Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2015

Comunicado de Red Roja ante el acuerdo entre Syriza y la Troika
*Ni soberana, ni siquiera migajas sociales, son posibles en la Unin Europea*

Red Roja
Rebelin


Vivimos tiempos de urgencia (y de retraso) a la hora de enfrentar la gravsima y persistente emergencia social que sufren pueblos como el nuestro prcticamente en la misma tragedia que el griego- donde la profunda crisis estructural capitalista se solapa con el imperial objetivo de Alemania y su ncleo duro de someter criminalmente a la periferia de la UE. Vivimos tiempos de guerra social donde no cabe electoralismo paralizante (tampoco de esperas de primeros 100 das de gobierno recin electo) para sacar enseanzas que, en realidad, urgen por ms que estas puedan dar la impresin de ser precipitadas. Son los acontecimientos los que no paran de amenazarnos con precipitarnos al vaco. Por eso, con un gran sentido de la responsabilidad de los tiempos convulsos y confusos que vivimos, Red Roja avanza ya estas reflexiones acerca del acuerdo entre Syriza y la Troika sin perjuicio de que ms adelante se precisen y amplen, y muy consciente de que sus repercusiones afectan mucho ms ac del escenario griego.

En realidad, lo nico sorprendente de las negociaciones entre el gobierno de Syriza y la Troika ha sido lo rpidamente que ha quedado claro quin manda en Grecia. El documento que recoge las propuestas griegas fue aceptado en un tiempo rcord por Bruselas con el objetivo de cancelar el riesgo de desestabilizacin poltica y econmica y sobre todo de contagio- que pudiera acarrear las dudas sobre su permanencia en el Euro. A pesar de este contexto de presin poltica, que dejaba entrever fragilidades de la parte de la UE, y pese a las necesidades acuciantes de Grecia, el BCE no desembolsar ni un euro hasta el mes de mayo y eso, si el Gobierno cumple todos los compromisos.

La realidad, pura y dura, es que el acuerdo, ni da marcha atrs en ninguna de las medidas ya impuestas por los anteriores memorandos, ni permite que las necesidades sociales de los sectores de poblacin ms desesperados alteren un pice el cumplimiento de los objetivos de dficit. *La Troika no acepta ni condonacin parcial de la Deuda, ni periodos de carencia, ni mucho menos posponer el pago hasta que se genere crecimiento econmico*. Slo hace una vaga promesa de alivio de los intereses de la Deuda y de alargamiento de los plazos de devolucin, siempre que haya supervit fiscales; es decir, si los ingresos pblicos son mayores que los gastos.

El problema de amplios sectores obreros y populares fue haberse credo las apelaciones verbales a la soberana del pueblo griego y a la democracia agitados desde Syriza como armas vlidas ante el *diktat* de la UE. La realidad, a pesar de tanto aspaviento teatral ante la prensa, es que la dignidad del pueblo griego, aquella contra la que el Presidente de la Comisin Europea admite haber atentado, sigue siendo vejada y atropellada y su soberana, intervenida. Pero qu poda esperarse de unas instituciones europeas que estos mismos das de negociaciones con el gobierno griego presionan al gobierno amigo espaol para que continen con las reformas, es decir, con los recortes? Cmo creerse que estn dispuestos incluso a concesiones cosmticas all si no paran de presionar por ejemplo aqu, que se est en ao electoral?

Inmediatamente despus de ganar las elecciones Syriza renunciaba a una propuesta estrictamente poltica sin coste fiscal: convocar una conferencia internacional para tratar sobre la reestructuracin de la Deuda de los pases del sur de Europa. Esta medida, que permita abrir un escenario internacional para que los diferentes pases pudieran tratar conjuntamente problemas que tienen los mismos orgenes y que relaman soluciones coordinadas, est lejos de la imprescindible salida del euro y de la UE, pero poda suponer un buen comienzo, solo fuera por lo que, en el corto plazo, significase de parn del austericidio.

El abandono de la misma representa el desistimiento de la perspectiva de alcanzar el principal instrumento de fuerza que pudieran tener los pases sojuzgados por la UE: su actuacin articulada hacia espacios socio-econmicos integrados, como bien sealaba, en un ejercicio de honestidad, el recin elegido diputado por Syriza, Costas Lapavitsas en el texto Grecia: cinco preguntas que necesitan respuesta, escrito despus de firmado el acuerdo (1) <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote1sym>.

Lo esencial del acuerdo con la Troika (los cambios en el lenguaje para llamar tres instituciones a la misma cosa producen vergenza ajena) afecta a dos ejes claves del programa electoral de Syriza: la reversin de las privatizaciones y el programa social; aspectos que, en realidad, lejos de constituir ningn planteamiento revolucionario, pretendan restaurar un mnimo de la dignidad nacional vendida y enfrentar las emergencias sociales ms graves.

La enajenacin masiva del patrimonio artstico y del territorio griego realizada por los gobiernos anteriores y exigida por los memorandos es uno de los smbolos ms dolorosos del atropello de la soberana y de la dominacin despiadada ejercida por la UE. Antes de iniciarse la negociaciones con la Troika, el 10 de febrero, el nuevo Gobierno ya anunci que contraviniendo sus promesas - continuaba con la privatizacin del emblemtico puerto de El Pireo, en Atenas. *Ahora Syriza se compromete a no revertir a manos pblicas ninguna de las privatizaciones realizadas y a no paralizar ninguna de las que an no estn consumadas.*

La postergacin *sine die* o el abandono de promesas electorales en materia social evidencian la magnitud de las cadenas que la Troika impone a Grecia y que el gobierno de Syriza ha aceptado:

Posponer sin fecha la elevacin del salario mnimo a 571 euros, que, en cualquier caso tendra que ser negociada previamente con la UE para no daar la competitividad.

Modificar las leyes laborales para aumentar la contratacin temporal.

No condonar las deudas de los sectores ms pobres con la seguridad social, el fisco o los bancos.

Eliminar excepciones y descuentos en el pago del IVA (2) <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote2sym>; es decir, aumentarlo.

Supeditar el programa social de emergencia de 1.800 millones de euros a que el mismo no aumente el techo de dficit comprometido.

Anular su propuesta de aumentar en 60 euros adicionales las pensiones de aquellas personas que esta por debajo del umbral de la pobreza.

En resumen, de la forma ms cnica imaginable en un pas que tiene millones de personas viviendo situaciones desesperadas, resulta que slo pueden adoptarse medidas sociales si las mismas no tienen repercusiones en el aumento del gasto y en la observancia frrea de los lmites de dficit.

Los hipotticos aumentos de ingresos fiscales de las grandes fortunas que Syriza preconizaba tambin se desvanecen a velocidad de vrtigo. Antes de haber emprendido reforma fiscal alguna, a la que se alude de forma imprecisa en el acuerdo, el Ministro de Finanzas (que tanta polvareda meditica levant y que tan rpidamente se ha sometido) ya est sealando que ser muy difcil hacer que tributen los fabulosos ingresos de los armadores griegos (3) <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote3sym> y la todo poderosa iglesia ortodoxa, que pese a ser la mayor propietaria del pas, solo por detrs del Estado, no paga absolutamente nada.

Todo esto no nos coge de improviso. En el editorial Sus elecciones y la nuestra, publicado en el ltimo nmero de nuestra revista se deca: *No hay eleccin que nos valga para acabar con la poltica antirrecortes que no pase por insertarse en el objetivo estratgico de zafarse de la esclavitud de la UE comenzando por su Deuda odiosa.* Como Red Roja ha venido demostrando, los objetivos impuestos por la UE a los Estados de la Zona Euro por el Tratado de Estabilidad (y las leyes que lo desarrollan) de rebajar el dficit y la deuda, en un escenario de cada general de ingresos de la Administraciones Pblicas por el descenso de la actividad econmica, es la negacin palmaria de cualquier soberana poltica y, en definitiva, el fin de los servicios pblicos.

Nos es indispensable analizar con rigor y sentido crtico la realidad de un pas como Grecia que comparte nuestra suerte de periferia europea esquilmada por la oligarqua financiera, sobre todo alemana. Y ms cuando tantas esperanzas se estn depositando en una posible victoria de Podemos en las prximas elecciones. En el marco de una crisis general del capitalismo sin que las clases dominantes prevean otra salida que no sea incrementar brutalmente la depredacin y la explotacin de la clase obrera y sectores populares, que ya viven situaciones de miseria muy graves, es vital no errar en el diagnstico y, sobre todo, en el tratamiento.

Limitarse a depositar todas las energas en la apuesta electoral y encima hacerlo en la aventura de una fuerza poltica que no plantea con claridad la necesidad imperiosa de acabar con el pago de la Deuda y salir del Euro y de la UE puede ser muy peligroso. Porque como de hecho ya se est materializando en el caso griego, si la ambigedad preside el discurso poltico antes de las elecciones, lo ms probable no es que estemos ante un tacticismo que sorprender al poder real tras ganar el gobierno, sino que esa ambigedad ahora sea la antesala del desmoronamiento de cualquier resistencia ante las presiones de ese poder real despus de la victoria electoral. Ms an habr que esperar que eso sea lo que ocurra, si precisamente no se cuenta con un pueblo con clara conciencia de las decisiones de ruptura poltica que hay que adoptar y preparado con la suficiente organizacin y fuerza para disputar los intereses de unos capitales a losque no ser la papeleta con la que se emiten los votos lo que ms respeto (temor) les infunda.

Por lo dems, los espejismos en pocas de bonanza como fue el discurso del Estado del Bienestar a costa de la periferia del sistema conducen a confusiones graves. En momentos como los actuales deben ser evitados a toda costa porque sus efectos seran irreparables.

El riesgo de que, tras la decepcin popular ante la impotencia de Syriza, surjan derivas y alternativas de corte fascista es ms que probable, tanto en Grecia como en el Estado espaol. Frente a ello, la actitud necesaria no es la de justificar contra viento y marea la claudicacin (cuando, como ahora, empieza a ser imposible negarla), mientras los problemas vitales del pueblo siguen sin resolverse. Muy al contrario, esa ser la mejor manera de sembrar decepciones de masas que faciliten la estrategia fascista y de divisin en el seno del pueblo.

En esa direccin se ha pronunciado el Partido Comunista de Grecia (KKE)4 <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote4sym>, tras proponer un programa para atender a las necesidades ms acuciantes de las clases populares que, inevitablemente, rompe con los objetivos de austeridad de la Troika: La clase obrera y el pueblo pueden lograr todo ello mediante la organizacin, la lucha y la unidad. Debe ser el combate por un camino de desarrollo diferente que sirva a las necesidades populares inmediatas y que debe conllevar la retirada de la Unin Europea, la cancelacin unilateral de la Deuda, la socializacin de los monopolios y el poder del pueblo.

Efectivamente, hay que romper con la UE y el euro. Y lo nico que debiera discutirse es cmo acumular fuerza para ello; no negar ese objetivo primordial porque parezca difcil lograrlo. Lo imposible es garantizar un mnimo de salud para el pueblo permaneciendo en esas sogas imperiales. Lo saba Venezuela (de la que ahora muchos, ms pendientes de sus clculos electoralistas que de cosas como el antiimperialismo, reniegan) cuando decidi romper con el ALCA y crear el ALBA para conquistar el mnimo de soberana necesario para iniciar cualquier proceso de cambio.

Concluimos con las firmes palabras del eurodiputado Manolis Glezos hroe emblemtico de la lucha antifascista durante la II Guerra Mundial -pronunciadas apenas se conocieron las condiciones del acuerdo del nuevo Gobierno con la Troika. Dichas palabras muestran el camino con la fuerza y la clarividencia de la memoria frente a quienes parecen creer que partimos de cero o que la historia de las promesas y decepciones electorales ha comenzado este ao. "Pido perdn al pueblo griego porque yo tambin particip en esta ilusin. Ahora, antes que sea demasiado tarde, debemos reaccionar", dijo, dirigindose a "los militantes y simpatizantes de Syriza. "A todo nivel organizativo debemos movilizarnos para decidir si aceptamos lo que est ocurriendo".

Como ahora expresa Manolis Glezos, en Red Roja tenemos muy claro cules son sus elecciones y cul ha de ser la nuestra.

Notas

1 <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote1anc> *http://l.facebook.com/l.php?* <http://l.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Flallibertatdelsantics.blogspot.com.es%2F2015%2F02%2Fgrecia-cinco-preguntes-que-necesitan.html&h=JAQHtz2qU&enc=AZNzPU8L0VXJL3wwc1sRYFLTIOQwmsX8t6sLWiz3sAx0fuHHOxrqOHt8pXPjDUFFGTZP-GfN16rkUu94JXJbGF7eObp_nSX7-t5WVqAKn_jI_q9Gi-OgnnOYow5aHFFGO9w&s=1>

2 <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote2anc>El tipo general de IVA fue aumentado en 2010 desde el 19 al 23% con graves repercusiones para el consumo de la poblacin ms pobre. Los ingresos por este concepto, en lugar de incrementarse como se pretenda, se redujeron debido a la cada de la actividad econmica.

3 <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote3anc>La flota griega es la ms grande del mundo y se calcula que tuvo unos beneficios de 140.000 millones de euros entre 2000 y 2010, libres de impuestos. Sus propietarios (Onasis, Niarkos) son los dueos de equipos de ftbol y medios de comunicacin.

4 <https://mail.google.com/mail/u/0/#14bd0a5ab6681050_sdfootnote4anc> http://es.kke.gr/es/articles/ <http://es.kke.gr/es/articles/Ninguna-tolerancia-al-nuevo-acuerdo-entre-el-gobierno-y-la-Union-Europea-respecto-la-ampliacion-del-memorandum/>

1 de marzo de 2015


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter