Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2015

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Eduardo Nava Hernndez
Cambio de Michoacn


Con diferencia de horas, los medios y las redes sociales dieron difusin a dos declaraciones crticas hacia el gobierno mexicano que encabeza Enrique Pea Nieto. Como es pblicamente conocido, el director mexicano Alejandro Gonzlez Irritu, laureado como el mejor por la Academia estadounidense, al igual que su ms reciente produccin Birdman como la mejor pelcula del ao, dedic su galardn a los mexicanos que vivimos aqu, por quienes dese que pronto tengamos el gobierno que nos merecemos, y a los que viven en los Estados Unidos, a quienes solicit sean tratados con la dignidad de respeto que los inmigrantes de otras naciones y de otras generaciones recibieron en ese pas construido precisamente por la accin de quienes ah llegaron a aportar su trabajo.

La segunda nota fue la difusin de un mensaje personal del papa Francisco a su amigo Gustavo Vera en la Argentina, quien le haba informado del crecimiento del narcotrfico en el pas rioplatense, en el que expres su deseo de que su pas natal no se mexicanice . Agreg ah el patriarca catlico que ha hablado con obispos mexicanos, quienes le han expresado que en este pas la cosa est de terror. Si bien no se refiere ah directamente al gobierno mexicano, es claro que Francisco tiene a travs de sus propias fuentes de informacin una visin alternativa a la que oficialmente difunde aqul.

Que el PRI y el propio Pea Nieto dieran respuestas pblicas al decir de Gonzlez Irritu no es de extraar, afirmando ambos que se construye aqu un mejor gobierno. Pero s es atpico que el gobierno nacional quisiera convertir el comentario epistolar del jerarca vaticano en un incidente diplomtico del que luego se desisti.

Ambas declaraciones, la del director y la del papa, dan cuenta sin embargo de que la crisis moral del gobierno mexicano y la situacin de emergencia que enfrentamos los mexicanos en nuestro propio pas se han vuelto inocultables para propios y extraos. En una ulterior entrevista con la periodista Carmen Aristegui, Gonzlez Irritu abund: " Yo creo que todos sentimos lo mismo, podemos estar en desacuerdo en muchas cosas los mexicanos, pero en algo que creo que todos coincidimos es en que las cosas deben de cambiar de una vez para siempre . Creo que el nivel de insatisfaccin, de injusticia, de corrupcin, de impunidad ha llegado a niveles insoportables". Por su parte, el pontfice dedic a los mexicanos un me3nsaje en su homila del mircoles 25 en la que dijo: Envo un saludo especial al pueblo mexicano que sufre la desaparicin de sus estudiantes y por tantos problemas parecidos, que nuestro corazn de hermanos est cerca de ellos, orando en este momento.

Y como colofn, el magnate estadounidense Donald Trump reaccion ante el reconocimiento concedido al cineasta mexicano y ante el del fotgrafo Emmanuel Lubezki en la misma premiacin expresando va Twitter que era excesivo el protagonismo de los mexicanos porque le estn robando a Estados Unidos ms que cualquier otro pas. Molesto por y con los galardonados, habra de coincidir en sus tuits con lo dicho por Irritu en relacin con la corrupcin en Mxico: Gan una demanda en el corrupto sistema de justicia de Mxico, pero hasta ahora no la he podido cobrar. No hagan negocios en Mxico!.

Corrupcin, impunidad, injusticia, insatisfaccin, entre otros, los conceptos que hoy por hoy nombran a Mxico, adems de otros como estancamiento, entreguismo, crimen, militarizacin, violencia y terror. Nunca las generaciones presentes haban vivido una situacin tan grave y dramtica en materia econmica, poltica y de seguridad. Pocas veces la corrupcin, el enriquecimiento ilcito y el trfico de influencias del grupo en el mando del gobierno haban sido tan ostentosos e insultantes. Nunca los grupos delincuenciales haban alcanzado tanto poder y capacidad de penetracin en las estructuras estatales.

El debilitamiento econmico del aparato de Estado en las ltimas tres dcadas se ha traducido en la creciente limitacin de su capacidad para regular los mercados y las relaciones entre las clases y grupos de la sociedad, y en consecuencia se ha impuesto la poltica del ms fuerte , pero en medio no de un contexto de crecimiento y distribucin de la riqueza, sino de estancamiento y concentracin de sta como en pocos periodos de la historia nacional.

La conformacin de un Estado neo-oligrquico represivo est en marcha. La configuracin de un esquema de poder poltico puesto al servicio de intereses ni siquiera formalmente democrticos ha avanzado vertiginosamente en el ltimo periodo y se ha acentuado con el regreso del PRI al gobierno de la Repblica. La represin deja de ser un recurso ltimo para convertirse en la forma normal de ejercicio del poder, como lo han mostrado los casos de Tlatlaya, la Ley Bala de Puebla con su vctima fatal, el menor Jos Luis Tehuatlie en San Bernardino Chalchihuapan, la criminalizacin de la protesta social en el Distrito Federal, la infiltracin de provocadores en manifestaciones pacficas para justificar la violencia policiaca, los hechos de Iguala, an no esclarecidos, y muchos casos ms de los cuales el ms reciente es la represin con exceso de violencia por la Polica Federal a los profesores de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educacin de Guerrero (CETEG) en Acapulco este 24 de febrero, que ya cost la vida al menos al profesor Claudio Castillo Pea, jubilado de 65 aos y afectado por la poliomielitis, as como lesiones y crcel a varias decenas ms de docentes.

El terror, as, no es ya patrimonio de los grupos delictivos sino un recurso estatal que tiende a generalizarse frente a la insurgencia social, particularmente la desencadenada por las reformas peistas y los hechos de Iguala el 26 y 27 de septiembre pasados. Estamos frente a un gobierno no slo divorciado de la mayora de la sociedad sino acorralado por las evidencias de que ha ocultado y manipulado la verdad para encubrir lo que muy bien podran ser crmenes de lesa humanidad en los que los propios rganos del Estado en lo particular las fuerzas armadas se encuentren involucrados. Frente a ello, responde con el ocultamiento de informacin, el armado de versiones oficiales (o verdades histricas) alejadas de toda probabilidad factual o cientfica, el encubrimiento de los altos responsables de la violencia estatal y la represin descarnada. Hasta dnde estn involucradas las corporaciones oficiales en la desaparicin de los 22 mil mexicanos que el gobierno reconoce? Hasta dnde en el asesinato de periodistas y de todo tipo de ciudadanos, antes presentados como bajas colaterales y de los cuales hoy simplemente no se dice nada?

Pero la violencia no puede sino conducir a la escalada de la inconformidad y la protesta social, como ya ha dado cuenta el caso Ayotzinapa-Iguala, generando nuevos episodios de represin y mayor descontento en un crculo infernal al que el sistema no busca dar salida. Hacia all parece, hasta ahora, orientarse este gobierno que no merecemos en su rodada cuesta abajo que arrastra consigo al pas en su conjunto.

Eduardo Nava Hernndez. Politlogo UMSNH

Fuente: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial-11246



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter