Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2015

La crisis devela las costuras del manejo econmico del corresmo

Alberto Acosta, John Cajas-Guijarro
Revista La tendencia


 Slo el capitalismo, como una cierta modificacin del modo mercantil de la existencia social, () pudo ser la ejecutora de la revolucin de las fuerzas productivas propia de la modernidad. La modernidad entonces tuvo que convertirse en capitalista para poder ser una modernidad efectiva.

Bolvar Echeverra, Crtica de la modernidad capitalista

Nuevamente transitamos por una senda de crisis grave y preocupante. Todo indica que la prolongada bonanza petrolera llega a su fin. La economa ecuatoriana enfrenta un golpe tripartito de problemas exgenos: petrleo, dlar y crdito. Y esta compleja realidad evidencia varias situaciones que no han encontrado respuestas adecuadas o suficientes en el Gobierno ms largo de la historia republicana y durante el cual el Ecuador ha percibido cerca del 61% del total de los ingresos provenientes de exportaciones petroleras desde que el pas es petrolero (1972-2015).

Al margen de su evolucin inmediata, estamos frente a una crisis resultante de una revolucin tecnolgica en marcha, propia de una de esas transiciones largas y complejas propias del capitalismo.

Como veremos a continuacin, esta problemtica demuestra que el posneoliberalismo impulsado por los gobiernos progresistas, como el de Rafael Correa, no significa un trnsito poscapitalista, mucho menos an la construccin de una sociedad solidaria basada en el Buen Vivir o sumak kawsay. El capitalismo ecuatoriano simplemente vive una fase de acelerada modernizacin, donde el impacto de la crisis nos hace recordar pocas anteriores.

1. Un golpe a tres bandas desde los centros capitalistas

A la cada del precio de petrleo se suma la apreciacin del dlar y el encarecimiento del acceso al crdito internacional, que para el caso ecuatoriano se explica tambin por los dos primeros problemas. Todos estos elementos confluyen como un golpe mltiple originada en los problemas del capitalismo metropolitano. Ral Prebisch insista en la tendencia de los centros capitalistas de trasladar sus crisis hacia la periferia.

En concreto, la crisis de civilizacin del capital, que se agudiz como un problema financiero a fines de la primera dcada del siglo XXI, actualmente se desenvuelve de diversas maneras. Como ejemplo, Estados Unidos parece entrar en una primavera econmica (especulativa?), Europa se enrolla todava en sus problemas econmicos, en medio oriente recrudece la violencia, surge una nueva confrontacin esta vez ms econmica- entre EEUU y Rusia, y muchos otros temas. Todo ello ha contribuido a la formacin de varios de los problemas exgenos que hoy enfrentamos en el Ecuador.

As las cosas, para este pas la merma de los ingresos petroleros frena el desenvolvimiento de su economa. Menores exportaciones petroleras y declinantes ingresos fiscales desinflan la inversin y gasto estatales, motores econmicos y tambin polticos del Gobierno de Rafael Correa. Estas reducciones impactan en todo el aparato productivo. De forma directa disminuyen la capacidad de creacin de infraestructura y el mantenimiento de un elevado gasto pblico. Indirectamente afectan al no poder garantizar ni el elevado consumo para amplios segmentos de la poblacin y ni el nivel de inversin pblica que, en gran medida, ha beneficiado al funcionamiento del aparato productivo.

Por otro lado, la apreciacin del dlar disminuye la competitividad de las exportaciones y abarata las importaciones. Esto preocupa pues, gracias a la dolarizacin no se puede emitir moneda. As, mientras disminuye el flujo de dlares que ingresa al pas por menores exportaciones petroleras y aumentan los incentivos a las importaciones por la apreciacin del dlar, el circulante en la economa disminuye y el Gobierno pierde la capacidad de autofinanciarse. En esa circunstancia quedamos atrapados en una asfixia exgena, clara muestra del carcter dependiente del subdesarrollo capitalista de nuestra economa.

Como vlvula de escape se accede al financiamiento externo. Sin embargo por la misma crisis, la cada del precio del petrleo y la apreciacin del dlar, se suma la dificultad para conseguir crditos internacionales, los cuales se estn encareciendo.

Pero el problema no es solo exgeno. La situacin se agrava por la propia condicin subdesarrollada del capitalismo ecuatoriano, al no haberse cristalizado latan promocionada transformacin de la matriz productiva. Ecuador sigue atado a su tradicional modalidad de acumulacin primario exportadora, condena impuesta desde la lgica de la divisin internacional del trabajo de origen colonial.

2. La compleja dependencia petrolera

La imprevista cada del precio del petrleo ha desequilibrado las cuentas pblicas, especialmente reduciendo los ingresos fiscales. Sin embargo, el impacto final depende de la duracin y la profundidad de los precios bajos del petrleo en el mercado internacional.

Para comprender esto observemos los precios en los ltimos meses. Si en gran parte del ao 2014, el crudo borde los 100 dlares por barril, en febrero de 2015, el precio ponderado del barril de los dos crudos ecuatorianos (Oriente y Napo) represent menos de la mitad de dicho valor y casi la mitad de lo presupuestado para este ao: 79,75 dlares. Tal monto, de acuerdo a las previsiones originales del Ministerio de Finanzas, implicaba obtener 19.660 millones de dlares en ingresos petroleros (9 mil millones por exportaciones de crudo).

Esto es delicado. La inversin pblica (formacin bruta de capital fijo) y el gasto social (especialmente educacin y salud) en gran parte son financiados con ingresos petroleros. Entre 2006 y 2014, las inversiones pblicas pasaron del 4,1% al 12,3% del PIB mientras que el gasto social pas del 4,2% al 8% del PIB. Estos rubros son el motor econmico y poltico del corresmo, pues, como ya dejamos sentado antes, mantienen alto el nivel de consumismo.

En este punto recordemos que el petrleo, despus de casi 43 aos de iniciadas sus exportaciones y cuando sus reservas se acercan inexorablemente a su fin, sigue siendo un pilar de la economa ecuatoriana: 13% del PIB, 51% de las exportaciones y 29% de los ingresos del sector pblico no financiero en el ao 2014.

As una disminucin en los ingresos petroleros reducir la capacidad del Gobierno para sostener la reproduccin y modernizacin del capitalismo, tarea en la que se encuentra empeado.

Ahora, si se comparan los precios promedio a los cuales el Ecuador ha estado exportando sus barriles de crudo con respecto a los precios de importacin de sus derivados se tiene que, de hecho, una revisin pausada de los trminos de intercambio petroleros por trueque neto (precio promedio de importacin de derivados/precio promedio de exportacin de crudo) hubiera permitido prever que los altos precios del crudo ecuatoriano de los ltimos aos en realidad eran transitorios y en algn momento se dara un desinfle.

De este modo, en el primer trimestre de 2007 se requirieron exportar 1,22 barriles de crudo para importar un barril de derivados. Luego, para el primer trimestre de 2009 la relacin lleg a un mximo de 2,16 y para el tercer trimestre de 2010 la relacin pas a ser de 1,75. Estos niveles de los trminos de intercambio son lgicos (elevados en 2009) si se toma en cuenta que los derivados suelen ser ms caros que el crudo y, por tanto, los trminos de intercambio entre ambos productos suelen ser mayores a la unidad (es decir, se necesita exportar ms de un barril de crudo para importar un barril de derivados).

Sin embargo, en el cuarto trimestre de 2010 la relacin baj a 0,9 barriles de crudo exportado por cada barril de derivados importado, luego en el primer trimestre de 2011 la relacin baj a 0,63 y en el segundo trimestre lleg a un mnimo de 0,59. Abruptamente se dio una mejora en los trminos de intercambio![2]As empez una etapa atpica en el mercado petrolero, donde el crudo se volvi ms caro que los derivados (posiblemente por efectos especulativos[3]) y, por lo tanto, se requera exportar menos de un barril de crudo para obtener un barril de derivados. Tal momento atpico se mantuvo para todo el ao 2012, donde la relacin iba superando el nivel mnimo de 0,59 pero se mantena menor a la unidad.

Recin para el primer trimestre de 2013 los trminos de intercambio petroleros alcanzaron un nivel de 1,05 barriles de crudo exportado por cada barril de derivados importado, si bien mayor a la unidad pero todava muy inferior a los niveles observados en aos previos a 2009. Los trminos continuaron deteriorndose, hasta que en el cuarto trimestre de 2013 llegaron a 1,3. El deterioro se consolid y ya en el cuarto trimestre de 2014 los trminos llegaron a 2,1 barriles de crudo exportado por cada barril de derivados importado, que es cuando empieza el desplome del WTI.

De esta revisin de los trminos de intercambio podemos sugerir que de 2007 a mediados de 2010 el mercado petrolero mantuvo un comportamiento normal, entre fines de 2010, todo el perodo 2011-2012 se dio un momento de precios atpicamente altos del crudo, desde 2013 se vivi una suerte de transicin y ya en 2014 nuevamente tom fuerza el deterioro de los trminos de intercambio y se volvi al comportamiento normal del mercado petrolero. Sin embargo, cabe tener presente que estos trminos de intercambio an no llegan a los niveles del ao 2009, es decir, an podra existir un mayor deterioro de los trminos de intercambio petroleros y una cada ms fuerte en los precios del crudo.

Esta constatacin llama a la reflexin. Cmo es posible que no se haya detectado oportunamente esta tendencia? No se not que los precios de los aos 2011 y 2012 estaban fuera de la lgica y que el ao 2013 era de transicin? En un Gobierno que se precia de sus conocimientos de economa, es, por decir lo menos, un error no menor. Se pudo haber tenido una seal de alerta temprana de lo que se avecinaba. Y sobre todo se pudo ser ms realista en establecer el precio del petrleo para el Presupuesto General del Estado del ao 2015, considerando que los trminos de intercambio petroleros podan mantener su deterioro.

Aparte hay seales que indican una transicin del capital especulativo mundial, desde los commodities hacia el mercado financiero de papeles. Mientras en 2009 tanto el precio del barril de West Texas Intermediate (WTI) como el ndice Dow Jones disminuyeron, en cambio desde el ao 2012 el ndice Dow Jones crece con ms fuerza que el precio del petrleo. A fines de 2014 e inicios de 2015, el precio del crudo cae a niveles similares a 2009 mientras que el Dow Jones llega a los niveles ms altos de su historia. Esto podra indicar que la especulacin est dejando de lado, al menos temporalmente, las materias primas (disminuyendo su precio), adems de una posible recuperacin de la economa estadounidense.

Si a este abandono de la especulacin con materias primas se suma el incremento de la oferta de crudo en algunos pases rabes, podramos concluir que la actual cada de los precios del petrleo no sera coyuntural, sino que posiblemente dure varios aos. No cabe duda que estas previsiones son siempre difciles de sostener. El mercado petrolero se caracteriza por su fuerte volatilidad e imprevisibilidad. Todo puede pasar.[4]

Lo cierto es que esta posible transicin del capitalismo mundial crea gran incertidumbre en la evolucin de corto y mediano plazo del precio del crudo y otras materias primas. Hay incluso quienes, recurriendo a lecturas histricas, anticipan una poca de vacas flacas: en los prximos veinte aos los precios de las materias primas se mantendran relativamente estancados (Jos Antonio Ocampo, ex-secretario ejecutivo de la CEPAL). Sin embargo, esto de momento solo es una posibilidad y hay otras lecturas que consideran este bajn como algo temporal.

Para entender mejor las posibles consecuencias de los cambios en el precio del petrleo sobre la economa ecuatoriana, analicemos tres escenarios para este ao: uno donde el precio por barril del crudo WTI (marcador del crudo ecuatoriano) se mantiene en 50 dlares, otro con un precio de 60 dlares y otro con un precio de 89 dlares. En cada escenario la canasta de crudo ecuatoriano (Oriente y Napo) muestra precios de 41, 51 y 80 dlares respectivamente, siendo este ltimo el precio incluido en la previsin del Presupuesto General del Estado. Con estos valores puede verse que el castigo aplicado a la canasta de barril de crudo ecuatoriano respecto al WTI es de aproximadamente 9 dlares, promedio a febrero de 2015[5](Cabe anotar que este castigo flucta y no puede ser asumido con un valor estable).

El bajn del precio del WTI a 50 dlares es preocupante pues las tarifas fijas de los contratos de prestacin de servicios, negociados en 2010, van desde 16 dlares a 41 dlares por barril. Bajo estas condiciones, muchos de los contratos no seran rentables para el Estado.

Con 50 dlares por barril de WTI estimamos que las exportaciones petroleras obtenidas por el Estado, luego de pagar las tarifas por prestacin de servicios, podran caer hasta en 5,6 mil millones de dlares entre 2014 y 2015. En cambio, si el precio del WTI llega 60 dlares por barril la cada sera de 4,1 mil millones. Por ltimo, si el precio del WTI llega a los 89 dlares por barril, es decir se lograra un precio del crudo como el estimado en el Presupuesto: 80 dlares por barril, las exportaciones aumentaran en 366 millones de dlares debido a una mayor extraccin de crudo.

Adems, haciendo los ajustes respectivos por gastos de importacin y venta interna de derivados, estimamos que en comparacin al escenario incluido el de 89 dlares por barril de WTI, con un precio 50 dlares del WTI existira una presin sobre el Gobierno de reajustar sus ingresos presupuestados en aproximadamente 3,5 mil millones de dlares. En cambio, para un precio del WTI de 60 dlares el reajuste sera de 2,6 mil millones de dlares.

Los escenarios arriba expuestos permiten concluir que la condicin extractivista de la acumulacin capitalista ecuatoriana tiende a encubrir las costuras propias del subdesarrollo capitalista de la economa, las cuales se develan con claridad cuando los precios del producto de exportacin dominante caen. Esto ha sucedido reiteradas veces a lo largo de la historia nacional no solo con el petrleo, sino tambin con el cacao y el banano, por ejemplo.

En el mbito fiscal el Gobierno ha emprendido varias acciones como respuesta.Ya a inicios de ao se disminuy el presupuesto general en 1.420 millones de dlares (839,8 millones en gastos de inversin y 580 millones en gasto corriente). Tomando este ajuste y considerando la necesidad de disminuir 3,5 mil millones por concepto de cada de ingresos petroleros (barril WTI a 50 dlares), sera necesario incrementar el financiamiento pblico en 2,1 mil millones de dlares (3,5 1,4) para sostener el presupuesto ajustado. En el otro caso de precios bajos: 60 dlares por barril WTI, la necesidad de aumentar el financiamiento sera de 1,2 mil millones.

Si a todo esto agregamos que, en el escenario originalmente presupuestado se consider necesario un financiamiento de 8,8 mil millones de dlares, estimamos que necesitaramos aproximadamente un financiamiento total de 10,9 mil millones de dlares para sostener el presupuesto ya ajustado si el precio del WTI es de 50 dlares el barril, y de 10 mil millones a un precio de 60 dlares el barril.

Por otro lado, el Gobierno ha aplicado algunas medidas adicionales para tratar de disminuir sus gastos. Entre otras podemos anotar el congelamiento de los salarios del sector pblico o la reduccin salarial de funcionarios de nivel jerrquico superior (con un ahorro de 21 millones de dlares, esta medida resulta ms simblica que de verdadero efecto en las finanzas estatales).

El Gobierno tambin ha reiterado varias veces que no se afectaran las inversiones en marcha, pero s que se suspenderan aquellas inversiones planificadas pero no prioritarias a su juicio. A la postre este tema no depende solo de la voluntad presidencial, sino que est sujeto a la evolucin de los precios del petrleo en el futuro inmediato.

Otra opcin es la reduccin, focalizacin y hasta posible eliminacin de varios subsidios, lo cual merece un anlisis detenido que no lo abordamos en estas lneas. Dependiendo de los mecanismos a utilizar, este tema puede aumentar la pobreza en los grupos de bajos ingresos. Como ejemplo est la eliminacin del subsidio al gas domstico e incorporacin de cocinas de induccin, tema con muchos puntos dbiles que deben ser analizados a fondo.[6]

3. La apreciacin y escasez de nuestra moneda

Los impactos de la cada de los precios del crudo y las menores exportaciones petroleras vienen acompaados con los impactos de la apreciacin del dlar, la cual resta competitividad a nuestras exportaciones no petroleras y abarata nuestras importaciones. Esto puede disminuir los dlares circulando al interior de la economa ecuatoriana. Es cierto que tambin se producir una menor presin por el lado de las importaciones, dada una reduccin del gasto y la inversin pblica. No olvidemos que el aumento de dicho esfuerzo econmico estatal explica gran parte de las crecientes importaciones registradas en el actual perodo gubernamental.

Luego de una larga vigencia de un dlar debilitado en el mercado internacional, ste repunta y se va apreciando con fuerza. As disminuye la capacidad de comprar productos y servicios cotizados en dlares por parte de mercados como el europeo; es decir esto encarece lasmercancas ecuatorianas avaluadas en dlares. Recordemos que la desvalorizacin del euro respecto al dlar ha llegado a los niveles ms bajos desde 2007 (a febrero el tipo de cambio promedio fue de 1,13 dlares por euro).

Paralelamente a la apreciacin del dlar, en los ltimos meses tanto el peso colombiano como el nuevo sol peruano se han devaluado. Esta situacin aumenta la competitividad de las exportaciones colombianas y peruanas en detrimento de las exportaciones ecuatorianas.

En estas circunstancias, el Gobierno se ha visto forzado a adoptar las salvaguardias globales. Ms all de la discusin sobre si esa medida era la nica que le quedaba al Gobierno, tal decisin demuestra la gravedad de la crisis y -una vez ms- la ausencia de una concepcin estratgica de pas para intervenir en los mercados internacionales. Son ocho aos de improvisaciones continuas, as como de marchas y contramarchas que no han generado una poltica econmica creble y estable. Ya lo dijimos, no hay una transformacin de la matriz productiva.

Por lo dems, se plante el envo de informacin para la aprobacin de las salvaguardias globales por parte del FMI y la OMC (Organizacin Mundial de Comercio), haciendo trizas el discurso altivo y soberano del Gobierno de Correa.

La situacin preocupa pues, como dejamos sentado, con un dlar ms caro se abaratan las importaciones y se encarecen las exportaciones. Tal escenario hace que, junto con su reactivacin econmica, el mercado estadounidense se vuelva de especial relevancia para los productos ecuatorianos, aumentando la dependencia de nuestro pas.

Esta realidad devela tambin que la produccin y la exportacin de productos no petroleros est afectada no solo por problemas coyunturales, sino tambin estructurales. Solo comparando la balanza comercial no petrolera con la balanza petrolera se ve que, de no ser por esta ltima, en todo el perodo 2007-2014 la economa ecuatoriana sera importadora neta. Solo en el ltimo trimestre de 2014 y cuando el precio del crudo ya empezaba a caer, la balanza comercial total (incluyendo petrleo) alcanz un dficit de 1,2 mil millones de dlares. Adems, si las exportaciones e ingresos petroleros caen, aumenta la presin para un mayor endeudamiento externo.

A este escenario complejo se agrega que, en el ao 2014 un 30% de las importaciones se destinaron a materias primas mientras que un 25% se destinaron a bienes de capital. As, ms de la mitad de la salida de divisas proviene, en definitiva, de la alta dependencia que la produccin nacional posee de la adquisicin de medios de produccin extranjeros. Este debi ser uno de los puntos de partida de un sostenido proceso de industrializacin, pero no lo fue. La industria, al cabo de 8 aos de Gobierno, mantiene estable su participacin en alrededor del 12% del PIB. Esto devela que la condicin dependiente de la produccin nacional no ha logrado ser superada ni tampoco la produccin nacional ha tomado mayor importancia en la economa.

La disminucin en el flujo de dlares al pas no solo afecta a la capacidad de gasto e inversin estatal junto con el balance comercial, sino que incluso la propia liquidez de la economa podra verse afectada. Esto complica la estabilidad de la dolarizacin. Si existe de forma exgena una menor masa monetaria al mismo tiempo que el dinamismo de la economa se mantiene fijo o, peor an, decrece ante las expectativas de crisis, puede surgir un contexto de deflacin (disminucin de precios) o incluso una contraccin de la produccin real. Hay que estar atentos a las seales que puedan ir surgiendo y que podran llevarnos a transitar por un escenario similar al que vivi Argentina cuando sali de la convertibilidad en el ao 2001.

Tal posibilidad de escasez de circulantees uno de los graves lastres que arrastramos con la dolarizacin, provocado por la prdida de instrumentos de poltica monetaria y cambiaria. A esto cabe considerar que, desde 2007, el sector pblico es el que sostiene el ingreso neto de dlares a la economa(principalmente por sus exportaciones petroleras y ltimamente por el aumento del endeudamiento), mientras que el sector privado genera salidas netas de dlares (principalmente por los altos niveles de dependencia en la importacin de bienes de consumo, materias primas y bienes de capital). Esta elevada propensin a importar es propia de las economas primario exportadoras.

Solo para el ao 2014, el sector pblico gener un ingreso neto de dlares por 6.960millones mientras que el sector privado gener una salida neta de dlares por 5 mil millones. Con esto, el saldo de dlares que ingresaron a la economa en 2014 fue de 1.874 millones de dlares. Si en la crisis disminuyen los ingresos obtenidos por exportaciones petroleras, entonces disminuir el flujo neto de dlares a la economa, o incluso podra haber una salida neta de dlares. En este contexto la prdida de confianza podra provocar una corrida bancaria y una fuga de capitales, lo que provocara una verdadera debacle.

Entonces, aquello de que las salvaguardias tienen como propsito fortalecer la dolarizacin puede ser visto como un mensaje poltico. Podra haber un afn en las filas gubernamentales por no exacerbar ms los nimos de los agentes econmicos que, adems, se han tragado (sin duda alguna como una rueda de molino) aquello de que la dolarizacin solucion los problemas de la economa ecuatoriana y que una salida de la misma sera catastrfica. Si realmente el Gobierno pone como objetivo salvar la dolarizacin por razones polticas, estara poniendo la carreta adelante de los caballos: confundira una herramienta de poltica monetaria y cambiara -que eso es la dolarizacin- con el propio objetivo de la economa. Y lo peligroso sera que, por salvar la dolarizacin, paralice el aparato productivo y acelere la desdolarizacinYa lo deca el propio Correa en el ao 2003: El problema est en que me temo que el nico coste mayor de salir de la dolarizacin es continuar en ella. Si no, pregntenle a Argentina[7].

Aparte del posible manejo de algunas polticas monetarias menores para mantener el circulante dentro de la economa en un nivel que evite la desaceleracin (p.ej. uso del dinero electrnico o repatriacin de activos financieros por medio de la aplicacin del Cdigo Monetario), el Gobierno ha emprendido en polticas de comercio exterior para evitar la salida de divisas por importaciones.Frente ala devaluacin de los vecinos el Gobierno opt por introducir salvaguardias arancelarias sobre productos colombianos y peruanos (Colombia 21% y Per 7%), que poco tiempo duraron.

Luego de que fracas estrepitosamente este empeo a nivel andino, el Ecuador reemplaz las salvaguardias impuestas a los productos de importacin colombianos y peruanos por una poltica multilateral en donde se impusieron sobretasas arancelarias de 5% a 725 productos, 15% a 452 productos, 25% a 392 productos y 45% a 1.392 productos, dando un total de 2.961 productos a los que se aplicaron sobretasas. Tal poltica durara 15 meses desde su entradaen vigencia el 11 de marzo de 2015. Por su magnitud, profundidad e implantacin extrema, podramos estar hablando de un paquetazo arancelario.

La aplicacin de las salvaguardias puede complicar las relaciones comerciales internacionales, adems de aumentar la inflacin (limitada por la disponibilidad de dlares en la economa), especialmente porque el aumento de precios de bienes de consumo importados pueden motivar a muchos productores locales a subir sus precios. Estas salvaguardias cumplen la funcin de una devaluacin parcial, en tanto que desalientan algunas importaciones y pueden generar un cierto incremento de precios (limitado por la escasez de circulante), pero sin que simultneamente alienten las exportaciones como sucede con una devaluacin tradicional.

No hay duda, sta es una medida parche e inclusive de efecto boomerang, en tanto puede ayudar a frenar el funcionamiento de la economa va alza de precios y/o prdida de empleo. Si bien ha existido un aumento del nivel de consumo de los hogares de productos importados, el verdadero problema radica en la propia estructura productiva del pas, altamente dependiente de medios de produccin importados. Este es uno de los puntos donde se debi avanzar con mayor urgencia en la tan promocionada transformacin de la matriz productiva, la cual todava no se hace ver.

Estas salvaguardias arancelarias, al ser asumidas como una medida casi desesperada, representaran una suerte de boboproteccionismo, pues carecen de una estrategia de largo plazo. No responden a una propuesta de industrializacin va sustitucin de importaciones, por ejemplo. Adems, en 15 meses atravesados por una compleja crisis, ser casi imposible recuperar el tiempo perdido en los ocho aos precedentes. Paradjicamente al mismo tiempo el boboaperturismo se proyecta con singular fuerza en el Tratado de Libre Comercio con la Unin Europea, el cual se trata de una simple adhesin al convenio suscrito por parte de Per y Colombia con la UE, es decir un TLC. Por supuesto que las salvaguardias podran generar tensiones con este TLC. Adems, un dlar ms fuerte no ayudara para la colocacin de productos ecuatorianos en el mercado europeo.

Para asegurar condiciones de competitividad el Gobierno adopt otras medidas.Un ejemplo es el incremento del salario bsico unificado de trabajadores privados en apenas 14 dlares por ajuste de inflacin (4,11%), llegando a un salario de 354 dlares mensuales. El fin sera mantener un nivel salarial que sostenga la competitividad de las exportaciones ante la apreciacin del dlar. Cabe notar que este incremento es muy similar al que proponan los empleadores (13,26 dlares) y menos de la mitad de lo que exigan los trabajadores (30 dlares).

4. Expansin china y el retorno al redil del FMI

Si se revisan los datos anuales de la cuenta corriente de balanza de pagos (exportaciones menos importaciones de bienes y servicios, remesas y pagos de rentas al exterior) puede verse que, desde 2010 hasta 2014, esta cuenta present saldos negativos, lo cual es preocupante. Al ao del estallido de la crisis internacional en 2009, hasta la actualidad, la cuenta corriente no ha logrado recuperarse por completo ni volver a niveles como los observados entre 2005-2009. Segn nuestras estimaciones, en un escenario de 50 dlares por barril de WTI, esta cuenta podra llegar a tener un dficit de hasta 5 mil millones de dlares (4,1 mil millones en el caso de un WTI a 60 dlares el barril).

El saldo negativo de cuenta corriente presiona a la salida de divisas a menos que exista un ingreso externo de dlares sea por medio de inversin extranjera directa, inversin de cartera o va endeudamiento, flujos que se registran en la cuenta financiera. Omitimos la cuenta de capitales pues su efecto no es representativo en la economa ecuatoriana.

As, en respuesta a la cada de la cuenta corriente, se observa un fuerte aumento de la cuenta de financiera, generando un disparo de la balanza de pagos en 2013 de 1,85 mil millones de dlares. Este incremento de la balanza de pagos por medio de la cuenta financiera implica que la economa ecuatoriana est sosteniendo los saldos negativos de la cuenta corriente con financiamiento externo, dado que los flujos de inversin extranjera que han ingresado al pas son muy bajos.

Cabe reiterar que en el ao 2013 el precio del crudo WTI fue en promedio de 98 dlares por barril y aparte, hasta mediados de ese ao, el crudo ecuatoriano se estaba vendiendo con premio. Si con ese precio del petrleo fue necesario un importante aumento del financiamiento externo para hacer frente al dficit de cuenta corriente, cabe plantearnos la duda de cunto financiamiento podra requerirse con un barril de crudo WTI de 50 o 60 dlares por barril.

Esta necesidad de financiamiento externo para mantener la estabilidad de la economa, incluso con precios altos del barril de petrleo, puede tomarse como indicio de que la maldicin de los recursos naturales sigue presente en la economa ecuatoriana y motiva al Gobierno a recurrir cada vez a un mayor extractivismo para ajustar su balanza de pagos y hasta para pagar el endeudamiento (cosa similar a la ocurrida a finales de los aos 70 e inicios de los 80).[8]Tal dinmica bloquea la posibilidad de fomentar otra economa, desapegada de la explotacin del trabajo y la Naturaleza y, por tanto, bloquea las posibilidades de superacin del (sub)desarrollo capitalista.

Ahora, para conseguir pasar el mal momento provocado por los bajos precios del petrleo, el Gobierno busca financiamiento interno y externo. Sin embargo, cabe tener presente que:

- A nivel interno las posibilidades de lograr financiamiento en el IESS son cada vez menores. Este Instituto, que ha servido de caja chica de todos los gobiernos -incluyendo el actual- presenta cifras en rojo. Solo en el rea de salud para este ao podra haber un dficit de ms de 900 millones de dlares.

-La posibilidad de ms endeudamiento externo, que tambin podra ayudar a paliar los efectos recesivos de esta situacin, no es fcil de cristalizar. Adems, solopermite pasar el mal momento. Depender del uso que se d a los recursos contratados para poder decir si contribuyen o no a atender temas de estructurales, ms all de los usos de corto plazo.

Antes de abordar el nuevo endeudamiento, primero revisemos la situacin actual del endeudamiento en el pas.En trminos absolutos, entre enero de 2007 y enero de 2015, el endeudamiento pblico externo aument en aproximadamente 7,4 mil millones de dlares, mientras que el endeudamiento pblico interno se increment en 9,4 mil millones. Por su parte, el endeudamiento externo privado se ha mantenido alrededor de los 6,6 mil millones de dlares. El incremento ms fuerte del endeudamiento pblico se registra desde mediados de 2010 y coincide con el inicio de la etapa de cuenta corriente negativa y la recuperacin -va cuenta financiera- de la balanza de pagos luego de la cada que sta sufri en el ao 2009.

En trminos absolutos, el nivel de endeudamiento pblico actual de la economa ecuatoriana es el ms alto de la historia. Mientras en enero de 1999 el saldo de la deuda pblica fue de 16 mil millones de dlares, a enero de 2015 ese saldo pas a 30 mil millones de dlares.

Esta lectura, sin embargo, cambia al revisar el peso del endeudamiento en relacin al PIB.As para enero de 2007, el total de endeudamiento pblico represent el 31,2% del PIB, mientras que para enero de 2015 fue del 27,9%. Este menor porcentaje se explica por el crecimiento del PIB y no por una reduccin de la deuda, pues en el perodo en mencin la deuda pblica aument en 16,8 mil millones de dlares. Con todo, en este lapso la composicin del endeudamiento pblico pas a tener una mayor participacin de deuda pblica interna, lo cual al menos brinda mayores libertades en el direccionamiento que se le d al crdito.

Debe quedar sentado que esos porcentajes son mucho menores al peso aberrante que tom la deuda pblica en diciembre de 1999 cuando, entre endeudamiento interno y externo, se lleg al 124% del PIB (100% en deuda externa y 24% en deuda interna).

Respecto al costo del financiamiento, 17 mil millones de dlares de deuda pblica han sido adquiridos a una tasa de inters fija de entre 5,1% y 8% que corresponden bsicamente a los crditos concedidos hasta el momento por China. Tales tasas de inters implican un costo relativamente alto en comparacin a los crditos concedidos por los organismos multilaterales, aunque los crditos chinosno tienen las condicionalidades de poltica econmica que impona el Consenso de Washington. Aparte de su mayor costo, suelen ser crditos de plazos cortos de entre cuatro a ocho aos. Pero eso s, muchas veces los crditos chinos vienen atados a proyectos extractivistas, obras pblicas y compras de productos de ese pas.

A las condiciones actuales en las que se encuentra el endeudamiento pblico se debe agregar la necesidad que tiene el pas de pagar las llamadas preventas petroleras, que son pagos anticipados por la venta de petrleo a China. Actualmente el saldo adeudado por preventas asciende aproximadamente a 1,8 mil millones de dlares (a noviembre de 2014) y tendran atado entre un 80% a 90% de las exportaciones petroleras para los prximos aos.

De este modo, la necesidad de financiamiento originalmente presupuestada de 8,8 mil millones, ms el pago por 1,8 mil millones de preventas petroleras y ms la posible necesidad de financiamiento a causa de la disminucin del precio del petrleo, que estimamos en 2,1 mil millones de dlares (a un WTI de 50 dlares por barril), provoca el requerimiento de un financiamiento total para el ao 2015 de 12,7 mil millones de dlares para sostener el presupuesto (11,8 mil millones a un WTI de 60 dlares el barril).

Ahora, si se toma en cuenta que en la proforma presupuestaria se consider un aumento del endeudamiento pblico interno en 1,6 mil millones de dlares, entonces el requerimiento de endeudamiento por medio de financiamiento externo sera de 11,1 mil millones de dlares a un WTI de 50 dlares el barril (10,2 mil millones a un WTI de 60 dlares).

Ya en 2014, cuando se presentaron dificultades para conseguir crditos chinos respecto a aos anteriores[9], el Ecuador retorno al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional (FMI).El viraje es tal que,luego de ocho aos de ausencia, el FMI retom sus revisiones anuales de la economa ecuatoriana, como lo establece el artculo 4 de su Carta Constitutiva. El Ministerio de Finanzas hizo pblico este anuncio en un boletn de prensa publicado el 24 de mayo de 2014. Fue evidente que el reinicio de las revisiones regulares del FMI era importante para que el Ecuador pudiera emitir los Bonos soberanos 2024 por dos mil millones de dlares, que salieron algunas semanas despus del primer anuncio de reinicio de relaciones del Ecuador con el FMI.

Casi en paralelo a este acercamiento con el FMI, el Gobierno realiz un Gold Swap u operacin con oro de la reserva monetaria internacional, a travs de Goldman Sachs. Esta institucin, clebre por su oscuro accionar durante la ltima crisis financiera internacional[10], recibi por parte del Gobierno ecuatoriano 465,6 millones de onzas de oro, que en el momento de la transaccin representaban 604 millones de dlares. Parece que esta entrega de oro -junto con el acercamiento al FMI- fue necesaria para respaldar la emisin de los Bonos soberanos 2024, aunque segn el Gobierno, tales transacciones son independientes.

Aparte de estos detalles, cabe considerar que en el prospecto que acompa a la emisin de los bonos 2024 se indica el uso de las reservas de crudo del ITT como una fuente de recursos que puede asegurar la capacidad de pago del Ecuador. As el prospecto menciona que el ITT puede generar ingresos por 18 mil millones de dlares (en valor presente); ahora, con un precio del WTI de alrededor de 50 dlares esos clculos incluso estaran obsoletos. De hecho, para intentar asegurar la rentabilidad del ITT no sera descabellado pensar que se puedan rebajar los estndares ambientales en la explotacin petrolera dentro del parque. El simple hecho de mencionar al ITT en este prospecto hecha por los suelos cualquier mnima posibilidad de que, desde el Gobierno, se retome la iniciativa de no extraer el crudo del Yasun.

Desde inicios del 2015 est demostrada la urgencia que tiene el Gobierno para conseguir recursos. La danza de las cifras presentada al regreso del presidentede la Repblica de su viaje a China lo ratifica. En total el crdito suscrito con la potencia asitica es de 7,5 mil millones de dlares.Sobre estos nuevos crditos hay poca informacin[11].Se dice que seran a 30 aos plazo y con una tasa de inters del 2%, lo cual suena bien; solo recordemos que normalmente los crditos chinos sobrepasen las tasas del 5% y tienen plazos cortos. Sin embargo no se sabe con certeza cuntos fondos llegarn al pas y cul ser su destino. De lo que anuncia el Gobierno, podran llegar aproximadamente 4 mil millones de dlares en 2015, pero solo 1,5 mil millones concedidos por el Banco de Desarrollo de China seran de libre disponibilidad.

Aparte del crdito chino, este ao el Gobierno espera un desembolso de 800 millones de dlares del BID, de los cuales 500 millones seran de libre disponibilidad. De este modo, ingresaran en 2015 unos 4,8 mil millones de dlares de financiamiento externo, que al ser comparados con la necesidad de financiamiento externo que estimamos en 11,1 mil millones en un escenario de precio de WTI de 50 dlares el barril, deja una brecha en el presupuesto de 11,1 4,8 = 6,3 mil millones de dlares a ser financiados con nuevos desembolsos de deuda externa pblica (brecha de 10,2 4,8 = 5,4 mil millones en el caso del WTI a 60 dlares).

En este contexto, la opcin de recurrir a ms preventas de petrleo es complicada pues gran parte del crudo exportado ya est comprometido en ventas anticipadas con empresas chinas. De todas maneras, quin sabe si estar prevista la entrega de ms petrleo a China proveniente del Yasun-ITT? No sabemos qu otras condiciones habr aceptado el Gobierno: Ms contratos de obras pblicas con compaas chinas? Acceso con mayores facilidades a la transnacionales mineras chinas para que exploten cobre, oro u otros minerales? Y todo esto con menores normativas sociales y ambientales, como al parecer ha sido el caso de la construccin de Coca-Codo-Sinclair, en donde ya se habran registrado varios accidentes mortales?

Adems, como lo ha reconocido el propio Gobierno, es cada vez ms difcil volver a incursionar en el mercado financiero internacional colocando una nueva emisin de bonos, de modo que se entiende que cada nueva emisin se vuelve ms cara. As en marzo de 2015, el Gobierno coloc un total de 750 millones de dlares en bonos soberanos dentro del mercado internacional por medio de Citygroup, segn confirm el Ministerio de Finanzas. Las condiciones de la emisin son a cinco aos plazo, a un inters del 10,5% (uno de los ms altos en los tramos de deuda ecuatoriana), y con la previsin de destinar los fondos percibidos al Plan Anual de Inversiones de 2015.

Estos ltimos bonos tienen condiciones mucho ms desventajosas que las que han conseguido recientemente vecinos como Colombia y Per, e inclusive ms desventajosas de las que Ecuador alcanz el ao anterior. Recordar que, como mencionamos antes, el Ecuador emiti 2 mil millones de dlares en bonos soberanos en junio de 2014, con lo cual volvi al mercado internacional de valores (posiblemente de la mano de Goldman Sachs).En ese momento la emisin se hizo a un plazo de 10 aos y al 7,95% de inters. De este modo el endeudamiento externo ecuatoriano se est volviendo un asunto cada vez ms complejo.

No nos olvidemos que en este ltimo tiempo ha existido una importante tendencia al incremento de las tasas de inters como la LIBOR lo que significa un incremento en el costo del crdito internacional (posiblemente resultado de su escasez). Hay que considerar que actualmente 6,6 mil millones de dlares de deuda pblica externa ecuatoriana estn condicionados con esas tasas flotantes.

De este modo, aparte de caer en la onda expansiva del imperialismo chino, el Gobierno comienza a transitar por la vieja senda fondomonetarista para la obtencin de financiamiento, de la mano de los organismos multilaterales occidentales promotores de la larga noche neoliberal junto con las principales instituciones del capitalismo financiero internacional, a las que tanto se critic al comienzo del rgimen corresta.

Adicionalmente, para afrontar al potencial problema en balanza de pagos, es muy probable que, como van las cosas, el Gobierno promueva una mayor apertura a la inversin extranjera. De hecho ya se busca dlares por esa va. Para lograrlo es posible que el Gobierno, como lo hacen los otros pases de la regin, desmonte an ms las normativas ambientales y laborales, algo que ya est sucediendo de manera acelerada.

5.El saldo de ocho aos desperdiciados

El Ecuador tendra una compleja situacin por delante en un entorno como el descrito en los puntos anteriores. Una reduccin de los precios del petrleo, la apreciacin del dlar y el encarecimiento de los crditos en el mercado financiero internacional dejan la mesa servida para una nueva crisis, incluso poltica.

Lo lamentable es que el Ecuador, que ha sufrido tantas y tan complejas crisis -todas debidamente analizadas- no est mejor preparado para enfrentar el problema que se le viene. Incluso este mismo Gobierno, entre 2008 y 2009, enfrent una crisis similar de la que no ha sacado las lecciones ms adecuadas. As el asunto es an ms complicado y hasta perverso, ms aun cuando este ha sido el Gobierno de los economistaspar excellence.

El Gobierno actual, el que ms tiempo ha estado en funciones, es el que mayor cantidad de ingresos (especialmente petroleros) ha obtenido en la historia republicana desde 1972 hasta la fecha. As este Gobierno ha dispuesto, en trminos nominales, en su Presupuesto General Acumulado desde el ao 2007 de ms de 220 mil millones de dlares.

Este rgimen, adems, contaba desde el inicio con suficiente informacin sobre la realidad del pas y tena inclusive elementos slidos para consolidar una alternativa. A eso podramos aadir el hecho de que su presidente es el gobernante que ha gozado en mucho tiempo del mayor respaldo popular. La propia Constitucin de Montecristi es una suerte de hoja de ruta para una transformacin estructural del pas, incluyendo por supuesto su economa. Todo eso lo desperdici e incluso se lo est destrozando, como sucede con dicha Constitucin a la que el Gobierno la atropella e irrespeta repetidamente.

Sabemos que los cambios no se pueden improvisar y que los resultados toman tiempo. Sin embargo, luego de ocho aos yano es vlido el argumento de que no se ha avanzado porque las estructuras son heredadas. De lo que se trata es de superarlas. Los cambios de fondo toman tiempo, es muy cierto. Pero hay que intentarlos. Y eso es precisamente lo que este Gobierno no ha hecho. De este modo el Ecuador, incluso con la propuesta de modernizacin capitalista que impulsa el corresmo, parecera estar condenado a permanecer en la trampa de los pases de ingreso medio, como afirma para el caso peruano Jrgen Schuldt[12].

Para corroborar estas afirmaciones basta puntualizar los siguientes aspectos que caracterizan una situacin crtica casi permanente y tradicional:

-El Ecuador mantiene elevada su dependencia de pocos productos primarios de exportacin, en este caso particularmente del petrleo, cuyas reservas declinan.

-El Gobierno no ha logrado mantener la tasa de extraccin de crudo en los campos maduros en manos de la empresa estatal, por lo que ha dado paso a una traicin a la patria -como afirmaba Rafael Correa en el ao 2004- al entregar la extraccin en esos campos a empresas transnacionales.

-Simultneamente, echando abajo el proyecto emblemtico de la revolucin ciudadana, la Iniciativa Yasun-ITT, el Gobierno se empecina en ampliar la frontera petrolera en dicha regin y en el sur de la Amazona.

-Para tratar de sostener la merma de los ingresos petroleros el rgimen impone la megaminera que, como demuestran los expertos, no tiene mayor potencialidad exportadora.

-Preocupa que el Gobierno proponga salir del extractivismo con ms extractivismo: un verdadero oxmoron. Se apuesta por ms petrleo, por la megaminera, por los agrocombustibles, por los transgnicos, todo en un deseo por impulsar la productividad. En este empeo se cristalizan inclusive las aspiraciones extractivistas de la larga noche neoliberal, aspiraciones que, por lo dems, han estado presentes desde los orgenes de la Repblica.

-Los pasos para procesar la transformacin de la matriz productiva se han circunscrito casi exclusivamente en la construccin de varias represas hidroelctricas cuya oferta al parecer, en el corto plazo, no podr ser adecuadamente asumida en trminos productivos. A esto se suma la construccin y reconstruccin de la infraestructura vial.

-De hecho, las acciones desplegadas supuestamente a favor del cambio estructural, sin haberlo siquiera intentado, pueden profundizar una mayor polarizacin entre los grupos ms acomodados y el grueso de la poblacin, al tiempo que ahondan la dependencia del pas al capital transnacional, ltimamente representado en mayor manera por el capital chino.

-La poltica en el mbito agrario, lejos de los mandatos constitucionales para construir la soberana alimentaria, favorece cada vez ms a unos cuantos consorcios agropecuarios, especialmente de la agroindustria y del sector exportador-importador de productos agrcolas y pecuarios.

- El incremento de la inversin pblica no tuvo los efectos positivos esperados sobre la produccin nacional, en particular no se promovi un cambio lo suficientemente fuerte en la industria, ni en el empleo pues el subempleo nacional sigue absorbiendo a ms de la mitad de la poblacin econmicamente activa (PEA).

-En estos aos, las respuestas oficiales han sido zigzagueantes y asumidas como con palo de ciego. El ejemplo de la aplicacin sin un concepto de largo plazo de las salvaguardias andinas, a las que se suman las salvaguardias globales, lo demuestra hasta la saciedad.

- A los puntos anteriores se suma la dolarizacin. El Gobierno, que conoca las limitaciones intrnsecas de la rigidez cambiaria, no ha tenido la capacidad para superarla cuando las condiciones eran propicias.Eso s, la aplicacin del Cdigo Orgnico Monetario y Financiero, aprobado el ao 2014, podra quizs ser un camino para escapar de la trampa cambiaria si la crisis se complica.

En sntesis, la propuesta tecnocrtica del Gobierno del presidente Correa responde a un intento de modernizar el capitalismo en el Ecuador, en una dinmica muy similar a la etapa modernizadora de los aos 70: en aquella poca decan que en el Ecuador petrolero todos los das seran Navidad y en la actualidad nos hablan del milagro ecuatoriano o que el Ecuador ya cambi.

Esteintento de modernizacin pasadista, es decir anacrnico, conduce a un callejn sin salida y de ninguna manera puede desembocar en la construccin del Buen Vivir o sumak kawsay: una economa fundamentada en la solidaridad y la reciprocidad, y no en la explotacin del trabajo y la Naturaleza, donde desaparezca la propia categora del capital y, por ende, se abran las puertas a la posibilidad de una economa no atada a la lgica del crecimiento permanente (inviable, por lo dems).

Eso s, esta propuesta modernizadora del capitalismo, que caracteriza al corresmo, va construyendo una nueva hegemona dominante casa adentro y nuevos poderes econmicos van sustituyendo a los anteriores o van pactando con ellos. El corresmo consolida, de manera totalitaria, un nuevo modelo de dominacin burguesa, que cuenta con una mquina burocrtica legalizada, dcil y activa. Para lograrlo Correa, recurriendo a un poderoso aparato propagandstico y a un creciente dominio sobre todos los poderes del Estado, controla, disciplina y ordena la sociedad, e impone normativas y leyes con claros rasgos conservadores y represivos, al tiempo que criminaliza y persigue a quienes lo critican y a quienes se oponen a sus designios.

Esta modernizacin capitalista, bien lo sabemos, se (sub)desarrolla volvindose en contra de su propio fundamento: el trabajo humano y la misma Naturaleza. ElEcuador, en la medida que impulsa la modernizacin del capitalismo extractivista, experimenta, para ponerlo en palabras de James Petras, un gran salto hacia atrs, que la actual crisis mundial del capitalismo lo devela con fuerza.

Economistas ecuatorianos

 Notas

[2] Tener presente que existe un deterioro en los trminos de intercambio cuando la relacin (precio de importacin/precio de exportacin) se vuelve cada vez ms grande, implicando que se requiere exportar cada vez ms productos locales para importar una misma cantidad de productos extranjeros. Por tanto, el movimiento contrario implica una mejora de los trminos de intercambio.

[3] Solo recordar que para inicios de 2011 se dio el levantamiento en Egipto (punto importante de trnsito de crudo), empez el conflicto y posterior invasin a Libia (exportador importante de crudo) y estall la guerra civil en Siria (punto estratgico de pugna entre Occidente y Oriente, donde podra surgir un conflicto regional que afecte a pases exportadores), con lo cual el precio del crudo posiblemente se vio afectado por la especulacin sobre qu sucedera con la oferta en tales circunstancias.

[4] Empero, no es menos cierto que hay tres barreras a considerar: 1) Segn el Consejo Mundial de Energa las reservas de petrleo en el mundo declinan y podran agotarse en un poco ms de medio siglo (el agotamiento sera mucho ms rpido en el Ecuador), 2) no se puede consumir la totalidad de reservas mundiales de combustibles fsiles si no se quiere seguir carbonizando la atmsfera; la Agencia Internacional de Energa (AIE) indica que apenas un tercio de las reservas probadas de combustibles fsiles puede ser consumido sin superar en 2 el incremento de la temperatura global al 2050 (22 puntos porcentuales de esas reservas son petrleo, 15 puntos son gas y el resto carbn), a menos que hayan cambios tecnolgicos significativos en la captura y almacenamiento de carbono (AIE, Panorama mundial de energa, 2012), y 3) segn la AIE para el ao 2030 se avizora el techo de la demanda de hidrocarburos, luego del cual se dara un descenso, especialmente en EEUU (AIE, Panorama mundial de energa, 2014). Este asunto debe dar lugar a un anlisis y reflexin permanentes.

[5] Los datos del precio de WTI se obtuvieron de la Administracin de Informacin de Energa de EEUU mientras que los datos para la canasta de barril de crudo ecuatoriano provienen del Sistema Nacional de Informacin del Ecuador.

[6] Sobre este asunto se puede revisar el estupendo anlisis de Arturo Villavicencio: Un cambio neodesarrollista de la matriz energtica. Lecturas crticas en La restauracin conservadora del corresmo, (2014) (varios autores). Ver: http://montecristivive.com/la-restauracion-conservadora-del-correismo/

[7] Rafael Correa (2003): La convertibilidad argentina y la dolarizacin ecuatoriana, ver: http://www.lainsignia.org/2003/febrero/econ_013.htm . Debe quedar claro que s se puede salir ordenadamente de la dolarizacin. Vase, por ejemplo las reflexiones de Alberto Acosta (2004): Dolarizacin o desdolarizacin esa no es toda la cuestin!, ver: http://www.flacso.org.ec/docs/acosta19.pdf . Hay alternativas para transformar estructuralmente el Ecuador, por ejemplo se puede consultar el libro El pas que queramos (2013) (varios autores), ver: http://montecristivive.com/el-pais-que-queriamos/

[8] La dependencia a los mercados forneos, aunque parezca paradjico, es an ms marcada en pocas de crisis. Todos o casi todos los pases cuya economa est atada a la exportacin de recursos primarios, caen en la trampa de forzar las tasas de extraccin de dichos recursos. Esta realidad termina por beneficiar a los pases centrales: un mayor suministro de materias primas ‒petrleo, minerales o alimentos‒ y por tanto, una creciente oferta, en pocas de precios deprimidos ocasiona una reduccin cada vez mayor de dichos precios. Ese es el conocido crecimiento empobrecedor, al que haca referencia el profesor Jagdish N. Bhagwati ya en 1958 y que ocurre una y otra vez cuando caen los precios internacionales de las materias primas.

  [9] Rafael Correa crea, en el ao 2012, que no hay lmite para el endeudamiento con China mientras ms nos puedan prestar, mejor. Lo que necesitamos para el desarrollo es financiamiento y lo que ms tenemos son proyectos rentables. Lo importante son las tasas y el plazo, si me prestan a largo plazo el lmite es inexistente, a corto plazo es otra cosa. Ver diario El tiempo de Cuenca, febrero 2012. Ver: http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/91065-correa-el-endeudamiento-con-china-responde-a-la-necesidad-del-pais/

[10] Goldman Sachs lleg a ser citada por la justicia estadounidense por el rol que esta institucin tuvo durante la crisis financiera de 2009. Incluso hay acusaciones de que la institucin cre productos financieros inmobiliarios destinados a fracasar. Ver: http://dealbook.nytimes.com/2011/06/02/goldman-receives-subpoena-over-financial-crisis/?_r=0

[11] Recomendamos el revelador artculo de Paulina Garzn: Una cuestionable alianza Sur-Sur: Las inversiones chinas en Ecuador y en la regin, en La restauracin conservadora del corresmo (2014) (varios autores). Ver: http://montecristivive.com/la-restauracion-conservadora-del-correismo/

[12] En Per se ha generado una sendero-dependencia extractivista inamovible, por lo que parecera que nos mantendremos entrampados en el grupo de pases de ingreso medio. Ver: http://elcomercio.pe/opinion/columnistas/carrera-borricos-jurgen-schuldt-noticia-1737966

Publicado en la revista La tendencia N 14, abril-mayo 2015



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter