Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2015

Acercamiento Cuba-Estados Unidos
Perspectivas y obstculos (1)

Salim Lamrani
Al Mayadeen


Desde la declaracin histrica del 17 de diciembre de 2014, Washington ha anunciado algunas medidas destinadas a suavizar el estado de sitio econmico que pesa sobre Cuba. Pero el camino es todava largo.

 

El 16 de enero de 2015 entraron en vigor las medidas de flexibilizacin que anunci Estados Unidos en el marco del proceso de normalizacin de las relaciones bilaterales iniciado por los Presidentes Barack Obama y Ral Castro. Aunque no ponen trmino a las sanciones econmicas, constituyen una seal positiva y confirman la voluntad de Washington de acabar con una poltica anacrnica, cruel e ineficiente. Dicha poltica constituye efectivamente el principal obstculo al desarrollo de la isla, afecta a las categoras ms vulnerables de la poblacin cubana y suscita la condena unnime de la comunidad internacional.[1]

La primera medida concierne las posibilidades de viajar a Cuba. Aunque los ciudadanos estadounidenses todava no estn autorizados a viajar a la isla como turistas ordinarios mientras pueden ir a China, Vietnam o Corea del Norte-, Washington ha decidido facilitar las estancias en el marco de 12 categoras especficas autorizadas por la ley (visitas familiares, oficiales, periodsticas, cientficas, educativas, religiosas, culturales, humanitarias, profesionales, etc.). As, en este marco, las agencias de viajes y compaas areas estadounidenses ya pueden ofrecer sus servicios sin requerir una licencia especfica por parte de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, Departamento del Tesoro). Por otra parte, los ciudadanos autorizados a viajar a Cuba pueden ahora usar sus tarjetas de crdito en la isla, sin lmites de importe. Tambin estn autorizados a llevar hasta 10 000 dlares y traer hasta 400 dlares de productos cubanos, entre ellos 100 dlares de tabaco y alcohol [2].

Con respecto a las remesas a Cuba ahora es posible mandar hasta 2.000 dlares mensuales, en vez de los 500 dlares permitidos anteriormente. No obstante, segn la ley estadounidense, los altos funcionarios del Gobierno y los miembros del Partido Comunista no pueden beneficiarse de la ayuda familiar procedente de Estados Unidos. Max Lesnik, director de la revista La Nueva Rplica de Miami, critica esta restriccin: Durante aos acusaron al gobierno de La Habana de dividir a la familia cubana por razones polticas e ideolgicas. Ahora bien, hoy resulta que es la poltica estadounidense la que separa a las familias de modo arbitrario impidiendo que un cubano de Miami brinde apoyo a su madre en La Habana so pretexto que es militante del Partido Comunista o miembro del Gobierno.[3]

Por otra parte, los ciudadanos estadounidenses pueden tambin brindar apoyo financiero a los cubanos en el marco de proyectos humanitarios y de desarrollo del comercio privado, sin lmite de importe. [4]

En el campo de las telecomunicaciones, las empresas estadounidenses podrn exportar su tecnologa a Cuba en el marco de licencias concedidas por el Departamento de Comercio. As, los cubanos podrn adquirir computadoras, software, telfonos celulares, televisores, etc. en Estados Unidos. El sector privado cubano tambin podr comprar material de construccin y equipos agrcolas. No obstante, las empresas nacionales no tendrn esta posibilidad. Del mismo modo ser posible exportar a Estados Unidos algunas mercancas producidas por el sector privado cubano. Sin embargo, dado que la inmensa mayora de la produccin de bienes y servicios procede de empresas estatales, el impacto de estas medidas resulta muy limitado.[5]

En el campo financiero, las empresas estadounidenses, comercialmente vinculadas a Cuba, pueden ahora abrir una cuenta en una institucin financiera de la isla. Finalmente Washington anunci la suspensin de un aspecto de la ley Torricelli de 1992 que prohiba a todo barco extranjero que entrara en un puerto cubano viajar a Estados Unidos en los siguientes seis meses. [6]

Adems de estas medidas, el 21 de enero de 2015 Washington mand a una importante delegacin a Cuba encabezada por Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para los Asuntos Hemisfricos, con el fin de entablar las primeras conversaciones con vistas a restablecer las relaciones diplomticas entre ambas naciones. Se trata de la ms importante visita oficial en treinta aos. [7]

El margen de maniobra de Barack Obama

En su discurso en el Congreso, el presidente Obama exhort a los parlamentarios a que levantaran las sanciones econmicas contra Cuba. En lo que se refiere a Cuba ponemos fin a una poltica que super su fecha de caducidad hace mucho tiempo. Cuando lo que hacemos no funciona durante cincuenta aos es tiempo de adoptar un nuevo enfoque, declar. Nuestro cambio de poltica respecto a Cuba puede poner trmino a un legado de desconfianza en nuestro hemisferio [] y este ao el Congreso debe poner fin al embargo, concluy Obama. [8]

Es verdad que desde la adopcin de la ley Helms-Burton en 1996, slo el Congreso est habilitado para abrogar las distintas leyes sobre las sanciones econmicas y permitir as el restablecimiento de las relaciones diplomticas y comerciales normales con Cuba. No obstante, Barack Obama dispone de numerosas prerrogativas ejecutivas como presidente de Estados Unidos para flexibilizar considerablemente el estado de sitio econmico impuesto al pueblo cubano, creando licencias especficas.

Por ejemplo en 2000, en virtud de sus facultades ejecutivas, Bill Clinton autoriz la venta de materias primas alimenticias a Cuba, aunque las condiciones impuestas son drsticas (pago por adelantado, en otra moneda que el dlar, sin posibilidad de crdito, etc.). Del mismo modo, en septiembre de 2009 el Presidente Obama puso fin a las restricciones a las visitas familiares que impuso George W. Bush en 2004 a la comunidad cubana de Estados Unidos (un solo viaje de 14 das cada tres aos y nicamente para visitar a familiares directos) y favoreci los viajes a los ciudadanos estadounidenses en el marco de misiones bien definidas (12 categoras).

Fue tambin en ese marco en el que la Casa Blanca anunci una flexibilizacin de las restricciones en diciembre de 2014, efectiva desde enero de 2015. Segn Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos del ministerio de Relaciones Exteriores cubano, encargada de las negociaciones bilaterales con Washington, el presidente Obama tiene prerrogativas ilimitadas para vaciar el bloqueo de su contenido fundamental. [9]

As, en virtud de sus poderes, Barack Obama puede perfectamente autorizar el comercio bilateral entre Cuba y Estados Unidos y permitir a las empresas de ambos lados del estrecho de la Florida establecer relaciones normales. No hace falta ningn acuerdo por parte del Congreso. En efecto, slo las filiales de las empresas estadounidenses establecidas en el exterior no pueden comerciar con la Isla del Caribe sin un acuerdo parlamentario, por la Ley Torricelli de 1992.

Obama tambin puede permitir que Cuba adquiera en el mercado mundial productos que tienen ms del 10% de componentes estadounidenses. En la actualidad cualquier producto de Francia, Japn, Brasil o China que tenga ms del 10% de componentes estadounidenses no puede venderse a Cuba. Por ejemplo, La Habana tiene enormes dificultades para renovar su flota aeronutica, pues la inmensa mayora de los aviones vendidos en el mercado mundial tienen ms componentes fabricados en Estados Unidos.

El presidente tambin podra autorizar la importacin de productos fabricados en el mundo con materias primas cubanas. Hoy es imposible. As, si la empresa alemana Mercedes desea exportar sus vehculos a Estados Unidos tiene que demostrar al Departamento del Tesoro que no contienen ni un solo gramo de nquel cubano. Del mismo modo, si Danone quiere vender sus productos en el primer mercado mundial debe demostrar a Washington que no contienen ni un solo gramo de azcar cubano. Estas limitaciones constituyen un serio obstculo al desarrollo del comercio de Cuba con el resto del mundo.

Del mismo modo la Casa Blanca podra consentir a la venta a crdito de productos no alimenticios a Cuba. En efecto, si la Ley de Reforma a las Sanciones Econmicas de 2000 hace posible la venta de materias primas alimenticias a Cuba, prohbe en cambio la concesin de crdito para facilitar este tipo de transaccin. Obama podra aprobar el uso del pago diferido para los sectores no alimenticios.

Por otra parte, Obama podra tambin acceder a que la Isla del Caribe usase el dlar en sus transacciones comerciales y financieras con el resto del mundo. En efecto, Cuba se ve obligada a realizar malabarismos monetarios en el campo del comercio internacional y tiene que soportar el costo sustancial de las operaciones de cambio en sus relaciones con otras naciones del mundo. Lo que tiene un impacto financiero importante en un pequeo pas del Tercer Mundo con recursos limitados.

As, como se puede ver, el presidente Obama dispone de todas las prerrogativas necesarias para vaciar de su sustancia las sanciones econmicas contra Cuba y llevar al Congreso a acabar definitivamente con una poltica de otro tiempo.


Notas:

[1] The White House, Fact Sheet: Charting a New Course on Cuba, 17 de diciembre de 2014. http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2014/12/17/fact-sheet-charting-new-course-cuba (sitio consultado el 15 de febrero de 2015)

[2] Ibid.

[3] Entrevista telefnica del 15 de febrero de 2015.

[4] The White House, Fact Sheet: Charting a New Course on Cuba , op. cit.

[5] The White House, Fact Sheet: Charting a New Course on Cuba , op. cit.

[6] The White House, Fact Sheet: Charting a New Course on Cuba , op. cit.

[7] Agence France Presse, Estados Unidos y Cuba reanudarn dilogo el 27 de febrero en Washington, 17 de febrero de 2015.

[8] Jim Avila &Meghan Keneally, President Asks Congress to Lift the Embargo Against Cuba, ABC News, 20 de enero de 2015. http://abcnews.go.com/Politics/president-congress-lift-embargo-cuba-sources/story?id=28358404 (sitio consultado el 15 de febrero de 2015).

[9] Cristina Escobar, La relacin de Cuba y Estados Unidos: una entrevista a Josefina Vidal, Cuba Hoy, 2 de febrero de 2015. https://www.youtube.com/watch?v=C4IhP2pUOCg (sitio consultado el 15 de febrero de 2015).


Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunin y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Cuba, the Media, and theChallenge of Impartiality, New York, Monthly Review Press, 2014, con un prlogo de Eduardo Galeano.

http://monthlyreview.org/books/pb4710/  



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter