Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2015

Entrevista a Santiago Lpez Petit sobre "Hijos de la noche" (I)
Quiero poner el sufrimiento en el centro, pensarlo polticamente, y decirlo con una escritura que haga dao al lector y por supuesto a m mismo

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo


Valga como presentacin del autor. "Cobarde no es aquel que est indeciso, no es aquel que duda si seguir hacia delante o no en la desocupacin del orden... Cobarde es quien ya, de entrada, prepara un camino de retorno". S. Lpez Petit: Horror vacui. La travesa de la noche del siglo. Ed. Siglo XXI, Madrid, 1996, pag. 102.

***

Despus de felicitarte por tu nuevo libro (no es slo cortesa), djame moverme inicialmente por sus alrededores. Te pregunto por el ttulo: es un homenaje a Artaud?

Artaud est presente en todo el libro, y si el mejor homenaje a un autor no consiste en citarlo continuamente sino en pensar con y a partir de l, pues s, Hijos de la noche es un homenaje a Artaud. Retomo su frase "la literatura es una porquera" ya en el primera pgina al afirmar que no me interesa la cuestin del estilo. Es cierto. Lo que quiero, al igual que l, es poner el sufrimiento en el centro, pensarlo polticamente, y decirlo con una escritura que haga dao al lector, y por supuesto a m mismo. Una escritura que se quiere efectiva sabe que la crueldad es el fondo de toda experiencia verdadera, y debe tenerlo en cuenta. Finalmente, una primera aclaracin para evitar malos entendidos. Este sufrimiento del que hablo no remite a un Mal metafsico con mayscula puesto que es absolutamente material. Se trata simplemente de la imposibilidad de vivir. De querer vivir y no poder, porque esta sociedad enferma y mata. Nada que ver, por tanto, con el existencialismo y con su retrica acerca del suicidio. Basta saber que en el mundo actual, cada cuarenta segundos se suicida una persona para comprender lo que quiero decir. La vida es el problema ciertamente, pero en el sentido ms poltico. Artaud, sin ser un filsofo propiamente, fue capaz de pensar la relacin entre la vida y la muerte con una radicalidad inusitada, por esta razn es uno de mis aliados principales en el intento de mostrar la verdad poltica que existe en un cuerpo que sufre.

Me aproximo un poco a ti. Abandonaste, leo en la solapa, la investigacin en qumica porque durante el franquismo era difcil permanecer encerrado en una burbuja. Por eso dejaste la qumica?

S, efectivamente. Desde muy joven era un apasionado de la ciencia, especialmente de la qumica. A los catorce aos ya tena en casa un pequeo laboratorio donde realizaba numerosos experimentos. Hasta que un da se produjo una fuerte explosin que alarm a los vecinos. Por suerte no pas nada, y mont ya un laboratorio mucho mejor preparado - evidentemente aunque todo muy precario - en una habitacin que mi abuela me cedi de su pequeo piso cerca de Les Rambles. Podra contar muchas ancdotas de esta poca especialmente cuando sintetic un producto parecido a los gases lacrimgenos y mi abuela se pas una tarde llorando! En fin, encontr un nuevo mtodo analtico para detectar agua con luz ultravioleta que publiqu con un amigo catedrtico, pero enseguida, y eso ya antes de entrar a estudiar la carrera de qumicas, me puso a estudiar el origen de la vida en la Tierra, es decir, a realizar experimentos en condiciones prebiticas. Se trataba de sintetizar aminocidos, las bases del cdigo gentico... a partir de gases que se suponan existan antes de que surgiese la vida. Tuve varias becas, entr en contacto con Joan Or que trabajaba para la NASA y que haba realizado un experimento crucial... y toda mi vida pareca encaminada hacia la investigacin. Sin embargo, como t dices, un da vi pasar los caballos de la polica persiguiendo estudiantes a un metro de distancia de la ventana del laboratorio donde en aquel momento trabajaba, y decid entrar en los comits de curso, en la coordinadora... As que, poco a poco, me di cuenta que en el laboratorio me ahogaba. El da 3 de abril del 1973 la guardia civil mat a un obrero que trabajaba en la construccin de la Trmica del Bess (1). Recuerdo que salimos a detener todas las obras que bamos encontrando al grito de "Han matado a un obrero". Un coche de polica se dirigi directamente contra el pequeo piquete que formbamos para atropellarnos. Entonces le cay una lluvia de piedras que le rompi el parabrisas, y finalmente el coche se estrell. Empec a correr campo a travs... y ya no pude regresar al laboratorio. Empleando el concepto de anomala que introduzco en mi libro es sencillo de explicar lo que me ocurri. La huida hizo de m una anomala. Porque la anomala ciertamente es lo que huye, pero mientras huye agarra un arma. Evidentemente, trabaj de qumico en distintas fbricas pero solamente para sobrevivir. La ltima empresa, que era una importante fbrica de vidrio con ms de 150 trabajadores, entr en crisis y conseguimos colectivizarla. Trabajando en esta cooperativa (Cristalera Barcelonesa situada en el Poble Nou), y a los treinta aos, empec a estudiar filosofa para entender qu haba pasado, en definitiva, por qu habamos perdido. Tengo que decir que la filosofa siempre me haba acompaado, y que en mi bolso de mano llevaba a menudo la pequea Lgica de Hegel. Recuerdo que pesaba mucho, y que aunque me costaba entenderla, me atraa.

Luego, si no ando errado, no te has dedicado a campos prximos a la filosofa de la ciencia. No tienes un inters especial por estos temas?

Mi tesina de filosofa que tena por ttulo Vida y termodinmica consista en una lectura filosfica de la obra de I. Prigogine. Quera estudiar el aparato matemtico de la termodinmica de los procesos irreversibles para "deducir" conceptos que pudieran ser tiles para la filosofa. Por ejemplo, la relacin orden/desorden, la funcin de la diferencia, la multiplicidad de tiempos... Despus quise aplicar tambin esta misma aproximacin al discurso cientfico, aunque en este caso, profundizando en la fsica de partculas. Haba realizado la tesina de qumica sobre mecnica cuntica y tena una cierta base. Ocurri que me vi incapaz de penetrar en las matemticas que se empleaban en esta rama de la fsica terica de una manera seria, y tampoco no tena claro si realmente era lo que ms deseaba. Haba estudiado filosofa para pensar la vida, para pensar polticamente la vida. Por eso reorient mi tesis doctoral hacia lo que se me haca ms acuciante. Entre el ser y el poder: la vida, una apuesta prevaricante que es el ttulo de la tesis doctoral teoriza el paso de la sociedad-fbrica a la metrpoli y establece una especie de moral provisional: la apuesta prevaricante. Se trata de una apuesta que estafa su propia esencia, la esperanza. Resistir sin esperar nada. Pienso que esta apuesta, en cuanto significa la voluntad de no autoengaarse, tiene una indudable validez. Reconozco, sin embargo, y lo digo en este mismo libro, que nunca es completamente as, siempre se espera algo. Aunque quizs sea una proyeccin ma, creo que la cuestin de la vida ha sido la que siempre me ha guiado. En este texto el "entre", que separa y une el Poder y el Ser, era el querer vivir. Con el querer vivir, la vida dejaba de ser una mera cuestin para convertirse en un problema. Pero entonces yo no era an consciente de ello, de lo que supona este cambio.

Se habla tambin de tu apoyo al movimiento obrero autnomo. Para los lectores jvenes, qu fue ese movimiento obrero autnomo? Cul fue tu vinculacin con l?

Lo que se ha venido en llamar movimiento obrero autnomo, o tambin a partir del libro de K.H. Roth el otro movimiento obrero, nombra una componente del Movimiento Obrero que se caracteriz por impulsar unas practicas de lucha anticapitalistas basadas en la defensa de la autoorganizacin (la democracia directa, los delegados elegidos y revocables). El otro movimiento obrero se despleg tanto en fbricas como escuelas y barrios. Existi en plena dictadura, aunque las luchas autnomas alcanzaron su mayor fuerza entre 1970 y 1977. Las luchas autnomas eran, muy a menudo, luchas al margen de los partidos y sindicatos obreros (an clandestinos). Evidentemente, se trataba de luchas antifranquistas pero con un fuerte contenido anticapitalista puesto que apuntaban ms all de la democracia representativa, es decir, no se conformaban ni plegaban a la lgica del pacto social que, como es sabido, ser el fundamento de la transicin postfranquista. Me gustara explicar un poco ms esta cuestin. Las reivindicaciones de las luchas autnomas eran las usuales: contra la intensificacin del trabajo, ms salario, contra los despidos No eran abstracciones anticapitalistas, pero el modo de defender estas propuestas basado en la autoorganizacin, creaba unas formas de contrapoder y una ilegalidad de masas que deban ser inmediatamente destruidas. Es lo que sucedi en Vitoria en 1976 o en la huelga de la fbrica Roca de Gav con la que se cierra el ciclo. Ciertamente este otro Movimiento Obrero formaba parte de un ciclo de luchas que no se limitaba al Estado espaol: Mayo del 68 en Francia, del 69 hasta el 77 en Italia... Son momentos diferentes de un ciclo de luchas que erosiona la acumulacin del capital. El neoliberalismo, en ltima instancia, no es ms que la culminacin del ataque a la clase trabajadora protagonista de este ciclo. Me pides cul fue mi vinculacin? Pues total. Desde escribir junto con Jos Antonio Daz el libro Crtica a la izquierda autoritaria en Catalunya 1967-1975 publicado en Ruedo Ibrico (Pars) que analiza y muestra el funcionamiento real de la forma partido, hasta montar una imprenta clandestina donde publicar textos del marxismo heterodoxo (R. Luxemburgo, K. Korsch, C. Lefort, C. Castoriadis... ). Es largo de explicar en qu consisti este compromiso. Cuando se reconstruy la CNT, un sector del movimiento autnomo entramos en ella porque pensbamos que poda servir para continuar defendiendo las formas de autoorganizacin y profundizar la crisis del capital. Fui, como otros, expulsado por marxista. Este fue el calificativo. Todo muy triste y pattico. La ortodoxia venci. Otros compaeros acabaron constituyendo la CGT, en mi caso prefer asumir que la centralidad de la fbrica haba desaparecido, y que haba que pensar todo de nuevo. Muchos aos despus, y ya desde Espai en blanc, publicamos el libro Luchas autnomas en los setenta (Madrid, 2008), un archivo digital de la autonoma obrera, y una pelcula.

Te conformaste, se afirma tambin en la solapa, en ser profesor de filosofa contempornea en la UB. No est mal. Qu te ha satisfecho ms de esta experiencia?

Ser profesor de la universidad durante unos veinte aos me ha dado mucho. Empec impartiendo filosofa contempornea y tambin algunas optativas. Con el paso de los aos pude concentrarme casi exclusivamente en estas asignaturas optativas que me servan para poner a prueba lo que yo mismo iba pensando. Autores de la autonoma obrera italiana (Panzieri, Tronti, Negri...), Deleuze, Foucault, pero tambin los Situacionistas, Artaud, Lautramont... formaban una extraa amalgama. Todo ello cruzado con referencias a los filsofos griegos o a C. Schmitt. En verdad, las clases constituan para m un laboratorio donde yo era el primero que aprenda. De los estudiantes. De sus preguntas y de su silencio. Las clases eran un lugar de exposicin en el sentido ms preciso del trmino. Cada da tena que exponerme y llegar al lmite del no-saber. Sentir que ha pasado algo significa que una sensacin de peligro ha sobrevolado el aula. Un da dije que sin esa sensacin no haba pensamiento, porque el pensamiento tiene que estar ligado a la vida y sta es imprevisible e incontrolable. Oscura. Dije que si tuviera un hacha destruira la mesa. Al da siguiente alguien dej un enorme paquete con un hacha dentro y una pequea nota: "Empieza ya". Cog el hacha, y con toda mi fuerza, intent clavarla en la mesa. Las clases, en ocasiones, eran asambleas. A veces nos perdamos en discusiones incapaces de perseguir una idea. Pero tambin haba momentos que hacamos filosofa. O nos encontrbamos frente a la polica obstaculizando su paso. Un estudiante me pregunt riendo: esto es una clase prctica? A medida que la fatiga crnica me atacaba ms y ms, exponerse se haca ms arriesgado, y cuando las dos horas terminaban senta que la soledad creca. No se puede hacer cada semana una clase-grito. Tampoco s muy bien qu es eso. Entre el gesto radical y la gesticulacin? Los pasillos se hacan cada vez ms grises. El plan Bologna aceler una dinmica que ya haba empezado aos antes. Evaluaciones continuas o finales, pasar lista, escribir muchos "papers". Los ojos vidos de los estudiantes se hicieron ms pragmticos porque entendieron perfectamente qu estaba sucediendo. Y ahora contesto concretamente a tu pregunta. Los surrealistas llevaron a cabo una encuesta en la que preguntaban a diferentes escritores por qu escriban. Hubo una respuesta que quisiera hacer ma: "Escribo para hacer amigos". Pues bien, dar clases en la universidad ha sido para m la posibilidad de hacer amigos. Amigos, en el sentido ms pleno de la palabra, y que no tiene nada que ver con el hecho de compartir confidencias.

Estn luego las iniciativas, algunas de las iniciativas en las que has participado: Dinero Gratis, Espai en blanc. Qu es eso de dinero gratis?

Los que venamos del movimiento obrero autnomo siempre habamos tenido muy claro que la crtica del trabajo era esencial. De ah la defensa que hacamos del sabotaje o del absentismo lo que, evidentemente, chocaba con las concepciones sindicalistas ms clsicas. Pero esta crtica tiene que situarse siempre en un tiempo histrico. Con la imposicin de la crisis econmica como operacin poltica, la precarizacin existencial se generaliza, y con ella se extiende el miedo. En estas nuevas condiciones, puedes estar toda la vida repitiendo que la etimologa latina de la palabra "trabajo" significa un instrumento de tortura o defender la abolicin del trabajo asalariado, que de poco sirve. La crtica del trabajo asalariado tena que formularse de nuevo para ser capaz de poner en el centro la cuestin del dinero, o lo que es igual, para desvincular trabajo de salario. Por eso fuimos de los primeros en defender un salario garantizado o una renta bsica que ya implicaba hablar de dinero, cosa que la llamada izquierda consideraba obsceno. Con un grupo de compaeros intentamos dar un paso ms e inventamos el Dinero Gratis, lo que no negaba la propuesta anterior sino que la completaba con la accin directa. Si el cdigo que rige el subsistema econmico, y a travs de l toda nuestra existencia, consiste en la dicotoma "tener dinero/no tener dinero", la pregunta obligada es: cmo atacarlo? Dinero gratis era una posible respuesta. Para nosotros, esta extraa expresin funcionaba frente a la realidad y el sentido comn que ella impone, como la palabra "Dada" lo haca frente a la institucin arte. Uno de los principales museos de arte de Barcelona subvencion la campaa, y todo pareca un chiste divertido, hasta que se evidenci que con la expresin Dinero Gratis denominbamos una moneda viva no acumulable que nos dbamos colectivamente. Mediante acciones de expropiacin de supermercados, de grandes libreras... Proliferaron las camisetas con Dinero Gratis impreso en ellas, la exitosa pelcula "El taxista ful" recogi algunos momentos de las intervenciones, aunque nos equivocamos al creer que el gesto radical, por s mismo y sin un contexto social apropiado, se multiplicara. El carcter subversivo del gesto tena que desplegarse de un modo mucho ms complejo. Sin embargo, el punto de partida sigue siendo la pregunta inocente: "Papa si quieres dinero por qu pides trabajo?".

Te pregunto ahora por Espai en blanc

Cuando quieras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter