Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2015

Vuelven los desahucios masivos de Monago

Jos Luis Murillo Pelez
La Marea


Volvieron. La semana pasada llegaron a la asamblea de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Badajoz seis familias de uno de los barrios con ms viviendas sociales de la Junta de Extremadura en la ciudad. El tpico barrio de las afueras, humilde, lleno de vctimas del destierro social que supone la gentrificacin. Llegaron con cartas como las que la Junta de Extremadura enviaba hace tres aos.

En aquella ocasin vinieron dos mujeres en representacin de los vecinos de otro de los barrios de las afueras con cientos de cartas a cientos de familias. O pagaban la mitad de lo que deban por impagos de su alquiler social en el plazo de un mes, o les echaban a la calle.

El PP haba ganado las elecciones y, despus de dos dcadas en las que la administracin del PSOE apenas haba reclamado esas deudas segn las familias-, comenz la poltica de desahucios masivos de la Junta de Extremadura. ramos novatos. La PAH de Badajoz haba comenzado a andar un par de meses antes y apenas habamos ido a bancos a negociar, pero fuimos elaborando un plan de accin:

Colapsar los registros de la Administracin. Los quincemayistas tenamos reciente la accin DoRiYakiT -con la que intentamos colapsar la administracin a base de reclamaciones en las elecciones generales del 20N-. As que hicimos dos escritos, uno para recoger todas las firmas de las familias y de gente que mostraba su apoyo, y otro documento tipo, para que cada afectado lo rellenara individualmente. Los recopilamos todos y los presentamos a la vez en los registros de Fomento. Fuimos a los barrios ms afectados, celebramos asambleas con todos los vecinos para explicarles qu haba que hacer, movilizndoles para que se unieran. Si estis juntos en esto, la polica no os echar a ninguno, les decamos. Ganamos tiempo con aquel colapso.

Coordinacin regional. El problema nos sobrepasaba a nivel territorial. ramos la nica PAH en Extremadura, tenamos que empezar a tejer la red. Hablamos con compaeras de Cceres que an no haban dado el paso y les ayudamos a montar la PAH all. Con ellas recabamos informacin sobre familias amenazadas de desahucio por la Junta en la ciudad y les pasamos material de la recogida de firmas de la ILP estatal para que pudieran darse a conocer. Nos imaginbamos que Aldea Moret sera uno de los barrios ms afectados. Nos lo confirmaron. Hablamos con el colectivo de referencia en Mrida para todo tipo de luchas sociales: La Trastienda, (an no existan los Campamentos Dignidad). Fuimos tambin a los pueblos, y encontramos miles de familias vulnerables, amenazadas de desahucio precisamente por quien debe garantizar el Derecho a una Vivienda Digna y Adecuada en Extremadura: la Junta. Pasamos los escritos para colapsar los registros de la Junta a Cceres y Mrida y acordamos movilizaciones en las tres ciudades el mismo da, a la misma hora, con las mismas proclamas y el mismo mensaje, sumando miles de personas.

Hablamos con gente de los tres partidos con representacin, a los tres niveles. Cuando es un banco el que quiere desahuciarte, puedes negociar con l una reestructuracin de la hipoteca, una dacin en pago, la condonacin de la deuda restante, un alquiler social Cuando es la Administracin la que quiere desahuciarte, no puedes negociar con los funcionarios: la decisin no est en su mano y la situacin es especialmente grave porque pierdes el derecho a solicitar otra vivienda social durante dos aos. El problema es de voluntad poltica. Y era un problema regional, as que la solucin tena que salir del Parlamento Extremeo. El PP haba ganado las elecciones autonmicas por mayora simple. Tenamos que hablar con PP, PSOE e IU y convencer, al menos, a dos de ellos.

La propuesta de la PAH

Remitimos a los tres partidos un escrito en el que se propona que la Asamblea de Extremadura instara a la Junta a paralizar todos los desahucios en viviendas sociales, as como una moratoria y un procedimiento de pago que partiera de analizar las circunstancias personales y econmicas de las familias.

Ms de un mes despus, llevaron la propuesta al Pleno. El da de la votacin, el 26 de Julio, convocamos una concentracin frente a la Asamblea de Extremadura. Cuando salieron de la Asamblea con la propuesta aprobada, la gente estall en lgrimas de alegra. Todas las familias afectadas concentradas all, toda la gente que haba estado ayudando sin descanso durante ms de tres meses, moviendo cielo y tierra, todos los que se esforzaron pasando noches sin dormir lo habamos conseguido. Habamos realizado la accin antidesahucios ms grande del pas.

Por qu no salt la noticia a la plana nacional y fue celebrada como uno de los logros ms grandes del Movimiento Stop Desahucios?

Por miedo. La Junta de Extremadura poda reactivar los desahucios en viviendas sociales cuando quisiera. Las familias se sentan amenazadas y tuvieron miedo de airear esta victoria social y que esto fuera interpretado por el PP como un pulso que les incitara a reanudar los desahucios, desoyendo al Parlamento Extremeo. Y la PAH decidi respetar a las familias por mucho que nos pidiera el cuerpo gritarlo a los cuatro vientos.

Sabamos que era un parche. Cuando me encontraba con ellas, me sonrean pero despus de un rato hablando me decan que tenan miedo a que la pesadilla volviera a empezar al da siguiente. Siempre les dije que no les iba a pasar nada, que si la Junta volva a cargar contra ellos, los pararamos todos juntos otra vez. Vivan con la espada de Damocles sobre la cabeza. Nunca se sabe cundo va a llegar otra orden de desahucio. La Asamblea de Extremadura se haba convertido en un laboratorio de donde salan experimentos sociales que empobrecan la regin y la gente en Extremadura es humilde y soadora, inocente y demasiado castigada como para frenar a la Junta cada vez que provoca la miseria en muchos para beneficio de unos pocos.

Y sucedi de nuevo. El lunes pasado nos vimos obligados a ponernos en marcha para frenar, otra vez, los desahucios masivos de la Junta de Extremadura. Las cartas que les haban llegado tambin eran reclamaciones del Organismo Autonmico de Recaudacin (OAR), previas al inicio del procedimiento. Con la ley en la mano y mirando plazos, podran ser reclamaciones para evitar, simplemente, la prescripcin de las deudas y no perder el derecho de reclamarlas en un futuro. Y de paso, meter un poco de miedo y que la gente humilde soltara los pequeos ahorros que tuvieran para cubrir sus necesidades bsicas y las de su familia. Lo preparamos todo y recuperamos los contactos de hace tres aos con el mismo mensaje: tenemos que volver a hacerlo.

La guerra del ltimo contra el penltimo. Los argumentos miserables que han utilizado se centraban en estigmatizar y criminalizar a quienes apenas tienen para cubrir sus necesidades bsicas y las de su familia, que no haban pagado el alquiler de su vivienda social. Se les ha tildado de sinvergenzas que no pagaban una cuota tan baja porque no queran, cuando la gran mayora de las familias tenan impagos desde el 2007 hasta ahora, es decir, desde que comenz la crisis, siendo los ms vulnerables los primeros en sufrir sus consecuencias. Han intentado tapar estos datos, diciendo que muchas de estas familias tenan deudas que venan de ms atrs, llegando a superar los 7.000 euros. En realidad son pocas y queran utilizar a esas pocas para hacer que pagaran justos por pecadores: las cartas que tuve en mis manos el lunes pasado reclamaban deudas inferiores a los 3.000 y 2.000 euros. El argumento es ms macabro: hay que dejar en la calle a los sinvergenzas que no pagan su cuota de las viviendas sociales de la Junta para darle esas casas a las familias honradas que estaban pagando la hipoteca hasta que no han podido ms y los bancos las han echado. Buscar la guerra entre gente en riesgo de exclusin social ya es bajo, pero lo es ms an cuando es la Administracin Pblica la que est siendo utilizada para provocar esta confrontacin. La Junta de Extremadura, que est obligada por Tratados y Jurisprudencia Internacional a prever una alternativa habitacional a toda persona que es desalojada de su vivienda habitual, bien por hipoteca, bien por vivienda social, bien por alquiler privado, es la entidad que ms ha desahuciado en Extremadura durante esta legislatura. Ms que ningn banco.

Hemos vuelto a pararlos

El jueves pasado, la Asamblea de Extremadura aprob instar a la Junta a la paralizacin de todos los procedimientos abiertos. Pero es otro parche. Siguen aprobndose medidas transitorias, pero el Derecho a una Vivienda Digna y Adecuada no es un derecho transitorio, sino permanente, y necesita, por tanto, garantas permanentes que slo se consiguen con una Ley.

Hay que acabar con el miedo. Las familias en riesgo de exclusin social viven atenazadas por la deuda, con el corazn encogido porque saben que deben ms dinero a la Administracin del que van a poder conseguir nunca. Por eso no levantan cabeza y por eso muchas ven la economa sumergida como nica forma de cubrir sus necesidades bsicas. Como tienen una deuda perpetua, si cobran legalmente, la Administracin les embargar parte de la nmina.

Estas familias necesitan una segunda oportunidad y eso implica volver a empezar de cero. El Gobierno ha perdonado la crisis a quienes la causaron. Tenemos que perdonarle la crisis a los inocentes, a sus vctimas directas, a los humildes. La nica oportunidad que tienen las familias que viven en riesgo de exclusin social en Extremadura es perdonarles la deuda de sus alquileres sociales, y concederles una Renta Bsica de verdad. Es la nica manera de conseguir su reinsercin en el mercado laboral y su integracin social. Es la nica manera de que dejen de somatizar la depresin y el estrs que causa cargar con una deuda de por vida, reactivar sus actividades y vivir, por fin, con dignidad.

Ahora

La gente de Extremadura est pidiendo que se respeten y se garanticen los Derechos Humanos, y estn dando grandes pasos para conseguirlo. En las ltimas semanas, Olivenza ha sido declarada municipio libre de desahucios por unanimidad del pleno de su Ayuntamiento, aprobando la propuesta de la PAH de la localidad. La Corrala Solidaridad Almendralejo, despus de haber sido paseada polticamente por la Asamblea de Extremadura sin ms solucin, segn la portavoz de la Corrala, que una palmadita a la espalda a las 16 familias que forman esa Obra Social de la PAH desde hace ms de un ao. Y que se vayan a los Servicios Sociales, a ver si tal. La PAH de Almendralejo se ha movido y, con la ayuda de varios abogados que participamos en la PAH, han conseguido suspender el desahucio que estaba programado para hace un par de semanas, reanudar las negociaciones con el SAREB y trabajar en llevar el asunto al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y al Tribunal de Justicia de la Unin Europea.

stos son solamente algunos de los logros que consiguen cada da, con muchsimo esfuerzo y con horas de dedicacin, miles de personas humildes, la mayora sin estudios superiores, la mayora afectadas por la crisis y gente que se interesa por acabar con la lacra social de los desahucios y se siente til cuando ve cmo, con sus propias manos, colabora en parar injusticias. La tragedia sigue en sus mximos, las estadsticas indican una media de siete desahucios al da en Extremadura, pero con gente as y con gente como la que da a da viene nueva a las asambleas de los colectivos y movimientos que defienden el Derecho a una Vivienda Digna y Adecuada en Extremadura, uno se levanta con ms ganas de pelear cada da. Y con muchsima admiracin por todas las compaeras y compaeros, porque demuestran una y otra vez que s se puede.

Jos Luis Murillo Pelez es abogado, miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Badajoz y secretario general de Podemos Badajoz

Fuente: http://www.lamarea.com/2015/03/16/vuelven-los-desahucios-masivos-de-monago/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter