Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2015

Revolucin democrtica, dictadura del proletariado y capitalismo de Estado

Carlos A. Larriera
Rebelin


En el artculo Emancipacin y libertad, de Luis Bruschtein, en Pgina 12 del 14.3.15 dice en un prrafo:

La democracia y estos procesos de profundizacin han sido tomados como un proyecto de construccin popular y progresista en Amrica latina, como fue permanentemente explicitado por los oradores en el Foro para la Emancipacin y la Igualdad organizado esta semana por el Ministerio de Cultura. La mayora de los participantes tienen races y orgenes parecidos. Todos provienen de las resistencias a los modelos neoliberales de los 90. Algunos transitaron experiencias anteriores en las viejas izquierdas, en movimientos revolucionarios y combativos de los 70 o en movimientos sociales que haban generado una visin de construccin autonmica. Pero, adems, la mayora de ellos ahora forma parte de gobiernos democrticos y tiene funciones de gestin o legislativas. Cada palabra tiene la obligacin de lo real y lo concreto. El hecho democrtico como va de accin y como modelo de organizacin de la sociedad, puesto en el eje de las coincidencias da una idea de la magnitud de la transformacin del pensamiento emancipador igualitario y su toma de distancia de las viejas experiencias signadas por las llamadas dictaduras del proletariado. Fueron formas de un capitalismo de Estado, defini el vicepresidente boliviano, Alvaro Garca Linera, expresin de uno de los gobiernos ms a la izquierda de la regin.

Es necesario aclarar la confusin de ideas que surge de este prrafo. Cuando se habla de dictaduras del proletariado confundindolas pura y simplemente con formas de un capitalismo de Estado, se est hablando de revoluciones que intentaron construir el socialismo. Todos los avances democrticos que se estn realizando bajo los gobiernos populistas progresistas de Amrica Latina no constituyen todava revoluciones democrticas y socialistas. Es necesario y deseable que se sea el camino que se tome en el futuro, pero no es la realidad actual. Muchos hechos tienen que suceder todava para que estos procesos se transformen en verdaderas revoluciones.

Situndonos en la perspectiva de la revolucin democrtica, debemos decir que la revolucin socialista es en primer lugar, necesaria e inevitablemente, una revolucin democrtica. La revolucin socialista implica el acceso al poder del proletariado dirigiendo a todo el pueblo, la expropiacin del capital y la construccin del socialismo. No hay revolucin socialista posible que no sea al mismo tiempo y en primera instancia, revolucin democrtica. La revolucin democrtica estall en febrero de 1917 en Rusia y se consolid en octubre con el paso de todo el poder a los soviets o asambleas de obreros, campesinos y soldados.

Pero Qu es una revolucin democrtica? La insurreccin de todo el pueblo, en base a la toma de conciencia generalizada en la poblacin de que la nica alternativa es el gobierno directo del pueblo, sin ninguna restriccin ni mediacin, apoyada en la fuerza de todo el pueblo en armas. El mximo grado de democracia posible que no se somete a los lmites de la democracia burguesa, la que no es otra cosa que la dictadura del capital bajo formas aparentemente democrticas.

El paso al socialismo requiere la conciencia generalizada de que la expropiacin del capitalismo es indispensable. La expropiacin del capital es el comienzo de la transformacin de la revolucin democrtica en revolucin democrtica socialista. Solamente sobre la base de la revolucin democrtica es posible expropiar al capitalismo.

Los gobiernos populistas progresistas surgidos en los ltimos aos en Amrica Latina han hecho grandes avances sociales, econmicos y democrticos. Se ha extendido la conciencia de que bajo la democracia (burguesa) se puede lograr poco a poco, el bienestar pleno del pueblo a condicin de seguir ampliando y profundizando la democracia (burguesa). Es una experiencia extraordinariamente rica de los pueblos latinoamericanos y es tambin, una lucha sincera y difcil que pone en tensin toda su capacidad de lucha. Pero tambin es confundir democracia con democracia burguesa, creer que la nica democracia es sta, y confiar que bajo el capitalismo se puede profundizar cada vez ms la democracia y todos los avances que se estn haciendo.

Esta lucha por la profundizacin democrtica se propone en el prrafo citado como una superacin de las experiencias de dictadura del proletariado. La dictadura del proletariado es la forma ms extrema de democracia que puede existir. Es la democracia para la inmensa mayora del pueblo y la dictadura solamente para los sectores capitalistas que se resisten a la construccin del socialismo.

Toda la teora realmente socialista afirma, adems, que cuando desaparezca la resistencia capitalista desaparecer naturalmente la dictadura del proletariado sobre ellos.

Desaparecer entonces el estado proletario siendo reemplazado por una administracin de las necesidades comunes de toda la sociedad.

Esta administracin ya no podr ser llamada democracia porque no ser el gobierno de la mayora sobre la minora, no existir ms la dictadura sobre la minora, sino que ser la administracin de toda la sociedad.

Al desaparecer las clases sociales no ser necesario un Estado que siempre es la dictadura de una clase o clases sobre otra u otras.

Es imposible la plena democracia, el pleno crecimiento econmico con inclusin social, sin expropiar al capitalismo. Esto es lo que omiten Bruchstein y Garca Linera. La forma concreta, latinoamericana en que se llegue a realizar la revolucin democrtica y la expropiacin del capital no implica que esas dos tareas se puedan eludir. Tarde o temprano y de alguna forma se deben realizar.

Ninguna experiencia de dictadura del proletariado logr construir el socialismo, slo lo intent, avanz un trecho en su construccin, y despus las fuerzas capitalistas fueron poco a poco restaurando su dominacin. Pero hasta donde se pudo llegar en la construccin del socialismo es una experiencia histrica que no deja dudas que se es el camino.

Si la actual lucha democrtica deja de lado la dictadura del proletariado significa que deja de lado la lucha por la revolucin democrtica. No se puede derrotar al capitalismo, expropiarlo, dentro de los lmites de la democracia burguesa por ms extraordinarios avances que se realicen.

Y reducir las experiencias frustradas de construccin del socialismo a meras formas de capitalismo de Estado es rebajarlas, negar los avances extraordinarios de construccin del socialismo que lograron los pueblos, aunque el xito final todava no se haya conseguido. Obviamente no se puede congelar la construccin del socialismo en un punto intermedio, o se sigue avanzando o tarde o temprano el capitalismo vuelve a dominar.

Hay un elemento cierto al comparar la dictadura del proletariado con el capitalismo de Estado. Era una economa de Estado, dirigida y dominada por el Estado obrero, pero que todava no haba podido eliminar completamente al capitalismo. Pero significaba un avance extraordinario con respecto a la economa capitalista en general. Ese capitalismo de Estado era un paso previo a la construccin plena del socialismo. Por qu? Porque el poder poltico lo tena la clase obrera, el gran capital concentrado haba sido expropiado, el gobierno directo del pueblo se ejerca a travs de los soviets y el conjunto del pueblo trabajaba diariamente para lograr la construccin plena del socialismo.

En un capitalismo de Estado de un pas capitalista, existe un gobierno capitalista y no hay expropiacin del capital concentrado. Por el contrario este capital concentrado ejerce su pleno poder sobre el Estado.

Este capitalismo de Estado suele darse en pocas de guerra entre estados capitalistas. En esos casos no hay democracia ni siquiera burguesa. Generalmente se busca salvar al capitalismo de su propia crisis. Se instala la administracin estatal capitalista de muchas empresas para salvarlas de la crisis. Tambin se busca hacer ms eficaz el funcionamiento del aparato blico estatal.

Todo esto no tiene nada que ver con los elementos de capitalismo de Estado que todava subsistan en vida de Lenin en el Estado sovitico.

Llamar capitalismo de Estado a secas a los estados obreros que intentaron construir el socialismo es un desconocimiento de los hechos histricos, de su significado real, y es tambin una subestimacin y una tergiversacin de lo que constituye la inmensa tarea de construccin del socialismo. [1]

Nota:

[1] Ver, por ejemplo, este prrafo de Lenin: El capitalismo de Estado, segn toda la bibliografa sobre problemas econmicos, se refiere al que existe bajo el sistema capitalista, donde ciertas empresas capitalistas se encuentran bajo el control directo del Estado. Pero el nuestro es un Estado proletario, se apoya en el proletariado, da al proletariado todas las ventajas polticas, y por intermedio del proletariado atrae a las capas bajas del campesinado (recordarn que comenzamos esta labor mediante los Comits de pobres). Por eso el capitalismo de Estado desorienta a muchos, y a muchos con juicio. Para evitar esto es necesario recordar lo fundamental: que no hay teora ni libro que trate de un capitalismo de Estado del tipo del nuestro, por la sencilla razn de que todas las nociones habituales relacionadas con estas palabras se asocian a la dominacin burguesa en la sociedad capitalista. La nuestra es una sociedad que ha salido de las vas del capitalismo pero no ha tomado an las nuevas vas. En esta sociedad el Estado no es dirigido por la burguesa, sino por el proletariado. No queremos comprender que cuando decimos: Estado, este Estado somos nosotros mismos, el proletariado, la vanguardia de la clase obrera. El capitalismo de Estado es un capitalismo que seremos capaces de restringir y cuyos lmites seremos capaces de fijar. Este capitalismo de Estado est relacionado con el Estado, y el Estado son los obreros, el sector avanzado de los obreros, la vanguardia. El Estado somos nosotros. En V. I. Lenin, Obras Completas, Tomo XXXVI, pgs. 246/247, Editorial Cartago, segunda edicin corregida y aumentada, Buenos Aires, 1971,

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter