Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2015

Qu (nos) qued despus del sueo en El Salvador?

Roberto Herrera
Rebelin


Ella est en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos ms. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos ms all. Por mucho que yo camine nunca la voy a alcanzar. Para qu sirve la utopa? Sirve para eso: para caminar. Eduardo Galeano

Detrs de cada utopa poltico-ideolgica se esconde, por lo menos, una leyenda y muchos mitos. Cada generacin de hombres y mujeres en una sociedad concreta crea sus propias leyendas polticas de acuerdo a su historia, su cultura, su idiosincrasia y sus tradiciones. Muchos hombres y mujeres en todos los continentes alcanzaron la adultez temprana creyendo en la leyenda del socialismo real, es decir, en aquel sistema socio-econmico practicado en la Unin Sovitica estalinista y pos estalinista.

El espritu de la poca de los sesenta fue de rebelin contra todo lo establecido y reproducido por la sociedad capitalista. En Amrica Latina, la revolucin cubana convulsion todo el continente y la bipolaridad en el mundo se respiraba en Paris, Berln y Santiago de Chile. Guerra fra a nivel estratgico entre las dos grandes potencias mundiales, por un lado, y guerra de baja intensidad del ejrcito norteamericano en el sudoeste asitico, por el otro.

La propuesta estratgica poltico-militar de vietnamizar la lucha de clases a escala mundial muri en La Higuera/Bolivia, en el mismo instante en que el Comandante Ernesto Guevara fuera asesinado en octubre de 1967. El fracaso del llamado socialismo real que culmin simblicamente con la cada del muro de Berln en 1989, veintids aos ms tarde de la muerte del Che Guevara, y la desintegracin definitiva de la Unin Sovitica en 1991 sorprendieron en paos menores a muchos marxistas revolucionarios.

Pese a todos los reveses vividos durante la poca guerrillera en Suramrica del siglo XX, los tambores de guerra revolucionaria siguieron sonando en Amrica Latina y gran parte de mi generacin opt por la va armada en El Salvador, convencida que ese era el camino que conducira a la libertad. Esos jvenes latinoamericanos que ayer aspiraron a cambiar radicalmente las estructuras poltico-econmicas dominantes en sus pases y especialmente aquellos salvadoreos que pretendieron arrebatarle el poder a la oligarqua latifundista a travs de las armas, hoy se encuentran, en parte, o bien, administrando el estado capitalista o en la oposicin callejera y/o parlamentaria o viviendo bien de la renta y en el peor de los casos, sobreviviendo a duras penas y sudando la gota gorda.

Antonio Gramsci dice que en realidad, toda fase histrica real deja huella de s en las fases posteriores, que en cierto sentido llegan a ser su mejor documento. La generacin de revolucionarios salvadoreos que so y muri luchando por el socialismo cientfico en las dcadas de los setenta y ochenta del siglo pasado es el ejemplo palpable de este pensamiento.

La suma de doce aos de guerra y veintitrs de democracia parlamentaria es un breve lapso de tiempo en la historia universal, pero es suficiente como para alienar y traumatizar a una generacin entera. Es una gran coincidencia que transcurriera la misma cantidad de tiempo entre la insurreccin de 1932 y 1967, ao en que mi generacin se recuper del trauma que dej la masacre del 32 y se atrevi a seguir soando utopas.

Qu (nos) qued despus del sueo con futuros venturosos de leche y miel en El Salvador?

La desazn de no haber logrado los objetivos estratgicos planteados la toma del poder, pero la valiosa experiencia y la tranquilidad ideolgica, dira yo, de haber estado a la altura de las exigencias histricas de la lucha de clases en El Salvador, en aquellos momentos, en que las fuerzas polticas se tensaron en su mxima expresin. Adems de eso, qued constatado en la prctica que los sueos solamente dejan de ser lo que son, cuando la correlacin de fuerzas poltico-ideolgica est a favor del pueblo.

Cules sern los sueos de las nuevas generaciones de salvadoreos en los prximos 35 aos del siglo veintiuno, cuando superen el trauma colectivo de la guerra?


Blog del autor: Robiloh

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter