Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-03-2015

Miren Pea: Agur eta ohore! (despedida y honra)

Begoa Zabala
Rebelin


Cuando la semana pasada escuchamos las voces temblorosas y entrecortadas por el telfono que nos contaban que Miren Pea, -despedida de la empresa multinacional Faurecia, de Orkoien, y vecina de Antsoain, de 43 aos- se haba quitado la vida, se nos cruzaron por la mente todas las maldiciones juntas contra este putrefacto sistema. No, no era indignacin. Era y es mucho ms. No era un caso ms de denegacin de la reestructuracin de la deuda hipotecaria, por parte de la Caja Laboral. No es un caso ms de sana indignacin ante las injusticias sociales y los recortes del neoliberalismo. Estamos ante un relato, puro y duro, de recrudecimiento de la lucha de clases y del comportamiento habitual de las patronales y de la banca. Ante las luchas contestatarias y reivindicativas de las trabajadoras y trabajadores y de activistas de la PAH, los poderosos dueos del capital responden con lo que tienen a mano: despidos, represin, chantaje, acoso laboral, incremento de la explotacin, amenaza de desahucio...

Miren Pea no era una pobre mujer, arrinconada en su casa hipotecada, sin trabajo, a punto de perder el subsidio, despedida, vulnerable e incapaz. Era, y sigue siendo en nuestra memoria, una mujer luchadora, afiliada al sindicato LAB, que se opuso de forma tenaz y en colectivo a los despidos y a los planes de reestructuracin de la empresa en la que trabajaba. No acept de ninguna forma las rebajas de salarios, para salvar la empresa, ni los despidos de unos pocos para el mantenimiento de los dems puestos de trabajo, que era lo que negociaba el sindicato UGT con la patronal. Y por esto por mujer, por luchadora, por sindicalista de LAB- fue despedida hace dos aos por la multinacional Faurecia, en Orkoien.

Miren Pea hace dos aos fue seleccionada por su patronal de Faurecia para poner en prctica el plan negociado de despidos a la carta. La seleccin no era casual. No se trataba de prescindir de once trabajadores. Se trataba de despedir a las once personas que el jefe de Recursos Humanos iba eligiendo cada da. Y eligieron a las personas ms relevantes en la lucha, a las ms incmodas para la patronal, a las que no haban aceptado la poltica de complicidad y concertacin con los jefes, a las que haban denunciado a la representacin de UGT por sus maniobras contra el personal.

En el comunicado difundido para la manifestacin que se ha realizado para este sbado se explica claramente este aspecto:

Ella fue despedida de manera discriminatoria e injustificada por Faurecia junto con 10 compaeros, con el nico objetivo de machacar y chantajear a la plantilla para que aceptara el empeoramiento de sus condiciones de trabajo. Ao y medio ms tarde, Faurecia ha contratado a 36 eventuales vinculados a UGT y se meten 4.316 horas extras. En el ao 2014, el grupo Faurecia ha tenido 166 millones de euros de beneficio.

Mientras ha estado en el paro, esta mujer luchadora, se ha presentado en la empresa varias veces a solicitar trabajo, de nuevo. La direccin de recursos humanos ni siquiera le ha dejado traspasar la valla exterior. Entre los 36 contratos eventuales, ninguno era para las once personas despedidas que haban osado enfrentarse a estas polticas represivas. Tampoco para Miren Pea eran estos contratos, ni el exceso de horas extras daban lugar a nuevas ofertas de trabajo para ella.

Hay que decir que la respuesta ha sido rpida y contundente. Las compaeras y compaeros de la PAH han sealado el objetivo concreto, pues mediante una carta, la Caja Laboral le haba denegado el protocolo de buenas prcticas. Y as las oficinas de la Caja Laboral han recibido la visita constante de protesta para visibilizar las polticas de rapia bancaria y denunciar la malas prcticas usureras de la entidad.

El Ayuntamiento de Orkoien, lugar donde se ubica la empresa, ha declarado persona non grata al jefe de recursos humanos de la empresa, que vive en la localidad, en un pleno no exento de tensin, pero tambin de emocin y reivindicacin, por la solidaridad y el apoyo demostrado. 

Su pueblo, Antsoain, tambin ha protagonizado expresiones de solidaridad para la familia, de recuerdo para ella y de agradecimientos para la gente que participa en las PAH y en el sindicato LAB, sus referencias de actividad.

Lgicamente hay quien no se muestra ni tan solidario, ni tan reivindicativo en estas movilizaciones. Resulta que ahora el sindicato UGT, pieza esencial en el plan de despidos de la empresa Faurecia, que ha jugado la clsica y constante carta de este modelo de sindicatos llamados de concertacin, pretende rebotar hacia quienes plantaron cara y lucharon la responsabilidad del timo Faurecia. Anuncia, adems querellas y dems acciones legales contra LAB y los dems que denuncien los atropellos de la empresa y la connivencia sindical.

Sin embargo las denuncias al sindicato UGT-Navarra, no provienen de las filas de LAB y de la PAH nicamente. Ya en el ao 2011, un ao antes de los despidos, la propia Seccin sindical de UGT de la empresa denunciaba la actuacin de su propio sindicato, en trminos tan duros como los que siguen: queremos informar y denunciar, la vil y barriobajera actuacin de la que estamos siendo objeto por parte de nuestros sindicato, que en colaboracin con la empresa... de una manera traidora, con alevosa y premeditacin a espaldas nuestras, se estn dedicando a conformar una candidatura como UGT para presentarse a las prximas elecciones.

Ante estas polticas represivas de las patronales, que utilizan a los sindicatos serviles en contra de los intereses de clase y de las propias trabajadoras, no queda otra que la denuncia frontal e impenitente. Miren Pea fue una de las personas que as lo entendieron y lo hicieron y no se dobleg frente al chantaje y a la presin. Incluso, desde la situacin de parada, con dificultad extrema para encontrar otro puesto de trabajo, se enrol en las filas de la PAH para enfrentarse a las polticas bancarias, parejas de las de la patronal. Nosotras no olvidamos, ni perdonamos. Miren! Gogoan zaitugu! (Te recordamos).

* El ttulo del presente artculo, Agur eta ohore! (despedida y honra), hace referencia a un verso, segn la academia vasca de la lengua, del bertsolari Mattin de Ahetze (1916-1981).

Begoa Zabala. LAB

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter