Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2015

Arriba la guerra civil, abajo el humanismo!

Pepe Escobar
Asia Times online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


la mirada hacia atrs furtiva. Hacia el terror primitivo (T.S.Eliot, The Dry Salvages [Traduccin de Jos Emilio Pacheco])

Vivimos tiempos afligidos y peligrosos. Somos impotentes ante las perennes agonas de Medio Oriente o el desarrollo hacia la Guerra Fra 2.0. La mirada de ramificaciones de la Larga Guerra del Pentgono o el empobrecimiento de las clases medias del mundo occidental. El sentimiento de una guerra civil global es inconfundible. Por lo menos, en ciertos rincones oscuros de OTANstn algunos de los mejores y ms brillantes, en silencio, estn pensando.

En un breve volumen, Stasis. La Guerra Civile come Paradigma Politico, basado en dos seminarios en Princeton y disponible en italiano y francs, pero no todava en ingls, el filsofo maestro Giorgio Agamben identifica la guerra civil como el signo fundamental de politizacin de Occidente. La cuestin clave es si esta proposicin ha sido alterada por el desplome de la civilizacin hacia la dimensin de la guerra civil global.

Stasis es la guerra civil que provoc problemas dentro de la antigua polis griega. Hannah Arendt ya conceptualiz la guerra civil global en 1963. Agamben argumenta que en trminos histricos globales la guerra civil global est representada ahora por el terrorismo.

Por lo tanto Foucault tena razn cuando calific la poltica moderna de biopoltica, dice Agamben, terrorismo es la forma adoptada por la guerra civil cuando la vida se convierte en un juego poltico.

Todo tiene que ver con el equilibrio entre oikos (la familia) y polis (la ciudad) como la identificaban siempre ellos los griegos. Por lo tanto, cuando la polis se presenta bajo la cara tranquilizadora de un oikos, como en la tan reconfortante imagen de la casa de Europa vendida por Bruselas o en el mundo como el espacio absoluto de la administracin econmica global, argumenta Agamben, la stasis, que no puede ser colocada entre oikos y polis se convierte en el paradigma de todo conflicto y asume la cara del terror.

Por lo tanto terrorismo igual a guerra civil global. El prximo paso que no da Agamben despus de todo es un breve ensayo sera calificar la mirada de declinaciones de terrorismo; no solo del tipo EI/ISIS/Daesh, sino el terrorismo de Estado, como el asesinato indiscriminado de civiles en todo el mundo por nuestros usuales sospechosos imperiales y subimperiales.

La barbarie comienza en casa

Como el terrorismo es una forma de barbarie, otro breve ensayo LEurope a Deux Visages del maestro socilogo Edgar Morin, va un paso ms lejos al conducirnos a una breve pero muy ambiciosa antropologa de la barbarie humana.

Morin argumenta que las ideas de Homo sapiens, Homo faber y Homo economicus son insuficientes. Despus de todo Homo sapiens puede convertirse en Homo demens (vea el interminable archivo de delirio y dementia, de Nern a Dick Cheney. Homo faber tambin puede producir una coleccin interminable de mitos. Y Homo economicus puede convertirse en Homo ludens, un alborozado jugador (excluyendo al ministro alemn de finanzas Schuble.)

La barbarie humana pertenece desde luego a Homos demens; un vido productor de delirio (el califa de Daesh Ibrahim), odio (saudes contra chies), desdn (los ricos contra los oprimidos) y los griegos, de nuevo hibris (los juicios y tribulaciones del Imperio del Caos). Para no mencionar, como Morin nos recuerda, que la tecnologa introduce su propia forma de barbarie, la barbarie del puro, glacial clculo.

Morin nos muestra que es posible que Europa no haya tenido el monopolio de la barbarie, pero ciertamente ha manifestado todas las formas de barbarie registradas en la historia en una forma mucho ms permanente, masiva e innovadora. Y vincula toda esta innovacin a la formacin de la nacin europea moderna, en Espaa, Francia, Portugal, Inglaterra.

El caso ms incriminatorio es Espaa. En las reas islmicas Al Andalus hubo mucha tolerancia hacia cristianos y judos y en la zona cristiana tolerancia hacia musulmanes y judos, hasta 1492.

Qu pas en 1492? No solo el descubrimiento de Amrica y el inicio de la conquista del Nuevo Mundo. Fue tambin el ao de la conquista de Granada, el ltimo bastin musulmn en Espaa, y poco despus el decreto imponiendo a judos y musulmanes la eleccin entre conversin o expulsin. Esta invencin europea, la nacin, se bas desde el principio en un fundamento de purificacin religiosa.

Bueno, por lo menos Occidente fue bendecido por el Renacimiento que gest el humanismo europeo. Morin identifica dos explicaciones divergentes para la esencia del humanismo. Una alaba la tradicin judeocristiana. La otra es sobre Grecia Antigua, porque en el pensamiento griego el espritu humano y la racionalidad afirman su autonoma. La mejor justificacin puede ser que el humanismo desarroll un mensaje griego, revitalizado en la Italia del Renacimiento. Unos minutos contemplando la Primavera de Botticelli en la Galleria degli Uffizzi pueden bastar para zanjar el caso.

Auschwitz = Hiroshima

Morin tambin nos recuerda que en la ciudad democrtica de Atenas la diosa Atenea no gobierna, protege. El verdadero significado de democracia es que los ciudadanos responsables tienen el gobierno de la ciudad en sus manos. Cuesta ajustar a Merkel, Cameron, Hollande o al nuevo capo de la Casa de Saud en esta descripcin.

Paralelamente, mientras se desarrollaba la barbarie europea, Morin nos recuerda que siempre ha tratado a El Otro pensad en el Sur Global como brbaro, en lugar de celebrar una diferencia y ver la oportunidad del enriquecimiento mutuo a travs del conocimiento y de las relaciones humanas.

Hay excepciones, por cierto. Por lo tanto en nuestra actual lamentable condicin lo menos que podemos hacer es escuchar las lecciones de Spinoza para quien la razn era soberana, no una razn fra, glacial, sino una razn profundamente compasiva. Spinoza era un espritu tan independiente como Montaigne, otro de nuestros inspiradores modelo.

Morin es implacable: si Auschwitz fue la barbarie suprema, lo mismo fue Hiroshima. Califica a Bruselas, correctamente, como una tecnoburocracia europea, insiste en que Turqua es una potencia europea, especialmente despus de la cada de Bizancio y seala afectuosamente que la cultura rusa llev sensibilidad y una profundidad humana a la cultura europea, ya que Rusia es tambin europea. Anda a contrselo a los abastecedores de la Guerra Fra 2.0.

Por lo tanto, no se ha perdido todo, aunque tenemos que admitir que la barbarie tambin somos nosotros. Morin nos dice que pensar seriamente en la barbarie es contribuir a regenerar el humanismo. Por lo tanto, incluso en estado de sitio y bajo la gida de una guerra civil global, resistiremos con nuestros corazones y nuestras mentes. No pasarn.

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007), Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge (Nimble Books, 2007) y Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Contacto: [email protected]

Fuente: http://atimes.com/2015/04/civil-war-up-humanism-down-pepe-escobar/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter