Portada :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2015

Programa electoral feminista

Lidia Falcn
Pblico.es


El prximo 24 de mayo de 2015, se elegirn ms de 64.000 cargos de 8.111 ayuntamientos, 7 cabildos, 3 consejos insulares y 3 diputaciones forales. A la vez se votarn a 866 diputadas y diputados de 13 comunidades autnomas. Estas elecciones pueden ser clave para que la ciudadana escoja un modelo de gobernacin, municipal y autonmica, que defienda el derecho de las personas a la sanidad, la educacin, los servicios sociales, y las ayudas econmicas a los ms desfavorecidos desde la atencin pblica, derrotando el modelo de privatizaciones y apoyo a las clases ms adineradas en perjuicio de las clases trabajadoras, que se ha implantado en nuestro pas en los ltimos aos.

En la actualidad, en Espaa contamos con 5,7 millones de personas desempleadas, el 48% mujeres, se han eliminado escuelas infantiles, ambulatorios, plazas en los hospitales, con el despido o la no contratacin de miles de profesionales, han aumentado los desahucios de viviendas y la violencia contra las mujeres. Estas condiciones sociales que estamos padeciendo, por todas y todos conocidas, pueden ser modificadas sustancialmente a favor de las mujeres y de los trabajadores con nuestro voto. Las Comunidades Autnomas gestionan el 36% del gasto pblico en Espaa, en particular la sanidad, la educacin y los servicios. Los Ayuntamientos gestionaban hasta ahora el 13% del gasto pblico, y tienen el 95% de los cargos de eleccin directa, lo que significa que vienen a suplir las carencias en estos servicios que padecen las Comunidades.

En el ao 2013, el Partido Popular, por la Ley de 27 de diciembre, llamada de Racionalizacin y Sostenibilidad de la Administracin Local, que sustituye a la de 1985 de Rgimen Local, aprob quitarle la competencia a los Ayuntamientos en servicios sociales, educacin infantil de 0 a 3 aos, atencin a mayores y a vctimas de violencia machista y promocin de la igualdad. Esta medida es semejante a otras muchas que el gobierno del PP ha impuesto con la poltica de recortes econmicos que ha hundido en la pobreza a la tercera parte de la poblacin espaola. Pero en este caso este ahorro es realmente miserable porque las llamadas polticas de igualdad entre hombres y mujeres representan el 0,005% del Presupuesto del Estado central, el 0,09 de los autonmicos y el 0,24 de los de los ayuntamientos. Y sin embargo se proponen hacer desaparecer las ayudas y atenciones que los municipios prestaban a las mujeres, nios y nias y personas mayores.

En vsperas de que comiencen a celebrarse la serie de elecciones que jalonan el calendario de este ao las 38 organizaciones feministas que hemos suscrito el PACTO FEMINISTA POR LAS MUJERES, hemos elaborado un programa donde se recogen las imprescindibles reformas y servicios que los partidos que se presentan deben incluir en sus programas electorales.

Las medidas que proponemos son imprescindibles para garantizar la participacin social de las mujeres en condiciones semejantes a las de los hombres, en cumplimiento de la Ley de Igualdad y de los Planes de Igualdad aprobados por el Parlamento. Ningn pas puede considerarse avanzado y democrtico si no tiene en cuenta las necesidades de la mitad de su poblacin que cumple la tarea ms importante: reproducir a todos los seres humanos.

CORPORACIONES LOCALES

Los Ayuntamientos tienen que incorporar polticas de formacin y de fomento de la contratacin y la iniciativa econmica de las mujeres, servicios de educacin infantil de 0 a 3 aos; comedores escolares y compatibilidad de horarios y calendario escolar con el laboral de las madres y padres, tambin accesibles para las madres que se dedican al trabajo domstico. Atencin a la Dependencia: servicios profesionales de ayuda a domicilio, centros de da y residencias asistidas. Reconversin profesional de cuidadoras familiares y empleadas de hogar a empleadas con derechos laborales plenos.

Seleccionar a candidatas y candidatos por capacidad y mrito en igualdad de condiciones, sin estereotipos de sexo como la eterna juventud y la belleza de las mujeres y la experiencia e inteligencia de los hombres.

Establecer el equilibrio de mujeres y hombres en las candidaturas, incluyendo las de municipios con menos de 3.000 habitantes, con listas cremallera, encabezadas al 50% por mujeres. Implantar un Consejo de participacin de las Mujeres representativo, plural, autnomo y reivindicativo.

Aprobar unos presupuestos participativos con perspectiva de gnero. Y constituir la Concejala de Igualdad de la Mujer, los Agentes de Igualdad y un Plan Local de Igualdad aprobado por Pleno, previa consulta ciudadana y a las ONGs de mujeres, con calendario y recursos polticos, humanos y materiales apropiados, con difusin y evaluacin regular y pblica de su aplicacin.

Promocionar a las mujeres en su poltica de urbanismo, vivienda, educacin, servicios sociales, seguridad, transportes pblicos, empleo, sanidad y cultura sin estereotipos sexuales y fomentar el deporte no competitivo y la actividad fsica en chicas, adultas y mujeres mayores.

Es imprescindible tambin que los Ayuntamientos tomen medidas para prevenir y paliar la Violencia Machista, con suficiencia, continuidad y transparencia en el reparto autonmico y local de la financiacin estatal para la atencin jurdica, psicolgica, social, econmica, laboral y de vivienda a las vctimas en todo el territorio.

Y que se realicen campaas denunciando la extrema violencia que sufren las prostitutas por parte de proxenetas, chulos y clientes, para abogar por la abolicin de la prostitucin.

Urbanismo, vivienda, gestin de lo pblico y de los recursos naturales

Como dice la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, las administraciones pblicas han contribuido a la burbuja inmobiliaria promoviendo la vivienda en propiedad y marginando la vivienda en alquiler. La desgravacin fiscal de la compra, la Ley de Arrendamientos Urbanos, las hipotecas a 50 aos, la inexistencia de un parque pblico de alquiler y la falta de control y restriccin del crdito, han empujado a millares de familias a endeudarse por encima de sus posibilidades para acceder a una vivienda. Aunque el Poder Judicial no desglosa por sexos la cifra de cerca de 235.000 desahuciados de 2011 a 2014, la percepcin es que las mujeres mayores y las nacionales o inmigrantes solas con hijos llevan la peor parte. Por ello es imprescindible convertir el parque de viviendas hipotecadas de primera residencia en parque pblico de alquiler social y fomentar una oferta plural de vivienda, con modelos variados que se adecuen a necesidades diferentes y cambiantes, con atencin especial a las familias monoparentales y a la emancipacin de los jvenes.

Hora es de ordenar la ciudad para los peatones, en su mayora mujeres; mezclar los usos urbanos, apoyando la diversificacin de actividad en todo el territorio y evitando reas segregadas por sexos, edades y clases; fomentar los espacios pblicos como foro de relacin, que refuercen el sentimiento de vecindad y pertenencia y revitalicen la interaccin social; mejorar el sentimiento de seguridad manteniendo espacios pblicos transitados y cuidados, accesibles, iluminados y abiertos.

Y si realmente se pretende la conciliacin de la vida laboral y privada de las mujeres es imprescindible crear servicios de proximidad y centros polivalentes. Entre los que se encuentran la creacin y mantenimiento de jardines de infancia pblicos para nios y nias de 0 a 3 aos a los que puedan servirse tanto las madres que trabajen fuera de su casa como las que se dediquen al trabajo domstico. As como residencias de personas mayores, geritricos y centros de da

EN LAS COMUNIDADES AUTNOMAS

Los gobiernos de las Comunidades han recortado notablemente los presupuestos destinados a cubrir las necesidades de las mujeres, que son las ms desatendidas. Por ello es imprescindible establecer el siguiente programa:

- Salud

Evaluar, con participacin de las asociaciones de mujeres, el impacto en la sociedad de tener un gasto sanitario pblico inferior a la media europea (5,8% del PIB frente al 7,2%), y en consecuencia aumentar el presupuesto destinado a ello.

Programas de atencin al impacto en la salud fsica y psquica de las mujeres de la asignacin del cuidado de dependientes y personas enfermas, la contaminacin ambiental, la violencia machista, la especial vulnerabilidad de discapacitadas, inmigrantes, rurales y ancianas, incluidas las institucionalizadas, (el incremento injustificado de la ciruga esttica y la tirana de la moda y la belleza).

Deteccin precoz del cncer de mama y ginecolgico con cobertura universal (100%) por la sanidad pblica.

Acceso de todas las mujeres, incluidas las jvenes e inmigrantes, a todos los mtodos anticonceptivos: preservativos, diafragma, DIUS y anticonceptivos de ltima generacin. Pldora de emergencia en todos los centros de atencin primaria y urgencias.

Atencin al embarazo, parto y puerperio conforme a los principios de la OMS 2001 y los derechos de la embarazada y el beb de la Conferencia de Fortaleza (Brasil) 1985. Garantizar el acceso igualitario de mujeres lesbianas y solas a los tratamientos de fertilidad e inseminacin artificial en la sanidad pblica. Reducir las cesreas y los partos inducidos. Adecuar la preparacin al parto a los horarios de las trabajadoras. Detectar, atender y denunciar la violencia contra la mujer durante el embarazo y el puerperio. Universalizar el permiso pagado por maternidad de 16 semanas (Convenio 183 OIT).

Garantizar la cobertura por la sanidad pblica hospitales, centros de especialidades, dispositivos de ciruga menor ambulatoria y aborto farmacolgico- de la Interrupcin Voluntaria del Embarazo. Evaluar la atencin, pblica o privada, a la menopausia, la terapia hormonal sustitutoria y los nuevos frmacos anti-osteoporosis con criterios de la Agencia Nacional del Medicamento.

Moratoria de la vacuna del Papiloma Virus Humano.

Atender, desde las necesidades de la mujer, el aumento del hipotiroidismo, enfermedades autoinmunes, trastornos musculoesquelticos, fatiga crnica, fibromialgia, anemias y violencia sexual.

Prevencin de la discapacidad asociada al envejecimiento: centros de da, centros deportivos y piscinas accesibles a la poblacin con menores recursos econmicos.

Personal de enfermera y medicina en Atencin primaria con 1.200-1.500 personas por profesional y al menos 10 minutos por usuaria/o.

Estructura de distrito para coordinar el apoyo sanitario y social a vctimas de violencia machista. Reforzamiento de los servicios de salud mental a las mujeres.

- Educacin

Plan de formacin permanente del profesorado para la coeducacin y la educacin feminista, (como Asturias y Catalua), que garantice la universalidad y obligatoriedad de dicha formacin. Atencin especial a las especificidades sobre formacin en Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres de los Servicios de Inspeccin Educativa, Equipos Directivos y Profesorado Tutor.

Revisin del currculum de todas las etapas en clave coeducativa. Impulso transversal a la Educacin en Valores, en especial la Educacin Feminista.

Plan obligatorio sobre la igualdad entre hombres y mujeres contra la violencia machista en cada Centro Escolar, con persona responsable formada y con disponibilidad de tiempo y recursos educativos.

Cobertura de la demanda y accesibilidad econmica de la educacin infantil pblica, especialmente de 0 a 3 aos, que actualmente slo cubre al 44%.

- Ley de Dependencia

El nmero de personas atendidas por la Ley 39/2006 de atencin a la dependencia ha menguado un 3,25% en los primeros 11 meses de 2014. Son 729.313 personas, 24.529 menos que en 2013 y 9.274 menos que en 2011. Las personas con dependencia moderada, que deban ser atendidas desde 2012, han sido excluidas hasta el 1 de julio de 2015.

Tramitar en 3 meses las prestaciones. Actualmente tiene esperas de ms de 1 ao.

Que la paguita a la cuidadora familiar sea excepcional, segn el art.18, no la prestacin mayoritaria actual (41,5%), porque perpeta el cuidado por las hijas y mujeres de la familia, ha perdido la seguridad social y se aplica en detrimento de los servicios pblicos y profesionales de ayuda a domicilio, asistente personal, centro de da o residencia.

Eficacia del derecho subjetivo universal, que se est sustituyendo por un sistema marginal.

Combatir activamente la discriminacin de las personas por lugar de residencia, que hace que la cobertura oscile de ms del 2% de la poblacin en Castilla y Len y Cantabria a menos del 1% en Canarias (0,6%), y C. Valenciana (0,8%).

Reconversin profesional de cuidadoras familiares y empleadas de hogar a empleadas con derechos laborales plenos.

Participacin de las asociaciones de mujeres en su seguimiento.

- Polticas activas de reparto igualitario del empleo

En su propia poltica de personal, con plan de igualdad, y en sus concursos y contratos administrativos.

Polticas igualitarias entre hombres y mujeres de formacin, fomento de la contratacin y la iniciativa econmica y en la proteccin por desempleo.

Lucha contra la pobreza y la exclusin social.

- Democracia paritaria y participativa. Transversalidad

Equilibrio de mujeres y hombres en las candidaturas con listas cremallera, encabezadas al 50% por mujeres. Paridad en los rganos de gobierno y de alta administracin.

Fortalecimiento del organismo autonmico de la Mujer (al menos Instituto o Direccin General)

Planes de Igualdad entre hombres y mujeres continuados, con objetivos concretos y evaluacin transparente y participativa.

Participacin de los Consejos de Mujeres (estatal, autonmicos y locales) en el seguimiento de estas polticas. Creacin de Consejos autonmicos en las CCAA que no los tienen.

- Violencia machista

Suficiencia, continuidad y transparencia en el reparto autonmico y local de la financiacin estatal para la atencin jurdica, psicolgica, social, econmica, laboral y de vivienda a las vctimas en todo el territorio.

Un mnimo de tres campaas anuales de prevencin y sensibilizacin, informando de los derechos de las mujeres en sus relaciones sentimentales, laborales y de ciudadana con los hombres, y en la separacin o divorcio.

Extender a todo el profesorado de preescolar, colegios e institutos la formacin obligatoria feminista.

Formacin especializada feminista a profesionales de los medios de comunicacin, y seguimiento para evitar la utilizacin de los testimonios de las vctimas con fines sensacionalistas. Que los medios de comunicacin pblicos difundan peridicamente datos estadsticos de las sentencias condenatorias y de agresores en prisin, para que se conozca la verdadera realidad de los procesos de violencia, y para combatir la sensacin de impunidad que sienten las vctimas.

Proceder a la formacin feminista del personal judicial, dada la tendencia constatada a la minimizacin de la entidad de las agresiones y de la valoracin del riesgo, e igualmente para exigir el mximo rigor en la investigacin de las causas y en la suspensin de las condenas, que no debe ser de aplicacin automtica como para el resto de delitos y debe ir en su caso acompaada de una valoracin previa del riesgo.

Programas especficos de prevencin de la violencia machista desde la infancia y en todos los grados educativos, dentro del horario lectivo.

Exigir especializacin en materia de violencia machista y estabilidad en el empleo a las/os profesionales de los equipos multidisciplinares de valoracin. Mejora en la formacin del personal de atencin psicolgica y equipos psicosociales de los Juzgados en especial para impedir el uso del pretendido Sndrome de Alineacin Parental.

Reversin de los cierres de Puntos de Encuentro Familiar, ante la escandalosa espera para hacer efectivos los regmenes de visitas y el correcto desarrollo de los encuentros paternofiliales de menores.

Dotacin de suficientes dispositivos de seguridad de teleasistencia, con pulseras para todas mujeres con riesgo medio alto (no exclusivamente extremo) de sufrir nuevas agresiones y siempre para las afectadas por incumplimientos de la Orden de Proteccin dictada por el Juzgado.

Elaboracin de informes peridicos de control de la efectividad y cumplimiento de las medidas de seguridad por los servicios existentes o por nuevas unidades especficas para el seguimiento de los servicios de teleasistencia y pulseras GPS, a fin de verificar su funcionamiento y su impacto positivo en la prevencin y deteccin de los quebrantamientos.

Cambiar la legislacin foral sobre derecho civil, aquellas Comunidades que sean competentes para establecer que la custodia compartida nicamente se podr establecer cuando los progenitores del menor estn de acuerdo en ella y no exista ningn proceso abierto de violencia machista contra el padre.

Negar los permisos municipales para abrir locales, sea cuales sea, donde se ejerza la prostitucin.

. Realizar campaas denunciando la extrema violencia que sufren las prostitutas por parte de proxenetas, chulos y clientes y abogar por la abolicin de la prostitucin.

Fuente: http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2015/03/04/programa-electoral-feminista/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter