Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2015

El retorcijn de tripas de Tsipras en Alemania

Roberto Herrera
Rebelin


Aunque el Chef de cocina griego es nuevo, la receta europea para mitigar el hambre y la pobreza de una parte del pueblo griego sigue siendo la misma.

Al parecer, a Alemania y a Francia, los pases lderes de la Comunidad Econmica Europea (CEE), la reciente victoria de Syriza les tiene sin cuidado. Y no podra ser de otra manera, puesto que los polticos en cualquier parte del mundo conocen la diferencia entre las promesas en tiempos de elecciones" y la cruda realidad poltico-econmica en los tiempos del capitalismo neoliberal, en el que los acuerdos firmados son compromisos sagrados.

Solo Alemania, Francia e Italia avalan crditos de alrededor de 139 mil millones de Euros al gobierno griego; siendo los contribuyentes alemanes los garantes del 38% de dicha suma y por lo tanto, los mayores avalistas. Si consideramos adems, los dos mil millones de Euros provenientes del Fondo Monetario Internacional (FMI), tambin avalados por el gobierno de ngela Merkel, resulta en cierta medida comprensible la actitud fra y distante conque Alexis Tsipras y Yanis Varoufakis fueron recibidos en Berln y Paris, y, el escepticismo sin velos de los altos mandatarios germanos en relacin al plan del nuevo gobierno para resolver la crisis.

Hace 33 aos, en 1982, el Dr. Fidel Castro Ruz concluy en un anlisis econmico mundial que para los pases perifricos capitalistas ─ el Tercer Mundo ─ la deuda externa era impagable. Segn las leyes de desarrollo de la economa de mercado, tanto Grecia como Portugal y Espaa, aunque geopolticamente forman parte del Primer Mundo, para todos los fines prcticos del capitalismo desarrollado, son entes econmicos en vas de desarrollo al Primer Mundo. Cualquier viajero que haya visitado estos tres pases y no se haya limitado a admirar lo imponente de la gran Lisboa, la majestuosidad de la Acrpolis o la belleza de las pinturas de Altamira, habr comprobado que en todos estos pases hay regiones tan atrasadas ─ econmicamente hablando ─ como en Amrica Latina.

De tal manera que los costos de la incorporacin ─ forzosa o forzada ─ de estos pases europeos al mundo capitalista desarrollado europeo, recae, en resumidas cuentas, en los hombros de la gente pobre. Alemania es sin lugar a dudas la locomotora que tira a la Comunidad Econmica Europea y el plan de austeridad concebido por el gobierno de ngela Merkel est actuando en un tercio de la poblacin griega como una efectivsima dieta para adelgazar.

El pueblo griego, al elegir a Syriza, la coalicin de la izquierda radical, dijo basta al apretn de cinturn permanente que exige la Troika, el gremio controlador constituido por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisin Europea.

No obstante, tanto la izquierda parlamentaria europea ─ con o sin el prefijo radical ─, as como los diferentes gobiernos socialdemcratas, a la hora de gobernar, asumen una posicin pragmtica, la cual exige anteponer la poltica real a los intereses ideolgicos. De este realismo poltico tampoco se ha escapado ni se escapar Syriza. Este realismo por encima de todo, explica el porqu de la coalicin entre Syriza y el partido nacionalista de derecha, Griegos Independientes. Lo cual, dicho sea de paso, le provoc un verdadero retorcimiento intestinal a Gregor Gysi, el lder del partido alemn Die Linke, homlogo ideolgico de Syriza.

Pero en cuestiones de alianzas y programas de gobierno en el mundo capitalista neoliberal, la Real Politik es la matrona de la historia contempornea universal.

Las reformas impuestas a Grecia por la Comunidad Econmica Europea no son, en efecto, la verdadera solucin, puesto que los problemas griegos, como los de todos los pases capitalistas dependientes, son estructurales y sistmicos. Sin embargo, es necesario puntualizar que en Grecia un tercio de los habitantes vive en la pobreza y que a raz del plan de austeridad germano-europeo, el sueldo mnimo ha sido recortado en un 22%; por otra parte, la legislacin laboral y los convenios colectivos se han visto tambin afectados por estas medidas. La tasa de desempleo total es de 27% y a nivel de los jvenes menores de 25 aos sobrepasa el 50% y para colmo de males, gran parte de la poblacin no tiene seguro social. En fin, la lista de los problemas socio-econmicos del pueblo griego es muy larga.

Es claro que Grecia est jugando ─ obligada por razones estratgicas geopolticas ─ en la Champions League del capitalismo europeo con un equipo de tercera divisin. Vistas as las cosas, al final de cuentas, ser el pueblo trabajador griego el que tendr que pagar por las habas que se comi el burrito Polifemo Papanatas en la Odisea Europea 2001, ms all de las promesas electorales de Syriza. Lamentablemente, en el mundo capitalista rige la ley de la selva: Siempre vence el ms fuerte.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter