Portada :: Mundo :: "La amenaza de los Tratados de comercio"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2015

Las carencias insuperables del TTIP en el plano laboral

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


Los negociadores de ese Tratado de libre comercio entre la Unin Europea y Estados Unidos (TTIP) no se cansan de repetir que se respetarn las normas internas y reglamentos de cada parte en mltiples temas, entre ellos, el laboral.

Al fin y al cabo, ellos dicen que su objetivo es el aumento del comercio gracias a la reduccin arancelaria y tambin por un mutuo reconocimiento de los estndares reglamentarios de cada parte, por lo que se reducirn costes de homologacin, etc., y se crearn puestos de trabajo. Todo esto impulsado y con participacin de grandes lobbies empresariales y opacidad para el resto.

En lo que respecta al plano laboral, hay estudios contradictorios que sealan aumento o prdida de empleos totales y muy dispares en determinados sectores. Poco o nada se ha puesto a la luz sobre la mejora o prdida de las condiciones laborales que se desarrollaran una vez que ese Tratado estuviera en vigor y en plena aplicacin.

Pero si nos fijamos en datos objetivos, observaremos la desigual ratificacin en un lado y otro del Atlntico de las Convenciones de la Organizacin Internacional deI Trabajo (OIT). Por lo que se conoce, los negociadores del Tratado no incorporan ningn tipo de clusula de proteccin laboral, ni siquiera en trminos de salud y seguridad en el trabajo, ni tampoco la obligacin de producir bienes y servicios bajo el pleno respeto a las normas internacionales del trabajo de la OIT. Estados Unidos no ha ratificado seis de las ocho principales convenciones de la OIT, entre ellas las que conciernen a la libertad sindical (n 87) y a la negociacin colectiva (n 98). Slo ha ratificado 14 de los 189 actuales convenios internacionales. Por el contrario, todos los pases de la Unin Europea han ratificado los ocho convenios fundamentales, y en el caso de Espaa, por ejemplo, se han ratificado 133 de los 189 vigentes.

Si en las discusiones dentro de la Organizacin Mundial del Comercio los sindicatos ramos renuentes a un libre comercio que no recogiera clusulas sociales y ambientales, porque favoreceran el dumping , con las discusiones de este Tratado Transatlntico seguimos en la misma postura. Los empresarios europeos debieran tambin defender que para la plena aplicacin del Tratado, Estados Unidos debiera ratificar esas Convenciones Fundamentales. Si no lo estn haciendo como tampoco los propios gobiernos-, pone a los sindicatos ms en contra de esas negociaciones, porque entendemos que lo que se pretende a medio plazo, por mor de una competitividad va precios, es desregular a la baja los estndares europeos.

Las palabras de Cecilia Malmstrm , Comisaria Europea de Comercio, en sede parlamentaria, sobre el asunto son esclarecedoras: En cuanto a los derechos laborales, no hay una armonizacin total en Europa, hay distintas reglas, pero una compaa extranjera que hace business en Europa tiene que seguir las leyes europeas, las leyes nacionales, y nosotros, cuando vamos a Estados Unidos, seguimos las leyes americanas. Lo vamos a armonizar. Lo que estamos buscando en todas las negociaciones es luchar para que los ocho convenios principales de la OIT sean ratificados por todos los otros pases. Como usted ha dicho, los Estados Unidos han ratificado dos y otros dos estn ms o menos en su legislacin nacional. Vamos a ver si podemos hacer progresos en los otros cuatro. No van a ratificar el texto de los otros cuatro, pero podemos avanzar en su espritu con los Estados Unidos.

Como sobre cosas de espritu hay bastante escepticismo, es rechazable esa postura acomodaticia a favor de los business. No es suficiente que se hable en el Tratado de trabajo decente, una supuesta concesin a los sindicatos que, al despreciar una posible insercin normativa, lo devala.

Algunos partidarios de esta forma de Tratado, sin universalizacin de derechos laborales mnimos, han venido a decir que la legislacin interna estadounidense establece que sean sus 50 Estados los que estaran obligados a ratificar esas normas mnimas de la OIT para que pudiera estar en vigor, retrasndose la firma del Tratado o imposibilitando el mismo. Pero este argumento, en el fondo viene a darnos la razn. Lo que se pretende es rebajar los estndares europeos. Por devaluaciones internas competitivas o con el rodeo de tratados de este tipo.

En el seno de la OCDE, todos los aos hay quejas de falta de libertad sindical, de imposibilidad de negociacin colectiva en diversos pases de ese club y no han hecho nada en los ms de 50 aos de su historia.

El resultado de las negociaciones, dado el volumen de comercio que existe, ser estratgico para dibujar las normas a universalizarse. Pero, hay que insistir, que ahora las mismas estn cortadas por el patrn de desregular y, en el mejor de los casos, que persistan las ms bajas a un lado y otro del Atlntico. Es decir, que sobre lo que existe, rebajar los estndares sociales y de otro tipo, sanitarios, alimentacin, etc. En un contexto, donde las multinacionales no pagan impuestos y se refugian en los consentidos parasos fiscales.

En resumen, e ste tratado no promueve una armonizacin al alza de derechos sociales y regulaciones ambientales que favorezca a los trabajadores, consumidores y ciudadanos, ya sean europeos, estadounidenses o canadienses. Sus contenidos sern extrapolables a otros acuerdos comerciales del mundo con un efecto domin y perjudicarn al resto de las personas de este planeta favoreciendo un capitalismo global con una mayor fuerza de las multinacionales y con menores derechos y capacidad de intervencin de la ciudadana. Y los business tienen que estar detrs de las personas.

Santiago Gonzlez Vallejo. Unin Sindical Obrera

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter