Portada :: Otro mundo es posible :: Resistencia Global
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2015

Represin y lucha social
Lo que todo socialista debe saber sobre la represin

Fragua


Cuando se habla de represin, normalmente se piensa en golpizas de la polica antimotines contra manifestantes o bien, en detenciones arbitrarias masivas. Sin embargo los mecanismos de represin son ms variados y tocan casi todos los mbitos de la vida poltica. En las siguientes lneas trataremos de hacer una descripcin de algunos de los mecanismos de represin poltica.

Primero, hay que tener claro que es el Estado quien ejerce la represin, aquellos que controlan la estructura de poder poltico y econmico son los que tienen la capacidad de reprimir. Entender esto nos permitir no slo identificar al enemigo inmediato, sino tambin estar preparados ante una inminente escalada de represin. El Estado es, en ltima instancia, un grupo especial de personas cuya principal tarea es contener y reprimir al movimiento popular, para perpetuar la explotacin y la miseria de todos nosotros, quienes somos la base de esta sociedad, la clase trabajadora.

Algunas formas de represin son brutales y se basan en la confrontacin directa con las organizaciones populares, entre otras tenemos la provocacin, la delacin y las agresiones de grupos de choque.

En las delaciones, el Estado aprovecha la debilidad de carcter de miembros del movimiento u organizacin, busca entre aquellos individuos que no estn comprometidos con la lucha y que son fciles de utilizar. Por ejemplo, en el movimiento estudiantil del 1968 se dio el caso del infame Scrates Campos Lemus, quien posaba de radical en las asambleas y que seal a dirigentes estudiantiles para que fueran detenidos por los militares.

El uso de provocadores o grupos de choque en las manifestaciones es una prctica en la que el Estado mexicano tiene mucha experiencia, los provocadores son agentes policacos vestidos de civil, que intimidan, hostigan y agreden a los miembros de organizaciones o movimientos sociales. De manera general, el objetivo de una provocacin es llevar a la organizacin a un enfrentamiento violento, previamente orquestado, en el que seguramente ser derrotada. Tampoco se trata de desgastarse en confrontaciones estriles, debemos ser capaces de distinguir una agresin de una provocacin y de entender cundo y cmo debemos afrontarlo.

Algunos mecanismos de represin poltica son ms sutiles, en primer lugar pensemos en la creacin y propagacin de rumores, por ejemplo cuando un grupo acusa a luchadores sociales de estar asociados con grupos paramilitares, o bien de rumores de tipo personal. La infiltracin, consiste en el ingreso dentro de una organizacin o movimiento de agentes del estado disfrazados de luchadores sociales o bien de ex-luchadores sociales cooptados por el rgimen, sus objetivos son diversos. Por ejemplo, tenemos el caso de Rodolfo Hernndez, quien se infiltr en el movimiento estudiantil universitario de 1999 y protagoniz una agresin paramilitar contra estudiantes de la UNAM en el 2004.

El espionaje se trata de implementar esquemas de vigilancia contra luchadores sociales o dirigentes polticos, con tal de identificar el comportamiento de miembros clave de una organizacin, a veces al Estado no le interesa tanto obtener informacin, sino ms bien dejarle claro a los luchadores sociales que estn siendo vigilados.

La cooptacin es una prctica que el Estado utiliza para fragmentar procesos de organizacin, coordinacin o unidad, se trata de comprar o convencer a dirigentes o militantes que se distinguen por alguna de sus cualidades, como en el caso de excombatientes de grupos insurgentes que hoy se han aliado con el rgimen. El objetivo de estas acciones es romper toda posibilidad de unidad interna en las organizaciones, infundiendo desconfianza y desnimo entre los propios compaeros.

Otra forma de represin poltica tiene que ver con el manejo de los medios de comunicacin masivos y con la implementacin de campaas mediticas de satanizacin de los movimientos sociales, sus organizaciones y sus lderes, los medios masivos son armas de control social, le dicen a las personas cmo pensar y cundo actuar, les infunden miedo o las provocan para que agredan a los que luchan.

Qu hacer ante esto? Cmo se resiste contra la represin? Busquemos las respuestas en la realidad, analicemos algunas experiencias de cmo se enfrenta la represin poltica. El movimiento popular-magisterial en Oaxaca de 2006, enfrent la represin militar con entereza, conocan la ciudad y supieron defenderla, no permitieron que los militares los asustaran, ni la prisin, ni los asesinatos pudieron romper las asambleas oaxaqueas; el Estado tuvo que usar armas ms sutiles, agentes divisionistas, grupos o corrientes cooptadas por el gobierno estatal y sobre todo los rumores, de esta manera, aunque la represin directa no pudo debilitar a la organizacin, las formas sutiles fueron ms efectivas para el Estado.

En el movimiento estudiantil, la lucha contra la represin siempre ha estado presente en los pliegos petitorios y programas reivindicativos. En diferentes movimientos universitarios, la represin directa ha sido suficiente para desbaratar las asambleas y romper la frgil unidad. En cambio, los estudiantes de las Normales Rurales, organizados en la Federacin de Estudiantes Campesinos Socialistas de Mxico (FECSM) han sufrido agresiones ms graves, sin embargo, estn organizados de tal forma que han podido resistir los embates del rgimen en ms de una ocasin e incluso han logrado defenderse de algunas de las agresiones policiaco-militares, este es un ejemplo de lucha exitosa contra la represin, por eso es an ms importante para el Estado eliminar a la FECSM, pues se trata de golpear ah donde resulta ms doloroso.

La represin es la respuesta natural del Estado a la movilizacin y la organizacin popular, a veces se da en menor escala y en formas sutiles, otras, con ms frecuencia, se presenta de forma franca y brutal. El objetivo siempre es el mismo: tronar la organizacin, sembrando miedo y desconfianza entre los compaeros, el Estado espera que la organizacin se desbarate sola, que regresemos a casa con la impresin de que no vali la pena movilizarse y que la protesta social genera ms problemas que soluciones, ya que luego tenemos que luchar; por la libertad de los presos, por la presentacin de los detenidos-desaparecidos, por el castigo a los culpables directos de los actos criminales de represin, que quede la impresin de que se perdi ms de lo que tenamos.

La leccin ms importante que debemos aprender sobre la represin es que no debemos ser ingenuos, la represin es inevitable, pero mientras mejor organizados estemos, mientras mayor claridad tengamos en la lucha, seremos capaces de afrontar los efectos de la represin. La represin no tiene por qu implicar necesariamente una derrota poltica, pero nuevamente debemos recordar la primera leccin, no seamos ingenuos, no debemos arriesgarnos sin necesidad, hay quienes creen que sufrir un ataque represivo visibiliza al movimiento, que al victimizarse de alguna manera se convierte en una victoria poltica, sin embargo permitir que a un compaero lo golpeen, lo torturen, lo encarcelen, no ayuda al movimiento, crea resentimiento entre las vctimas, crea un caldo de cultivo para la cooptacin y la delacin.

No pueden derrotarnos si seguimos organizados, no pueden sorprendernos si sabemos que nos estn acechando, no pueden aterrorizarnos si estamos conscientes de por qu estamos en la lucha. Sabemos que vendrn y por eso debemos impulsar la organizacin y la unidad de clase. Contra la represin y el terrorismo de Estado, organizacin y lucha por el socialismo.

Este artculo fue publicado como parte de la seccin ANLISIS del No. 4 de FRAGUA, rgano de prensa de la Organizacin de Lucha por la Emancipacin Popular (OLEP), en circulacin desde el 14 de noviembre de 2014.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter