Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2005

Desde sus propios aliados republicanos a medios de comunicacin
Un clamor pide cuentas a Bush por el desastre del Katrina

AFP, DPA, REUTERS Y NOTIMEX /La Jornada


Los servicios de rescate iniciaron hoy una gigantesca operacin casa por casa en Nueva Orlens en busca de sobrevivientes y cadveres, mientras que el presidente George W. Bush emprenda su segunda visita a la regin y deca haber hecho "todo lo posible" ante los efectos del huracn Katrina, que tambin comienzan a afectar la vida poltica de Estados Unidos.

Decidido a revertir las crticas sobre la lentitud y los errores de las autoridades frente a la catstrofe, el presidente George W. Bush regres este lunes a las zonas devastadas. Visit un alojamiento provisional en Baton Rouge, Luisiana, y se dirigi a Poplarville, Mississippi.

"Mientras haya una vida en peligro, tenemos trabajo por hacer", estim el mandatario, acompaado de la primera dama, Laura Bush. "Cada nivel de la administracin hace todo lo posible", asegur.

Sin embargo, los efectos del huracn comienzan a afectar las prximas elecciones en el pas. Hillary Clinton, senadora y aspirante a la Casa Blanca en 2008, solicit una investigacin independiente sobre la preparacin previa y las operaciones de rescate y ayuda, con la creacin de la Comisin Katrina.

Incluso el jefe de la mayora republicana, Bill Frist, aliado de Bush y tambin potencial candidato a la presidencia, propuso una reunin del Congreso para estudiar la reaccin del gobierno luego del paso del huracn.

El peridico New Orleans Times-Picayune, en una carta abierta, pidi a Bush que despida a todos los dirigentes de la Agencia Federal de Manejo de Emergencia.

Craig Roberts, que fue subsecretario del Tesoro durante la administracin de Ronald Reagan (1981-1989), asegur que el presidente Bush debe ser llevado a juicio poltico por causar "con su incompetencia" la muerte de miles de personas en Irak y en Nueva Orlens.

Por su parte, la senadora por Luisiana Mari Landrieu amenaz con dar un puetazo al presidente Bush si vuelve a sugerir, como lo hizo el fin de semana, que los funcionarios locales haban cometido errores.

La gobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco, pidi un Plan Marshall para reconstruir el estado, similar al lanzado por Estados Unidos para reconstruir Europa luego de la Segunda Guerra Mundial.

En Nueva Orlens, el general Russel Honore, a cargo de la coordinacin de la ayuda, dijo que el lunes quedaban en la ciudad "mucho menos de 10 mil personas". Sin embargo, Honore -un general afroestadunidense que suele ser recibido con aplausos de los damnificados en sus recorridos a pie por la zona- reconoci que la ciudad permanece en "fase de crisis".

La mayora de los muertos se cuentan entre los sectores pobres y de raza negra, y algunos dirigentes afroestadunidenses afirmaron que el gobierno federal hubiera sido ms rpido en responder a la catstrofe si se hubiera tratado de ricos y blancos.

La Casa Blanca declar hoy el estado de emergencia en ocho estados ms -con lo que ya suman 12- para liberar ms fondos federales y atender la zona siniestrada. Los estados son Florida, Oklahoma, Georgia, Carolina del Norte, West Virginia, Tennessee, Colorado y Utah, donde encontraron refugio miles de damnificados.

El balance oficial provisorio de muertos es de 218, de los cuales 152 se reportan en Mississippi, el estado ms afectado junto con Luisiana. En Nueva Orlens se cuentan oficialmente 71 muertos, pero las autoridades creen que la cifra final ser de varios miles.

Una semana despus de que Katrina azotara el rea, camiones refrigerados o "morgues mviles", como las llam el alcalde de la ciudad, Ray Nagin, comenzaron a circular por las calles de la Nueva Orlens, an anegada en 80 por ciento, para retirar miles de cuerpos arrastrados por el agua. Botes, helicpteros y vehculos militares recorran casa por casa en busca de eventuales sobrevivientes.

Cuerpos hinchados flotaban todava en las inundadas calles y la polica peda a la gente que no se acercara demasiado.

En Saint-Gabriel (cerca de la capital de Luisiana, Baton Rouge) se instal una morgue con capacidad para 5 mil cuerpos. Equipos de forenses trabajarn 24 horas para identificarlos y clasificarlos.

Despus de que un alto funcionario local indic que era posible retornar provisoriamente para inspeccionar las viviendas, miles de habitantes de Nueva Orlens intentaban retornar hoy sus hogares y crearon grandes embotellamientos sobre la nica ruta disponible.

Muchos regresaron portando armas o acompaados de amigos para protegerse de saqueadores que asolaron la ciudad la semana pasada.

Desplazan a 50 mil militares

Un portaviones de la Marina estadunidense se encuentra cerca de las costas del Golfo de Mxico para las operaciones de socorro, en las que ya trabajan ms de 50 mil militares y guardias nacionales, anunci el ejrcito estadounidense.

El USS Harry S. Truman est frente a Biloxi, Mississippi, una de las ciudades ms afectadas por el desastre, con lo que son 23 las naves militares que participan en las operaciones.

El ejrcito estadunidense anunci tambin que ms de 2 mil 800 soldados originarios de Luisiana, actualmente apostados en Irak, volvern a sus casas esta semana para ocuparse de sus allegados, vctimas del huracn.

Segn el ejrcito estadunidense, 545 soldados de la Guardia Nacional de Luisiana perdieron bienes en la catstrofe, mientras que 50 de ellos no conocen la suerte de sus familias.

Pero aunque la situacin de seguridad mejora con la llegada de refuerzos policiales y militares, la violencia persiste. La polica mat a dos de seis civiles armados que atacaron a contratistas del ejrcito mientras cruzaban un puente de Nueva Orlens para hacer reparaciones.

Al informar del hecho, el subjefe de Polica de Nueva Orlens, Warren Riley, advirti que "los saqueadores y todo criminal violento ser tratado con toda la fuerza necesaria".

El dique ms importante de Nueva Orlens, cuyo colapso provoc las masivas inundaciones, ya fue reparado, dijo el vocero del departamento de Transportes y Desarrollo de Luisiana, Cleo Allen.

Por su parte, los ex presidentes Bill Clinton y George Bush, que coordinaron la ayuda estadounidense por el tsunami en Asia el ao pasado, lanzaron la operacin de recoleccin de fondos para socorrer a las vctimas.

Las crticas y el padre del presidente

En su visita a los refugiados en el Astrodome en Houston, Texas, los periodistas preguntaron a ambos ex presidentes sobre las crticas que ha recibido el presidente Bush por la supuesta lentitud para enviar ayuda. Bush afirm que como padre no le gusta escuchar crticas a su hijo, pero "como presidente tiene que aceptarlo".

Mientras tanto, el Centro Nacional de Huracanes en Miami detect un nuevo meteoro, el nmero 13 de la temporada, de nombre Mara, que se encuentra en el Atlntico, al este de las Islas Bahamas y va ganando fuerza.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter