Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2015

EE.UU.: abusos policiales y crisis de derechos humanos

Editorial de La Jornada
La Jornada


Dos policas fueron baleados la madrugada de ayer en el contexto de las protestas que se desarrollan en Ferguson, Misuri, desde el pasado 9 de agosto, cuando el joven Michael Brown, de 18 aos, fue asesinado a balazos por un agente del orden, y que exigen poner fin a la brutalidad y el racismo policiales. La vspera haba sido anunciada la dimisin del jefe de la polica de esa localidad, Thomas Jackson, despus de que una investigacin del Departamento de Justicia hall una tnica de discriminacin racial contra los negros en el sistema policial, judicial y penitenciario, resultado que contrasta con la determinacin del Departamento de Justicia estadunidense, adoptada hace unos das, de no presentar cargos contra el asesino de Brown.

Con todo lo condenable que pueda resultar la agresin contra dos policas, el hecho comentado refleja el grado de encono que se vive en una localidad en la que dos afroestadunidenses fueron ultimados en menos de un ao a manos de uniformados y donde ha prevalecido, pese a ello, una impunidad que explica el descontento generalizado.

Por desgracia, dicha impunidad no es exclusiva de Ferguson ni del estado de Misuri. Segn un reporte publicado ayer por La Opinin, entre 2010 y 2014 la polica de Los ngeles asesin a 86 personas y protagoniz 309 tiroteos; a pesar de ello, los agentes policiales angelinos han sido absueltos en 99.5 por ciento de los casos reportados de abuso policial.

Si a ello se suma el historial de homicidios cometidos en el vecino pas por uniformados contra civiles inermes entre los que se cuentan, slo en el ltimo mes, los de los mexicanos Ernesto Javier Canepa Daz, Antonio Zambrano Montes y Rubn Garca Villalpando es inevitable concluir que ese pas asiste a una lamentable desviacin de la funcin policial, que supuestamente debiera salvaguardar la integridad de las personas y que hoy se caracteriza, en cambio, por actuar conforme a pautas racistas, clasistas y profundamente violentas, lo cual configura una crisis de derechos humanos en la nacin vecina. En dicho panorama, lo extrao no es que se agreda con armas de fuego a elementos policiales, como ocurri ayer en Ferguson, sino que esos hechos deplorables no ocurran con mayor frecuencia y en mayor escala, y que el descontento social contra las corporaciones de seguridad pblica no se haya traducido an, por fortuna, en un escenario de violencia y desobediencia civil generalizada.


Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/03/13/opinion/002a1edi


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter