Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-03-2015

Netanyahu humilla a Obama

Pedro Miguel
La Jornada


El primer ministro israel, Benjamin Netanyahu, da en Washington una muestra de esa extraa relacin poltico-econmica establecida desde hace dcadas entre su pas y Estados Unidos: se brinc olmpicamente al jefe de Estado nominal, que es Barack Obama, y hoy hablar directamente al Legislativo para pedirle que impida la participacin de la Casa Blanca en la firma de un acuerdo multilateral que permitira a Irn continuar su programa de desarrollo de energa nuclear con fines pacficos. Para cualquier otro gobernante extranjero tal insolencia sera inconcebible e inadmisible por la propia clase poltica del pas vecino, y da pie justificatorio a las teoras simplistas segn las cuales Israel controla a Estados Unidos por medio de un omnipotente lobby judo.

Pero no es as. El rgimen israel es la principal y ms confiable avanzada subsidiaria de los intereses hegemnicos occidentales en Medio Oriente. El hecho de que en los crculos de poder de Washington se permita que el jefe del gobierno de Tel Aviv cometa una intromisin tan grosera y prepotente en la poltica de la superpotencia denota simplemente la profunda polarizacin entre demcratas y republicanos fueron los segundos los que invitaron a Netanyahu a hablar en una sesin conjunta de ambas cmaras en el Capitolio y la tremenda lucha que se desarrolla entre ambos bandos por definir el rumbo del gobierno en los prximos dos aos, los ltimos de la administracin Obama, y por posicionarse para las elecciones presidenciales de 2016.

Para el actual presidente, el acuerdo multilateral con Irn representara un logro capital de poltica exterior, en la medida en que permitira una distensin en sus relaciones con ese pas del Golfo Prsico tirantes, por decir lo menos, desde hace casi cuatro dcadas y en la regin en general, y dara pie a Washington para salir con la dignidad intacta tras el injustificado acoso que ha emprendido contra Tehern con el pretexto de impedir que la repblica islmica construya armas atmicas.

En realidad, el mayor peligro para la paz en la zona no es Irn sino Israel, una potencia nuclear de clset que ha emprendido reiteradas agresiones militares en contra de sus vecinos y de los habitantes de los territorios que ocupa ilegalmente. Pero los halcones de Washington se sienten felices y seguros con esa circunstancia y siguen soando con destruir al nico pas de Medio Oriente que no ha sucumbido, por las buenas o por las malas, a la hegemona estadunidense, y que representa, para colmo, tras la cada de los regmenes de Irak y Libia y con Siria sumida en una guerra sangrienta y confusa, el nico obstculo para los planes de reordenamiento regional elaborados por Occidente.

Lo de menos es la paradoja de que, en el afn de vengar la humillacin propinada por Irn a Estados Unidos en 1978, los sectores ms reaccionarios de Washington permitan que Netanyahu humille a Obama en su propia casa. Tal situacin no es expresin de la fuerza del israel sino la debilidad del primer presidente negro en la historia estadunidense.

Tampoco es indicio as les pese a los antisemitas del supuesto poder de los judos en Estados Unidos, sino del poder trasnacional de los capitales. Desde comienzos de su primer periodo presidencial, el mismo Obama eligi someterse ante ellos y deline su poltica exterior para satisfacerlos. Y los capitales, como ya se sabe de antiguo, no tienen patria.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/03/03/opinion/022a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter