiento unitario, integrado por organizaciones sociales, polticas y por el sindicalismo alternativo, que pretende unificar y fortalecer las luchas, con voluntad de construccin estable desde la base y con un programa de mucha mayor entidad que el de ninguna otra fuerza poltica: No Pagar la Deuda, enfrentar a los gobiernos de la Troika y poner la riqueza en manos del pueblo.

El programa para 2015 es potente. Las Marchas vuelven a Madrid el 21 de marzo y lo hacen con los siguientes lemas:

Volvemos a Madrid, caminando hacia la Huelga General

Hay que echarles. Construyendo el poder del pueblo.

El objetivo de la Huelga General no es abstracto como ha pasado otras veces en las que se reclamaba pero se esperaba a ver si la decisin la tomaban las direcciones de CC.OO. y UGT.

Esta vez las Marchas asumen la convocatoria aunque llaman al conjunto del movimiento obrero, incluidas secciones sindicales combativas y afiiliadxs de base de CC.OO. y UGT a sumarse.

La huelga que se quiere convocar el 22 de octubre no ser como otras. No se convocar por fax o rueda de prensa. Se propone un proceso de preparacin que empiece ahora mismo, y que tenga hitos fuertes en la preparacin del 21 de marzo y el 1 de mayo.

Es preciso acelerar la constitucin o impulsar el desarrollo de Comits en barrios y pueblos que se asuman a s mismos a modo de estados mayores que empiecen a pensar cmo se paraliza en su territorio cada centro de trabajo, hablando con secciones sindicales y comits de empresa. El objetivo central es encontrar la forma de asegurar la huelga entre la mayora de la clase obrera de no tiene derechos laborales (inmigrantes, mujeres y juventud), cmo se convence al pequeo comercio de barrio, como ejerce un papel dirigente la juventud, como las mujeres ocupamos nuestro lugar en la lucha, como nos enriquecemos con la sabidura acumulada por los veteranos y veteranas.

En definitiva, los Comits tienen que ejercer funciones de direccin que aseguren que todas y cada uno de nosotrxs ocupamos nuestro puesto y se utilizan todas nuestras capacidades.

Es verdad que es un periodo electoral, pero votar no lleva mucho tiempo y ya hay mucha gente ocupada en preparar listas. Quienes sabemos que, sin quitar importancia al objetivo de acabar con castas y polticxs corruptxs, votar no es suficiente, tenemos que ponernos ya manos a la obra para construir la inteligencia y la voluntad colectiva que nos vuelva dar la fuerza de clase y de pueblo que necesitamos.

La estaca sigue ah. Podrida estaba en los ltimos aos de la Dictadura, cuando Lluis Llach la cantaba, pero la apuntalaron y se mantuvo otros cuarenta aos. Si no nos dejamos engaar otra vez como en la Transicin y si de verdad tiramos todas y todos los no tenemos ms capital que nuestra fuerza de trabajo, es seguro que caer.

Notas:

1 Ese cdigo gentico que comparten PP y PSOE se ha puesto una vez ms de manifiesto en el ensimo pacto antiterrorista una vuelta de tuerca ms en la represin- ahora con el pretexto de los atentados de Pars.

2 http://politica.elpais.com/politica/2014/05/26/actualidad/1401062826_893393.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter