Portada :: frica :: Magreb
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2015

Argelia, un vecino desconocido

Eleuterio Gabn
Rebelin


Cuando los padres de Bouziane no queran que sus hijos se enteraran de sus asuntos privados, hablaban entre ellos en castellano. Bouziane no conoci esta lengua hasta mucho tiempo despus, cuando por razones polticas tuvo que exiliarse de Argelia y se vino a vivir a Valencia con su familia. Al margen de la lengua, estos dos lugares no son tan extraos, es ms, tienen una historia compartida. Con Bouziane Khodja, periodista argelino, hablamos entre muchas otras cosas, de la relacin entre estos dos lugares mediterrneos; desde el cautiverio de Cervantes en Argel, hasta la familia mallorquina de Albert Cams pasando por las travesas de Blasco Ibez de un pas a otro como contrabandista de tabaco.

Una historia compartida

Ya a principios del siglo veinte haba en Argelia cerca de 300 mil espaoles, en su mayora mallorquines y valencianos que haban migrado por cuestiones de trabajo. Estaban arraigados en el pas y convivan en los barrios populares de la costa argelina y en las zonas campesinas, de ah la familiaridad de los padres de Bouziane con el castellano. Sus padres le contaron tambin la historia de otra espaola, una tal Mara Gonzlez, que salvo la vida a un centenar de exiliados republicanos al final de la guerra civil. Fueron miles los que huyeron de la represin fascista desde el puerto de Alicante hacia las costas de Orn a bordo del legendario buque Standbrook. Cuando los exiliados llegaron a Argelia saban que haba all una importante comunidad espaola sin embargo no fueron bien acogidos por las autoridades coloniales francesas. El buque permaneci en el puerto durante ms de un mes sin dar permiso para desembarcar a sus hacinados pasajeros. Slo si tenan algn familiar en Argelia se les permita pisar tierra. Mara Gonzlez utiliz su apellido, muy comn, y aadi otro ms, Prez, para reclamar a primos, sobrinos, hermanos, tos y tas ficticios, que llevaran el mismo apellido y conseguir as que lograran escapar del barco en el que haban quedado atrapados en su huida de la represin franquista. As esta mujer annima salv la vida a ms de cien personas.

Muchos otros murieron en el barco en condiciones lamentables y a los que despus se les permiti desembarcar definitivamente, fueron llevados a campos de concentracin para trabajar a las rdenes de la autoridad francesa. Los franceses, adeptos al rgimen fascista de Vichy, vean en los espaoles huidos un peligro para la estabilidad de su colonia. En los aos 40, Franco intent perseguir a estos republicanos en tierras argelinas pero el estallido de la II Guerra Mundial imposibilit sus planes. Varios de estos espaoles antifascistas se unieron a la resistencia francesa durante la II Guerra Mundial y seran los primeros en entrar a Pars cuando Francia fue liberada de la ocupacin nazi.

El espritu de estos revolucionarios no se apag por haber sido derrotados en su pas y cuando durante los aos 50 el pueblo argelino comenz a organizarse para luchar contra el colonialismo francs, fueron muchos los que participaron en los planes para lograr la independencia. Participaron en las reuniones clandestinas, en los sindicatos, en las luchas contra los franceses, aportaron su experiencia ayudando a la toma de conciencia revolucionaria; una alternativa necesaria a la del islam para derrocar a la ocupacin francesa. La guerra de independencia argelina dur 8 aos, de 1954 a 1962, en la que hubo ms de un milln y medio de muertos.

 

Independencia, panarabismo y solidaridad internacional

Con el triunfo de la independencia, Argelia se convierte en un referente del socialismo durante la Guerra Fra. La URSS quera atraer con el modelo argelino a otros pases rabes y africanos hacia el socialismo. Argelia tiene un importante valor estratgico; un pas enorme, con mucha costa y que se adentra en frica, en un contexto donde sus vecinos Tnez y Marruecos eran prximos al capitalismo francs. En este contexto Argelia se convierta en la Meca de los pases revolucionarios, un ejemplo de la lucha contra el colonialismo con apoyos de los gobiernos del mariscal Tito, de Allende o de la Cuba de Fidel Castro.

Son tambin los aos del panarabismo que comandaba el Egipto de Nasser, con el que muchos pases rabes se sienten identificados. Estos pases comparten caractersticas comunes, como sus gobiernos de dictaduras militares, la ideologa socialista, la voluntad de unir al mundo rabe y sobre todo, el enfrentamiento con el estado sionista y el apoyo a la OLP de Arafat. Por entonces el gobierno argelino est en manos de Houari Boumedienne, que ha llegado al poder tras un golpe de estado y no lo abandonar hasta su muerte en 1979. Los ideales del panarabismo irn perdiendo fuerza paulatinamente; las derrotas en las guerras contra Israel en 1967 y 1973, la muerte de Nasser en 1970 y la crisis del petrleo durante los 70, provocarn que muchos pases abandonen estos ideales. A finales de la dcada, en 1978, Estados Unidos promueve los acuerdos de Camp David por los que Egipto reconoce al estado de Israel a cambio del apoyo econmico estadounidense. As mismo, sern varios los pases rabes que pacten con Estados Unidos, que comienza de este modo a imponer el nuevo orden mundial de la globalizacin. Argelia no reconoce los acuerdos de Camp David y es firme en su apoyo al pueblo palestino del mismo modo que apoya al pueblo saharaui; el apoyo a estas causas est fuertemente arraigados en la sociedad argelina.

La causa del pueblo saharaui ha sido apoyada siempre por la diplomacia argelina en el mbito internacional. Argelia tambin apoya al Frente Polisario es su lucha por conseguir un referndum de autodeterminacin para el Shara Occidental. Esto ha provocado un malestar manifiesto con Marruecos que hace que las fronteras entre ambos pases estn fuertemente militarizadas. Marruecos se aferra en proteger los intereses que tiene en la costa y las minas saharauis. Francia y los EEUU ponen muchas trabas al proceso de independencia saharaui ya que tienen sus bases militares bien asentadas en territorio marroqu.

El otro apoyo que brinda Argelia al pueblo saharaui es el de los campos de refugiados de Tinduf. Pero un refugiado siempre es un refugiado y un campo no es un hogar. All nacieron nios que ya son hombres y que no conocen otra cosa, no saben que es un bao, un piso, un colegio todo es precario y llevan dcadas as.

 

La guerra civil y la no primavera argelina

Argelia no se ha sumado a los pases rabes que se han levantado contra sus gobiernos dictatoriales en los ltimos aos. Preguntado Bouziane por cules son los motivos de esta ausencia, lo tiene muy claro. En primer lugar el trmino primavera rabe me parece ofensivo, es un concepto anglosajn y lo que se han producido han sido verdaderas revueltas en las que no se han conseguido las reivindicaciones de la sociedad civil, salvo quiz en Tnez. All ha habido una toma de conciencia de la poblacin que ha entendido que el islamismo radical no es bueno y esto ha sido posible en gran parte gracias al trabajo de las mujeres tunecinas. Volviendo a Argelia, Bouziane nos remite a la historia.

Con la muerte de Bonmediane en 1979 Argelia pierde peso a nivel internacional y comienzan los problemas sociales y econmicos en el pas a partir de la dcada de los 80. El Frente de Liberacin Nacional haba gobernado el pas desde en 1962, formando una dictadura abalada por la historia ya que el FLN haba logrado la independencia. Esta situacin gener la permanencia de polticos en el poder de por vida y una corrupcin generalizada. La situacin llega a su punto ms caliente en 1988 cuando comienzan a aparecer los movimientos islamistas as como protestas y revueltas civiles pidiendo ms libertades. En 1991 se convocan elecciones en las que los islamistas llegan al poder acabando as con la tradicin poltica que se haba mantenido desde la independencia. La situacin es de gran inestabilidad y el ejrcito decide intervenir para sacar a los islamistas del gobierno, lo que desemboca en una guerra civil que se prolongar durante 10 aos y causar ms de 200 mil muertos.

Todo este proceso recuerda al que han padecido recientemente algunos de los pases rabes en los que se han producido revueltas. Bouziane prosigue con su expliccin sobre el caso argelino. Una dcada de guerra civil no se olvida tan fcilmente, las heridas siguen estando muy presentes y la sociedad argelina no estaba en la misma situacin que sus vecinos para sumarse a la ola de rebeliones que han ocurrido en el mundo rabe. Cada uno tiene su historia y sus momentos y este no era el nuestro. Hay en marcha unas polticas de reconciliacin nacional que llevan su tiempo para dar resultados. Dicho esto, es obvio que el contexto tambin nos afecta y el propio gobierno argelino se ha sentido amenazado y ha tomado medidas para evitar que pudieran producirse revueltas en el pas. Entre otras medidas ha empezado a repartir dinero de los beneficios del petrleo entre los ms jvenes, con la idea de que estos creen sus propias empresas y formen sus negocios. Pero los jvenes se gastan lo que les llega, tienen el pensamiento de que es parte de lo que les toca por ser argelinos, ya que es dinero proveniente de las riquezas del pas que siempre ha sido repartido entre las lites polticas y sus allegados. Eso s, no ha habido revueltas estos aos.

Tambin desde el poder se ha permitido una mayor apertura de las libertades de expresin y se ha dejado lugar para los espacios pblicos. Se han permitido sindicatos y peridicos que parecen libres aunque en realidad no lo son. Todo son vlvulas de escape para que no se produzca un estallido social y de momento se est consiguiendo. Argelia es un pas rico que paga su paz social con el negocio del gas y el petrleo.

 

El pas y su sociedad

Nos detenemos ahora en analizar de cerca la realidad de la sociedad argelina en la actualidad. Hablamos de un pas con 37 millones de habitantes donde la gran mayora vive en el norte cerca de la costa y menos de un 10% en el sur. Una poblacin muy joven, con el 72% de sus habitantes menores de 25 aos. El desarrollo es desigual y no ha llegado a todos lados, la pobreza se concentra en los alrededores de las ciudades, en las zonas de sierra y sobre todo en el Shara. Se trata de un pas rico pero la clase media no existe, hay un 15% que se ha enriquecido con el dinero del petrleo. En general la mentalidad de la gente es la de hacer bissnes, negocios en el mercado negro, la droga, realizar el papel de intermediarios en operaciones comerciales. Por lo general el poder y sus funcionarios son corruptos, cualquier actividad tiene que pasar por ellos y hay que pagarles. La justicia tambin es corrupta y la sanidad deficiente, puedes morir por una apendicitis o en el dentista.

Bouziane nos habla de una sociedad desarticulada. Todo el mundo est con la televisin pero no con la nacional sino con las cadenas extranjeras, la mitad mira hacia occidente, Francia, Espaa, la otra mitad hacia oriente, Al Jazeera y dems. Todos tratan de desconectar de su realidad nacional. Existe adems en el pas una violencia social muy grande. Tras dos dcadas de violencia, ahora hay estabilidad pero existe una paranoia social, algo frentico en el da a da, la gente se altera fcilmente, hay una violencia cotidiana en los barrios, en las familias Los jvenes de hoy nacieron en la violencia de los 90 por eso llevan ese malestar interiorizado. La falta de espacios pblicos donde expresarse libremente hace que en el mbito privado los hombres intenten imponer su autoridad, su ego y pagan sus frustraciones reprimiendo a las mujeres. La represin social y pblica deriva en una represin privada y familiar. Esta situacin es comn en muchos pases rabes.

Bouziane explica que en este sentido hay un cierto resurgir del islamismo en la sociedad. Ya hubo y sigue habiendo en el pas grupos terroristas de esta clase pero hoy hay nuevos grupos en la rbita de Al Qaeda y el Estado Islmico que atraen a los jvenes. El tema deriva a lo ocurrido recientemente en Pars con los atentados contra la revista Charlie Hebbo. Lo que ha ocurrido en Francia lo ha hecho gente francesa, nacidos all, por eso no sirve de nada cerrar las fronteras como dice la extrema derecha. Ahora hay una oferta ideolgica que no est centralizada sino al contrario muy diversificada, es la forma de actuar de la que estamos hablando, los grupos de Al Qaeda y el ISIS. El problema ha sido que las polticas de integracin en los pases europeos han fracasado totalmente, la marginacin y el fracaso escolar son rmoras que vienen de lejos. En Espaa no debe pasar lo mismo; aqu la gente no vive con miedo y hay una convivencia que no existe en Francia, Holanda o Alemania donde el racismo social es patente.

Otra zona donde el terrorismo es un problema importante es el Sahel, donde Argelia tiene frontera con pases como Mali, Mauritania o Nger. El problema con la pobreza de estos pases es que el terrorismo se alimenta al ver cmo la influencia europea no les beneficia y slo ha generado corrupcin y hambre. La gente carece de una identidad y es ah donde pesca el terrorismo de Al Qaeda Magreb.

 

Historia de un exilio

Desde hace 5 aos Bouziane vive exiliado en Espaa, a caballo entre Madrid y Valencia. Lleg desde Argelia con su familia y antes de contarnos los motivos de su viaje nos pone en contexto. A pesar de que en Argelia hemos vivido tiempos mucho peores, la libertad de expresin sigue controlada a da de hoy. Hay una persecucin poltica y existen grupos mafiosos con mucho poder, cada general o ministro tiene sus empresas y sus intereses particulares; todos presionan. Los periodistas hemos sido perseguidos tanto por polticos como por mafiosos e islamistas. Te matan o te exilias. Yo resist durante la dcada negra de los 90, los terroristas intentaron matarme hasta en 3 ocasiones, todava no s por qu no lo consiguieron. En 2008 cerraron mis peridicos por mis crticas al presidente acerca del reparto de la riqueza en el pas. Yo senta que deba quedarme en mi pas pero mandaron a gente de los servicios secretos para secuestrar a mi hijo de 11 aos. No lo hicieron pero fue una advertencia. Al da siguiente cogimos un barco sin saber a dnde iramos y llegamos al puerto de Alicante. He dedicado mi vida a luchar y asumo los riesgos pero mi familia no tiene nada que ver, por eso decid marcharme, tengo otra hija de 9 aos.

Bouziane trabaja en la radio y la televisin nacional, sus esfuerzos van dirigidos a dar a conocer la visin del mundo rabe y tender puentes entre unos y otros empezando por los mismos rabes y africanos. Ahora estoy en una nueva etapa, sigo escribiendo y sigo luchando. La vida es siempre una lucha y mi trabajo es por el entendimiento entre los seres humanos. Cuando se exili fueron muchos los amigos que le invitaron a irse a vivir a Francia, l no quiso. Aqu nos hemos sentido muy bien acogidos, adems yo soy mediterrneo, hablo en voz alta, gesticulo mucho y como deca Camus, la miseria se acepta mucho mejor con buen sol.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter