Portada :: Chile :: Lecciones de la rebelin estudiantil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2015

Entevista con Valentina Saavedra Paredes
Advierten los estudiantes: "Crece el malestar social"

Ruben Andino Maldonado
Punto Final


La Confederacin Nacional de Estudiantes de Chile (Confech) puso fecha a su primera movilizacin en la calle: ser el jueves 16 de abril. Esta movilizacin ocurrir cuando la legitimidad de los polticos atraviesa su peor momento, luego de conocerse hechos de corrupcin que involucran a parlamentarios en complicidad con grandes empresarios.

Valentina Saavedra Paredes (24), presidenta de la Federacin de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y vocera de la Confech, dice que la corrupcin debe destaparse por completo y nuevas fuerzas redisear la poltica como una actividad al servicio de las mayoras. Pronostica que este ao el descontento social se expresar en una creciente exigencia de participacin en la solucin de los problemas en mbitos tan variados como la educacin, los bajos salarios, la salud o la destruccin del medioambiente. Enfatiza la necesidad de fortalecer un proceso de movilizacin social que culmine en una nueva Constitucin que reemplace el actual Estado subsidiario por un Estado social de derechos.

El debate se ha desplazado hacia la crisis del sistema poltico. Qu opinan los estudiantes?

La prensa banaliza las denuncias de corrupcin e influencia de los grandes empresarios en la poltica, como si fuera un reality show . Me recuerda la entrada al Congreso del team Koala. Es importante enfrentar este debate con un enfoque sistmico y no como si fuera un problema particular de cada parlamentario. Aqu no hay slo responsabilidad individual.

Los que han cometido delitos deben irse y cumplir sentencia; pero el problema es ms profundo. Tanto la derecha como la Nueva Mayora no estn dispuestos a asumir el problema de fondo. Probablemente los parlamentarios denunciados no sean los nicos que realizaban esas prcticas de cohecho, e incluso tenemos que considerar cuanta responsabilidad tienen tambin los empresarios.

Muchos parlamentarios han renunciado a su deber de resolver las necesidades del pas y estn al servicio del poder econmico. En este punto no percibimos grandes diferencias entre las dos coaliciones.

Qu piensa de la comisin presidencial creada para hacer propuestas sobre la influencia empresarial en la poltica?

Cuando se realiz la primera sesin de la comisin, nos manifestamos en La Moneda, porque creemos que la solucin planteada por la presidenta para enfrentar la corrupcin poltica es insuficiente. No solo deben proponerse cambios legislativos o recetas de expertos.

La ms daada con esta situacin es la democracia y hay que fortalecerla con la participacin activa de la sociedad, transparentando los procesos que realizan el gobierno y el Congreso. Tenemos que exigir que la poltica se haga para las mayoras. Queremos que la discusin de las reformas se transparente. Esas polticas no sern legtimas ni exitosas si los actores sociales no somos parte de ellas.

La anterior comisin de expertos de Bachelet para educacin cre la Ley General de Educacin (LGE). No s qu cambios se pueden esperar de estos grupos llenos de magisters y doctorados. El problema es que en una sociedad neoliberal, hasta las conclusiones ms aberrantes se pueden justificar con cifras.

Primero tenemos que resolver qu tipo de sociedad queremos construir y recin despus, podremos pasar a un plano tcnico. Estas comisiones trabajan sobre un paradigma que es neoliberal y proempresarial. De ellas solo puede surgir un perfeccionamiento del sistema.

Si hay escndalos tan profundos como los de Penta, Caval y SQM, lo mnimo aceptable es que se investigue hasta las ltimas consecuencias. Todo Chile tiene la sensacin de que se siguen cometiendo delitos derivados de esta colusin entre grandes empresarios y la lite poltica.

Tiene dudas al respecto?

Nos preocupan las seales de ciertas autoridades. Permiten sospechar que se est impidiendo avanzar en los procesos para transparentar estas denuncias. Si estn tan preocupados, podemos presumir que algo quieren ocultar. Que el Servicio de Impuestos Internos y el Tribunal Constitucional se hayan activado cuando sali la arista SQM, permite presumir que no ha sido una reaccin espontnea. Mientras el debate circul en torno al caso Penta, la Nueva Mayora estuvo exigiendo que se investigara caiga quien caiga. Pero cuando surgieron otras denuncias que pudieran involucrarla, las instituciones cierran filas y surgen maniobras para dificultar la investigacin.

Los poderes fcticos tienen conciencia de que este puede ser un escndalo gigantesco y muchos comienzan a taparlo. La frase: Dejen que las instituciones funcionen es falaz si se considera cmo se designan los integrantes del Tribunal Constitucional o quin nombra al director del SII. Si las instituciones deben lealtad a ciertos sectores polticos, es difcil que funcionen con neutralidad.

Esta crisis debe profundizarse porque en la medida que se profundiza, se abren espacios reales para cambiar la calidad de la poltica. Lo ms importante ahora es ventilar todo, que aparezcan nuevas fuerzas capaces de terminar con estas relaciones espurias entre poltica y negocios.

Muchos manifiestan temor de que el desprestigio de la poltica derive en ingobernabilidad.

Van surgir nuevas fuerzas, porque se necesitan sectores dispuestos a hacer poltica desde los intereses de la mayora. No se visualizan claramente todava esas fuerzas de reemplazo, pero estamos trabajando para construirlas. Existe inters generalizado en organizaciones polticas no constituidas formalmente, para trabajar en una alternativa a esta casta que hoy funciona al alero del gran empresariado.

La aparicin de nuevas fuerzas polticas es un desafo especialmente para la Izquierda, aunque tenemos que superar cierta arrogancia de algunos que piensan que slo ellos pueden hacer bien las cosas. Como Izquierda Autnoma estamos por ahora en un proceso de cohesin interna. Pero el escenario actual exige algo ms y debemos estar a la altura de las circunstancias.

Qu importancia tiene la idea de iniciar un proceso constituyente?

Estamos de acuerdo con una nueva Constitucin y el mejor medio para lograrla es una Asamblea Constituyente. Las diferencias surgen cuando se discuten los caminos para llegar a sta. El problema es que si logramos ganar el espacio de una Asamblea Constituyente, ste no nos sea arrebatado. Las actuales correlaciones de fuerzas impiden por ahora conseguir una Constitucin que represente los valores e intereses de la mayora. Con una correlacin de fuerzas desfavorable, lo que lograramos sera una Constitucin tan neoliberal como esta.

Lo fundamental es el proceso constituyente, y no podemos dejar que la ansiedad nos engae. Lo nico que produce nuevas realidades son las luchas concretas que permitan articular a los movimientos sociales detrs de una nueva concepcin de poder. Queremos una Asamblea Constituyente para lograr una Constitucin que ponga fin al Estado subsidiario, con derechos garantizados para los ciudadanos y una democracia fortalecida y ms igualitaria. El camino es importante para el propsito, y en su logro deben participar todas las fuerzas polticas y sociales. Nosotros debemos generar condiciones para fortalecer los espacios de lucha por la educacin, la salud, la defensa de los territorios y el medioambiente.

Su pronstico para 2015?

Percibo un malestar generalizado y una gran decepcin. Puede ocurrir un estallido social. Repentinamente descubrimos que en la elite poltica no hay preocupacin por el bienestar de la sociedad. Esa constatacin precipita una crisis que no se resolver en pocos meses. Existe una deslegitimacin profunda de los que estn en el poder y no es posible remediarla porque se ha tocado la fibra profunda de la sociedad. Es muy difcil volver atrs. Bachelet era la imagen intocable de la Nueva Mayora. Luego del episodio de su hijo, la ciudadana no confa en nadie.

Esta crisis se ir profundizando, porque existe mayor conciencia de la necesidad de profundizarla; aunque no sepamos bien cmo se resolverla. Este ao el malestar se expresar en las calles y espero que se traduzca en organizacin y en movilizacin del conjunto de la sociedad.

Qu plantea el movimiento estudiantil ante esta realidad?

Nos interesa lograr ms y mejor democracia. Cmo se resuelva el conflicto educacional va a determinar de modo importante el curso de los acontecimientos. Veremos si la Nueva Mayora representa una nueva forma de hacer poltica o simplemente es la misma poltica tan desacreditada. Si no hay un cambio de conducta, se precipitar ms la crisis.

Paralelamente est la necesidad de construir alternativas desde las fuerzas vivas de la sociedad, para abrir paso a una Izquierda real, esperada por aquellos que se han desilusionado de la Nueva Mayora. Tenemos que trabajar mucho para eso.

Este ser un ao movilizado, nos expresaremos en las calles y haremos propuestas. Nos esforzaremos por fortalecer al movimiento social, por ampliar sus espaldas y por diversificarlo. Muchos pensaron que la presencia en la Confech del dirigente Ricardo Sande, presidente de Feuc, de derecha, sera complicada. Pero los acuerdos se han logrado. Mientras las voceras expresemos la voz de la mayora, todo est bien.

Tambin trabajaremos unidos con los profesores, con los estudiantes secundarios, con los trabajadores de la educacin, con los padres y apoderados, con los movimientos feministas, medioambientales, con los pobladores y los trabajadores. Los estudiantes somos ms dinmicos, pero el actual es un malestar que vive toda la sociedad.

Cules son los puntos de consenso que mueven a la Confech?

Se mantiene en la propuesta del gobierno una lgica mercantil, que enfatiza el carcter subsidiario del Estado en la enseanza. Nos quieren hacer pensar que la segregacin y la desigualdad son intrnsecas a la sociedad. Bajo esta mirada, la educacin se transforma en una herramienta de reproduccin de desigualdades, ms que en una va de integracin de la sociedad.

La Confech ve la educacin como un derecho que debe ser garantizado por el Estado; entendido como una responsabilidad colectiva de la sociedad y no como un asunto que debe resolver cada persona. Estos principios son muy distintos a los que plantea el gobierno, cuando ofrece ms becas o nuevos sistemas de admisin.

Se sienten escuchados por el gobierno y el Congreso?

Por el Congreso menos que por el gobierno. A fines de 2014 asistimos la Comisin de Educacin del Senado. Mientras hacamos nuestros planteamientos, los senadores se ausentaban, demostrando su desinters por nuestra opinin; sin embargo, el da anterior se haban quedado hasta la una de la madrugada escuchando la visin de la Iglesia Catlica y a los sostenedores privados. El ao pasado tampoco el gobierno tuvo mucha voluntad de escuchar. Habla de dialogar, pero eso no se concreta y en ltima instancia es un show para limpiar su imagen; pero no hay voluntad real de llegar a acuerdos.

Cul es la responsabilidad del gobierno?

Las reformas educacional y laboral, tienen en comn la escasa incidencia de los sectores sociales directamente interesados en estos proyectos. El problema de fondo radica en la nula participacin que han tenido trabajadores, profesores y estudiantes en la definicin de las reformas.

Aunque a nadie le gustan estas reformas, las autoridades del gobierno afirman que todo est bien. Hay sordera respecto a lo que dice la sociedad. La reforma laboral no responde a las necesidades de los trabajadores, favorece a los empresarios, impone prcticas antisindicales y debilita a los sindicatos.

 

 

 

Publicado en Punto Final, edicin N 825, 3 de abril, 2015

[email protected]

www.puntofinal.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter