Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2015

Gobierno Dilma en la picota

Juan Luis Berterretche
Desacato


Desde que asumi este segundo ejercicio, Dilma Rousseff se ha dedicado a degradantes tanteos sucesivos de conciliacin nacional con todo el espectro de la burguesa y el Congreso dominado como nunca por una verdadera cleptocracia poltica. El resultado obtenido ha sido una ofensiva cada vez ms violenta de los opositores. Esa condescendencia humillante de la presidente con la oligarqua, es la que permiti reunir, como mnimo, centenares de miles en las calles el 15 de marzo, bajo consignas contrarias a la corrupcin, agitadas por el liderazgo de polticos y partidos especialistas en defraudar al estado y esquilmar a la poblacin.

Quiz algn sector popular minoritario despolitizado haya participado el 15 de marzo centrndose en la condena a Dilma. Algo totalmente explicable si observamos las medidas gubernamentales deplorables de estos primeros meses de 2015. Pero en general hubo mnima presencia de negros y moradores de barrios pobres en una concentracin que fue expresin evidente de todos los niveles de clase media y alta, blanca. Con grupsculos de quienes pedan juicio poltico a la mandataria, intervencin militar en el gobierno o eliminacin de textos de Paulo Freire en la educacin. Es decir una movilizacin de fuerte tono retrgrado.

Mientras, el ncleo duro de simpatizantes del PT (funcionarios institucionalizados y burocratizados de sindicatos y movimientos vaciados), perdiendo toda clase de reflejos, intent realizar dos das antes una movilizacin popular en defensa de un gobierno que contaba la semana pasada con el rechazo del 62% de la poblacin, que lo consideraba ruin o psimo. Con slo un 13% considerando al gobierno bueno u ptimo. Y esta condena a Dilma no se restringe a los sectores sociales de mejor situacin econmica. Entre los entrevistados con ingreso de hasta 2 salarios mnimos, la reprobacin de la presidente llega a 60% /1 . El lulismo ya no consigue nuclear ni movilizar a la mayora de los trabajadores ni a la amplia galaxia de organizaciones sociales reivindicativas que tiene Brasil. Por eso el intento desubicado petista ni entusiasm ni congreg a los favelados o moradores de las periferias. Y menos an a multitudes proletarias y movimientos sociales radicales.

Dilma: un equipo ministerial acorde a su orientacin

Actuando como si contara con un cheque en blanco otorgado por sus votantes, la presidente de acuerdo a las espurias alianzas polticas del PT con el PMDB y otros partidos, nombr un equipo ministerial con mayora de personajes inconsistentes dedicados a usar su cartera como centro de expansin econmica de correligionarios, familiares y empresas que financiaron sus campaas electorales. Pero adems de esa caterva de mediocres se esmer en el mensaje reaccionario que envi con la eleccin de dos ministros claves. En economa nombr a un funcionario del capital financiero, Joaquim Levy /2 , para llevar adelante un ajuste fiscal de austeridad, como el que habra instaurado Arrminio Fraga, el socio de Soros e integrante del Grupo de los 30 /3 , que Aecio Neves haba prometido a sus electores como su ministro da fazenda.

Cuando pareca que peor decisin que esa era imposible, la presidente nombr como ministra de agricultura a Katia Abreu la lder en el Senado de los ruralistas, propietarios de enormes latifundios de cra ganadera o monocultivos transgnicos, patrimonio robado de tierras fiscales o indgenas y desforestado. Son estos ruralistas y sus capangas los causantes principales de la violencia letal contra, agricultores familiares, trabajadores rurales, indgenas y quilombolas. En particular un hermano de la ministra Abreu ya fue procesado por explotacin de trabajo esclavo en las haciendas familiares.

Si no supiramos que la presidente denota tener pocas luces polticas y su formacin es de tecncrata-burocrtica-gerencial, podramos pensar que su objetivo al nombrar el gabinete era comenzar su segundo mandato repudiando sin piedad a sus votantes. Pero en realidad, si seguimos la trayectoria de los tres primeros gobiernos petistas, la posicin gubernamental respecto al agro-negocio no puede ser una sorpresa, fue y sigue siendo de amplio apoyo. Ms an, antes de las elecciones, un rgano oficioso del PT -Carta Maior- public un programa petista para el prximo decenio donde los commodities agrcolas seguan siendo uno de los tres pilares centrales de la estrategia econmica lulista.

Debemos recordar que es en la injusta propiedad de la tierra, donde estn concentradas la mayor parte de las causas de la desigualdad social en Brasil. Desigualdad que se expresa a grandes lneas en un Brasil sptima economa mundial , pero que en 2013 se ubic en el lugar 79 del ndice de desarrollo humano global /4 .

El agro-negocio ha contado bajo los gobiernos petistas con toda clase de disposiciones especiales que favorecen esta produccin: planes especficos en infraestructura (carreteras, puertos, instalaciones ferroviarias, silos, etc.) para facilitar la exportacin de estos productos; crditos especiales favorables, ultra benevolentes en plazos e intereses; autorizaciones expeditivas de semillas bio-degradadas transgnicas sin ningn tipo de control de riesgos para la salud o el medio ambiente; aprobaciones diligentes de los agro-txicos asociados a las semillas; ningn control sobre el oligopolio de semillas genticamente modificadas asociado a los ruralistas; subordinacin del pas al mercado internacional de commodities -controlado por el mercado financiero-, desechando las necesidades soberanas de alimentacin de la poblacin. Privilegios que se repiten en Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia, componiendo con Brasil un mismo Enclave Transgnico Sudamericano.

Segn la Pastoral da Terra, Dilma Rousseff, fue la presidente que menos desapropi tierras y asent familias para la Reforma Agraria, menos demarc territorios indgenas, quilombolas o de diversas poblaciones tradicionales y menos cre Reservas Extractivistas. En contrapartida fue la que ms apoy el agro-negocio, acentuando el proceso puesto en marcha por el presidente Lula, invirtiendo fuerte y casi exclusivamente en la produccin de monocultivos, en las mineradoras, en grandes proyectos hidroelctricos y en la expansin del capital. Su orientacin apuntaba a que Brasil permaneciera con el ttulo de uno de los pases que ms concentra tierras en el mundo. Financiado intensamente con recursos pblicos el agro-negocio se vigoriz como el modelo para la agricultura, en cuanto la Reforma Agraria y la agricultura campesina dejaron de ser estratgicas para el proyecto de sociedad defendido por el PT. Y se apuntal una amplia contra-reforma-agraria. Entre 2013 y 2014 Brasil fue el pas que registr mayor aumento de reas cultivadas con semillas transgnicas en el mundo. En la cosecha 2014-2015 se espera alcanzar con estos monocultivos 42,2 millones de hectreas (o 422 mil k2), una superficie algo menor que la de Suecia y mayor que todo el territorio de Paraguay /5.

De modo que el nombramiento de Katia Abreu como ministra de agricultura, no hace ms que explicitar una realidad econmica incontrovertible de los gobiernos del PT. Y solo puede sorprender a quienes fueron engaados por la demagogia petista en la campaa electoral de 2014. Bolsa familia y Fome Cero no pueden ocultar que los gobiernos petistas tienen el infeliz mrito de haber consolidado y fortalecido la mayor causante de desigualdad social en el pas.

La Deuda aumentando el saqueo al Presupuesto Federal

En mi artculo El voto a Dilma no es un cheque en blanco de octubre del ao pasado present los datos del Presupuesto Federal ejecutado del 2013. A principio de 2015 se inform el Presupuesto de 2014 que completa el primer perodo de gobierno Dilma. En 2013 los intereses y amortizaciones de la Deuda Pblica alcanzaron el 42% del presupuesto. En el ejercicio 2014 este rubro lleg al 45,11%. Este porcentaje corresponde a 12 veces lo destinado a educacin (3,73%) y 11 veces lo dispuesto para salud (3,98%). Es el mayor rubro del Presupuesto y ms del doble de lo destinado a Seguridad Social (21,76%) /6.

El total del Presupuesto Federal ejecutado alcanz los R$ 2,168 billones (en espaol o trillones en ingls o portugus). De esa cifra, R$ 978 mil millones consumi el pago de intereses y amortizaciones. En el informe del gobierno se desglosan los intereses como R$ 170 mil millones y R$ 808 mil millones como amortizaciones. Pero he aqu que estas cifras no revelan la realidad porque la actualizacin monetaria se computa como amortizacin cosa que debera considerarse como intereses. Esta maniobra contable oculta el extorsivo mecanismo de los intereses que se suman y multiplican por medio de un esquema fraudulento de la Deuda que con diversos mecanismos genera deudas, la mayora de las veces sin cualquier contrapartida, promoviendo su continuo crecimiento. El sistema cuenta con privilegios legales, polticos, econmicos y con apoyo permanente de los organismos internacionales del capital financiero, en especial FMI y Banco Mundial. Por eso, la auditora de la deuda sigues siendo una tarea de primer rden.

Como ya lo decamos en la nota citada de octubre/2014 la deuda pblica es entonces un mero instrumento del mercado financiero que impone al pas el mantenimiento de la desigualdad social que caracteriza a Brasil. En lugar de servir como medio de obtencin de recursos para financiar al Estado e incrementar las condiciones de vida de los brasileos, se torna en un mecanismo de substraccin de crecientes volmenes de recursos pblicos, inviabilizando destinar verbas para las reas sociales

Lo que hoy se denomina Deuda Pblica igual que la anterior Deuda Externa tiene como beneficiarios a bancos e inversionistas extranjeros. Por el actual sistema de lanzamiento de ttulos de deuda pblica, apenas doce bancos pueden adquirirlos del Tesoro Nacional. Esos bancos llamados dealers solo compran ttulos cuando la tasa de inters alcanza el nivel que ellos desean. Y ningn economista del capital financiero o de los grandes medios, relaciona la inflacin en aumento, al pago de la deuda pblica. Su consejo siempre es aumentar la desocupacin para presionar el salario a la baja y reducir el consumo de la poblacin. Con el funcionario del capital financiero, Joaquim Levy en el ministerio de economa; Dilma Rousseff garantiza que Brasil contine a pagar intereses de usura y la presidente se ubica como obstculo a cualquier tipo de desarrollo econmico-social del pas.

Sistema impositivo regresivo: mujer negra es la que paga ms impuestos  

El sistema tributario que rige el pas incide directamente en la persistencia de las desigualdades de renta e impide que esta situacin cambie. La carga tributaria brasilea recae sobre los ms pobres y los asalariados del pas, por medio de tributos indirectos y acumulativos que castigan al consumo popular. Mientras existe una baja tributacin sobre la renta y el patrimonio de la lite capitalista.

Segn datos de la Receita Federal (organismo impositivo del pas) la mayor parte de la carga tributaria proviene del consumo, o sea de la mayoritaria parcela de la sociedad trabajadora que consume da a da productos con alta carga de impuestos. Mientras que las transacciones financieras y los impuestos sobre la propiedad y las fortunas aportan el 5%.

El sistema tributario es tan desvergonzado que exime de impuestos a la renta de lucros y dividendos distribuidos a socios capitalistas, as como a las remesas de las empresas y corporaciones hacia sus casas matrices, impulsando a la vez la libre circulacin de capitales especulativos y el lavado de dinero en parasos fiscales. A esto se suma la reduccin del impuesto a la renta en las operaciones de la bolsa de valores y la exencin de impuestos a la renta de los ttulos de deuda pblica brasilea implementada en los gobiernos de Lula.

El colmo de esta orientacin se consum poco tiempo antes de la segunda vuelta de las ltimas elecciones. Cuando Dilma Rousseff envi un paquete de exoneraciones tributarias, que implicaron poner en peligro el financiamiento de las polticas sociales, aplicadas durante su gobierno. La ltima, la medida provisoria 651/14 aprobada el 14 de octubre por la cmara de diputados -en acuerdo del PT con el Partido del Movimento Democrtico Brasileiro (PMDB)- que otorg incentivos tributarios a un amplio espectro de empresas, reduciendo drsticamente de 20% a 1 y 2% la retencin jubilatoria que aporta la patronal para el pago de jubilaciones a los trabajadores, aprobando renegociar deudas empresariales y volviendo a reducir la tributacin del mercado de acciones. Con la coartada de revitalizar la economa en medio de la crisis mundial. Pero en realidad una guiada a la burguesa entre el primer turno y el segundo de las elecciones nacionales. La medida es tan arbitraria que cuando el funcionario del capital financiero Joaquim Levy estaba indagando en la economa por donde cortar para realizar el ajuste fiscal hizo pblica su opinin de anular esta resolucin que quitaba a la Receita cerca de R$ 11 mil millones anuales. De inmediato Dilma hizo una declaracin pblica desautorizndolo.

La diputada federal Jandira Feghali (PCdoB-RJ) present en el Congreso dos proyectos dirigidos a modificar en parte este sistema regresivo. Por un lado propone ampliar el espectro que abarca el Impuesto sobre Propiedad de Vehculos Automotores IPVA. Ya que, quien tiene un fusca paga IPVA, pero quien posee un helicptero, un avin particular, una lancha o yate no paga impuesto sobre la propiedad de ese vehculo. La otra propuesta es la Contribucin Social sobre Grandes Fortunas (CSGF). Es una tasacin sobre el patrimonio de los millonarios, que se volcara al Fondo Nacional de Salud. O sea una recaudacin anual con nueve tasas diferenciadas iniciando en R$ 4 millones hasta R$ 150 millones. El ministro de economa Levy, como era de esperar, ya se manifest contrario a afectar el patrimonio de las grandes fortunas /7.

Un documento del Instituto de Estudios Socio-econmicos (Inesc), nos da una radiografa completa del sistema tributario brasileo. El sistema tributario brasileo castiga a los ms pobres porque la mayor parte de la tributacin incide sobre el consumo en un 55,74% y de los salarios proviene el 15,64% lo que totaliza el 71,38% de la recaudacin impositiva, en vez de ser cobrada con ms intensidad sobre el patrimonio y la renta del capital. Mientras el 10% ms pobre de la poblacin paga el 32% de sus ingresos en impuestos, los tributos del 10% ms rico de brasileos significan el 21% de sus ingresos. Como en el 10% ms pobre el 68,06% son negros y el 31,94% blancos las personas de raza negra son las que pagan ms impuestos. Pero como en esa franja de los ms pobres hay alrededor de un 10% ms de mujeres que de hombres. La conclusin es inevitable: de acuerdo a sus ingresos las mujeres negras son las ms castigadas por la presin impositiva. Repasando los porcentajes del 10% ms rico, los hombres blancos son los ms favorecidos por este sistema tenebroso de recaudacin impositiva /8. La injusta y regresiva tributacin en Brasil debera ser reestructurada totalmente. Pero es obvio que el actual Congreso, el ms reaccionario desde 1964, incluido el que hizo de claque de la dictadura, no va a encarar esa tarea

Ajuste fiscal y ataque a los derechos de los trabajadores

Los reflejos neoliberales de Joaquim Levy, le indicaron los pasos a dar en el ajuste fiscal: lo primero a recortar son los derechos de los trabajadores y en especial de los empleados pblicos. Las medidas provisorias 664 y 665, cortaron conquistas jubilatorias y sindicales.

Desde mediados de 2014 hasta la fecha el gobierno promovi una devaluacin del real frente al dlar de ms de un 20%. Es decir una implcita devaluacin nacional de los salarios. No cabe duda que fue una medida para compensar a la agro-industria por la disminucin del precio internacional de los commodities y para favorecer a la patronal exportadora.

Estas medidas no han sido recibidas con indiferencia por los trabajadores: el 25 de febrero pasado fue lanzada en Brasilia la campaa salarial de los empleados pblicos federales. Y la Federacin que los rene ya plantea estudiar una paralizacin y huelga general por tiempo indeterminado para abril de este ao.

Pero ell primer gran conflicto de 2015 fue con funcionarios estaduales. El paquete de ajustes neoliberales en Paran persegua el mismo objetivo que las medidas anunciadas por el ministro Levy y la presidente Dilma. La primera reaccin de los profesores de la red pblica y de los trabajadores de la salud fue movilizarse hacia la asamblea legislativa estadual para impedir la votacin del paquete. Luego de duros enfrentamientos con la polica rodearon el legislativo estadual impidiendo la votacin. Curitiba fue testigo de una verdadera asonada contra el gobernador Beto Richa (PSDB), que vena de ganar las elecciones estaduales con ms del 55% de los votos. La huelga general de profesores pblicos dur 29 das, desbarranc la aprobacin pblica al gobernador Richa, y se mantuvo por medio de asambleas multitudinarias -de 20 mil trabajadores- en un estadio. Los profesores de Paran tuvieron un triunfo resonante, obligando al gobierno a retirar el paquete y dieron el ejemplo para todo el pas, de cmo se debe enfrentar el ajuste fiscal.

Existe un nuevo proletariado que el lulismo integr al mercado sacndolo de su sometimiento electoral a la oligarqua como sub-proletariado de servicios personales (mucamas, cocineras, jardineros, choferes, etc). Este nuevo proletariado se desarroll principalmente en amplias privatizaciones, licitaciones y concesiones en los servicios pblicos y en las grandes obras para el desenvolvimiento de infraestructura estatal y tiene un perfil distinto que la vieja clase obrera industrial. Sobre todo porque es vctima de la fuerte rotatividad en el mercado de trabajo y la consiguiente precarizacin de sus puestos. Los programas petistas de desarrollo del pas les brindaron trabajo, pero no estabilidad.

Fue ese proletariado, que recibe remuneraciones por debajo de dos salarios mnimos (R$ 1.576 para 2015) el que ms se moviliz y el que impuso sucesivos aumentos del salario en los ltimos aos. Son ellos quienes desplegaron importantes luchas contra las corporaciones de la construccin, en obras pblicas y en hidroelctricas e innumerables conflictos salariales en medianas y pequeas empresas, como en el sector pblico. Antes del 2012 ya hubo huelgas organizadas y realizadas en rebelda con los sindicatos oficiales: en Belo Monte y las usinas del Ro Madeira, el Complejo Petroqumico de Rio de Janeiro (Comperj) y el Complejo del Suape en Pernambuco.

En junio de 2013 hubo un encuentro callejero en las grandes ciudades entre este sector de los trabajadores y los movimientos sociales urbanos, lo que impuls la indignacin y las protestas y constituy una nueva vanguardia. Las mayores movilizaciones de 2013 se realizaron en Rio de Janeiro y So Paulo pero se extendieron por todas las capitales y grandes ciudades estatales. Y activaron el poder contestatario de innumerables organizaciones sociales anti-racismo, feministas, de derechos LGBT, ambientalistas, por vivienda, y servicios sociales imprescindibles y contra los guetos de explotacin y exclusin de las favelas administrados por Unidades de Polica de Pacificacin (UPP) o destacamentos militares entrenados en Hait.

Desde 2010 hay un crecimiento permanente de la cantidad de conflictos sindicales y sociales con una acumulacin de triunfos bastante significativa. La situacin nacional en el movimiento sindical no viene, entonces de grandes derrotas. Y los ltimos meses lo confirma. Personal del metro y del transporte colectivo de Sao Paulo lo ratifica, los gar de Rio y su triunfo lo reafirma.

En enero de 2015 una huelga general defensiva en la planta de Wolksvagen, en San Bernanrdo, en el ABC paulista, impidi el despido de 800 trabajadores que intentaba la patronal alemana con la justificacin de la crisis econmica y la prdida de competitividad de la industria. Y puso en remojo las intenciones de reducir personal de las dems plantas automotrices.

De manera que no hay que sacar conclusiones pesimistas apresuradas por la menguada concurrencia a las concentraciones del 13 de marzo y los centenares de miles contra el gobierno que se reunieron el domingo siguiente. No olvidemos tampoco el gran despliegue de apoyo que dieron al 15 de marzo, los grandes medios que sobreviven a costa de la publicidad estatal.

El Movimiento de Trabajadores sin Techo (MTST) que no responde a la orientacin petista, sali a las calles el 18 de marzo a dar una seal. Y Guilherme Boulos su principal referencia afirm "los movimientos populares van a partir para el enfrentamiento"   en cuanto que 20 mil manifestantes bloqueaban 21 avenidas y carreteras en siete estados brasileos, muchas de ellas con barricadas de cubiertas en llamas y quemando muecos representando al ministro Levy. Este ltimo detalle del fuego, es el que ms ha preocupado a los grandes medios que haban saludado las concentraciones del 15 de marzo como una fiesta de la democracia. Sabemos que la democracia a la que se refieren, es ese Congreso espurio elegido por intermedio de lobistas empresariales. Donde se destaca en esa funcin el propio presidente del legislativo, Eduardo Cunha, que aprendi sus maas junto a P.C. Farias /9 -de triste memoria- tesorero de campaa del ex presidente y actual senador Fernando Collor de Melo.

Las manifestaciones del 13 y el 15 de marzo no contaron con el extenso conjunto de sectores populares que lucha por ampliar las libertades y contra la desigualdad social, econmica y poltica. Este sector mayoritario de la poblacin recin empieza a dar algunas seales de existencia el 18 de marzo con el MTST. Y es, el que puede aportar un rumbo positivo a la situacin poltica de Brasil.

No es mucho lo que se puede esperar de los viejos partidos de izquierda del siglo pasado. Algunos siguen enredados en sus viejos esquemas, otros esperanzados en un cierto protagonismo de sus gabinetes parlamentarios sobre los que vuelcan todos sus esfuerzos. Y hay hasta los que han credo modernizarse porque tomaron Facebook y otras redes virtuales como el escenario actual de la lucha de clases. Esperemos que las cubiertas incendiadas empiecen a sacarlos del estupor.

Lo que queda claro, es que la conciliacin de clases lulista ya no tiene cabida y hoy se expresa en un gobierno sin sensibilidad social, aislado y claudicante. Toda esperanza est en ese nuevo sujeto social-poltico que ya dio sus primeros pasos y ahora empieza a manifestarse con vigor.


Notas

1/ Pesquisa Datafolha, 18 03 2015. Recordemos que Datafolha fue quin previ con ms exactitud el triunfo de Dilma en la segunda vuelta en octubre de 2014.

http://www.em.com.br/app/noticia/politica/2015/03/18/interna_politica,628703/avaliacao-ruim-pessima-do-governo-dilma-sobe-para-62-diz-datafolha.shtml

2/ Joaquim Levy, es master en economa por la Fundacin Getulio Vargas y PhD por la universidad de Chicago. Fue funcionario del ministerio de Economa bajo la presidencia de Fernando Henrique Cardoso (PSDB). En 2014 asumi la direccin de gestin de activos y como director-superintendente del banco Bradesco. Su eleccin como ministro de economa del gobierno Dilma es una opcin claramente neoliberal y con un mensaje evidente del lulismo al banco Ita que apoy en la campaa electoral a Marina Silva.

3/ El G30 fue creado en 1978 por la Fundacin Rockefeller que le dio el financiamiento inicial. Su presidente vitalicio Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal (1979-1987) en los gobiernos Carter y Reagan, es quien lider el giro hacia el neoliberalismo en EEUU y luego en la economa global. Y sin lugar a dudas uno de los principales responsables de la crisis financiera 2007-2008, con consecuencias hasta la actualidad. Desde el G30 se impuls a partir de un relatorio de 1993 la gran estafa de los Derivados de Crdito, que contina envenenando las finanzas globales.

4/ Segn el ndice de desarrollo humano global de 2013 del PNUD.

http://www.pnud.org.br/atlas/ranking/Ranking-IDH-Global-2013.aspx

5/ Balance de la Reforma Agraria 2014 y del primer mandato de la Presidente Dilma. Comissao Pastoral da Terra 07 01 2015. http://www.cptnacional.org.br/index.php/noticias/cpt/2381-balanco-da-reforma-agraria-2014-e-do-primeiro-mandato-da-presidenta-dilma-rousseff

6/ Mara Lucia Fattorelli y Rodrigo vila, Gastos con la Dvida Pblica em 2014 superam 45% do Oramento Federal Executado. Pauta, Jornal do Sindiprevs- Santa Catarina, maro 2015, pag. 5.

7/ Jandira Feghali: Quero ver qual deputado ter coragem de dizer que contra tributar milionrio Viomundo 20 03 2015

http://www.viomundo.com.br/entrevistas/jandira-feghali-quero-ver-qual-deputado-tera-coragem-de-ir-ao-microfone-da-camara-e-dizer-que-e-contra-tributar-milionario.html

8/ " A mulher negra a mais punida pelo sistema tributrio brasileiro, enquanto o homem branco o mais favorecido" Causa Operaria 05 12 2014. http://pco.org.br/mulheres/a-mulher-negra-a-mais-punida-pelo-sistema-tributrio-brasileiro-enquanto-o-homem-branco-o-mais-favorecido/ayoe,b.html

9/ Paulo Cesar Farias, tesorero de campaa electoral de Collor de Melo, actuaba en el gobierno como intermediario de negocios entre los empresarios y el presidente. Fue asesinado junto a su enamorada en junio de 1996, en Macei, Alagoas. El crimen quiso hacerse pasar por un hecho pasional, sin intervencin externa. Nunca fue aclarado, pero existe un consenso periodstico de que se trat de una quema de archivos. Eduardo Cunha fue indiciado en las investigaciones contra P.C. Farias por ser hombre de su confianza, en la recaudacin para la campaa electoral de Collor.


Juan Luis Berterretche es Miembro del consejo de redaccin y edicin de Desacato.info

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter