Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2015

El 18 de abril se convoca el Da de Accin Global contra los Tratados de Libre Comercio e Inversiones
Diputados de la Izquierda Europea denuncian el TTIP en un acto del sindicato Acontracorrent

Enric Llopis
Rebelin


El Ministro de Asuntos Exteriores, Jos Manuel Garca Margallo, destac el 2 de junio de 2014 en la inauguracin de un foro organizado por la Cmara de Comercio Hispano-norteamericana que el TTIP (Acuerdo Transatlntico de Comercio e Inversin entre la UE y Estados Unidos) es una prioridad para Espaa, ya que abrira nuevas oportunidades para las empresas, los trabajadores y los consumidores. Adems estimulara, segn un comunicado del Ministerio de Presidencia, la actividad econmica y la creacin de empleo de calidad.

En cambio, a juicio de Susan George, se trata de un Tratado Vampiro, que slo puede vivir en la oscuridad. Si lo sacamos a la luz, si lo damos a conocer, retrocede y muere. Por esta razn se ha convocado el 18 de abril el Da de Accin Global contra los Tratados de Libre Comercio e Inversiones, con 360 actos de protesta en ms de 30 pases. En el punto de mira se halla el TTIP, pero tambin el CETA (acuerdo entre la Unin Europea y Canad) y el TISA (acuerdo de comercio de servicios). En el estado espaol se han convocado manifestaciones contra el TTIP en ms de 20 ciudades, despus una campaa de varios meses en la que han participado unas 200 organizaciones sociales, sindicales y polticas.

Las Jornadas Anticapitalistas del sindicato Acontracorrent se han sumado a las acciones informativas y de denuncia sobre el tratado, con una sesin organizada en la Facultad de Economa de la Universitat de Valencia en la que han participado parlamentarios del Partido de la Izquierda Europea: Marina Albiol (Izquierda Unida), Stelios kouloglou (Syriza), Helmut Scholz (Die Linke) y Miguel Viegas (Partido Comunista de Portugal).

El objetivo del TTIP es dejarlo todo bien amarrado por , para que los gobiernos como Syriza- que quieran actuar a favor de las mayoras sociales se queden sin margen de maniobra, segn Marina Albiol. El objetivo del Tratado se puso de manifiesto, a juicio de la eurodiputada, en el mandato de la Unin Europea cuando comenzaron las negociaciones: proporcionar el mayor grado de garantas y proteccin jurdica para las inversiones europeas en Estados Unidos, y para las norteamericanas en la UE. El mandato dice que este Acuerdo ha de permitir a las empresas privadas denunciar las legislaciones y reglamentaciones cuando consideren que son un obstculo para la competencia, el acceso al mercado y la inversin.

Estos eran los fines reales, que desde el principio se trataron de ocultar con un barniz propagandstico y la habitual pompa oficial. Adems de los discursos triunfalistas de Obama, la Comisin Europea habl de la creacin de 400.000 empleos anuales y un crecimiento econmico (tambin anual) en torno al 1% del PIB. Marina Albiol destaca que las cifras se basan en un estudio del Centre of Economic Policy Research, financiado por el Deutsche Bank, el Banco de Santander, BNP Paribas, y Citigroup. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Massachusetts seala que el TTIP implicar la prdida de 600.000 puestos de trabajo en toda Europa, provocar una cada de los salarios y un aumento de la precariedad. Pero tambin cuando se negociaba la firma del NAFTA (Acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos, Canad y Mxico) llegaron a anunciarse 20 millones de empleos, aunque finalmente se llegaran a perder, segn las estimaciones ms optimistas, un milln de puestos de trabajo.

Otra de las constantes en la negociacin del tratado ha sido el secretismo. De las 566 reuniones mantenidas, 520 (el 92%) han tenido como interlocutor a representantes de crculos empresariales e industriales. Al inicio de los contactos, el jefe de los negociadores de la UE envi una carta a su homlogo en Estados Unidos, en que le prometa que las actas de la negociacin seran confidenciales durante 30 aos; ni siquiera los eurodiputados tenemos acceso a toda la documentacin, critica Marina Albiol. Y cuando lo tenemos, agrega, hemos de firmar un documento prometiendo que no vamos a difundir ningn contenido; nos hacen entrar en la sala de lectura sin que podamos hacer copias o fotografas, de hecho, nos avisan de que divulgar documentacin puede implicar un proceso penal.

La eurodiputada de Izquierda Unida advierte de posibles interpretaciones desviadas del conflicto. As, afirma que no se trata de un conflicto territorial entre Estados Unidos y la Unin Europea, sino entre las multinacionales y la clase trabajadora de los dos continentes. La clase obrera de los Estados Unidos tambin est sufriendo a sus multinacionales, poderes econmicos y oligarquas, apunta la parlamentaria.

La lucha de clases puede apreciarse ntidamente en los mecanismos de resolucin de litigios (ISDS) entre estados e inversores. Se pretende as, segn Marina Albiol, que las multinacionales puedan demandar a un estado cuando piensen que una legislacin perjudica su tasa de beneficios. Hay muchos ejemplos de estas prcticas, como la demanda de la multinacional francesa Veolia contra Egipto por incluir el salario mnimo en su legislacin laboral; o las demandas de Philip Morris a los estados de Australia y Uruguay por la legislacin sobre salud pblica que limita la publicidad en el tabaco.

En un acto organizado el da anterior por EUPV-IU, el eurodiputado de Syriza, Stelios kouloglou, afirm: Hoy en da en Grecia se est dando un golpe de estado, igual que pas con el gobierno de Allende en los aos 70; entonces el presidente Nixon dio la orden a la CIA de estrangular a la economa chilena, y ahora se est intentando hacer lo mismo con la economa griega; han cortado toda posible financiacin del BCE de manera totalmente ilegal e inmoral; la nueva Troika est amenazando, extorsionando y dando un ultimtum.

Por otro lado, Miguel Viegas ha subrayado la importancia del TTIP como bloque geopoltico para hacer frente a los BRICS. ste es, de hecho, uno de los motivos del tratado entre Estados Unidos y la Unin Europea. Hillary Clinton se refiri al TTIP como la OTAN econmica, recuerda el eurodiputado del Partido Comunista de Portugal. Entre las dos potencias casi alcanzan el 50% del PIB mundial, el 25% de las exportaciones y el 31% de las importaciones mundiales. La aspiracin es llegar a constituir la mayor zona de libre comercio del mundo, con un mercado que superara los 800 millones de potenciales consumidores.

La firma del Acuerdo Trasatlntico de Libre Comercio tendra mltiples implicaciones. Por ejemplo la armonizacin de normas y estndares y la limitacin del principio de precaucin europeo afectara a la seguridad alimentaria. Llevara, segn las organizaciones opositoras al tratado, a tener que aceptar en la UE alimentos modificados genticamente, carne de ternera y cerdo tratados hormonalmente o el pollo desinfectado con cloro. En el apartado de impactos ambientales destaca el fracking, una tcnica de extraccin de gas habitual en Estados Unidos. Otra de las batallas es la del etiquetado de los productos modificados genticamente. Adems, la eliminacin de aranceles y barreras podra perjudicar a los agricultores europeos (las explotaciones del viejo continente son ms reducidas y menos competitivas).

Otro punto habitualmente sealado es que el reglamento REACH permite a la Agencia Europea de Qumicos imponer restricciones a cmo se producen, son vendidas y utilizadas estas sustancias (qumicas), de manera que la firma del TTIP implicara una regulacin a la baja. Lo mismo ocurrira con los derechos laborales y sindicales que, pese a los recortes ya materializados en las legislaciones europeas, la merma podra ser an mayor. La razn es que Estados Unidos no ha ratificado algunos de los estndares y convenciones de la OIT, lo que incluye el derecho a la libertad de asociacin y las prcticas sindicales. Adems, una mayor liberalizacin y desregulacin del sector financiero sera otra de las consecuencias del tratado, lo que se agregara a una liberalizacin de todas las actividades de servicios, incluidas la sanidad y la educacin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter