Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2015

Entrevista a Pau Casanellas sobre "Morir matando. El franquismo ante la prctica armada, 1968-1977" (II)
Entre los grupos de izquierda revolucionaria exista una aceptacin terica de la violencia insurgente

Salvador Lpez Arnal
EL Viejo Topo


Doctor en Historia por la UAB, Pau Casanellas trabaja actualmente como investigador posdoctoral en el Instituto de Historia Contempornea (IHC) de la Universidad Nova de Lisboa. Su inters como investigador se ha centrado especialmente en los aos sesenta y setenta del siglo XX, perodo que ha abordado tanto desde la perspectiva de las polticas de orden pblico como desde la vertiente de la movilizacin social, la cultura revolucionaria y las prcticas armadas.

***

-Tuvieron importancia poltica las acciones armadas de otros grupos como el FRAP, MIL, FAC o GRAPO?

-Por su repercusin poltica, tuvieron importancia algunas acciones de los GRAPO (especialmente en 1975-1977) y, en menor medida, del FRAP (en 1975); otra cosa es si, pese a ese impacto pblico, ambas organizaciones contribuyeron o no a la erosin del franquismo. Ms all de estos dos casos y del mbito abertzale, el resto de grupos y organizaciones armadas que actuaron entre finales de los sesenta y 1977 tuvieron una incidencia mucho ms limitada. Comentario aparte merece el caso del MIL-GAC: si bien mientras actu apenas pudo incidir polticamente periodsticamente, era conocido simplemente como la banda de las Sten, por los subfusiles que usaban, la condena a muerte y posterior agarrotamiento de Salvador Puig Antich dieron al grupo una notoriedad que de otra forma no habra conseguido.

-Y en su opinin, contribuyeron el GRAPO y el FRAP a la erosin del franquismo?

-Contribuyeron sin duda a poner en apuros al rgimen, pero en determinados momentos tambin dieron al Gobierno una excusa perfecta para desencadenar una amplia represin. Fue as en el caso de los atentados principalmente a cargo del FRAP del verano de 1975, a los que el rgimen dio respuesta mediante los fusilamientos del 27 de septiembre. Y muy especialmente en el caso de los secuestros y atentados protagonizados por los GRAPO entre finales de 1976 y principios de 1977, que fueron aprovechados para llevar a cabo una amplia operacin represiva contra la izquierda radical y que, a la vez, dieron alas a la violencia parapolicial.

-Terra lliure actu durante esos aos? Hubo lucha armada en Catalua en ese perodo?

-Terra Lliure como tal no surgi hasta 1979 (y de hecho inicialmente no lo hizo bajo esta denominacin). En el campo del independentismo cataln, durante los ltimos aos del franquismo actuaron dos organizaciones armadas: el Front dAlliberament Catal (FAC) y un ncleo al que la polica bautizara como Exrcit Popular Catal (EPOCA). Esta ltima organizacin fue la responsable de la muerte del importante empresario Josep Maria Bult, el 9 de mayo de 1977, cuando intentaba deshacerse del explosivo que le haban adherido al cuerpo. Tal vez ste fuera el atentado con ms trascendencia pblica cometido a lo largo del perodo por alguna organizacin independentista catalana.

Fuera del mbito nacionalista, pero con implantacin bsicamente en Catalua, habra que aadir el caso de los grupos autnomos o grupos autnomos revolucionarios policialmente bautizados como Organitzaci de Lluita Armada (OLLA), adheridos a los presupuestos de la autonoma obrera y activos entre 1972 y 1974, momento en el que fueron prcticamente desarticulados. Aunque mucho menos conocidos que el MIL-GAC, con el que mantuvieron contacto y colaboracin, estos grupos autnomos fueron sin embargo ms activos.

-No habra que distinguir entre cierto tipo de acciones armadas y otras acciones armadas muy distintas? No son cosas muy atracar un banco con armas que matar a un polica, asesinar a un general o acabar con un confidente?

-Sin duda son acciones muy distintas y la valoracin que se haga de cada una de ellas tanto a nivel moral como poltico no puede ser la misma. Desde un punto de vista conceptual, habra que diferenciar entre lo que son formas de violencia como asaltos a entidades bancarias o la colocacin de explosivos en lugares emblemticos de un estadio superior, del que formaran parte el resto de acciones que comentas. Con todo, cuando uno lleva un arma encima, asume inmediatamente la posibilidad de un enfrentamiento armado y de que se produzcan vctimas no deseadas, de la misma forma que la manipulacin, traslado y colocacin de explosivos entraa tambin esta ltima posibilidad.

Por lo que respecta al perodo del que estamos hablando, hay que tener en cuenta que el franquismo daba a todas estas modalidades de lucha un tratamiento no excesivamente diferenciado. De hecho, a nivel legislativo, en determinados momentos estuvo vigente una equiparacin casi absoluta entre cualquier forma de disentimiento poltico y el delito de rebelin militar, por lo que acciones pacficas como un encierro o una huelga de hambre podan ser juzgadas en consejo de guerra y ser objeto de altas penas de reclusin de libertad, como as sucedi en algunas ocasiones. Ello actuaba como incentivo a la asuncin de formas cada vez ms elevadas de lucha, si bien es tambin pertinente sealar que el trato con el que eran recibidos los militantes armados en comisara era por lo general todava peor al dispensado a los dems militantes de la oposicin.

-Los servicios secretos usamericanos, como a veces se ha dicho, permitieron el asesinato de Carrero Blanco, el sucesor de Franco, en 1973? Supieron de alguna forma los planes de ETA?

-Antes que nada habra que precisar que Carrero estaba llamado a sustituir a Franco como as sucedi en junio de 1973 en la jefatura del gobierno, pero no en la del Estado, que desde 1969 se estableci que, una vez muerto el dictador, ocupara Juan Carlos de Borbn. Dicho esto, a m me cuesta mucho creer que los Estados Unidos tuvieran ni tan siquiera conocimiento sobre la preparacin del atentado. Tal vez dentro de un tiempo aparezca documentacin que me contradiga, pero no me parece una hiptesis para nada plausible teniendo en cuenta todo lo que s conocemos y puede documentarse sobre la actitud de los Estados Unidos en aquellos aos respecto al rgimen de Franco. Lo nico que le interesaba al gobierno estadounidense era la salvaguarda de sus intereses en el pas las bases militares y los contratos econmicos, y un atentado como el que puso fin a la vida de Carrero Blanco iba en la direccin diametralmente opuesta a estos intereses, al suscitar una gran incertidumbre sobre la evolucin poltica espaola.

Significativamente, tras los fusilamientos del 27 de septiembre de 1975, el secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, aseguraba en una conversacin privada que no vea base alguna para criticar oficialmente al rgimen espaol y que, aunque consideraba un error el carcter militar de los juicios, se trataba de un asunto interno y adems los terroristas fusilados haban matado a policas. En esa misma lnea, y como demuestra la documentacin diplomtica disponible, en los momentos posteriores a la muerte de Franco los Estados Unidos pusieron especial nfasis en que el gobierno mantuviera en todo momento el control del orden pblico y no acelerara las reformas. Asimismo, los estadounidenses vean especialmente con buenos ojos la posibilidad de que el Partido Comunista no fuera legalizado, o no por lo menos hasta despus de la celebracin de unas elecciones generales.

-Las organizaciones armadas contaron con el apoyo de sectores de la ciudadana para sus acciones en aquellos momentos? Grupos del movimiento obrero se mantuvieron en algn momento prximos a esas acciones?

-Algunos sectores indiscutiblemente s vieron con buenos ojos acciones como el atentado contra Carrero, si bien no puede decirse que fuera una posicin generalizada en el seno de la sociedad. Por lo general, la aceptacin tcita de los atentados mortales fue perdiendo apoyos sociales poco a poco. Si el atentado contra un torturador tan sealado como Melitn Manzanas, en 1968, fue recibido con alegra por muchos sobre todo en el Pas Vasco, acciones como la de la calle del Correo de Madrid, en septiembre de 1974, en la que murieron trece personas, generaron recelos muy notables.

-Quines fueron responsables de esa accin de la calle del Correo? Qu sentido tuvo? No fue entonces cuando se tortur salvajemente a Eva Forest, Alfonso Sastre, Lidia Falcn, Eliseo Bayo entre otros?

-El atentado fue llevado a cabo por ETA(V), aunque sin el conocimiento de la direccin. De hecho, en el seno de la organizacin se generara un intenso debate sobre la conveniencia o no de reivindicarlo. En cierta medida, el atentado fue tambin el catalizador de la escisin entre ETA-m y ETA-pm, aunque sta tena un trasfondo que vena de lejos. La accin se enmarcaba en la voluntad de dar respuesta a las detenciones y muertes que estaban sufriendo los militantes de ETA(V): justamente dos das antes, un militante de la organizacin, Jon Urzelai, haba sido abatido en el transcurso de un tiroteo con guardias civiles. Inicialmente se quiso atentar contra la Direccin General de Seguridad, pero al comprobar las dificultades que esto comportaba, se decidi colocar la bomba en la cafetera Rolando, situada al lado de la DGS y que era frecuentada por policas (si bien entre las trece vctimas mortales slo haba una funcionaria administrativa del Cuerpo General de Polica).

Tras la explosin se desencaden una operacin policial en el marco de la cual, efectivamente, fueron detenidas y torturadas las personas que comentas, aunque la nica que realmente haba colaborado con ETA(V) era Eva Forest. El rgimen aprovech esas detenciones para vincular de manera burda al Partido Comunista tanto con el atentado de la calle del Correo como con el de Carrero Blanco, lo que careca de cualquier base.

-Fueron vistas con alguna comprensin estas acciones por otras fuerzas polticas que no las practicaron?

-En general, entre los grupos y organizaciones de izquierda revolucionaria exista una aceptacin terica de la violencia insurgente. Tambin en el plano prctico, por lo menos hasta cierto momento, no se formularon crticas abiertas a esa opcin de lucha. Ello empez a cambiar, como ha quedado reflejado anteriormente, a partir de 1976, si bien no puede decirse que hubiera una posicin comn entre las diferentes organizaciones de ese espacio poltico.

En lo que se refiere a la principal fuerza del antifranquismo, el Partido Comunista, su postura ante la emergencia de la prctica armada a finales de los sesenta fue de recelo y oposicin frontal casi desde el primer momento, por ms que, pblicamente, el partido hubiera calificado el atentado mortal contra Manzanas como un acto justiciero. La opcin por la va de las armas, abandonada por el partido desde una fecha tan lejana como 1948, chocaba frontalmente con su apuesta por acabar con la dictadura por medio de la movilizacin pacfica.

-Hizo lo necesario el PSUC y otras fuerzas polticas antifranquistas para salvar a Puig Antich?

-Ni el PSUC ni otras fuerzas del antifranquismo hicieron seguramente todo lo que podan. Por citar el caso de un hombre que est ltimamente en boca de todos, Jordi Pujol no ha tenido problemas en reconocer en sus memorias que se qued deliberadamente al margen de las protestas contra la ejecucin de la pena de muerte dictada contra el militante del MIL-GAC. Es por ello por lo que la actual reivindicacin de la figura de Puig Antich por parte sectores muy alejados de sus convicciones polticas puede ser considerada cuanto menos como interesada.

-Ignoraba lo que acaba de sealar. Y por qu cree que el molt ex honorable se qued deliberadamente al margen?

-Segn ha escrito l mismo, porque era contrario a las armas y al anarquismo. Aqu, si me permites aadir algo, hay otro equvoco: el MIL-GAC no era propiamente un grupo anarquista, sino que se situaba en el mbito de la autonoma obrera. En l hubo tanto gente procedente del mundo libertario como personas con una formacin marxista heterodoxa.

Vuelvo un poco atrs. Te pregunto a continuacin por el Consejo de Burgos.

Cuando quieras.

 

Fuente: EL Viejo Topo, enero de 2015.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter